TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 7-Matrimonio y Relaciones Vecinales - Cap. 1: DIVORCIO Y NUEVO MATRIMONIO, Dr. S. E. Jones




Ferrar Fenton, titula este discurso, “La Ley del Matrimonio y de la Vida Doméstica”. Comienza con la normativa sobre el divorcio y el nuevo matrimonio. Deut. 24:1 dice:

1 Cuando un hombre toma una mujer y se casa con ella, y sucede que ella no halla favor en sus ojos porque ha encontrado algo reprochable en ella, le escribirá carta de divorcio, y la pondrá en su mano y la despedirá de su casa …

La NASB (arriba) escribe esto de tal manera como para evitar decir que Moisés permitió directamente el divorciarse y volver a casarse. Los traductores estaban tratando a su manera de conciliarlas con las declaraciones de Jesús en el Nuevo Testamento que parecen contradecir a Moisés. La KJV dice: “entonces le escribirá carta de divorcio”. Ferrar Fenton está de acuerdo, diciendo: le escribirá carta de divorcio.

En los siglos previos a la época de Cristo, los eruditos hebreos que tradujeron la Biblia hebrea al griego estuvieron de acuerdo con la KJV y con Fenton. La Septuaginta dice,

1 Y si alguien debe tomar mujer, y debe vivir con ella, si entonces aconteciera que ella no hubiera encontrado favor delante de él, porque ha encontrado algo impropio en ella, que entonces escribirá para ella un proyecto de ley del divorcio, y la entregará en sus manos, y él la despedirá de su casa.

Independientemente de cómo los traductores puedan ser de quisquillosos en su redacción, es evidente que Moisés no prohibió el divorcio, pero dio directrices sobre la forma en que se había de hacer.


El problema de los divorcios verbales

El propósito de Moisés era corregir una grave injusticia que podría caer sobre una mujer que se divorciase. En aquellos días, la práctica común era seguir la antigua Ley de Hammurabi (es decir, Nimrod). Una mujer podría ser divorciada con una declaración verbal “te repudio”, que se declaraba en tres ocasiones.

Esto se menciona en la página 120 del libro, Las Leyes de Moisés y el Código de Hammurabi, por Stanley A. Cook, donde el autor cita el párrafo 141 del Código Hammurabi:

... y si su marido se divorcia de ella formalmente con las palabras 'te repudio' (e-si-ib-sa), sigue tu propio camino y no recibe uzubu”.

El problema con el divorcio verbal es que la mujer era despedida de la casa sin pruebas por escrito de su divorcio. Y así, si fuera a volver a casarse, su marido anterior podría llegar a ser celoso o reivindicativo y acusarla de adulterio. Y por eso Dios, por medio de Moisés, exigió que se le diera un certificado de divorcio escrito. No podía ser despedida de la casa hasta que la carta de divorcio por escrito hubiera sido colocada en su mano.


El derecho al divorcio

La Ley en Deut. 24:1 no intenta definir las causas legales por las que el divorcio está permitido según la mente de Dios. Sólo dice, porque ha encontrado algo reprochable en ella. Cuando la Ley de Dios guarda silencio, debemos depender totalmente de la dirección del Espíritu. Moisés fue lo suficientemente prudente de mantenerse alejado de terapias de pareja en este discurso, porque si hubiera abierto esa cuestión podría haber establecido lo que los hombres interpretarían más tarde como requisitos para el divorcio.

La Ley de Derechos de las Víctimas se aplica en este caso. Si un esposo o bien la esposa violan el contrato de matrimonio, el perjudicado tiene derecho al divorcio. Sin embargo, la víctima también tiene derecho a perdonar. El derecho de perdonar va más allá de la Ley, alcanzando el área de la gracia, un tema que se aclara en el Nuevo Testamento. Por supuesto, en ninguna parte de la Escritura aprueba Dios el divorcio en base a causas triviales, incluso si esas causas pueden parecerles importantes a los que son espiritualmente o emocionalmente inmaduros.

El matrimonio de Dios con Israel nos muestra el ejemplo de la paciencia y el perdón divinos. Israel fue una esposa infiel de Dios durante muchos siglos. Su adulterio comenzó pocas semanas después de la ceremonia de matrimonio en el Monte Horeb, cuando ella adoró al Becerro de Oro (Éxodo 32). Continuó durante el tiempo de los jueces y culminó en los días de Isaías y Jeremías.

Oseas, en particular, fue llamado a casarse con una ramera con el fin de representar el matrimonio infeliz entre Dios e Israel. Él dice en Oseas 2:2, ella no es mi mujer, y yo no soy su marido. Jeremías 3:8 nos dice de forma más directa,

8 Y vio que, por todos los adulterios de la infiel Israel, yo la había despedido y dado carta de divorcio, sin embargo, la rebelde Judá su hermana no tuvo temor; sino que ella fue y también fue una ramera.

Por lo tanto, vemos que Dios no sólo tenía el derecho a divorciarse de Israel, sino que en realidad lo hizo al fin. Se divorció de su esposa en la forma legal, dándole un certificado de divorcio antes de despedirla de su casa a la tierra de Asiria. Dios estuvo casado durante 726, años desde la unión en el Monte Horeb hasta la caída de Samaria. Eso demostró Su mucha paciencia. No obstante, si el divorcio hubiera sido prohibido como pecado, entonces Dios no hubiera podido divorciarse de Israel sin cometer un pecado.

Debemos concluir, entonces, que el divorcio puede ser necesario, porque muchas personas a través de los siglos se han encontrado en circunstancias similares a las que Dios ha soportado.


EL matrimonio de la Antigua Alianza es condicional

Si ahondamos más profundamente en esta ley que permite el divorcio, podemos tener un vislumbre de mayor comprensión de la imagen más grande de como Dios lo ve. El matrimonio de Dios con Israel que se hizo en el Monte Horeb en Éxodo 19 fue del Antiguo Pacto. En ese contrato de matrimonio, ambas partes hicieron promesas o votos. Dios prometió a bendecir y proveer a Israel; Israel se comprometió a obedecer las Leyes de Dios. Por lo tanto, se trataba de un pacto condicional.

Debido a que Israel no pudo cumplir su promesa, el Pacto se rompió y, finalmente, llegó a su fin. Por lo tanto se necesita un Nuevo Pacto, uno que soportara. Y así Jeremías nos dice en 31:31-33,

31 He aquí, vienen días,” declara Yahweh, “en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá, 32 no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé para sacarlos de la tierra de Egipto, mi pacto que ellos rompieron, aunque yo fui un marido para ellos”, declara Yahweh. 33 Sino que este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días”, declara Yahweh, “Pondré mi ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”.

Este Nuevo Pacto, entonces, no se parecía al Antiguo Pacto, porque el Nuevo se basa en la promesa de Dios, en lugar de en la obediencia de los hombres. Depende solamente de la capacidad de Dios de hacer lo que ha prometido, en lugar de en la capacidad de los hombres para cumplir sus votos a Dios. Es una buena cosa tomar la decisión de seguir a Jesús, pero si nuestra salvación se basa en esa decisión y en nuestra capacidad para llevar a cabo esa decisión, entonces todavía estamos en un matrimonio de Antiguo Pacto con Dios. En tal matrimonio, cada vez que un creyente peca, él pensará que “ha caído de la gracia” y debe ser salvado una y otra vez y otra vez ...

Muchos creyentes en una relación matrimonial del Nuevo Pacto nunca llegan al lugar de descanso y seguridad de la salvación. Ellos se ven afectados por la culpa toda su vida, ya que tratan de cumplir sus votos, sólo para fallar de vez en cuando. Cuanto más se entienden a sí mismos y las limitaciones de su propia naturaleza humana, más culpables se sienten. Cuanto más sinceros son, más infelices se sienten, y claman como el apóstol Pablo en Rom. 7:24,

24 ¡Miserable de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte?

La respuesta se encuentra en los términos de la Nueva Alianza y su promesa de liberación, no por nuestra capacidad, sino por la capacidad de Dios para cumplir Su promesa.

El Antiguo Pacto fue diseñado para el fracaso desde el principio. El Nuevo Pacto fue diseñado para tener éxito. Cuando Dios se casó con Israel bajo Moisés, el matrimonio tenía que fallar con el fin de dar paso a otro matrimonio, uno mejor, un matrimonio basado solamente en la promesa (voto) de Dios mismo. Por esta razón, el matrimonio de Dios con Israel estaba destinado a terminar en divorcio, porque sólo entonces se podría establecer el Nuevo Pacto.

Y así, cuando Moisés permitió el divorcio en Deut. 24:1, fue sólo porque tal disposición era necesaria, siempre y cuando era gente imperfecta la que se iba a casar. Si los hombres y las mujeres fueran perfectos, el divorcio hubiera sido impensable e innecesario. Y así, cuando Dios obra Su naturaleza en nosotros a través del Nuevo Pacto, la posibilidad de divorcio debe ser cada vez más remota.


Viviendo por el matrimonio de la Nueva Alianza

La fariseos una vez interrogaron a Jesús acerca de los motivos legales para el divorcio. Leemos la respuesta de Jesús en Mat. 19:4-6,

4 Y él respondiendo, dijo: “¿No habéis leído que el que los creó desde el principio los hizo varón y hembra, 5 y dijo: Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer; y los dos serán una sola carne? 6 En consecuencia, ya no son dos, sino una carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Aquí Jesús combina Génesis 1:27 con Génesis 2:24, mostrando que el “hombre” en Génesis 1 es el mismo que en Génesis 2 la única diferencia es que en Génesis 1 Dios da la orden general de la Creación, mientras que Génesis 2 da una descripción más detallada de la creación del hombre. (El libro de Génesis es una serie de once manuscritos o tabletas, dando historias familiares, así como Deuteronomio es una serie de diez discursos de Moisés).

Cuando se creó a Adán y Eva en primer lugar, su matrimonio fue modelado según el Nuevo Pacto. Después de haber pecado, sin embargo, Dios sabía que surgirían desacuerdos entre las parejas casadas, y así Él instituyó la autoridad, diciendo a Eva en Génesis 3:16, tu deseo será para tu marido, y él te dominará.

No había tal autoridad antes de su pecado, porque la autoridad era innecesaria cuando los dos estaban de acuerdo. Cuando cada uno poseía la mente de Cristo y conocían la voluntad de Dios, cada uno era obediente a Dios por naturaleza. Marido y mujer se servían de igual a igual; cada uno proveía el otro con un doble testimonio por el cual sabrían la voluntad de Dios para sus vidas. Pero el pecado creó la necesidad de una autoridad, una ley y sanciones por el pecado. Las personas imperfectas tienen matrimonios imperfectos, y cuando no se ponen de acuerdo, entonces alguien, correcto o incorrecto, tiene que tomar la decisión de autoridad para romper el estancamiento.

Sin embargo, al principio, no existían tales problemas. No hubo necesidad de divorcio en el principio, ni tampoco siquiera entraba en sus mentes. Jesús hizo un llamamiento a este patrón en Mateo 19, haciendo hincapié en la unidad y el acuerdo entre marido y mujer. En esencia, nos amonestaba a vivir de acuerdo a un matrimonio del Nuevo Pacto, uno en el que hay perfecta unidad (es decir, “una sola carne”), en lugar de vivir de acuerdo con el patrón imperfecto del Antiguo Pacto, condicional, donde se requiere obediencia a la autoridad para guardar el Pacto en vigor.

Los fariseos no entendían la diferencia entre los dos pactos, y por lo que respondieron:

7 Ellos le dijeron: “¿Por qué entonces, mandó Moisés darle un certificado de divorcio a ella?” 8 El les dijo, “debido a la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero en el principio no era así”.

El propósito de TODA LEY es restringir el pecado debido a la dureza de corazón. Si no fuera por esto, no habría necesidad de NINGÚN JUICIO de la Ley, incluyendo el divorcio. Fue sólo a causa del pecado y la dureza de corazón que el divorcio era permitido, el divorcio estaba destinado a ser un juicio por el pecado, no una conveniencia o indulgencia para los caprichos o deseos carnales de los hombres.

Una vez que entendemos cómo las cosas cambiaron después de que Adán y Eva pecaron, podemos entender las palabras de Jesús. Si ambos cónyuges viven de acuerdo a la voluntad de Dios, se darán cuenta de que la provisión de Moisés para el divorcio es irrelevante. Al final, cuando todo sea restaurado, todas las leyes serán tratadas como reliquias del pasado. Las veremos como habiendo sido necesarias a causa del pecado, pero una vez que el carácter y la mente de Cristo haya sido totalmente infundido en nuestros corazones, nosotros ya no violaremos esas leyes. Estaremos en plena unidad con Él, y por eso ya no tendremos que se ejerza autoridad sobre nosotros, que nos diga qué hacer y que corrija nuestras creencias. Vamos a cumplir con la Ley por naturaleza, no por obediencia forzada.

Tal es la naturaleza del Nuevo Pacto. La obediencia es sustituida por un acuerdo.

Mientras tanto, sin embargo, todavía vivimos en un mundo imperfecto. Los hombres todavía pecan, y por esta razón la Ley sigue siendo necesaria para mantener el orden, enseñarnos el carácter de Cristo, y para revelar las promesas de Dios. La Ley nos dice exactamente lo que Él tiene la intención de escribir en nuestros corazones con el fin de conformarnos a la imagen que Dios tenía intención desde el principio.

Vemos entonces por qué Moisés permitió el divorcio. Jesús no eliminó esta ley, pero nos dijo que fuéramos más allá del Pacto Antiguo al matrimonio de la unidad perfecta, donde el divorcio es innecesario e irrelevante.


El derecho a recibir los papeles del divorcio

Dios permitió el divorcio en Deut. 24:1, pero los papeles del divorcio tenían que ser entregados en mano de la mujer antes que al marido se le permitiera repudiarla -es decir, despedirla de la casa. Esta regulación fue el eje central de la Ley en materia de divorcio. No había ningún indicio de que el divorcio en sí podría no estar permitido. Tampoco Moisés discutió las causas adecuadas para el divorcio en ese pasaje.

Es imperativo que entendemos la distinción entre los papeles del divorcio y el acto de despedir a la esposa que se está divorciando. La Ley no permitía lo uno sin lo otro. La Ley hizo las dos cosas legalmente inseparables y dijo que era pecado hacer lo uno sin lo otro.

Cuando Jesús comentó sobre las leyes de divorcio y nuevo matrimonio en Mat. 5:31,32, Su propósito era corregir la mala comprensión de los hombres de la Ley. No tenía ninguna intención de repudiar ninguna ley que estaba escrita, ya sea por medio de Moisés, o por los profetas. Se dice tanto sólo unos pocos versículos antes en Mateo 5:17-19,

17 No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido a abolir, sino a cumplir. 18 Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni la letra más pequeña [? la yod] ni una tilde [keraia, “cuerno pequeño”, extensión de la línea que distingue algunas letras hebreas] pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. 19 Cualquiera que quebrante uno de los menores de estos mandamientos, y así lo enseñe a otros, será el más pequeño en el reino de los cielos; pero el que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.

En vista de esta declaración fundacional, estamos obligados a interpretar todo el Sermón de la Montaña de acuerdo con ella. La Ley del Divorcio y el Nuevo Matrimonio fue una de las leyes que Jesús confirmó y aclaró en Su enseñanza. Por lo tanto, Jesús no invalidó a Moisés prohibiendo el divorcio y el nuevo matrimonio. Los únicos que la revocaban eran los escribas y fariseos cuyas tradiciones de los hombres habían a menudo invalidado la Ley (Marcos 7:13).

Algunos dicen también que el divorcio en sí es un pecado, y que Moisés permitió a la gente que torcieran su brazo permitiéndoles divorciarse de sus esposas. Pero si, como dice David en el Salmo 19:7, la ley de Yahweh es perfecta entonces ciertamente no tolera pecado de ningún tipo. Y si, como Juan nos dice en 1 Juan 3:4, el pecado es infracción de la ley (ilegalidad), entonces, ¿cómo podría ser que la propia Ley fuera infractora? Si Moisés permitió el pecado, entonces ¿cómo pudo Pablo decirnos en Rom. 7:12, la ley es santa?

Jesús no dijo que Moisés permitió a los hombres el pecado, como algunos han dicho. Moisés no consintió pecado de ningún tipo, ni ningún hombre torció su brazo, obligándole a legalizar el pecado para complacer la debilidad de los hombres. En todas partes la Ley condena el pecado en los términos más enérgicos, a pesar de que Moisés sabía que la gente misma la violaría.

El divorcio no es un pecado, sino un juicio por el pecado. Divorciarse de un cónyuge de hecho puede ser un pecado, si se hace de manera ilegal o por motivos carnales, porque no se permite el divorcio en sí en la Ley. Naturalmente, si un hombre se divorcia de su esposa sin causa o sin tener en cuenta la dirección del Espíritu Santo, entonces es un pecado. El divorcio se debe considerar una solución de último recurso, no un acto que puede ser hecho por razones triviales. Uno debe considerar el propio ejemplo de Dios, donde su esposa (Israel) fue infiel durante muchos siglos, antes de que Dios finalmente se divorciara de ella en los días de Jeremías. No se puede usar la Escritura para trivializar la gravedad de la carta de repudio, ni para justificar el divorcio sin agotar todos los esfuerzos para reconciliar a los cónyuges.

La Ley, sin embargo, no intenta hacer terapia de pareja. Se centra únicamente en el procedimiento sobre el propio divorcio, una vez que se ha decidido. Por lo tanto, nosotros también nos abstendremos de ofrecer consejo matrimonial.


El derecho de volver a casarse

Con esto en mente, vamos a proceder a estudiar la Ley del Nuevo Matrimonio. Deut. 24:2 (KJV) nos dice,

2 Y cuando ella se marche de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre.

En otras palabras, Moisés, hablando bajo la inspiración del Espíritu Santo, nos da la Palabra de Dios, diciendo que el nuevo matrimonio después del divorcio no es un pecado. La única condición que Moisés da es que a ella debe tener la prueba escrita con el fin de validar su divorcio. Por el contrario, si era despedida sin la evidencia por escrito del divorcio, no podía volver a casarse, porque según la Ley estaba todavía casada con su primer marido, a pesar de que su marido había pecado contra ella echándola sin los papeles del divorcio.

Jesús comentó sobre esto en Mat. 5:31,32. El obstáculo más grande que todos enfrentamos es que muchos traductores no han hecho una distinción adecuada entre “divorcio” (apostasion) y “despedir” (apoluo), a pesar de que se trata de dos actos separados, descritos por dos palabras griegas distintas. Por esta razón, hay que recurrir a una cita de la traducción literal de la Biblia de Young, a pesar de que el lenguaje es algo arcaico:

31 Y se dijo que todo el que despida [apoluo] a su esposa, que la dé su carta de divorcio [apostasion]; 32 pero yo os digo, que quien despida [apoluo] a su mujer, salvo por el asunto de las fornicaciones, hace que ella adultere; y el que pudiera casarse con la despedida [apoluo], adultera.

Jesús escogió Sus palabras con cuidado, pero muchos traductores fueron descuidados en sus traducciones, tratando las dos palabras como si fueran sinónimas o intercambiables. Al hacerlo, ellos hacen pensar que Jesús enseña algo contrario a la Ley de Moisés, invalidando así la Ley, por parte de las tradiciones de los traductores.

En el versículo 31 Jesús se refirió a Deut. 24:1, donde Moisés dio instrucciones sobre el divorcio. En otras palabras, si un hombre repudia a su mujer, que tiene que darla sus papeles en primer lugar. Jesús mantiene esta distinción clara entre apoluo y apostasion. Luego, en el versículo 32 nos dice que un hombre que repudia a su mujer, hace que ella adultere.

¿Cómo es eso? Obviamente, Jesús se refería a un caso en el que un hombre podría violar la Ley de Moisés. En este caso, si un hombre repudiaba a su mujer, sin darla sus papeles de divorcio, hacía que ella adulterase. Ella no puede volver a casarse legalmente sin tener los papeles del divorcio, porque por la Ley estaba todavía casada con el hombre que la despidió incorrectamente.

Jesús le decía a la gente que no podían simplemente culpar a una mujer por adulterio en tales casos; su marido fue igualmente responsables ante Dios por poner a su esposa en una posición tal. En aquellos días, las mujeres tenían dificultades para mantenerse a sí mismas. Una mujer que era despedida, naturalmente, trataría de volver a casarse con el fin de sobrevivir. Por lo tanto, si se volvió a casar mientras que aún estaba legalmente casada con su primer marido, ella y su marido estaban cometiendo adulterio. Pero Jesús dijo que el primer marido de la mujer era igualmente responsable de causar que ella adulterase.


Cuando los papeles del divorcio no son necesarios

Al final de Mat. 5:32 leemos que un hombre puede despedir (apoluo) a su esposa en el caso de porneia, que Young traduce como “fornicaciones”. La NASB traduce como “impureza”. Gesenius Lexicon define la palabra porneia como “relaciones sexuales ilícitas”, y da ejemplos como: adulterio, fornicación, homosexualidad, lesbianismo, relaciones con animales y el incesto.

La mayoría de los cristianos, sin embargo, han tratado a la declaración de Jesús como un derecho de repudiar a la mujer o el marido si cometen adulterio. El adulterio de hecho puede proporcionar motivos para el divorcio, pero esto no es lo que Jesús estaba diciendo. El adulterio es sólo una forma de porneia. De hecho, cuando se produce el adulterio, la solución es que las dos personas adúlteras se separen uno del otro. La Ley no requiere que los papeles del divorcio, porque las relaciones adúlteras no se reconocen como uniones lícitas en el primer lugar.

Lo mismo puede decirse de la prostitución, el lesbianismo, la bestialidad y el incesto. Ninguna de estas uniones están bajo un contrato de matrimonio legal, por lo que la solución sólo requiere la separación, no el divorcio. El divorcio sólo es necesario para finalizar un contrato matrimonial válido.

Por eso, Jesús menciona brevemente esta excepción. Y así, si se nos permite parafrasear y ampliar las palabras de aclaración de Jesús, podemos entender que dice esto:

La Ley dice a los hombres que den a sus esposas una carta escrita de divorcio antes de despedirlas. Pero yo digo que si alguien viola esta Ley, despidiendo a su mujer sin papeles de divorcio, excepto en los casos en que no estuvieran casados legalmente, en primer lugar, hace que su mujer cometa adulterio, porque si vuelve a casarse mientras que aún está legalmente casada con el hombre que la despidió, ella y su nuevo marido son culpables de adulterio. Pero su marido original es tan responsable como ella, porque su violación de la ley al no entregarle los papeles de divorcio es la causa de su adulterio.

Una versión abreviada de esto se da de nuevo en Mat.19:7-9, donde de nuevo la NASB traduce mal apoluo como “divorcio” en lugar de “despedir”. Esto es lamentable, ya que destruye la Ley por su suposición de que apoluo y apostasion son intercambiables.

En Marcos 10:11,12, el autor repite brevemente las mismas palabras, y de nuevo la NASB lo traduce mal: “El que se divorcia [apoluo] de su esposa y se casa con otra, comete adulterio contra ella”. El versículo no se refiere a una mujer divorciada, sino a una esposa que ha sido despedida sin papeles del divorcio. Por traducir mal apoluo, la NASB tuerce las palabras de Jesús haciendo que digan que es el adulterio casarse con una mujer divorciada, cuando en realidad la Ley dice que es adulterio casarse con una mujer que todavía está casada con otro hombre.


El derecho de la mujer a divorciarse de su marido

Marcos nos da otro detalle que no se menciona en el relato de Mateo. Marcos 10:12 dice,

12 y si ella misma despide [apoluo] a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

En otras palabras, Marcos reconoce que una mujer podría patear a su marido echándole de la casa y casarse con otro. Debido a que esta es la otra cara del versículo 11, se entiende que la mujer en cuestión cometería adulterio si repudiara a su marido sin papeles de divorcio legales y luego se casara con otro hombre. El matiz interesante de este versículo es que implica que una mujer tiene el mismo derecho a divorciarse de su marido. En otras palabras, el derecho al divorcio que se encuentra en Deut. 24:1 se da por igual a las mujeres y a los hombres.

El evangelio de Marcos fue escrito con un público romano en mente, así como el Evangelio de Mateo fue escrito para una audiencia hebrea. Pedro visitó Roma alrededor del 45 dC, después de huir de la ira de Herodes en Hechos 12. Recordemos que Pedro y Santiago fueron encarcelados, y Santiago fue ejecutado, pero Pedro fue liberado por un ángel. Pedro, con Herodes persiguiéndole, entonces huyó a Cesarea (Hechos 12:19). Herodes murió en Cesarea, pero Pedro continuó hacia Asia y Grecia, y, finalmente, se dirigió a la misma Roma.

La predicación de Pedro en Roma creó la necesidad de que un evangelio escrito quedara con ellos, por lo que encargó a su discípulo Marcos que anotara sus enseñanzas para dárselas. Cuando entendemos el propósito del evangelio de Marcos, podemos ver por qué incluyó ciertos detalles que no fueron mencionados por Mateo. El derecho o la posibilidad de que una mujer se divorciase de su marido es uno de esos detalles. Los hebreos probablemente habrían negado a la mujer el derecho a divorciarse de su marido, pero los romanos lo permitían. Mateo optó por no decir nada de esto a su audiencia judía, pero Marcos aplica la Ley por igual a su público en Roma.

Podemos considerar el relato de Marcos, entonces, como la enseñanza de Pedro mismo, que expresó una sentencia del Tribunal Supremo Celestial para aclarar la Ley de Deut. 24:1. El fallo demostró que la Ley se aplica por igual a hombres y mujeres, los que por tanto estaban obligados a dar carta por escrito de divorcio antes de despedir al cónyuge.


Volver a casarse con el ex-cónyuge

Después de decirnos en Deut. 24:2 que una mujer legalmente divorciada puede casarse de nuevo, leemos en los versículos 3 y 4 (NASB),

3 Y si este último marido se vuelve contra ella y le escribe certificado de divorcio, lo pone en su mano y la despide de su casa, o si muere este último marido que la tomó para ser su mujer, 4 luego a su primer marido, que la despidió no se le permite llevarla de nuevo a ser su esposa, ya que ella ha sido envilecida (contaminada) [tawmay]; lo cual es abominación delante de Yahweh, y no debes pervertir la tierra que Yahweh tu Dios nos da como herencia.

Un ex-marido tiene prohibido casarse de nuevo con su ex-esposa si ella ha vuelto a casar otra en el ínterin. La única razón que Moisés da para la prohibición es ya que ha sido contaminada. El término “contaminado” es tawmay , lo que significa “convertirse en impuro.” ¿Qué es lo que la ha hecho impura? Obviamente, fue su segundo matrimonio que le hizo impura para su marido anterior, impidiéndole ser a la vez su primer y su tercer marido.

Algunos argumentan que esto demuestra que el nuevo matrimonio después del divorcio hace que una mujer impura delante de Dios. Ese no es el caso. La Ley no permite el divorcio sólo para penalizar a una mujer por ejercer su legítimo derecho. El término se utiliza para describir una relación prohibida, unión, o contacto, es tal como tocar una cosa impura.

El término “es inmundo” se utiliza con mayor frecuencia en el caso de las Leyes de la alimentación en Levítico 11. Pero incluso los animales impuros fueron pronunciados “buenos” por el Creador en Génesis 1, porque todos ellos sirven para un buen propósito en la Creación. Los animales “impuros” se crearon para el control de la contaminación en la Tierra. Por lo tanto, eran “impuros” para la gente, pero eran siempre “buenos” a los ojos de Dios.

La palabra tawmay, entonces, cuando se aplica a una mujer divorciada en Deut. 24:4, simplemente significa que está fuera del alcance de su ex-marido. En otras palabras, no puede tocarla sin que él mismo se convierta en impuro ante Dios. Su matrimonio con un segundo marido la hace impura para su primer marido, pero no para cualquier marido posterior.


Fruta prohibida

Un concepto similar se encuentra en el uso de la palabra hebrea orlá, “no circuncidado”. El término se suele asociarse a un hombre que estaba sucio -extranjeros, en particular. Pero la palabra también se utiliza para describir la fruta de un árbol joven. Lev. 19:23 dice,

23 Y cuando entréis en la tierra y plantéis de todo tipo de árboles frutales, entonces, consideraréis como prohibido [orlá, “incircunciso”] lo primero de su fruto. Tres años os estará prohibido; su fruto no se comerá.

Aquí, el término “incircunciso” se usa para significar “prohibido”. El Dr. Bullinger dice que significa “inconveniente”, o separado, no en un pacto o unión. El árbol en sí era bueno, y el fruto en sí era bueno, pero durante los tres primeros años estaba prohibido por la ley para que coma de ellas. En otras palabras, el fruto era impuro para aquellos que podrían comerlo de forma ilegal (estando prohibido por la Ley), a pesar de que el fruto no era inherentemente impuro.

Así es también con una mujer que podría contemplar re-casarse con un ex-cónyuge. Ella está “contaminada” o impura en relación con su ex-cónyuge, pero no de manera inherente a causa de su segundo matrimonio. La Ley permite que una mujer divorciada vuelva a casarse correctamente con todos excepto con su marido anterior, si se ha vuelto a casar en el ínterin.


Estas son las Leyes Básicas de Divorcio y Nuevo matrimonio.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-7/chapter-1-divorce-and-remarriage/

No hay comentarios:

Publicar un comentario