TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 36: LA CONTROVERSIA JACOBITA, Parte 2, Dr. Stephen E. Jones


11/01/2017



Después de dar instrucciones sobre cómo Israel debe arrepentirse, Oseas 12:7 compara a Israel a un comerciante deshonesto, diciendo:


7 Es mercader, en cuyas manos están balanzas falsas, le gusta oprimir.

La palabra hebrea traducida como "mercader" es kena'aniy, un cananeo, que significa que tierra baja, comerciante, banquero, e incluso hasta celoso. En otras palabras, el profeta llama literalmente a Israel un cananeo en el sentido de que los valores morales de la nación se asemejan a la ley de las naciones idólatras de Canaán. En particular, Israel era como un comerciante con "falsas balanzas". Muchas cosas, entre ellas el grano y la plata, se compraban y se vendían según el peso, por lo que cada comerciante tenía su propio juego de pesas para medir las cosas; si él era deshonesto, podría tratar de engañar a la otra parte mediante el uso de pesas que fueran más ligeras o más pesadas que el estándar.


La Ley de Pesos y Balanzas (Medidas) Justas
Tales pesos falsos y balanzas injustas son ilegales, pues leemos en Levítico 19:35,36,

35 No harás injusticia en los juicios, en la medición de peso o capacidad. 36 Tendréis balanzas justas, pesas justas, efa justo y un hin justo; Yo soy Yahweh tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto.

Así que Oseas dice a Israel-Efraín que "le gusta oprimir" (o defraudar) por el uso de balanzas injustas. De esta manera, los israelitas eran como los comerciantes cananeos, que tenían una reputación de prácticas comerciales engañosas que fueron prohibidas en la Ley Divina. Sin embargo, los hijos de Israel afirmaban ser inocentes, porque Oseas 12: 8 continúa diciendo:

8 Y dijo Efraín: "Ciertamente me he enriquecido, he hallado riquezas para mí; en todos mis trabajos nadie encontrará en mí iniquidad, que sea pecado".

El punto de Oseas es ilustrar las prácticas fraudulentas de Israel que le caracterizaron al mismo Jacob antes de la revelación que le hizo un israelita. Jacob realmente no comprendía cuán desagradable era a Dios durante sus años como Jacob, el suplantador o impostor. Él conocía a Dios, pero no como debía conocerlo. Él conocía a Dios, pero dependía del poder de la carne. No podía realmente descansar, sabiendo que Dios es soberano.

Así fue también con sus descendientes, los hijos de Israel en el tiempo de Oseas. Eran religiosos y pensaban que no tenían "maldad" en sus prácticas de negocio. Cuando el pecado se convierte en común, se convierte en normal. Cuando el pecado es normal, está arraigado y, entonces, es aceptado en la cultura y en la definición religiosa de la bondad.

La Ley en sí une esta prohibición de los pesos y medidas injustas a una cuestión más amplia de la justicia misma. Las medidas injustas forman la raíz del problema de las aplicaciones injustas de la Ley. Por esta razón, Jesús dijo en Mateo 7:1,2,

1 No juzguéis para que no seáis juzgados. 2 Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados; y con la vara de medida que medís, se los medirá a vosotros.

En otras palabras, Dios nos juzgará según nuestro propio estándar de medida con el que juzgamos a los demás. Para ponerlo en términos comerciales, al juzgar nuestro propio pecado en la balanza de la justicia, poniendo nuestros pecados de un lado y un peso injusto del otro, puede parecer que nuestro pecado es más "ligero" de lo que realmente es. Pero cuando juzgamos pecados ajenos, utilizamos un peso más ligero para que parezca que su pecado es más pesado de lo que realmente es. De esta manera hacemos injusticia a los demás. Pero Dios dice que si hacemos esto, Él nos juzgará de acuerdo con la forma en que hemos juzgado a otros, nos mantiene en la misma norma por la cual hemos juzgado a otros.


Igualdad de Justicia
La propia Ley exigía específicamente que todos los hombres debían ser juzgados por la misma Ley y el mismo estándar de medida. Justo antes de establecer la Ley que prohíbe los pesos y medidas injustas, Levítico 19:33,34 dice,

33 Cuando un extranjero resida con vosotros en vuestra tierra, no le oprimiréis. 34 El extranjero que resida con vosotros os será como el nativo de entre vosotros, y lo amarás como a ti mismo; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto; Yo soy Yahweh tu Dios.

La igualdad de la justicia fue y sigue siendo la norma divina para Israel y para el Reino de Dios. Números 15:16 dice, "Una sola ley y una misma sola norma tendréis, vosotros y el extranjero que con vosotros mora". Los Israelitas no debían oprimir a los cananeos o cualesquiera otras personas que encontraran. No se les permitía utilizar pesos y medidas injustas al hacer negocios con cananeos o filisteos o egipcios o sirios. La Ley de Dios era igualmente aplicable a todos los hombres, independientemente de su genealogía o nacionalidad.

Cuando una nación piensa de sí misma ser mejor que otras (o "elegida" a causa de su conexión biológica a Abraham), este modo de pensar pronto se convierte en una sensación de privilegio y de desigualdad. La carne comienza entonces a justificar el fraude y el engaño, permitiendo a los "elegidos" el privilegio de oprimir o esclavizar a los pueblo “menores”. Sin embargo, Pablo deja claro que sólo el remanente de gracia fue escogido, o "elegido" (la misma palabra griega). En Romanos 11:4-7 nos dice que sólo 7.000 israelitas fueron "escogidos" en los días de Elías de salida de millones de israelitas.

Los que son verdaderamente "elegidos", dice Pablo, son aquellos cuyos ojos han sido abiertos, porque "los demás fueron endurecidos" (Romanos 11:7 NASB) o "cegados" (RV). Debido a que Israel como un todo era "ciega" (Isaías 42:19), es evidente que la gran mayoría de los israelitas biológicos no eran el pueblo "elegido" de Dios. Ser elegido se basa en la relación espiritual de uno con Dios, no en la relación biológica de uno con Abraham, Isaac y Jacob-Israel.

Oseas, por tanto, nos dice que los hijos de Israel de su época querían oprimir a las personas con pesos y medidas injustas. Él no nos dice específicamente porque amaban oprimir a los cananeos, pero la Ley de Dios se fijó inicialmente específicamente en el contexto de dicha desigualdad de trato a los extranjeros. Además, Dios prohíbe tal desigualdad en razón de que Israel había sido oprimida de esta manera por los egipcios. En otras palabras, los israelitas deberían saberlo mejor, debido a que habían sido sometidos a la justicia desigual en Egipto. El profeta dice ahora a Israel que no actúe como los cananeos ya sea, porque eso eran tan engañoso y opresivo como lo fueron los egipcios con ellos.


Dios es fiel
Oseas 12: 9,10 continúa,

9 Pero yo soy Yahweh tu Dios desde la tierra de Egipto; yo aún te haré habitar en tiendas, como en los días del festival designado [DAOM, "tiempo señalado, día de la fiesta"]. 10 También he hablado a los profetas, y multipliqué las visiones; y por medio de los profetas di parábolas.

Esta es otra afirmación de Nueva Alianza, en la que Dios le dice a la gente lo que piensa hacer con ellos. Él no pide su opinión, ni tampoco se contempla su oposición. Dios confía en el poder de Su propia voluntad para cambiar los corazones de los hombres. En este caso, Él nos dice que Él hará que Israel celebre la Fiesta de los Tabernáculos.

Celebrar la Fiesta de los Tabernáculos es en última instancia entrar en la inmortalidad, porque la fiesta en sí era una representación profética de dejar una casa de muerto (cuerpo mortal) y habitar en una cabaña o tienda hecha de ramas vivas (cuerpo inmortal). Así es como lo describe Pablo en 2 Corintios 5:1-4. Con el fin de celebrar la Fiesta de los Tabernáculos; por supuesto, hay que haber celebrado primero la Pascua y Pentecostés, porque el principio espiritual es que uno debe primero ser justificado por la fe y lleno del Espíritu con el fin de ser transformado a Su semejanza con un cuerpo inmortal en la Fiesta de los Tabernáculos.

Por lo tanto, la Declaración de Intención de Dios muestra que a pesar de la rebelión y el engaño de Israel, Dios es lo suficientemente potente como para cumplir Su voluntad, a pesar de toda la oposición carnal. Él fue capaz de vencer la naturaleza carnal de Jacob, y él es muy capaz de cambiar a los hijos de Israel (y a todos los hombres) también.

Dios es verdaderamente fiel. Más aún, es capaz de hacer lo que Él ha prometido hacer, porque Su poder es incomparable con todo contrapoder en el Cielo o en la Tierra. Su voluntad es más fuerte que la voluntad del hombre. Con Jacob como el ejemplo, podemos ver que el ángel de Dios siempre va a ganar el combate al final. Y cuando el ángel gana, el hombre gana también, porque es perdiendo con Dios como todos los hombres son capaces de ganar al final.

Dios no sólo tiene intención de hacer que las personas carnales (como Jacob) celebren la Fiesta de los Tabernáculos, sino que también ha tomado medidas para enviarles profetas, dándoles "visiones" y "parábolas" para mostrarles el camino.

Oseas 12:11 continúa,

11 ¿Es Galaad todo iniquidad y mentira? Ciertamente son vanidad. En Gilgal sacrifican toros, sí, sus altares son como montones de piedra al lado de los surcos del campo.

Según la traducción de la NASB, este versículo parece fuera de lugar. La SVR (Standar Version Revised) traduce la primera parte de una mejor manera: "Si hubiere iniquidad en Galaad, ciertamente se perderían". Esta representación proporciona una mejor continuidad con el pensamiento en el versículo anterior, porque entonces es evidente que es parte de la Declaración de Intención de Dios. Se trata de lo que Dios tiene la intención de hacer sobre el problema del pensamiento carnal en Israel.

Incluso si hay idolatría, o maldad en la tierra de Galaad, la intención de Dios es destruirla o hacer que venga ser "nada". Lo mismo ocurre con los muchos altares en Gilgal. No importa lo malos que sean, Dios es capaz de vencer toda la oposición con el fin de cambiarlos de jacobitas a israelitas.


12 Y Jacob huyó a la tierra de Aram [o Siria], e Israel trabajó para adquirir mujer, y por adquirir mujer fue pastor.

También en este caso el profeta vuelve al tema de Jacob y su exilio en Siria. Todo este capítulo es realmente acerca de Jacob y cómo Dios pudo usar su exilio para cambiar su corazón al final de su esclavitud a Labán en Siria. Oseas implica que Dios hará lo mismo con sus descendientes de la casa de Israel después que su cautividad asiria haya terminado.


13 Pero por medio de un profeta Yahweh hizo subir a Israel de Egipto, y por medio de un profeta fue guardado.

En este caso, el profeta fue Moisés, que "sacó a Israel de Egipto" y "mantuvo" a Israel viva durante su viaje por el desierto. Oseas les recuerda de esta manera que ellos sabrían que Dios se haría cargo de ellos durante su propio viaje por el desierto y volvería a traerlos de la cautividad por medio de otro profeta como Moisés. Ese profeta, por supuesto, es Jesús, el que fue levantado como Moisés (Deuteronomio 18:18,19; Hechos 3:22,23). La principal diferencia es que Moisés fue el mediador de la Antigua Alianza, mientras que Jesús es el mediador de la Nueva Alianza.

Oseas 12:14 llega a la conclusión,

14 Efraín ha provocado a ira muy amarga [a Dios]; por lo que su Señor dejará recaer sobre él su sangre, y le devolverá su ultraje.

Israel, entonces, iba a entrar en un largo cautiverio en Asiria. No podían esperar evitar esto. Pero el Nuevo Pacto, mediado por Jesucristo, traería el cautiverio a su fin en un futuro lejano. En su reconstrucción, cuando se "volvieran" a Dios, muchos otros vendrían con ellos (Isaías 56:7,8), porque Jesucristo vendría a salvar a toda la humanidad y no sólo a los israelitas biológicos. Esta es la solución de la Controversia Jacobita.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario