TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 7- Matrimonio y Relaciones Vecinales - Cap. 7: LA ROPA DE LA VIUDA COMO PRENDA, Dr. S. E. Jones




Moisés dice en Deuteronomio 24:17 y 18,

17 No tuerzas la justicia por un extranjero o un huérfano, ni tomarás la ropa de una viuda en prenda. 18 Sino que te acordarás que fuiste esclavo en Egipto, y que Yahweh tu Dios te rescató de allí; por lo tanto, yo te mando que hagas esto.

La Ley de Dios se preocupa mucho por una justicia igual para todos. Y así, cuando los hombres pervierten la justicia hacia aquellos que son vulnerables o débiles, Dios lo toma muy en serio y personalmente. Un pasaje similar se encuentra en Éxodo 22:21-24,

21 Y al extranjero no engañarás ni angustiarás, porque extranjeros fuisteis vosotros en la tierra de Egipto. 22 A ninguna viuda ni huérfano afligiréis. 23 Porque si tú llegas a afligirles, y ellos claman a mí, ciertamente oiré yo su clamor; 24 y mi furor se encenderá, y os mataré a espada, y vuestras mujeres serán viudas, y huérfanos vuestros hijos.


El papel de Dios como un Pariente Redentor

Los extranjeros, las viudas, los huérfanos y todos tienen una cosa en común. Sin tener cobertura, ni “pariente del muerto (línea)” (o pariente cercano) para defender sus derechos. En tales casos Dios dice: “ciertamente oiré yo su clamor. En otras palabras, Dios se convierte en su cobertura. Dios es Su redentor, comúnmente mal llamado el “vengador de la sangre”.

Los israelitas mismos fueron extranjeros en la tierra de Egipto y vulnerables a la opresión, así que Dios se convirtió en Su Redentor. Israel tenía que aprender de su propia historia y de la observación de los casos de fuerza mayor, para que ellos mismos no fueran a oprimir a los extranjeros, las viudas y los huérfanos.

Hay muchos cristianos hoy en día que no tienen cobertura de iglesia. Son viudas y huérfanos espirituales. Algunos insisten en que deben unirse a una iglesia y ponerse bajo de alguna cobertura del hombre, sin darse cuenta de que Dios es perfectamente capaz de convertirse en su cobertura. Dios no los deja en indefensión porque estén fuera de una organización de iglesia. La Ley dice, si él clama a mí, ciertamente oiré yo su clamor.

En Deut. 24:17 la Ley prohíbe tomar la ropa de la viuda como prenda por una deuda. En circunstancias normales, se podría tomar la ropa de un hombre, con tal de que se le devuelva al final del día. Como hemos visto, esta ley fue práctica, ya que la prenda (o manto) la utilizaba para mantenerle caliente y darle descanso. Pero en el caso de una viuda, a un acreedor no se le permitía tomar la ropa de la viuda en absoluto.


Israel como una viuda

Más allá de la parte terrenal de esta ley, hay un lado espiritual y profético de la misma. En Isaías 53, el profeta nos habla del Siervo sufriente, que profetiza de la muerte de Cristo como cordero fue llevado al matadero (Isaías 53:7). En el siguiente capítulo, el profeta llama a Israel una viuda, diciendo en Isaías 54:4 y 5,

4 No temas, porque no serás confundida; ni te avergüences, pues no serás agraviada; sino que te olvidarás de la vergüenza de tu juventud, y del oprobio de tu viudez no te acordarás más. 5 Porque tu marido es tu Hacedor, cuyo nombre es Yahweh de los ejércitos; y tu Redentor es el Santo de Israel, que es llamado Dios de toda la tierra.

Israel podía ser una viuda sólo si su marido hubiera muerto. ¿Quién era su marido? Se le identifica como Yahweh de los ejércitos, “el Señor de los ejércitos”. Aún así, Él es más que el Dios de Israel, porque como Creador también es el Dios de toda la tierra.

¿Cómo es que Israel se convirtió en una viuda? Cuando Jesucristo murió en la Cruz, Israel se convirtió en una viuda. Esto identifica a Jesús como su marido, Dios de Israel y Dios de toda la Tierra.

Entonces, ¿cómo se relaciona esto con la Ley de las Prendas? La Ley dice que la ropa de la viuda no podía ser tomada en prenda.

Antes de la muerte de Cristo en la Cruz, Israel era una mujer profética, pero aún no reconocida como una viuda por la Ley. Desde los tiempos de Adán, el cuerpo glorificado (“prenda” o manto) se había tomado en prenda por la deuda del pecado de Adán. Después de la Cruz, cuando Israel se convirtió en una viuda, la prenda tenía que serle devuelta con el fin de cumplir con la Ley.

Sin embargo, el cuerpo glorificado no le fue realmente devuelto, como hemos visto. Todavía no habíamos llegado al cumplimiento de los Tabernáculos, pues entonces sólo estábamos entrando en la era de Pentecostés; así que las cosas cambiaron, y Dios se convirtió en el deudor, y por la Ley debía a la viuda su prenda.

Por lo tanto, como deudor, Dios dio el Espíritu Santo como una prenda sobre Su deuda. El Espíritu Santo era una prenda de devolver el cuerpo glorificado de nuevo a la viuda.

¡Lo más sorprendente para mí es que Jesucristo pagó la deuda por el pecado de Adán, para que ya no seamos deudores a la Ley; y que, al hacer esto, se hizo deudor a nosotros!

Israel era la esposa de Dios. Dios tenía una sola esposa, porque Él no se casó con otras naciones. Si alguien de otra nación quería venir bajo ese pacto matrimonial, él o ella tenía que unirse a la comunidad de Israel y obtener la ciudadanía legal. Isaías 56:6,7 extendió ese derecho a los de otras naciones, pero a todos se les prohibió a menos que se unieran a Su pacto con Israel.

Cuando un extranjero lo hacía, se convertía en parte de la novia, la esposa de Dios, con derechos de ciudadanía iguales a los de cualquier otro ciudadano de Israel.

Y así, cuando Cristo murió, solamente Israel se convirtió en viuda, porque Dios no se había casado con las otras naciones. Esto significa que la Ley en Deut. 24:17 se aplicaba sólo a los que estaban bajo la alianza matrimonial.

Sin embargo, Su muerte ha sido beneficiosa para toda la Tierra, porque el concepto de la ropa como prenda se remonta a Adán y todos sus bienes, que se vendieron para el pago de la deuda (Mateo 18:25).


Un importante desvío de la atención (sendero a ninguna parte o confuso)

Cuando Israel se divorció de Dios y fue enviado fuera de Su casa (Jer. 3:8), se convirtió en una más de las naciones, legalmente hablando. El divorcio puso fin a la alianza matrimonial y puso a Israel en la misma categoría que todas las otras naciones.

Pero la promesa de Dios profetizó que Israel regresaría bajo un Nuevo Pacto. Con ellos vendrían otros (Isaías 56:8) que se habrían unido a este Nuevo Pacto, que, al igual que el Antiguo, se extendería a ellos.

El Plan Divino dijo que todos los hombres, ya sean israelitas étnicos o extranjeros, tenían que venir bajo el Nuevo Pacto por la fe en Jesucristo. Era un terreno de juego nivelado, en el que todos quedaron obligados a entrar por la fe en Jesucristo y creer en la obra que logró en la Cruz.

Jesucristo vino la primera vez como el rey de Judá, para reclamar Su cetro. Los que le siguieron quedaron en la tribu de Judá, porque estaban en unidad con el rey de esa tribu. El resto fueron “cortados” de la tribu por su rebelión y por violar la Ley de Sacrificios (Lev. 17:8,9). Sólo los creyentes en Cristo obtuvieron la ciudadanía en Judá, y por lo tanto Pablo llama “judíos” (griego: judaítas) a los que tienen la circuncisión del corazón en Rom. 2:29. En el versículo anterior, nos dice que los que tienen una mera circuncisión exterior (es decir, los judíos étnicos) no son judíos.

Obviamente, Pablo entendía la definición de judío, o judaíta, de Dios. La definición de Dios difiere de la definición del hombre, porque los hombres siguieron llamando a los incrédulos judíos étnicos por ese nombre.

Es importante para nosotros entender que los términos judío e israelita son sólo términos étnicos de acuerdo con las definiciones de los hombres. Según las definiciones de Dios, judío se define de acuerdo con tener la circuncisión del corazón, mientras que israelita se define como un vencedor.

Uno no tiene que ser un judaíta étnico para calificar para la circuncisión del corazón. Tampoco uno tiene que ser un efraimita étnico para calificar como un vencedor.

Aun así, Apocalipsis 21 nos dice que la Nueva Jerusalén tiene doce puertas a través de las cuales deben entrar todos los hombres. A nadie se le permite saltar por encima del muro (la Ley). El muro no estaba destinado a mantener a la gente fuera de la ciudad, sino a canalizar a todos los hombres a través de alguna de las puertas. Las puertas eran las doce tribus de Israel. Por lo tanto, todos los hombres tienen acceso a la Nueva Jerusalén, pero deben entrar por las puertas a través de una de las adecuadas tribus de Israel.

Esto no quiere decir que solamente a los hijos étnicos de Israel se les permitiría la entrada. Lo que significa es que todos los hombres tenían que entrar como israelitas. Todos los creyentes son ciudadanos de Judá. Los Vencedores entran por la puerta de Efraín, espiritualmente hablando. Para ser un ciudadano del Reino, uno debe adherirse a Jesucristo por la fe en su llamado de Judá. Para ser un vencedor, uno debe adherirse a Jesucristo por la fe en su llamado de José-Efraín. Uno debe primero ser judaíta antes de que pueda llegar a ser israelita. Es un proceso legal de dos pasos, y el camino está abierto a todos los hombres.

El problema viene cuando los hombres no ven el sentido más amplio del término Israel. Había hijos de Israel étnicos, y había israelitas legales. Algunos utilizan el término “israelitas espirituales”; yo prefiero el término “israelitas legales” porque muchos tratan de ser espirituales aparte de la Ley. Pablo dice que “la Ley es espiritual” (Rom. 7:14), así que al final, si definimos “espiritual” de una manera legal, los dos términos son sinónimos.

Es sólo cuando tratamos de ser espirituales aparte de la Ley que logramos una pseudo espiritualidad, cayendo en el espíritu de anomia, “desorden”, que es condenado por Jesús, Pablo, Pedro y Juan.

Y así, cuando utilizo el término legal para Israel, estoy tratando de distinguir entre la ilegalidad y la espiritualidad legal.

Y por lo que creo que cualquier hombre puede entrar en la Nueva Jerusalén, ya sea como ciudadano o como un vencedor, dependiendo de a qué tribu legítima que se haya unido. Uno no tiene que ser efraimita étnico con el fin de ser un vencedor. Si ese fuera el caso, entonces los hombres de Dan y Neftalí y de Judá estarían descalificados también. La única manera de que los hombres de otras tribus son capaces de disfrutar de las bendiciones de José es si están en asociación (comunión) con Efraín -específicamente, con su Rey.

Del mismo modo, por el mismo principio legal, los hombres de todos los otros grupos étnicos deben cumplir con el Rey de Israel-José-Efraín con el fin de ser un vencedor.

Como ya he dicho, hay que tener fe en la obra que Jesús hizo en Su Primera Venida con el fin de ser un ciudadano del Reino. El conflicto en el primer siglo fue sobre el cetro de Judá. Aquellos sacerdotes usurparon Su trono y el cetro convencidos de que la mayoría de la gente de Judá iba a seguirlos, así como Absalón había convencido a la gente para seguirlo al usurpar el trono de David mil años antes. Pero los que seguían a Jesús, o llegaron a seguirle más tarde obtuvieron el derecho divino a ser llamados judaítas.

En la Segunda Venida Cristo viene como José, para obtener el Derecho de Nacimiento (Primogenitura). Una vez más, hay otros que compiten por la Primogenitura, que intentan usurpar por la carne algo que no es suyo. Es importante entender la naturaleza del presente conflicto, para que podamos saber qué partido tomar en esta disputa.

La principal disputa política es entre los judíos sionistas y Jesucristo. Los judíos sionistas han llamado el nombre de su estado “Israel”, y han logrado obtener el reconocimiento legal de otras naciones; pero no son ni israelitas étnicos ni israelitas espirituales. Algunos judíos podría rastrear su ascendencia a Judá, pero Judá no era Israel. Y aparte de la circuncisión del corazón, los “judíos” no son de Judá. En el conflicto espiritual, que es realmente un asunto legal, no son israelitas tampoco. En su lugar, ellos están tratando de usurpar el Derecho de Nacimiento de Jesucristo en su llamado como José. Muchos apoyan la agenda sionista, en lugar del derecho a gobernar de Jesucristo. Es difícil ver cómo un sionista cristiano podría ser un vencedor, cuando apoya a la oposición. ¿No es esto como cuando los judíos del primer siglo apoyaron a los principales sacerdotes a que usurparan el cetro de Judá?

El paralelo se encuentra en el intento de algunos cristianos judíos del siglo I de añadir a Jesús al Antiguo Pacto y su templo y al sistema antiguo de adoración de Jerusalén. Hoy en día, los cristianos sionistas intentan hacer en gran medida lo mismo, como si Jesucristo es llamado a ser el rey de la antigua Jerusalén ("Agar" en Gal. 4:25). Este intento de mezclar los dos no tuvo éxito en el primer siglo, y no va a tener éxito en nuestro tiempo tampoco.

Por supuesto, el arrepentimiento puede cambiar esto muy rápidamente. Los sionistas cristianos deben arrepentirse y apoyar al verdadero heredero de la Primogenitura. Para una historia completa de este conflicto sobre el Derecho de Nacimiento, véase mi libro, La lucha por el Derecho de Nacimiento-Primogenitura (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/08/libro-la-lucha-por-el-derecho-de.html).

Para ser un vencedor (un israelita) uno debe ser compatible con Jesucristo como el verdadero heredero de la Primogenitura. Esto no es una cuestión de etnia, ni es de ninguna forma sobre que la carne se afirme de alguna manera. Es, sin embargo, una cuestión de ciudadanía legal en Israel, y la manera de cumplir con los requisitos legales es de naturaleza espiritual.


La ropa de la viuda

La Ley hizo ilegal tomar la ropa de una viuda como prenda por una deuda. Visto proféticamente, Israel se convirtió en una viuda el momento en que Cristo murió (a pesar de que no era más que la ex mujer de Dios). Entonces, fue el momento de la historia cuando se convirtió en ilegal incluso para Dios retener la ropa de la mujer como prenda.


Esta ley coincide con la Ley general de las Prendas. Cuando Cristo murió, Dios de repente le debía la humanidad la prenda que había sido tomada como promesa en Génesis 3:7. A la viuda también se le debía la prenda, pero en el momento en que Jesús murió, Israel ya se había divorciado de Dios (Jer. 3:8). Por lo tanto, Dios no estaba obligado a devolverle su prenda hasta que el nuevo matrimonio se produjera. En ese momento, se le dará una nueva prenda de vestir como se describe en Isaías 61:10.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-7/chapter-7-widows-garment-as-a-pledge/

No hay comentarios:

Publicar un comentario