TRADUCTOR-TRANSLATE

SEGUNDA DE CORINTIOS, Cap. 2, Dr. Stephen Jones






20 de abril de 2018




1 Pero en mí mismo decidí esto: no ir otra vez a vosotros con tristeza. 2 Porque si yo os causo tristeza, ¿quién será el que me alegre sino aquel a quien entristecí? 3 Y esto mismo os escribí, para que cuando yo llegue no tenga tristeza de parte de los que debieran alegrarme, confiando en todos vosotros de que mi gozo sea el mismo de todos vosotros.

Aquí Pablo dirige su atención a aquellos que consideró necesario corregir con su primera epístola. Tales correcciones son difíciles para cualquiera, ya que parece que pocos son capaces y están dispuestos a ser corregidos. Parece que la iglesia todavía estaba luchando con opiniones diferentes, aunque aparentemente la iglesia había dictado firmemente una decisión judicial contra alguien que había estado viviendo en incesto.

Sin embargo, las diferencias de opinión fueron más difíciles de resolver. Parece que la iglesia todavía luchaba con la desunión causada por esas diferencias. Pablo era reacio a visitar la iglesia bajo esas condiciones. Tenía la autoridad para emitir un fallo apostólico que, en esencia, forzaría su propia opinión sobre ellos, pero un hombre convencido en contra de su voluntad todavía conserva la misma opinión. Tales decisiones no producen un estado de alegría, sino un estado de temor y tristeza.

Pablo se sintió mal porque su primera carta había sido solo parcialmente exitosa en la reunión de la iglesia. Él había sido muy firme en su decisión contra el incesto (1 Corintios 5:5-7,13). La audiencia tuvo lugar, y la mayoría de los gobernantes en la iglesia falló en contra del hombre en cuestión. Sin embargo, la controversia persistió. Parece que el hombre incestuoso había gozado de cierta prominencia en la iglesia y no carecía de apoyo.

A primera vista, parece que este problema fue un simple caso de incesto con la madre de alguien. Pero si es así, ¿cómo podría convencer a alguien más de la justicia de su caso? Parece que la única manera de reclamar alguna posición moral era si la "madre" hubiera sido realmente una madrastra. Al menos en tal caso, el hombre podría afirmar que no había una relación de sangre directa entre ellos.

En aquellos días, muchas de estas esposas eran muy jóvenes e incluso podían ser más jóvenes que los hijos de un hombre. Es plausible, entonces, que un hombre hubiera muerto, dejando sola a su joven (segunda) esposa en una casa donde su hijastro estuviera cerca de su propia edad. Es posible que se hayan enamorado, y este podría ser el origen del problema del incesto. Sin duda, el afecto entre los dos jóvenes era genuino, y probablemente argumentaron que cuando el padre del hombre murió, ella era libre de casarse con quien quisiera, incluido el hijo, que no estaba directamente relacionado con ella por sangre.

Pero la mentalidad hebrea de Pablo no aceptaba nada de eso, porque ese nunca fue un argumento apropiado al interpretar Levítico 18:8 (No descubrirás la desnudez de la mujer de tu padre; es la desnudez de tu padre). Sospecho, entonces, que la diferencia entre las formas de ver la Ley hebreas y griegas estaba en el fondo de esta controversia.

Dado que esto era obviamente una cuestión legal, debe señalarse que nadie pretendía que se descartara la Ley en esta situación. En otras palabras, la pareja incestuosa no podría argumentar que la Ley había sido dejada de lado en favor del "amor". De hecho, no se nos dice cómo defendieron su posición, pero si afirmaron que el "amor" había reemplazado a la Ley de Levítico 18:8, ni Pablo ni la mayoría en la iglesia estuvieron de acuerdo con esa afirmación.


Castigo excesivo
2 Corintios 2:4,5 continúa,

4 Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por vosotros. 5 Pero si alguno ha causado tristeza, no me la ha causado a mí, sino hasta cierto punto (para no exagerar) a todos vosotros.

El dolor de la corrección fue precedido por el dolor que causaron antes aquellos que se desviaron de la verdad o que se apartaron del camino moral de la Escritura. Pero una vez más nos vemos obstaculizados por la falta de información específica, porque Pablo no quiso "decir demasiado" al respecto. Pablo sabía que sus cartas se leerían entre las iglesias, por lo que tuvo cuidado de no calumniar a su oponente/s en público.


6 Es suficiente para tal persona este castigo que le fue impuesto por la mayoría; 7 así que, por el contrario, vosotros más bien deberíais perdonarlo y consolarlo, no sea que en alguna manera éste sea abrumado por tanta tristeza. 8 Por lo cual os ruego que reafirméis vuestro amor hacia él.

La "mayoría" del panel de jueces se había alineado con la comprensión de la Ley por parte de Pablo y había fallado contra el hombre incestuoso. Luego, Pablo aboga por el perdón, no deseando que el hombre "se sienta abrumado por el dolor excesivo" (o demasiado castigo). Esto sugiere que el hombre había cumplido con el fallo del tribunal de la iglesia.

Pablo quería que ellos pudieran dejar el incidente en el pasado, para que todos pudieran avanzar en las cosas de Dios. Sin embargo, el continuo desacuerdo y los resentimientos parecen indicar que no todos estuvieron de acuerdo en la interpretación y aplicación de la Ley del Incesto.


La autoridad para perdonar

9 Pues también con este fin os escribí, para poneros a prueba y ver si sois obedientes en todo. 10 Pero a quien perdonéis algo, yo también lo perdono; porque en verdad, lo que yo he perdonado, si algo he perdonado, lo hice por vosotros en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no tome ventaja sobre nosotros, pues no ignoramos sus ardides.

En cualquier disciplina de iglesia, el perdón debe ser el objetivo de todo juicio, porque ese es el espíritu y el propósito de la Ley. Pablo implica que él quería que la iglesia manejara este caso por sí misma como una "prueba" de su obediencia en todas las cosas. Recordemos que Pablo los había reprendido por no haber estado a la altura de las circunstancias al principio (1 Corintios 6:5). Pero la iglesia se puso a la altura y nombró un panel de jueces.

Ahora que el juicio había sido completado y la sentencia emitida, Pablo apoyó su decisión. El siguiente paso era restaurar al pecador y encontrar la manera de perdonarle. Incluso la dureza aparente de la instrucción anterior de Pablo había reflejado el propósito misericordioso de la Ley, porque Pablo dijo en 1 Corintios 5:5,

5 He decidido entregar al tal a Satanás para la destrucción de su carne, para que su espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús.

En otras palabras, el propósito del juicio no era consignar a la persona a la separación eterna de Dios, sino destruir la carne y salvar al hombre al final. Así que después de que se emitió la sentencia, la preocupación de Pablo se dirigió hacia la restauración y el perdón "para que Satanás no tome ninguna ventaja sobre vosotros".

Como apóstol, Pablo actuó como juez de la Corte de Apelaciones, aceptando la decisión judicial de la corte de la iglesia, y también aceptando el perdón del pecador. En otras palabras, la iglesia no tenía necesidad de temer que su perdón fuera inaceptable para Pablo, en vista de sus recomendaciones judiciales en su carta anterior.

Esto termina con el tema más acuciante de la carta, atando los cabos sueltos de la controversia planteada en la primera carta.


El viaje de Pablo de Troas a Macedonia

12 Cuando llegué a Troas por el evangelio de Cristo y cuando se me abrió una puerta en el Señor, 13 no tuve descanso para mi espíritu, al no encontrar a Tito, mi hermano; pero despidiéndolos, fui a Macedonia.

En el relato de Lucas de este viaje en Hechos 16:8-10, no se hace mención de Tito. En cambio, Pablo dice que tuvo una visión en la noche (tal vez un sueño), en la cual "cierto varón de Macedonia" le atrajo diciendo: "Pasa a Macedonia y ayúdanos" (Hechos 16: 9). Probablemente este no era el propio Tito, sino un macedonio. Entonces Pablo navegó a Filipos, una ciudad líder de Macedonia.

Pablo no dice nada más acerca de su viaje, sino que simplemente compara la presencia del evangelio con un "aroma dulce" que se olía en todas partes. 2 Corintios 2:14-16 dice:

14 Pero gracias a Dios, que siempre nos guía en Su triunfo en Cristo, y manifiesta a través de nosotros el dulce aroma del conocimiento de Él en todo lugar. 15 Porque somos fragancia de Cristo para Dios entre los que se salvan y entre los que se pierden; 16 a unos aroma de muerte para muerte, a otros aroma de vida para vida. ¿Y quién es adecuado para estas cosas?

La metáfora de un "triunfo" representa a Pablo como un prisionero de Jesucristo que regresa de una campaña militar victoriosa, llevando a los prisioneros en un desfile por las calles de la ciudad. Aquellos que son prisioneros de Jesucristo pueden ser llevados a la muerte, otros a la vida. Pablo entendió que, tanto si vivía como si moría, era esclavo de Jesucristo.

Los dos tipos de aroma, el aroma de la muerte y el aroma de la vida se atribuyen a la diferencia entre "los que están pereciendo" (es decir, no creyentes) y "los que se salvan". La metáfora de Pablo era bien conocida en esos días pero algo oscura para nosotros hoy. Él concluye la sección en 2 Corintios 2:17,

17 Porque no somos como muchos, que comercian [kapeleuo] con la palabra de Dios, sino que con sinceridad, como de parte de Dios, y delante de Dios hablamos en Cristo.

En otras palabras, Pablo no estuvo involucrado en corromper la Palabra de Dios. La palabra griega kapeleuo viene de kapelos, "buhonero, vendedor callejero". El Dr. Bullinger nos da un poco de historia de esta palabra:

Gram. Kapeleuo. Solo aquí. La palabra kapelos, que ocurre una vez en la Septuaginta, significaba un buhonero, tabernero, y luego el verbo llegó a significar "adulterar". Véase Isaías 1:22, donde la Sept. Dice: "Tus viticultores mezclan el vino con agua".

Por lo tanto, Pablo nos estaba diciendo que él no era un mercachifle predicando cosas que él mismo no creía con sinceridad. Tampoco Pablo estaba adulterando la Palabra mezclándola con la mentira, como los hombres a menudo mezclaban agua con vino.

Esta simple declaración sirve como una introducción a la importante enseñanza que Pablo estaba a punto de dar en el próximo capítulo. El apóstol tiene la intención de que comprendamos que su enseñanza sobre el Antiguo y Nuevo Pactos en 2 Corintios 3 no se origina de un comerciante de la Palabra.


Category: Teachings

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario