TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 37: El manto de humildad, Joseph Herrin





37- Apéndice 2: El manto de humildad
(Diciembre de 2011)

Había sospechado durante años que Yahweh podría algún día requerirme experimentar el encarcelamiento, al igual que José, el hijo de Jacob, hace muchos años. Las formas de Dios de perfeccionar a Sus hijos no han cambiado. Un hombre debe pasar por muchas humillaciones, circunstancias dolorosas y angustiantes para proporcionar el entorno adecuado para el crecimiento espiritual.

En febrero de 2008, mi hijo Josías cumplió 18 años y la manutención de menores que me exigió el juez del condado que pagara a Tony llegó a su fin. Tony había pedido al juez que yo pagara su pensión alimenticia después de que la pensión alimenticia había terminado.
Cuando el Padre me ordenó dejar el empleo en la Misión de Rescate de Macon en 2008 para regresar al ministerio a tiempo completo, intenté pagarle a Tony la pensión alimenticia que solicitó. Yahweh me permitió hacerlo por un período de 8 meses, pero luego el apoyo financiero que recibía de los santos de Dios comenzó a disminuir. Esto condujo a un período de intensa búsqueda para conocer la mente del Padre.

Alguna vez tuve la esperanza de que Yahweh de alguna manera pudiera efectuar una reconciliación entre mi esposa y yo. No sentía amargura en mi corazón hacia ella, y buscaba siempre enviarle el dinero para apoyo lo antes posible, en lugar de esperar hasta el último día del mes. Cuando me fue imposible enviar a Tony el dinero que ella solicitó a los tribunales, le pregunté fervientemente al Padre para saber por qué esto estaba ocurriendo. Le dije al padre que no quería que Tony pensara que estaba amargado con ella, o que no estaba dispuesto a enviarle su apoyo.

La respuesta que recibí de mi Padre en el Cielo fue que debía confiar en Él. Él estaba resolviendo todas las cosas de acuerdo con Su sabiduría. Sabía que mi incapacidad para pagar la pensión alimenticia me pondría en un lugar de peligro. El Padre no me permitiría buscar empleo secular nuevamente. Él continuó afirmando Su voluntad de que yo ministrara a tiempo completo. En unos meses recibí un aviso del abogado de Tony de que se habían presentado cargos contra mí por desacato, por no pagar la pensión alimenticia, y en noviembre de 2009 se me ordenó comparecer ante el tribunal.

Me presenté ante el mismo juez que le concedió a Tony el divorcio que buscaba en 2005. Una vez más, el Padre dio a conocer que era Su voluntad que no contratara un abogado, que no ofreciera ninguna defensa, y no presentara cargos contra mi esposa. Yo debía ser como una oveja conducida al matadero.

El juez me ordenó dejar de lado el ministerio a tiempo completo y buscar empleo laico para poder pagarle a Tony el dinero que buscaba. Con mucha mansedumbre compartí con el juez que Dios me había ordenado dejar el empleo secular en 2008 y regresar al ministerio de tiempo completo. Le dije que no podía hacer nada más con buena conciencia. Me llevaron con esposas desde la sala del tribunal y me llevaron a la cárcel del condado donde pasé 60 días en una celda de la cárcel.

En 2010, Tony dio instrucciones a su abogado para que volviera a plantear el asunto ante el juez. Una vez más se me requirió que compareciera en la corte, y el resultado fue el mismo. Me llevaron lejos esposado al centro de detención del condado donde permanecí durante 74 días. Fue durante este último período en la cárcel que escribí el siguiente artículo que envié a mi hija y le pedí que publicara en mi blog:

El Manto de humildad (escrito desde la cárcel)
Joseph Herrin- 6/19/2011 (Día del padre)

Hay ciertas experiencias comunes para los discípulos de Cristo que son desconocidas para la mayoría de los cristianos profesantes de hoy. Me gustaría compartir con ustedes con respecto a una marca de discipulado que Yahweh ha dejado abundantemente clara en esta temporada, tanto a través de Su Palabra como a través de la experiencia personal. Permítanme comenzar mirando el primer
libro de la Biblia donde leemos la historia de José, que sirvió como un tipo de Cristo.

José nació como el undécimo hijo de Jacob, siendo el primer hijo de Raquel, la esposa favorita de Jacob. José fue el hijo de la vejez de Jacob. Haciendo los cálculos, leemos que Jacob tenía 130 años cuando llegó hasta José en Egipto. (Gen. 47:9). Este fue el segundo año de hambre, el noveno año desde que José fue sacado de prisión para servir como el segundo de Faraón gobernante de la Tierra. José tenía 39 años. Por esto entendemos que Jacob tenía 91 años cuando José nació. José era el hijo de la vejez de Jacob, y era muy amado por su padre (Génesis 37:3).

Es en el capítulo 37 de Génesis que vemos un tema notable comenzar a tejer su camino a través de las páginas de las Escrituras. Jacob le dio a José una prenda especial para denotar que él era favorecido por su padre. Muchas Biblias describen esta prenda como una "capa de muchos colores". Leí una enseñanza sobre esto hace muchos años que sugería que "una túnica de manga larga" es la traducción más precisa. La enseñanza decía que era común que un hombre rico adornara al hijo que iba a recibir el derecho de nacimiento (primogenitura) con una túnica de manga larga. Si era una túnica de muchos colores, o una túnica de manga larga, es claramente evidente que los hermanos de José reconocían la prenda especial que llevaba como una marca del amor especial y del favor de su padre hacia José.

Génesis 37:4
"Cuando sus hermanos vieron que su padre amaba [a José] más que a todos sus hermanos, lo odiaban y no podían hablar pacíficamente con él".

La respuesta de los hermanos de José al favor de su padre fue idéntica a la de Caín cuando Yahweh tuvo en cuenta la ofrenda de su hermano Abel, pero no la suya. Caín se llenó de odio y asesinó a Abel. Del mismo modo, los hermanos de José estaban llenos de odio y hablaron de asesinar a José (Génesis 37:18-20).

Aunque a los hermanos de José se les persuadió de no asesinarlo, lo que hicieron se erige como una gran parábola.

Génesis 37:23
Sucedió, pues, que cuando llegó José a sus hermanos, ellos quitaron a José su túnica, la túnica de colores que tenía sobre sí;

Para comprender esta parábola, uno debe conocer el significado de la ropa de una persona. La ropa representa la identidad de una persona, su reputación ante Dios y el hombre. Sin la ropa todos los hombres están desnudos y cubiertos de vergüenza. Yahweh, en Su misericordia, cubrió la vergüenza del hombre. Cristo Yahshua se convirtió en nuestra propiciación (literalmente, cobertura misericordiosa). Pablo exhorta a los cristianos a "revestirse de Cristo" y a "vestirse con Cristo". Dios no hace acepción de personas, "de quien quiere, tiene compasión, y al que quiere endurecer, endurece". (Romanos 9:18) Yahweh no favorece al rico por encima del pobre, al poderoso por encima del débil. Dios no elige al sabio más que al necio. Él favorece a quien elige y endurece a quien quiere. Del mismo trozo de arcilla Él crea a un hombre para recibir honor, y a otro para deshonor (Romanos 9:21).

Que Dios elija tener piedad de un hombre sobre otro golpea el corazón del hombre caído como si fuera un capricho. La rebelión se agita en la mente natural, y se exhibe como odio y espíritu de asesinato hacia aquellos que reciben el favor del Padre. Cristo describió la lógica del hombre caído en la siguiente parábola.

Lucas 20: 13-14
"Entonces dijo el Señor de la viña:" ¿Qué haré? Enviaré a mi hijo amado. Puede ser que lo reverencien cuando lo vean". Pero cuando los labradores lo vieron, razonaron entre ellos, diciendo: "Este es el heredero. Venid, matémosle, y la herencia será nuestra".

En estas palabras, el corazón del hombre caído se revela. Si los hombres realmente amaran a Dios, honrarían a aquellos a quienes Él honra, amarían a aquellos a quienes Dios ama. Cuando los hijos de Jacob hablaron de asesinar a José, sabían que un acto así entristecería profundamente a su padre. Cuando vendieron a José a la esclavitud demostraron que les importaba poco su padre e hicieron que pareciera como si una bestia salvaje lo hubiera matado. Cuando Jacob recibió este informe malvado de su hijos, él entró en luto profundo por José y no pudo ser consolado (Gén. 37:34-35). De manera similar, el pueblo judío reveló que no tenían en mente los deseos del padre, porque mataron a Su Hijo amado.

Permítanme señalar una parte importante de esta parábola. José se desnudó de su ropa dos veces, perfectamente en paralelo a una obra en la vida de Cristo. La primera vez que José fue despojado de su prenda de honor fue cuando su padre lo envió a sus hermanos. (Génesis 37:13). Del mismo modo, Yahshua se vació y tomó la forma (vestimenta) de un esclavo cuando Su Padre lo envió a Sus hermanos. (Filipenses 2:7) Así como a José le fue quitada la túnica de favor, Cristo no consideró la igualdad con Dios como algo a lo que aferrarse, sino que dejó a un lado la gloria que compartía mientras moraba con el Padre, y tomó la forma de un esclavo.

Este primer despojo de José y Yahshua es algo que todos los discípulos deben experimentar. Cristo dijo que un discípulo no está por encima de Su maestro, sino que debe hacerse como Su maestro. "Antes de la honra, viene la humildad". Todos los que vienen a Cristo deben dejar de lado el honor, la gloria, la reputación y la estima que ellos tenían en este mundo. Esto es mucho más difícil para los ricos que para los pobres, para los poderosos que para los débiles, para los estimados como sabios que para aquellos sin estima. Para ser un discípulo de Cristo se debe ser reprochado, despreciado, burlado y ridiculizado. Los caminos de Cristo no son los caminos del mundo. Lo que el hombre estima a los ojos de Dios es despreciado. Rendirse para ser guiado del Espíritu de Cristo es abrazar una vida de humildad.

En 1999, el Espíritu de Cristo me desafió a seguirlo a donde sea que Él guiara. Tuve un buen trabajo como profesional de la informática. Tuve honor entre mis compañeros de trabajo. Tuve honor en mi iglesia, sirviendo como ministro. Cuando me rendí para seguir al Espíritu, fui inducido a dejar mi lugar de empleo para comenzar un ministerio de escritura. Mis circunstancias se volvieron mucho más humildes. Muchos en la iglesia no podían aceptar ese caminar como la voluntad de Dios. Pronto fui expulsado de la iglesia. Exteriormente mi nivel de vida se redujo enormemente.

De manera similar, José dejó la abundancia de la vida con su padre y se convirtió en un esclavo en Egipto; Cristo se vació de la gloria que compartió con el Padre y asumió la forma de un esclavo. Incluso en términos humanos, su vida fue humilde. Yahshua nació en un pesebre. Sus años de ministerio los pasó como un hombre sin hogar. Fue enterrado en la tumba de otro hombre. Aquellos que quieran seguir a Cristo deben dejar de lado las prendas de honor que tienen en este mundo y aceptar el atuendo de un esclavo. Un siervo usa lo que su amo le da para vestirse. Si nuestro Maestro nos diera una prenda muy humilde para usar, debemos usarla con gracia. El apóstol Pablo escribió:

Filipenses 4:11-12
"He aprendido, en cualquier estado en que me encuentre, a estar contento. Yo sé cómo ser humillado, y cómo abundar ... tanto para estar lleno como para tener hambre, tanto para abundar como para experimentar necesidad".

¿Cómo vestimos las prendas de humildad con gracia? Lo hacemos al dejar de lado toda amargura, perdonando a quienes nos han tratado vergonzosamente. Rehusamos ser gobernados por un espíritu de autocompasión, buscando en cambio ser fieles donde sea que nuestras circunstancias nos hayan guiado.

José fue despojado de su vestimenta de honor y vendido como esclavo en Egipto. Él fue comprado por Potifar, un servidor clave de Faraón, el capitán de su guardia personal (guardaespaldas). José no se enfurruñó en la casa de Potifar. Él floreció donde fue plantado. Yahweh mostró favor a José, dándole sabiduría y haciendo que todo lo que hiciera prosperase. En todos la casa de Potifar no había nadie tan fiel como José. En toda la casa de Dios no ha habido ninguno más fiel que Yahshua. Ambos ascendieron a puestos de honor mientras se dedicaban a trabajar humildemente como siervos. Potifar le confió todo lo que poseía a José, y Yahweh confió todo el juicio a Su Hijo, considerándolo fiel. Ambos vivieron para hacer la voluntad de aquel a quien servían.

Cuando abrazamos el discipulado, siguiendo a Cristo donde sea que Él conduzca, Él sin duda nos llevará a muchas experiencias humillantes que no hubiéramos elegido por nosotros mismos. Nosotros glorificamos a Dios siendo hallados fieles dondequiera que nos ubique. El espíritu de queja, de descontento, debe ser resistido. Dios honrará a Sus hijos fieles a su debido tiempo. Nuestros tiempos están en las manos de Dios. Aquellos que son fieles como siervos comenzarán a ascender a puestos de honor en la casa en la que trabajan.

José fue hecho supervisor de la casa de Potifar. En consecuencia, se le dio una nueva prenda como símbolo de honor. La prenda no era tan gloriosa como la que su padre Jacob le había dado, pero denotaba honor, no obstante. Llegó el día, sin embargo, cuando esta prenda fue quitada perversamente de José y fue arrojado a un nivel aún más bajo.

La esposa de Potifar estaba deseando a José, rogándole a diario que se acostara con ella. Un día ella encontró a José solo en la casa y agarró su prenda exterior, suplicándole que cometiera adulterio con ella. José se negó, dejando su ropa en las manos de la mujer mientras él huía. La esposa de Potifar le quitó a José no solo su ropa, sino también su reputación. Ella echó lejos la reputación de José como un fiel servidor de su amo y lo vistió con la ropa de un transgresor, ya que ella lo acusó falsamente de tratar de violarla.

El paralelo en la vida de Cristo es obvio. Los líderes judíos envidiaban a Cristo. Ellos trajeron falsas acusaciones contra el Hijo de Dios. Su ropa también le fue quitada y Yahshua fue vestido con una prenda de vergüenza. Yahshua "fue contado entre los transgresores". Incluso mientras estaba siendo crucificado, los soldados romanos se separaron de Sus ropas y echaron suertes por Su manto.

Aquellos que deben "vestirse con Cristo" también deben usar esta prenda de humillación. Considere cuántos de los discípulos de Cristo nombrados en las Escrituras fueron acusados de transgresión y sometidos a encarcelamiento, palizas o algo peor. Entre esos estuvieron Pedro, Santiago, Juan, Pablo y Timoteo. Algunos de estos repetidamente fueron contados entre los transgresores. Esta es la suerte y el privilegio de aquellos que siguen los pasos de Cristo. Ceder para ser guiados por el Espíritu como lo fue Cristo, es abrazar una vida de humildad, vergüenza y reproches.

Escribo estas palabras desde la cárcel. Ahora es la segunda vez que me colocan aquí porque he buscado permanecer fiel al llamado de Dios en mi vida. Una de las primeras cosas que hacen cuando un hombre es encarcelado es que le quitan su ropa y le dan un mono de la prisión. Estoy usando un mono naranja brillante. En la parte posterior, en negritas, están blasonadas las palabras, "Cárcel del Condado de Houston". Estoy marcado como un transgresor y comparto domicilio con ladrones, asesinos y hombres acusados de delitos violentos y tráfico de drogas. José compartió un lugar con delincuentes similares. Cristo fue colgado entre dos ladrones.

¿Qué significan estas experiencias? ¿Cuál es su propósito? Creo que la respuesta se encuentra en las prendas. Yahweh quiere vestir a Sus hijos con prendas de humildad. Aquellos destinados a recibir autoridad y poder de gobierno deben ser extremadamente humildes. José fue elegido por Dios para ser elevado a la segunda posición en la nación más grande de la Tierra. Cristo ha sido exaltado a la diestra de Dios, donde todo el poder y la autoridad se le ha dado. Aquellos que pueden soportar pacientemente ser humillados, contentos con el conocimiento de que esa es la voluntad de Dios, prueban por su espíritu sumiso que la voluntad y el placer de Dios es lo más importante en sus mentes.

Las experiencias de humillación, sufrimiento y reproche, cuando se sufren con el Espíritu de Cristo, producen en el hombre una mansedumbre que no está presente en la naturaleza adámica. Estar dispuesto a hundirse más bajo que la situación normal de la vida, incluso más bajo que el de los compañeros, produce humildad en un hombre que es muy estimado a los ojos de Dios. Es Él quien inspiró las palabras escritas, "Dios da gracia a los humildes, pero resiste a los orgullosos".

Estar dispuestos a hundirse más, a ser como David cuando bailaba ante Yahweh con abandono, testificando "Me haré más vil que esto, y seré humilde incluso a mi propia vista …" (2 Samuel 6:22), encuentra gran favor con Dios. Tal actitud es un gran contraste con Satanás porque él declaró, "Subiré ..., exaltaré mi trono sobre las estrellas de Dios ..., seré como el Altísimo" (Isaías 14:13-14). Por un lado, hay una voluntad de hundirse más bajo para satisfacer la voluntad de Dios. Por otro lado se manifiesta un orgullo que está descontento con una estación designada, exigiendo siempre elevarse por encima de los demás.

Hundirse más abajo, volverse humilde y vil a la propia vista, es una gran prueba para el alma del hombre. El alma debe ser aplastada como una aceituna en la prensa de aceite. Hay momentos en que este aplastamiento hace que hasta los hombres piadosos clamen en su angustia. Cuando Cristo vio la copa de sufrimiento que Su Padre le presentó en Getsemaní ("prensa de olivas"), clamó, "Mi alma está muy triste, hasta la muerte ..." (Marcos 14:34). Hundiéndose aún más Cristo pronunció las palabras que siempre glorifican al Padre: "pero no se haga lo que yo quiero, sino lo que tú quieras" (Marcos 14:36).

En cierto sentido, la primera vez que los discípulos de Cristo son despojados de sus vestiduras, se convierten en "sin reputación". De buena gana dejan de lado todo aquello en lo que previamente se gloriaron. El apóstol Pablo relató su antigua reputación: hebreo de hebreos; nacido de la tribu de Benjamín; celoso, uniéndose a la secta más estricta de los fariseos; educado en la escuela de Gamaliel; en cuanto a la justicia según la ley, él era contado como un hombre perfecto. Este mismo Pablo testificó, "Esas cosas que fueron ganancia para mí, las consideré como pérdida para poder ganar a Cristo". Las comparó con el estiércol.

Todos los discípulos deben dejar de lado por un tiempo las prendas de honor de hijos predilectos y vestirse a sí mismos con las ropas de un sirviente. Muchos cristianos y ministros se niegan a hacerlo. Se aferran celosamente a los ornamentos del honor. Ellos constantemente afirman su posición como hijos del Altísimo. Se niegan a aceptar nada que no sea honra, elogios y prosperidad. Al hacerlo, siguen el patrón de Satanás, despreciando la humildad de Cristo.

Hay un segundo despojo que causa que los discípulos de Cristo bajen aún más, siguiendo el camino de José que fue colocado en el calabozo de Faraón. Debemos estar dispuestos incluso para ser despojados de las vestiduras de un sirviente, para ser ataviado con las vestiduras de vergüenza de un transgresor.

Mientras meditaba sobre este asunto sentado en la cárcel, el Espíritu abrió mis ojos para entender un evento que ocurrió en la crucifixión de Cristo. En el tiempo de Su sufrimiento, leemos de algunos que estaban de pie cerca, escuchando a Cristo decir "Tengo sed", sumergieron una esponja en un poco de vinagre y se la ofrecieron a Cristo para beber. El Rey David, hablando proféticamente en los Salmos, escribió sobre este evento, "Me pusieron hiel por comida; y en mi sed me dieron vinagre para beber". Las palabras " hiel" y "vinagre" describían el vino agrio que los que estaban cerca le ofrecieron a Cristo (Salmo 69:21).

Acerca de una semana después de que me metieron en la cárcel, llegó una carta de un familiar cercano. Me hablaba palabras de condenación, instándome a abandonar el camino de la obediencia que Dios me había impuesto para que yo descendiera de la cruz.

Poco después, un recluso en una celda contigua llamó a mi compañero de celda. Él dijo: "Pregunta al ministro que es hiel ". Le pedí que me dijera cómo se usaba la palabra, porque tiene más de un significado. Citó el versículo anterior de los Salmos. Cuán precioso es nuestro Padre al ordenar nuestros pasos. El Espíritu me mostró que la hiel ofrecida a Cristo para beber es un símbolo de las cosas amargas que aquellos cercanos a los discípulos de Cristo les ofrecerán cuando estén soportando la cruz. Qué amargo es tener a los que están cerca de nosotros para agregar a nuestros reproches en un tiempo cuando nuestra alma está siendo aplastada en la prensa.

A menudo escuchamos a alguien hablar de una "experiencia irritante". Se están refiriendo a algo muy amargo. Se dice que alguien tiene muchas "agallas" cuando habla, o actúa, con una actitud muy presuntuosa y poco amable. Así como Cristo colgaba en la cruz, permaneciendo allí por amor a los demás y en obediencia al Padre, los que estaban cerca lanzaron insultos y desprecios hacia Él. Fue burlado y condenado. Los que estaban cerca le dijeron: "Si eres el Hijo de Dios, baja de la cruz" y "Él que salvó a otros, no puede salvarse a Sí mismo".

Aquellos que se vestirán con Cristo deben aceptar tales experiencias con gracia y perdón. José encontró una experiencia extremadamente amarga al ser calificado como transgresor. Por un tiempo, esta prenda le irritó como si estuviera vestido de cilicio. Él anhelaba eliminar esa mala reputación y declaraba su inocencia (Génesis 40:14-15). Sin embargo, era voluntad de Yahweh que la usara dos años más.

Ha habido momentos en mi encarcelamiento actual cuando he encontrado mis circunstancias irritantes. Mi alma ha sido agobiada bajo una carga algunos días. Pero soy alentado cuando el Espíritu me revela que tales experiencias son la porción de todos los que son perfectos en Cristo. Para vestirnos de Cristo, debemos vestirnos de Su humildad.

Ha habido muchas pruebas y ataques del enemigo en este tiempo, pero la gracia de Dios ha sido más abundante. Así como Cristo fue consolado al contemplar a Juan y algunas de los mujeres fieles de pie cerca, compartiendo Su hora de tribulación, así he sido muy alentado por aquellos fieles santos que me han escrito y ofrecido oraciones por mi familia.

El Padre me animó de otras maneras. Me pusieron en la celda número 40. El Espíritu me llevó al Salmo de este mismo número. Comienza,

"1 Al músico principal. Salmo de David. Pacientemente esperé en Yahweh,
Se inclinó hacia mí, y escuchó mi clamor.
2 Me sacó del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso;
Afianzó mis pies sobre una roca, y consolidó mis pasos.
3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios.
Verán esto muchos, y temerán,
Y confiarán en Yahweh
".

Es verdaderamente mi esperanza y deseo ferviente que un remanente conserven la gracia del Padre y mantengan el poder en sus vidas y sean alentados a abandonarlas completamente en Sus manos. Él ha declarado que hay "un camino angosto que lleva a la vida, y pocos son los que lo hayan". Sin embargo, Su gracia es capaz de mantener a los más débiles y tímidos de aquellos que le entregan sus vidas. Aunque el camino de los discípulos de Cristo conduce a través del fuego y la inundación, a través de guaridas de leones y por el valle de la sombra de muerte, tenemos un Pastor omnipotente que vela por nosotros. Nunca caminaremos solos.

Si aceptamos las prendas de humildad que Cristo usó, vestiremos las prendas de honor. La hora llegó cuando José fue sacado de la prisión de Faraón. Su ropa fue cambiada una vez más. Faraón hizo vestir a José con vestidos de lino. Él colocó un collar sobre el cuello de José, y un anillo de sello en su dedo. Faraón declaró que en José estaba el Espíritu del Dios Santo. José recibió la gloria por la humillación y el honor por la vergüenza. Esta es la herencia de los vencedores en Cristo.

Que sean bendecidos con paz y comprensión en estos días.

Nota: fui liberado de este segundo encarcelamiento después de 74 días.



LIBROS DE JOSEPH HERRIN
La novia remanente
Sábado
Las hijas de Sara
El camino de Babilonia a Sion
Estableciendo la ley
El plan de Dios de las edades
La búsqueda divina: la búsqueda apasionada de Dios por la fe en el corazón del hombre.
La marca de la bestia
Evidencia de cosas ocultas
Superando la Adicción por el Espíritu de Cristo
Cristo en ti - La esperanza de gloria
El pacto matrimonial
La puerta y el camino
Dragon Flood
Sin disculpas
Libro de Yahweh
Cimientos
¡Hacer retroceder! Una respuesta cristiana a la agenda homosexual
La edad de la locura y del engaño
Epístolas vivientes - Testimonios de fe
Decepción atractiva: la falsa esperanza del movimiento de las raíces hebreas

http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario