TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 6-Leyes Domésticas- Cap. 20: RECAUDACIÓN ILEGAL DE FONDOS (Pecado legal, indulgencias), Dr. S. E. Jones



Moisés dice en Deuteronomio 23:17 y 18,

17 Ninguna de las hijas de Israel será ramera, ni ninguno de los hijos de Israel será sodomita de culto. 18 No traerás la paga de una ramera ni el precio de un perro a la casa de Yahweh tu Dios para cualquier ofrenda votiva, porque ambos son una abominación al Señor tu Dios.

En aquellos días, los centros de culto cananeos (a Asera) incluían prostitutas del templo. Para los homosexuales, prestaban los servicios de sacerdotes varones y niños pequeños. Moisés los llama “perros”, ya que era la metáfora común para un homosexual. Juan usa la misma metáfora en Rev. 22:15, donde fuera de los muros de la Nueva Jerusalén estarán los perros, los hechiceros, los fornicarios, etc.

También hay que decir que en otros casos los perros representan una metáfora positiva. Dado que los perros fueron vistos como el “mejor amigo del hombre”, un perro era también una metáfora de la fidelidad. Por lo tanto, el compañero vencedor de Josué fue Caleb, cuyo nombre significa “perro”, y que era un tipo de un hombre de fe.

Sin embargo, en la mayoría de los casos la palabra imagen se entiende como un eufemismo para un homosexual practicante. La nota al pie en la NASB en Deut. 23:18 explica “perro” como “prostituto, sodomita”. Notas de la Wycliffe Bible Commentary sobre este verso nos dicen,

    18. El precio de un perro. Un perro, otro nombre para un prostituto, véase Rev. 22:14. Uno no podía satisfacer las demandas santas del Pacto con Dios al ocultar el pecado bajo la hipocresía religiosa.
Los cananeos tenían motivos religiosos para esta práctica, por supuesto, pero también fueron motivados por la ganancia monetaria que venía de estos servicios. La recaudación de fondos fue tan importante en esos días como lo es hoy con muchos grupos religiosos. Debido a que el culto cananeo promovía las relaciones homosexuales e incluso las sancionaba como un acto religioso ante Dios, los judíos extendieron la metáfora para incluir todos los cananeos y en última instancia a todos los no-judíos.

La Ley de Dios no permitía a los hijos de Israel que se dedicaran a la recaudación de fondos ilícitos. No se puede hacer el mal y luego ser tenido por limpio si financia proyectos de la iglesia. El principio se extiende mucho más allá de los fondos generados por la prostitución y la homosexualidad. Por ejemplo, si un hombre golpeado por la mafia confiesa y se le dice que pague $ 25.000 a la iglesia como dinero de expiación para recibir el perdón de un acto de asesinato, la iglesia ha fijado indirectamente a un sistema en el que se beneficia del pecado. Este es el problema con la práctica de “indulgencias” que se establecieron para apoyar a la iglesia a través de un impuesto sobre el pecado.

Esto es lo que la Ley de Dios trató de impedir. En la antigüedad, el problema era más visible con la prostitución en el templo, la cual Dios proscribió. Pero por esta Ley se revela la mente de Dios. Dios estaba preocupado de que Su Iglesia se beneficiara del pecado y por lo tanto la usara como una técnica de recaudación de fondos. Peor aún es cuando la Iglesia tiene un interés personal en el pecado, porque entonces es sólo una cuestión de tiempo antes de que los funcionarios de la iglesia pierdan interés en la promoción de un estilo de vida recto entre sus constituyentes. Ellos aprenden a manejar el pecado a través de las indulgencias, en lugar de promover la justicia.

Es lo mismo con los gobiernos en general. Algunos países han legalizado la prostitución con el fin de gravarla como una fuente de ingresos. Los políticos han hablado sobre el “impuesto al pecado” por un largo tiempo en relación con el tabaco, el alcohol, el juego, y ahora la marihuana. Se argumenta que con el fin es reducir el consumo de tabaco y alcohol, deben aumentar los impuestos sobre los productos. El efecto es que el gobierno pronto se vuelve dependiente de los ingresos procedentes de esas fuentes, lo que hace prácticamente imposible para su prohibición. El impuesto legitima pecado.

El impuesto” al pecado puede ponerlo fuera del alcance de los más pobres, pero, al mismo tiempo hace que el pecado sea rentable para el gobierno. No es difícil ver que la Iglesia y el Estado pueden comprometer con facilidad su moral cuando el pecado se convierte en rentable como fuente de ingresos.

La Ley de Dios en Deut. 23:17,18 expresa la mente de Dios en este asunto, enseñándonos cómo evitar la trampa del dinero por el pecado que atrae a la Iglesia y el estado.


Los legalistas podría tomar esta ley y limitando lo que se considera pecado a su comercialización. Esto es, de hecho, lo que nuestras propias leyes en Estados Unidos han hecho en las últimas décadas. Ya no es un pecado, dicen, para las personas participar en “relaciones sexuales consentidas”; eso sólo está mal si el dinero cambia de manos. Por lo tanto, el término “prostitución” hoy se define en el comercio, mientras que la Escritura lo define moralmente. Pero la ley de Dios no hace tal distinción. El pecado es pecado, lo comercialicen los hombres o no.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-20-unlawful-fundraising/

No hay comentarios:

Publicar un comentario