TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera Corintios 10 (4) - LA ROCA QUE LOS SEGUÍA, Dr. S. E. Jones


20 de mayo de 2017



Pablo nos dice en 1 Corintios 10:4 que los israelitas bebían de la roca espiritual que los seguía. Si esta Roca los seguía, entonces no era parte de una montaña en el desierto. Debe haber sido lo suficientemente pequeña para llevarla con ellos cuando salieron de Egipto.

La palabra griega traducida “seguía” es akoloutheo, que significa “seguir aquel que precede”.

La primera vez que Moisés golpeó la roca (Éxodo 17:6) fue de cerca del monte Horeb. La segunda vez, sin embargo, fue en Cades “en el desierto de Zin” (Números 20: 1,2,8). Cades estaba cerca de Edom, porque desde allí Moisés envió mensajeros al rey de Edom pidiendo permiso para viajar a través de su tierra (Números 20:14,17). Cuando su petición fue denegada, Israel partiendo de Cades (Números 20:21,22) rodeó Edom para llegar a los campos de Moab, antes de cruzar el Jordán.

Es obvio, pues, que la roca debe haberlos seguido de un lugar a otro durante el viaje por el desierto por cuarenta años de Israel.


La Roca Ungida
¿Qué roca los seguía? Pablo dice: la roca era Cristo. Porque “Cristo” significa “ungido”, también podríamos traducir esto en el sentido de la roca que fue ungida. Sólo hay una roca en el registro bíblico que había sido ungida como un tipo de Cristo. Esto era una referencia a la Roca que Jacob ungió en Betel después de soñar con los ángeles ascendentes y descendentes (Génesis 28:12). Leemos en Génesis 28:18,

18 Entonces Jacob se levantó muy de mañana, y tomó la piedra que había puesto de cabecera, y la alzó por señal, y derramó aceite sobre su parte superior.

Esto hizo que la piedra fuera un tipo de Cristo, y después de eso, nos encontramos con muchos pasajes de la Biblia que llaman a Dios (Cristo) una roca o una piedra. En la Canción de Moisés, leemos en Deuteronomio 32:4,

4 ¡La roca! Su obra es perfecta, porque todos sus caminos son rectitud; Dios de verdad, y sin injusticia, justo y recto es Él.

En la misma canción, leemos en Deuteronomio 32:15 que Israel abandonaron al Dios que lo hizo, y despreciaron la roca de su salvación, o literalmente, la Roca de su Yahshua. Aquí Yahshua (Jesús) se identifica con la Roca, como dice Pablo, la roca era Cristo.

Además, Moisés reprende a Israel en Deuteronomio 32:18, diciendo: Has descuidado a la Roca que te engendró, y te has olvidado del Dios que te dio a luz. Es Cristo quien nos engendra por la semilla incorruptible e inmortal de la Palabra (1 Pedro 1:23,24,25), lo que nos convierte en verdaderos hijos de Dios.


La Roca de Israel
Cuando Jacob bendijo a sus hijos hacia el final de su vida, le dio el Cetro a Judá (Génesis 49:10), pero le dio la Primogenitura a José (1 Crónicas 5:1,2). En la bendición de Jacob dijo a José, en Génesis 49:24, de allí es el Pastor, la Roca de Israel. ¿Qué “roca” era esta? Era la roca que era propiedad de Jacob-Israel, por supuesto. Aunque la Escritura no nos dice que había llevado con él a Egipto, de repente aparece aquí como una posesión importante, tan importante que se confió a José en su inicio como el administrador de la Primogenitura.

Se le llama el pastor, porque era el símbolo de Cristo, el Gran Pastor (Hebreos 13:20). Un pastor guía a las ovejas y las ovejas se reúnen en torno al pastor y miran a Él para su sustento. El hecho de que Dios proveyera agua de esta roca, hace que sea un símbolo de la provisión divina.

Por ello la Roca de Israel era el punto de reunión para la gente, un símbolo del gobierno de José. Vemos que Dios se puso de pie sobre la roca (Éxodo 17:6), parecido a como el Arca de la Alianza representaba el trono de Cristo y el punto focal del Reino. Este tema culmina en el gran Reino de la Piedra cuyo gobierno crece hasta llenar toda la Tierra (Daniel 2:35).

En Éxodo 17:6, parece que la piedra se colocó en la cima del monte Horeb en la base de la gran roca partida, ya que incluso hoy en día se pueden ver las marcas de un enorme volumen de agua que una vez fluyó desde la parte superior del ennegrecido Monte, hoy conocido como Jabal al-Lawz en Arabia Saudita.

Rock - Blog pic 5-20-2017.png 


Para ver un vídeo más largo del Monte Sinaí, vaya aquí:


La Piedra de la Coronación
En los últimos años, los reyes de Jerusalén utilizaron esta roca (o “pilar”) en sus ceremonias de coronación. La Biblia menciona esto más de una vez. Cuando Joás fue hecho rey a la edad de siete años, en el derrocamiento de Atalía, la usurpadora, leemos en 2 Reyes 11:12-14,

12 Luego se llevaron al hijo del rey y le pusieron la corona, y le dieron el testimonio; y lo hicieron rey y lo ungieron, y batiendo las manos dijeron: “¡Viva el rey!” 13 Cuando Atalía oyó el estruendo de la guardia y del pueblo que corría, entró al pueblo en la casa de Yahweh. 14 Y miró y he aquí que el rey estaba de pie junto [o “en”] a la columna, según la costumbre

La misma historia se cuenta de nuevo en 2 Crónicas 23:11-13, donde leemos que “el rey estaba de pie junto a su columna a la entrada. No sólo era “la columna”, sino también “su columna”. Si Joás hubiera sido coronado entre los pilares conocidos como Jaquín y Boaz a la entrada del templo (2 Crónicas 3:17), habríamos leído que el rey estaba de pie junto a “las columnas”. Pero aquí era una sola columna, la cual tenía Joás el derecho a poseer en virtud de su coronación. La mayoría de los traductores dicen que el joven rey estaba de pie junto a la columna, pero el hebreo con la misma facilidad puede leerse en la columna”.

El otro pasaje en el que se menciona este pilar de piedra se encuentra en la historia del rey Josías, un rey piadoso que hizo un pacto solemne con Dios después de descubrir una copia de la Ley perdida durante mucho tiempo. Leemos en 2 Reyes 23: 3 dice:

3 Y el rey en pie junto a la columna hizo pacto delante de Yahweh de caminar en pos de Yahweh, y de guardar sus mandamientos, sus testimonios y sus estatutos con todo su corazón y toda su alma, para llevar a cabo las palabras de este pacto que fueron escritas en este libro. Y todas las personas entraron en el pacto.

Las personas habían sido idólatras durante muchos años antes del reinado de Josías, y así Josías dio la orden de retirar todos los símbolos astrológicos de culto idolátrico del templo. Parecía importante para él que este pacto con Dios se hiciera en asociación con “la columna”, en la que él y los otros reyes habían sido coronados.

Escribí sobre la historia posterior de esta piedra de la coronación en el capítulo 15 de mi libro, Las Guerras del Señor (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/libro-las-guerras-del-senor-dr-stephen.html)

Allí mostré cómo el profeta Jeremías llevó la piedra a Irlanda, junto con las hijas del rey, después de la destrucción de Jerusalén por los babilonios. De Irlanda fue llevada a Escocia en el año 534 dC, y en 1296 fue llevada a Londres, donde permaneció durante 700 años hasta 1996, cuando finalmente se devolvió a Escocia. A lo largo de estos siglos, fue utilizada en las ceremonias de coronación de los monarcas, entre ellos la misma reina Isabel.


El significado profético de esta piedra es que representa el derecho divino a gobernar, si, de hecho, los monarcas mantenían el pacto que hizo Josías sobre esta columna hace mucho tiempo. Desafortunadamente, pocos han conocido las Leyes de Dios y aún menos han tratado de administrarlas en sus reinos. Sin embargo, la Piedra de la Coronación es un símbolo perdurable del trono de Cristo, y espera a Aquel cuyo derecho es gobernar todas las naciones.