TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 40: CUANDO DIOS CONTESTA ORACIONES CARNALES, Dr. Stephen E. Jones


17/01/2017



En vista de la cautividad de Israel por "bestias salvajes", Oseas 13:10,11 dice,

10 ¿Dónde está ahora tu rey para que te salve en todas tus ciudades; y tus jueces de los cuales dijiste: "Dame rey y príncipes"? 11 Te di rey en mi ira, y y te lo quité en mi furor.

Al principio de la historia de Israel, el pueblo pedía un rey, y Dios les dio el mejor hombre disponible en el momento, un hombre llamado Saúl. Pero Dios les dio un rey en Su ira, porque no era Su voluntad que tuvieran un rey hasta que David pudiera ser coronado. Era el hombre conforme al corazón de Dios. Pero la gente estaba impaciente, por lo que consiguieron su rey 40 años antes de tiempo, 10 años antes de que David hubiera nacido.

Así leemos en 1 Samuel 8:5-7,

5 ... ahora un rey que nos juzgue, como tienen todas las naciones. 6 Pero desagradó en ojos de Samuel que dijeran: "Danos un rey que nos juzgue". Y Samuel oró al Señor. 7 Y el Señor dijo a Samuel: "Escucha la voz del pueblo en cuanto a todo lo que te dicen, porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre ellos".

Debemos ser cuidadosos y exigentes en la forma en que oramos. Si oramos de acuerdo a nuestra propia voluntad, Dios puede juzgarnos al darnos lo que deseamos. Al igual que los niños, sólo vemos los juguetes que queremos y nos falta la previsión de conocer el efecto a largo plazo de seguir nuestro propio camino. Sólo cuando nos vemos obligados a comer del fruto de nuestros deseos carnales es que finalmente ganamos la sabiduría de la experiencia.

Así Dios nos dice a través de Oseas, que dio a Israel un rey en Su ira. La implicación es que en los últimos años sus reyes llevaron de nuevo la misma naturaleza rebelde como se vio en el rey Saúl. Por supuesto, los reyes de Israel fueron nombrados por Dios a causa de la ira de Dios hacia Salomón (1 Reyes 11:31). Dios rasgó diez tribus fuera del control del hijo de Salomón y las dio a Jeroboam (1 Reyes 11:37,40). A partir de entonces, Israel y Judá fueron naciones separadas, y los profetas no dejaron de distinguir entre ellas y sus llamados distintos.


Dar a luz a un Hijo-Pecado

12 La maldad de Efraín está atada [tsarar, "ligada; estrecha; tensada"]; su pecado está guardado [tsaphan, "oculto, reservado, sellado, acumulado"]. 13 Los dolores de parto vendrán sobre él; él no es hombre sensato, porque ya hace tiempo que no debería detenerse al punto mismo de nacer.

El profeta aquí pinta un cuadro de una mujer embarazada tratando de prevenir o retrasar el nacimiento de un hijo de iniquidad. La metáfora parece un poco incómoda, porque dice que "los dolores de parto endrán sobre él". Así Efraín es representado como una madre que da a luz. Pero las naciones y tribus pueden ser descritas ya sea como hombres o mujeres. En este caso Efraín no tiene la intención de evocar una imagen del Efraín el hijo de José, sino más bien a una nación adúltera en trabajo de parto. Por lo tanto, significa que el profeta compara la nación con su propia esposa adúltera, Gomer. Y la mujer ha quedado embarazada de un hijo de la iniquidad, y no hay nada que pueda hacer para detener o retrasar el nacimiento de su hijo natural (es decir, "pecado").


La muerte y la resurrección
Israel quería un rey, y Dios les dio a Saúl. Una vez que tuvieron su rey, no tuvieron más remedio que ir por ese camino durante los próximos 40 años. No podían cambiar de opinión cuando Saúl comenzó a manifestar su corazón rebelde. Su juicio era Saúl, pero cuando pasó la temporada, Saúl murió, y Dios les dio a David.

Así también pasa con este hijo inicuo naciendo de esa nación adúltera. Había poco o nada que Israel pudiera hacer para impedir el nacimiento del "hijo" imprudente e ilegítimo. No obstante, el profeta de la misericordia da la vuelta y les da esperanza al final. El pecado y la muerte deben ser volteados por la resurrección. Así que Oseas 13:14 dice,

14 ¿Los libraré [padah, "soltar cortando"] de la mano del Seol? ¿Los redimiré [ga'al] de la muerte? Oh muerte, ¿dónde están tus plagas? O Seol, ¿dónde está tu aguijón? ¡La compasión [Nokham, "arrepentimiento"] se oculta de mi vista!

Esto sugiere que Israel como nación iba a morir al dar a luz a este hijo de maldad. Pablo dice en Romanos 6:28, "la paga del pecado es muerte". Sin embargo, al mismo tiempo, el profeta nos recuerda que la muerte no es el fin del asunto. La muerte debe terminar en la resurrección. La resurrección es la solución a la muerte.

Dios dice: "¿Les salvará de la muerte?" La palabra hebrea para "redimir" es ga'al, que se deletrea con una gimel ("levantarse"), seguida de al, o El, que es "Dios"; redimir, entonces, es "levantar a Dios". Esto fue probablemente lo que Jesús tenía en mente cuando dijo en Juan 8:28, "cuando hayan levantado al Hijo del hombre, entonces sabréis que yo soy". Y de nuevo, en Juan 12:32 Él dijo: "Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo". Cuando fue "levantado" de la tierra (en la cruz), Él redimió (ga'al) a todos los hombres. Esto también identifica a Jesucristo como "Dios", porque la palabra ga'al significa "levantar a Dios".

En una edición anterior de la NASB, la primera parte de Oseas 13:14 dice como una simple declaración, "Voy a redimirlos de la muerte". Puesto que el idioma hebreo originalmente no tenía puntuación, es difícil saber si esto se debe leer como pregunta o como una declaración. Cuando el apóstol Pablo se refiere a este pasaje en 1 Corintios 15:55, se omite la primera mitad del versículo, por lo que no puede apelarse a su autoridad. En cambio, la profecía de la resurrección de Oseas se une a otra profecía en Isaías 25:8, que dice:

8 Destruirá la muerte para siempre. Y el Señor Dios enjugará las lágrimas de todos los rostros. Y quitará la afrenta de su pueblo de toda la tierra; porque el Señor ha hablado.

Pablo, entonces, junta las piezas de Isaías 25:8 y Oseas 13:14, al decir en 1 Corintios 15:54,55,

54 ... entonces se cumplirá la palabra que está escrita: "La muerte ha sido devorada en la victoria [Isaías 25:8]. 55 ¡Oh muerte! [thanatos], ¿dónde está tu victoria? [Deber, "plagas, pestilencia" Pablo lo traduce como "aguijón" en 1 Corintios 15:55]. ¡Oh muerte! [hades, "tumba"], ¿dónde está tu aguijón? [Oseas 13:14]

La NASB aquí enturbia las aguas mediante la traducción de ambos thanatos y hades como "muerte." Hay una diferencia entre la muerte y la tumba, aunque están asociadas entre sí. El hecho es que en 1 Corintios 15:55 Pablo se refiere al Hades por primera y única vez en todas sus epístolas. Se presenta en una cita de Oseas, quien utiliza el término hebreo sheol. En el Nuevo Testamento la palabra griega hades deben ser definida por el concepto hebreo del sheol, en lugar de por el concepto griego clásico del hades.

Volviendo a la profecía de Oseas, nos dice en la última parte de Oseas 13:14, "la compasión", es decir, arrepentimiento, "se oculta de mi vista". Dios dice que la resurrección de hecho se producirá. Él no va a cambiar de opinión sobre este tema. La victoria sobre la muerte está asegurada, porque nuestro Redentor ha sido levantado en la Cruz para pagar la pena de muerte por el pecado de Adán.


La muerte de Israel
A pesar de la resurrección está asegurada, la muerte debe preceder a la resurrección, ya que sin la muerte no hay resurrección. Oseas lo deja claro en Oseas 13:15, diciendo:

15 Aunque él florezca entre los juncos, un viento del este [qadiym] vendrá, el viento [ruaj, "viento, aliento, espíritu"] de Yahweh que sube del desierto; y su fuente se secará y se secará su manantial y se agotará su fuente; se podrá robar su tesoro de todos los artículos preciosos.

El "viento del este" es una referencia a Asiria, que venía del este, pero el profeta deja claro que Asiria era "el viento de Yahweh". Se le da crédito a Dios por levantar a Asiria para traer la destrucción sobre Israel. La palabra hebrea ruach significa tanto viento como espíritu, como vemos en Juan 3: 8,

8 El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

Sin embargo, "el viento de Yahweh" se iba a ver en Asiria, un viento del este de juicio divino, que iba a secar los manantiales en la Tierra de Israel y a empobrecer a la gente. Oseas 13:16 continúa,

16 Samaria será considerada culpable, porque se rebeló contra su Dios. Caerán a espada, sus niños serán estrellados, y sus mujeres embarazadas serán abiertas.


Tal fue la crueldad de los asirios. Los que desean adorar a los dioses extranjeros deben saber que los otros dioses no son misericordiosos, sino crueles. Pero, de nuevo, como en el caso del rey Saúl, el pueblo deseaba adorar y someterse a los falsos dioses, por lo que el verdadero Dios de Israel le concedió su deseo y los puso en sujeción a los otros dioses. El resultado fue terrible. Haríamos bien en aprender la misma lección hoy.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario