TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera de Corintios 9 (3) - CONVERTIRSE EN JUDÍO (1), Dr. Stephen E. Jones

04/05/2017



En 1 Corintios 9:19 Pablo dijo que él era un esclavo voluntario:

19 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho esclavo de todos, para ganar a más.

El apóstol se refería a la ley en Éxodo 21:5,6, que manda establecer libres a los esclavos hebreos al final de seis años. Dice,

5 Pero si el esclavo dice claramente: “Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos; no voy a salir como un hombre libre”, 6 entonces su amo lo hará llegar ante los dioses (jueces), y le hará estar junto a la puerta o al poste. Y su amo le perforará la oreja con un punzón; y será su siervo para siempre.

Esto muestra la diferencia entre un esclavo bajo coacción y un esclavo voluntario. Si un hombre había sido vendido como esclavo a causa de una deuda que no podía pagar, su señor le debía poner en libertad después de seis años (Éxodo 21:2). La época de la esclavitud se establecía normalmente en términos de “semanas” de años, y el año de reposo era cuando tenía que ser puesto en libertad.

En el caso de Pablo, Jesús se le apareció en el camino a Damasco y lo rescató del sistema de la esclava Agar (la Jerusalén terrenal). Así, Pablo se convirtió en un siervo de Jesucristo, sin duda, en contra de su voluntad, por así decirlo. Pero la servidumbre de Jesús es la verdadera libertad (del pecado, el verdadero amo de esclavos). Pablo pronto descubrió su nueva libertad, vio su beneficio, y luego se negó a salir de su nuevo Amo. Se convirtió en un siervo de Cristo Jesús voluntario (Romanos 1:1).

La oreja de Pablo había sido perforada con el punzón de Cristo. Sus oídos habían sido “abiertos” (Salmo 40:6) y hacer la voluntad de Cristo fue su “alegría”, porque Su Ley se escribió ahora en su corazón (Salmo 40:8). En otras palabras, Pablo sirvió a la Ley de Su Amo, no por obligación, sino porque estaba totalmente de acuerdo. Dijo en Romanos 7:22, con el hombre interior me deleito con la ley de Dios.

Este es el significado de la declaración de Pablo en 1 Corintios 9:17, Porque si hago esto voluntariamente, tengo una recompensa. El apóstol entendió la ley y cómo se aplicaba espiritualmente a sí mismo y a todos los que sirven a Cristo con alegría, y estando de acuerdo con Su Ley. Por supuesto, aquellos que nunca han estudiado las Leyes de Dios, se perderán el significado de la enseñanza de Pablo.


¿Quién está bajo la Ley?
Pablo continúa en 1 Corintios 9:20, diciendo:

20 Y a los judíos me he hecho como un judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como estando bajo la ley, aunque yo no estoy bajo la ley, para ganar a los que están bajo la ley.

Uno debe tener algún conocimiento de la Ley con el fin de entender lo que Pablo estaba diciendo aquí. Un gran número de personas han malinterpretado este versículo. En primer lugar, hay que entender el término “bajo la ley”, ya que ha sido mal entendido por la mayoría de los cristianos que no han estudiado la Ley.

Cuando un hombre pecaba su pecado era contado como una deuda. Si robó una oveja, debía a su víctima dos ovejas, o doble restitución (Éxodo 22:4). Pero si el ladrón “la mata o vende, pagará cinco bueyes por el buey y cuatro ovejas por la oveja (Éxodo 22:1). Si el animal robado no podía ser devuelto vivo e intacto, en tal caso la deuda se multiplicaba por cuatro.

Si el ladrón no podía pagar la restitución, entonces él debía ser vendido por su hurto (Éxodo 22:3). En otras palabras, debía trabajar (por obligación) para pagar su deuda con la víctima. La voluntad de la Ley en este caso tenía prioridad sobre la voluntad del ladrón. El juez no preguntaba al ladrón si le gustaría ser voluntario para la esclavitud. El ladrón no tenía ninguna opción en la materia, porque una vez que la deuda se contrajo, la voluntad de la Ley lo gobernaba.

El ladrón (esclavo), entonces se decía que estaba “bajo la ley” por el tiempo que le llevaba pagar la deuda. Técnicamente, el término debe entenderse en el sentido de “bajo la voluntad de la ley.

Por lo tanto, todos los pecadores son deudores, y todos los deudores están bajo la ley hasta que se pague su deuda. Cuando se paga la deuda, entonces ellos están “bajo la gracia”, porque la Ley ya no tiene necesidad de imponer su voluntad sobre el anteriormente deudor.

Pablo dice que la ley es espiritual (Romanos 7:14). Sus principios son espirituales, al final, por lo que la Ley sigue teniendo aplicación bajo el Nuevo Pacto, aunque algunas de las formas externas (que figuran en el libro de Hebreos) se han cambiado. Cuando Jesús nos redimió de acuerdo con las Leyes de la Redención, Él compró los esclavos del pecado, al gran amo-de-esclavos de la humanidad. Esos esclavos rescatados luego se convirtieron en esclavos de Jesucristo, porque la Ley ordena que tales esclavos sirvan a Su nuevo Amo (Levítico 25:53).

Como ya hemos mostrado por escritos anteriores de Pablo, Jesús tiene dos tipos de esclavos: esclavos forzosos y esclavos voluntarios. Pablo era un esclavo voluntario alegre y esperaba recibir una recompensa mayor que los que servían de mala gana o por fuerza.

Con esto en mente, podemos entender la afirmación de Pablo en 1 Corintios 9:20, donde el apóstol contempla ganar a los que están bajo la ley. No solamente estaba hablando de los judíos -como diciendo que ellos estaban bajo la Ley, sino más bien también a los griegos, al final su alcance se había ampliado para incluir a todo el mundo.

¿Quiénes están bajo la Ley? Pablo nos dice en Romanos 3:19,

19 Ahora sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se pueda cerrar, y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.

Pablo refuerza esto diciéndonos unos versículos después que todos pecaron (Romanos 3:23). En otras palabras, cada pecador (deudor) está “bajo la ley”. Esto incluye a “todo el mundo”, y no sólo a los judíos.


Definiciones de judío
Pablo dice en 1 Corintios 9:20, a los judíos Me he hecho como judío. Muchos pueden preguntarse qué estaba hablando, diciendo, ¿“no era Pablo ya judío por nacimiento? ¿Cómo, entonces, podría “llegar a ser como un judío?”

El término “judío” tenía más de una definición. Originalmente significaba un descendiente físico del hombre llamado Judá. A medida que pasó el tiempo, se tomó como una definición tribal, que, independientemente de la genealogía, incluía cualquier esposa que pudiera proceder de otras tribus. También incluía cualquier no-israelita que pudiera haber emigrado a Israel, que viviera dentro de los límites tribales de Judá.

Cuando el reino se dividió después de la muerte de Salomón, “judío” se amplió y se le dio un sentido nacionalista que incluía la tribu de Benjamín y la de Leví. A veces, sin embargo, al término se le dio una definición religiosa en el sentido de un adherente del judaísmo, independientemente de la genealogía.

Sin embargo, en Romanos 2:28,29 Pablo plantea una cuestión legal en cuanto a quién es realmente judío y quién no lo es. Su punto era que los seguidores del judaísmo, los que tienen la circuncisión física, no eran judíos en absoluto, al menos, no a ojos de Dios. Sólo aquellos con la circuncisión del corazón eran judíos en la medida en que se refiere a la definición de Dios. En otras palabras, la genealogía no define el término en la Corte Divina. Era todo sobre el corazón, porque Judá significa “alabanza”, y nadie puede alabar realmente a Dios aparte de la circuncisión del corazón a través del Nuevo Pacto.

Así que Pablo dice, su alabanza [es decir, el estatus en Judá] no viene de los hombres, sino de Dios. Esto revela un conflicto que ha persistido hasta nuestros días sobre quién tiene el derecho a llamarse a sí mismo judío. El mundo aplica el término para describir una conexión biológica a Judá o para uno que es un adherente del judaísmo; es decir, uno que permanece bajo el Antiguo Pacto. Pero la perspectiva de Dios es diferente, y al final prevalecerá Su punto de vista. Los que han sido objeto del Nuevo Pacto, con su sello de la circuncisión del corazón, independientemente de su genealogía, son los judíos reales, por definición de Dios, porque sólo ellos pueden alabar a Dios verdaderamente de la manera que Él espera. Nadie puede despreciar a Jesucristo y esperar que Dios acepte Su alabanza en las reuniones religiosas.

En 1 Corintios 9:20, Pablo usa el término “judío” en el sentido en que el mundo utiliza el término. En otras palabras, Pablo se consideraba un verdadero judío a través del Nuevo Pacto, pero estaba dispuesto a ser como el otro tipo de judío con el fin de ganarles para Cristo. Esto no quiere decir que él debía caer en su error de rechazar a Jesús como el Cristo, ni tampoco significa que él debía estar de acuerdo en que sus sacrificios de animales tenían mérito después de la crucifixión de Jesús.

Entonces, ¿qué quiso decir?

Vemos indicios de esto por primera vez en su intento de predicar a Cristo en las sinagogas en sus viajes misioneros. Por ejemplo, cuando fue a Corinto, leemos en Hechos 18:4,

4 Y discutía en la sinagoga todos los sábados, y persuadía a judíos y griegos.

Tenga en cuenta que aquí de nuevo Pablo usó el término judío en su definición más mundana. Este no era el momento de disputar los aspectos técnicos de la semántica. Pero Pablo fue a la sinagoga, vestido apropiadamente, y se hizo como un judío con el fin de ganarles para Cristo. Más tarde, se vio obligado a ir a Jerusalén para la fiesta de Pentecostés (Hechos 20:16). A su llegada, fue recibido por la iglesia en Jerusalén (Hechos 21:17), pero se encontró a sí mismo como una figura controvertida (Hechos 21:20,21).

¡Pablo encontró conveniente convertirse en un judío con el fin de dar cabida a los creyentes cristianos en Jerusalén, pagando los gastos de purificación de cuatro hombres que habían tomado los votos, e incluso purificándose a sí mismo junto con ellos (Hechos 21:26)! ¿Fueron estos ritos de purificación realmente necesarios? No, pero eran importantes para los demás. Así que Pablo “se hizo como un judío” como una cuestión de conveniencia, a pesar de que su propia conciencia le decía que eso no tenía ningún mérito ante Dios. En otras palabras, Pablo siguió el principio establecido en 1 Corintios 8:9,11,

9 Pero cuidado no sea que esta libertad vuestra no se convierta en piedra de tropiezo para los débiles … 11 Y por el conocimiento tuyo, se arruina el hermano débil por quien Cristo murió.

El punto de vista de Pablo difería en gran medida con muchos de los creyentes judíos, especialmente aquellos en la iglesia de Jerusalén; pero no estaba dispuesto a insistir en su libertad si con ello iba a destruir a sus hermanos en Cristo. Así que si estaba en una sinagoga en una ciudad griega o en la misma Jerusalén, se convertía en un judío siempre que la situación lo requería.


Del mismo modo, se convirtió en uno bajo la ley para ganar a todos los pecadores para Cristo. Esto no debe interpretarse en el sentido de que Pablo se convirtió en sin-Ley; no participó en el pecado del mundo. Más bien, se identificó con su esclavitud al pecado, estando dispuesto a ponerse en sujeción como si fuera un compañero deudor. Por lo tanto, se dice en 1 Corintios 9:19, "me he hecho esclavo de todos, para ganar a más". Su esclavitud era voluntaria.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

2 comentarios:

  1. Muy bueno el entendimiento sobre [estar bajo la ley), saludos chemita, desde GuateBuena.

    ResponderEliminar