TRADUCTOR-TRANSLATE

COMUNIÓN (1) - Primera Corintios 10 (7), Dr. S. E. Jones


24 de mayo de 2017



Una vez establecido que siempre hay una vía de escape cuando una persona se pone a prueba, Pablo agranda en el ejemplo de prueba de 1 Corintios 10:7, donde dice:

7 Y no seáis idólatras, como algunos de ellos lo fueron: como está escrito, “el pueblo se sentó a comer y beber, y se levantó a jugar”.

Prácticamente todas las pruebas giran en torno a la idolatría de algún tipo. La idolatría es un deseo del alma que es más fuerte que el deseo del espíritu de uno, o que el hombre espiritual. Así que Pablo concluye sus observaciones sobre la prueba o tentación diciendo en 1 Corintios 10:14, Por tanto, hermanos míos, huid de la idolatría.

Este versículo es la transición a una discusión de comunión y cómo la idolatría puede afectarla. Muchos israelitas idólatras estuvieron en comunión con los moabitas en Números 25:1-3,

1 Mientras Israel estaba en Sitim, el pueblo empezó a fornicar con las hijas de Moab. 2 Porque invitaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses, y el pueblo comió, y se inclinó a sus dioses. 3 Así Israel se unió a sí mismos a Baal-peor, y Yahweh se enojó con Israel.

Peor significa “abrir la boca, abierto, brecha”. Baal-peor significa “Señor de la abertura”. Era el nombre de una montaña en Moab en la cordillera Abarim, no muy lejos de Pisga (Números 23:28), sin duda, llamado así en honor del dios de Moab. Tal vez los moabitas tenían un santuario en un hueco o espacio abierto en la montaña de Peor. El significado del nombre Peor al parecer se deriva de la práctica de la abertura de la boca para realizar el sexo oral o la abertura de su ropa para exponerse durante las fiestas. La Enciclopedia Judía en línea dice,

El culto de este ídolo consistió en la exposición de la parte del cuerpo que todas las personas suelen tener el máximo cuidado de ocultar. Se cuenta que en una ocasión un gobierno extraño llegó al lugar donde se adoraba a Peor -para ofrecerle sacrificios; pero cuando se enteró de esta práctica tonta, hizo que sus soldados atacaran y mataran a los adoradores del dios (Sifre, Num. 131; Sanh. 106 a)”.

El culto a Baal-peor estaba centrado en el sexo y el matrimonio. Otra fuente dice:

Otro nombre para Baal-Peor es Belphegor que era representado ya sea como una hermosa mujer desnuda o como un demonio barbudo con la boca abierta, cuernos, y uñas puntiagudas (la boca abierta es un indicador de los ritos sexuales utilizados para adorarle). San Jerónimo informó que las estatuas de Baal-Peor que encontraron en Siria representan al dios con un falo en la boca.
La leyenda dice que Satanás envió a Belphegor del infierno para validar el rumor de que las personas estaban experimentando la felicidad conyugal en la Tierra. Belphegor fue capaz de informar de que el rumor era infundado. En esta representación, Belphegor (Baal-Peor) es visto como un adversario contra matrimonios felices”.

Por consejo de Balaam, los moabitas habían invitado a los hijos de Israel a unirse a ellos en una fiesta religiosa. Cuando muchos israelitas se les unieron y participaron en sus ritos sexuales, se expusieron los ídolos de sus corazones. Esto se convirtió en el principal ejemplo de Pablo de la idolatría que había que evitar, y Pablo también utilizó este ejemplo para lanzar su discusión acerca de la comunión en la Iglesia.

1 Corintios 10:15 comienza con una declaración de confianza:

15 Como a sensatos os hablo, juzgad vosotros lo que digo.

Pablo sintió que era necesario hacerles saber que tenía confianza en su sabiduría acerca de la comunión, a causa de su regaño anterior por su falta de sabiduría judicial en 1 Corintios 6:5,

5 Digo esto para vuestra vergüenza. ¿Es que no hay entre vosotros un hombre prudente, que sea capaz de decidir entre sus hermanos?

En su introducción a la comunión, Pablo parece confiar en que la iglesia de Corinto, o al menos los ancianos, independientemente de su facción -entendían los principios en que se basa la comunión.


La copa de bendición
Pablo comienza en 1 Corintios 10:16,17,

16 ¿No es la copa de bendición que bendecimos, la comunión de la sangre de Cristo? No es el pan que partimos una participación en el cuerpo de Cristo? 17 Dado que hay un solo pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo, pues todos participamos de un solo pan.

La Copa de Bendición era tradicionalmente la primera de las cuatro copas de vino que se consumían en la celebración de la Pascua. Las cuatro copas son:

1. La copa de bendición
2. La copa de plagas
3. La copa de la redención
4. La copa de alabanza

Estas cuatro copas se originaron a partir de Éxodo 6:6,7, donde se destacan cuatro palabras:

6 Por tanto, di a los hijos de Israel: “Yo soy Yahweh, y voy a sacaros de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y voy a libraros [Natsal, ‘rescate’] de su servidumbre. También voy a redimiros con brazo extendido y con grandes juicios. 7 Entonces os tomaré por mi pueblo, y yo seré vuestro Dios; y sabréis que yo soy Yahweh vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto”.

Dios bendijo a Israel por haberlos sacado de Egipto. Las plagas de la segunda copa se refieren a su modo de liberación. Dios también redimió a Israel y luego los tomó como Su pueblo.


La Cuarta Copa (Alabanza)
En la Última Cena, cuando Jesús instituyó la comunión en el tiempo de la Pascua, bebió tres copas de vino con los discípulos, reservando la última para un momento posterior. Mateo 26:29 dice,

29 Pero yo digo que no beberé más de este fruto de la vid, de ahora en adelante, hasta el día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre.

Esa cuarta copa era la Copa de Alabanza, en conmemoración de cómo Dios prometió “os tomaré por mi pueblo y yo seré vuestro Dios (Éxodo 6:7). Entonces, ¿por qué Jesús pospuso esta copa? ¿Él no consideraba a los discípulos como Su pueblo?

El concepto de ser el pueblo de Dios es algo más que una designación de las personas carnales de la nación de Israel. Dios pareció considerarlos como Su pueblo en el Monte Horeb, cuando juraron obediencia a Él, porque leemos en Éxodo 19:5,6,

5 Ahora pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos, porque toda la tierra es mía; 6 y seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa …

La mayoría de la gente asume que esto fue cuando los israelitas se hicieron el pueblo de Dios. Sin embargo, Dios no dijo que iban a ser Su pueblo si ellos se comprometían a obedecerlo. Un voto es sólo tan bueno como la capacidad para cumplirlo. No, siendo Su pueblo estaban condicionados a la obediencia real y a mantener su pacto. ¿Alguno de ellos hicieron esto? No en un sentido último que satisfaga el estándar perfecto de un Dios justo. Por lo tanto, cuarenta años después, Dios hizo un Segundo Pacto con ellos (Deuteronomio 29:1), en el que Dios mismo hizo juramento de hacer todo lo necesario para hacer que fueran Su pueblo. Le dijo a Moisés que reuniera a todas las personas ante Él (incluidos los extranjeros), y leemos en Deuteronomio 29:12,13,

12 para que entres en el pacto con Yahweh tu Dios, y en su juramento, que Yahweh tu Dios hace hoy contigo, 13 a fin de que Él pueda establecerte hoy como su pueblo y que El sea tu Dios, tal como te lo ha dicho y como lo juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.

Este Segundo Pacto en las llanuras de Moab difería del Primer Pacto que se hizo en la base del monte Horeb. El Primero fue la promesa del hombre a Dios; el Segundo fue la promesa de Dios al hombre. El Primer Pacto podría hacer que la gente de Israel pueblo Dios sólo si eran verdaderamente obedientes; pero ese Pacto no funcionó, porque todos pecaron (Romanos 3:23) y no hay justo, ni aun uno (Romanos 3:10). Así que Dios hizo un Segundo Pacto, una que era seguro que funcionaría, ya que se basó exclusivamente en la capacidad de Dios para mantener Su voto, y no en la capacidad de los hombres para mantener sus votos. Este Segundo Pacto, dijo Moisés, era como el que se había hecho anteriormente con Abraham, Isaac y Jacob”. Dios había hecho promesas y votos a ellos también.

La promesa de Dios a Abraham fue que iba a ser una bendición para todas las familias de la tierra (Génesis 12:3). Hechos 3:25,26 interpreta “bendición” en el sentido de que Dios los volvería de sus malos caminos. Por lo tanto, Dios prometió que la “semilla” de Abraham iba provocar el arrepentimiento en todo el mundo, y Dios tomó la responsabilidad personal (por Su juramento) de asegurarse de que esto fuera a tener lugar efectivamente.

Así nos encontramos con que Dios incluyó a los extranjeros que no eran israelitas en Su gran juramento, la multitud que había salido de Egipto con los que eran hijos de Israel por línea de sangre (Éxodo 12:38). El alcance mundial de la bendición que fue prometida a Abraham se actualizó y se definió más específicamente en Deuteronomio 29:14,15,

14 Ahora, no solamente con vosotros estoy haciendo este pacto y este juramento, 15 sino también con los que están aquí hoy con nosotros en la presencia de Yahweh nuestro Dios y con los que no están aquí hoy con nosotros.

El Pacto y el juramento de Dios, entonces, se estaban realizando con toda la Tierra, o con todas las familias y las naciones. Por esta razón, la Cuarta Copa (de alabanza) se aplazó hasta la época de la gran reunión, cuando Jesús la beba con Su pueblo en el Reino. Esa copa profetizaba del día en que Dios cumpliría Su juramento, el Nuevo Pacto en Su sangre, con el cual prometió convertir a todos los hombres a Sí mismo, para que sean Su pueblo, y para ser su Dios.

Para lograr esto, debe perfeccionar a todos. Incluso si todos los hombres juraran obediencia y proclamaran su fe en Jesucristo, esto sólo lograría ser como las buenas intenciones del voto de obediencia de Israel en el Monte Horeb. Tales votos de los hombres en realidad no les hacen pueblo de Dios, al menos no en el más amplio sentido del propósito final de Dios.


La Copa de Alabanza se cumplirá sólo cuando los hombres lo alaben verdaderamente. Pero la alabanza que está manchada por los ídolos en el corazón y por motivos y comportamiento imperfectos nunca puede satisfacer a Dios, ni puede cumplir con la intención y el propósito de Dios para todas las naciones. La alabanza es totalmente aceptable a Dios sólo cuando se trata de un “sacrificio” que se ofrece con un corazón puro, que es, de alguien que ha sido transformado completamente a la imagen de Cristo (Traductor: De ahí que la alabanza que sea hace antes del cruce del Jordán, que marca la muerte a la carne, es falaz, ineficaz e inaceptable para Dios, aunque no lo sepamos. Sólo cuando la incredulidad es vencida y todos los ídolos han sido quebrados, la alabanza será una verdadera expresión de gratitud que nos producirá gozo y liberación. Dios quiere corazones rasgados, no vestidos rasgados. Dios no acepta alabanza de un corazón de doble ánimo). Dios no abandonará Su trabajo hasta que todos los hombres que han vivido alguna vez lo alaben por completo. Porque Dios todavía no ha alcanzado ese objetivo (excepto en la medida en que es una certeza divina), Jesús postergó la Cuarta Copa hasta que un día futuro. En esencia, las originales cuatro copas de vino de la comunión profetizaban del Plan Divino, comenzando con nuestra liberación de la casa de servidumbre hasta el día en que todas las cosas están bajo los pies de Cristo y todo se restaure a Él. Sin embargo, debido a que el Plan Divino aún no se ha completado, hemos participado de una comunión parcial durante la Edad de Pentecostés.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones