TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 36: LA CONTROVERSIA JACOBITA, Parte 1, Dr. Stephen E. Jones

Pasando de jacobita a israelita

10/01/2017



Oseas 11:12 debe comenzar adecuadamente el duodécimo capítulo de Oseas, ya que introduce una nueva sección que muestra la diferencia entre Dios e Israel, e incluso con Judá. Oseas 11:12 dice,

12 Efraín me rodea de mentiras, y la casa de Israel de engaño; Judá también es rebelde contra Dios, incluso contra el Santo que es fiel.

Israel y Efraín están llenos de engaño y fraude; Judá se aleja todo el tiempo, también, preguntando por los dioses falsos. La acusación contra Israel es la más flagrante, pero Judá es culpable también, aunque no tan mala como Israel. Sus actitudes y acciones son un marcado contraste con "el Santo que es fiel" (Aman, "verdadero, seguro, firme, fiel").

Oseas 12:1 continúa,

1 Efraín se alimenta de viento, y va tras el viento solano continuamente [kol yom, "todo el día"]; multiplica la mentira y la violencia. Porque hacen un pacto con los asirios, y el aceite se lleva a Egipto.

Perseguir el viento del este era una metáfora para volverse a Asiria hacia el este. El Rey Omri de Israel había perseguido por primera vez este viento del este, y por esta razón los asirios conocían a Israel por su nombre, Casa de Omri (Bet Ghomri, o Gamirri). El Obelisco Negro de Salmanasar muestra al rey Jehú inclinándose ante el rey asirio, dándole tributo o regalos. Oseas, el último rey de Israel, también continuó pagando tributo a Asiria, porque leemos en 2 Reyes 17:3,

3 Salmanasar, rey de Asiria, subió contra él, y Oseas fue hecho su siervo y le pagaba tributo.

El tributo se paga a menudo con el vino, trigo o aceite, además de plata y oro. Por lo tanto, el profeta habla de la alianza de Israel con Asiria para protegerlos de Egipto, y sin embargo cuando Asiria se convierte en una amenaza, transportan aceite como regalo a Egipto, pidiéndole al faraón que protegiera a Israel de Asiria. Esta es la situación cuando los líderes políticos no tienen fe en Dios como Su protector. Vieron poca evidencia de la protección de Dios, aparte de historias del pasado, debido a que su idolatría y adulterio espiritual les había llevado la retribución divina, no su protección. Por lo que los reyes de Israel consideraron necesario recurrir a otras naciones para protegerse de los juicios de Dios.


El patrón de engaño de Jacob
Oseas 12:2,3 dice,

2 Yahweh también tiene un pleito con Judá, y castigará a Jacob conforme a sus caminos; le pagará conforme a sus obras. 3 En el vientre tomó a su hermano por el talón, y en su poder venció a Dios.

El profeta ahora muestra cómo las prácticas engañosas de Jacob son el patrón y el precedente para sus hijos. Tenga en cuenta que el profeta aquí no les llama Israel, sino Jacob. Jacob significa "suplantador, usurpador, que engaña", literalmente, un agarrador del talón. Se le llamó así porque él había nacido agarrando al talón de su hermano gemelo. Aunque Jacob era un creyente, él era un creyente engañoso, confiando en su propia fuerza y astucia para obtener una ventaja sobre su hermano mayor. En su rivalidad de hermanos, Jacob tuvo éxito, y lo consiguió de nuevo venciendo a Labán. Fue sólo cuando finalmente luchó con el ángel que encontró un adversario demasiado poderoso para vencerle. Sólo pudo aguantar y pedir una bendición. Sin embargo, fue su reconocimiento de fracaso lo que le llevó a tener éxito, porque así aprendió que Dios es soberano.

Oseas 12:4,5 continúa,

4 Sí, luchó con el ángel y prevaleció; lloró y le rogó. Lo encontró en Betel, y allí habló con nosotros, 5 mas Yahweh es Dios de los ejércitos; Yahweh [Jehová] es su nombre.


Entonces, el nombre de Jacob fue cambiado por Israel, que significa "Dios gobierna". A partir de entonces, se le dio un nuevo testimonio de la soberanía de Dios. Había aprendido que Dios no necesitaba su ayuda carnal para el cumplimiento de Su Palabra. Dios había prometido, incluso antes de que los niños nacieran, que "el mayor servirá al menor" (Génesis 25:23). Jacob, junto con su madre, realmente no tenían fe en que Dios era lo suficientemente soberano para mantener Su Palabra. Por lo tanto, cuando parecía que la promesa sería un fracaso, consideraron necesario engañar a Isaac (Génesis 27:19,24) con el fin de cumplir la profecía.

Cuando los ojos de Jacob finalmente se abrieron, y él vio que el hombre con el que estaba luchando no era Esaú, sino un ángel de Dios, entonces se convirtió en un vencedor. Por su vida anterior, pensaba que había estado contendiendo con Esaú, pero, de hecho, él había estado luchando contra Dios mismo. Al reconocer esto, entonces la verdad y la fe se le inculcaron. Después se le dio el nombre de Israel, " Dios gobierna" (Cuando un nombre llega al final, siempre es Dios haciendo la acción).


Judá era igual que Jacob
Oseas 12:2 indica que Judá, no Israel, estaba siguiendo el patrón de Jacob. "Yahweh también tiene un pleito con Judá, y castigará a Jacob conforme a sus caminos; le pagará conforme a sus obras", dice. Aunque Israel estaba en abierta rebelión contra Dios, actuando como Esaú, Judá mantenía sus formas religiosas, pero al igual que Jacob no creía verdaderamente que Dios era soberano. Por lo tanto, el juicio sobre Judá no fue tan grave como el de Israel. Israel iba a entrar en un largo cautiverio en Asiria y más allá, pero Judá iba a ir a Babilonia por tan sólo de setenta años.

En Oseas 12:4 leemos que Jacob encontró a Dios en Bet-el, "y allí habló con nosotros". Esta es una de las pocas referencias a Betel en el libro de Oseas, que por lo general se refiere al lugar Bet-Aven. Pero aquí el profeta se refería a un evento histórico, donde Dios se reveló primero a Jacob y más tarde a Israel. Era el lugar donde Jacob vio a los ángeles de Dios subir y bajar en un sueño (Génesis 28:12). Allí hizo un voto y ungió la piedra que había usado como almohada, llamando el lugar Bet-el, "casa de Dios." (Génesis 28:18,19,20).

Años más tarde, después de regresar de Harán a Canaán, Dios le dijo que regresara a Bet-el, donde recibió una unción fresca después de que su nombre había sido cambiado a Israel (Génesis 35:1). Ahí Dios también confirmaba por revelación directa que su nuevo nombre era Israel (Génesis 35:10).

En los dos viajes a Bet-el, también vemos cómo juegan en la imagen los dos pactos. El primer encuentro de Jacob en Bet-el le llevó a hacer un voto a Dios. En el segundo encuentro Dios hizo una promesa a Jacob, diciendo: "Ya no te llamarás Jacob, sino Israel será tu nombre". Estos dos encuentros profetizaron de los dos encuentros que sus descendientes iban a tener con Dios. En el primer encuentro, Dios los trajo al Monte Horeb, donde los hijos de Israel hicieron un voto a Dios (Éxodo 19:8). En el segundo, Dios los trajo a los campos de Moab, en el que Dios les hizo una promesa a ellos (Deuteronomio 29:1,10-15).

La historia de Jacob proporcionó a Oseas las causas fundamentales de la apostasía de Israel en Bet-el, donde Jeroboam había establecido uno de los becerros de oro, y también las raíces espirituales de las prácticas religiosas engañosas de Judá. Pero más que eso, el profeta también proporcionó a ambas naciones la respuesta a sus problemas espirituales. Si pudieran ver que estaban imitando a su padre Jacob, entonces tal vez podrían encontrar la manera de ser verdaderamente dignos del nombre Israel, reconociendo la soberanía de Dios.

Después de señalar el fracaso de Jacob y el éxito de Israel, Oseas 12:6 dice,

6 Tú, pues, vuélvete [shuv] a tu Dios, guarda misericordia [Jésed] y justicia [mispat], y espera en tu Dios continuamente.

La servidumbre de Jacob en Harán bajo Labán, el Sirio, estableció un modelo para la servidumbre de Israel a Asiria, muchos siglos después. El carácter engañoso de Jacob le hizo perseguir un "viento del este". Pero el regreso de Jacob a Canaán al final de su tiempo de servidumbre estableció el modelo de regreso (es decir, el arrepentimiento) también. Oseas dice, "vuélvete a tu Dios". La palabra hebrea shuv se utiliza no sólo para describir un retorno físico (de un viaje), sino también como un llamado al arrepentimiento, o para volverse uno de los malos caminos y regresar al camino verdadero.

Oseas estaba llamando a Israel y Judá a "volver" a Dios, a pesar de que aún no habían entrado en cautiverio. Habló de un retorno espiritual, modelado según el regreso físico de Jacob a Canaán. En un nivel profético, podemos ver también que Israel iba a seguir el patrón de Jacob, volviendo a Bet-el después de su largo cautiverio. Esto implicaba que durante el cautiverio de Israel, permanecerían como jacobitas, que tienen una fe imperfecta, que no es realmente el reconocimiento de la capacidad soberana de Dios para cumplir Su Palabra, pensando que Dios necesitaba la ayuda carnal del engaño con el fin de cumplir la profecía.


Por otros profetas entendemos que al final de la edad habrá un Gran Derramamiento del Espíritu Santo, que será (en efecto) la llamada de los últimos tiempos para volver a Bet-el para una unción fresca. Mientras que muchos avivamientos del Espíritu Santo han ido y venido durante los siglos, todos ellos han llegado durante el tiempo de los jacobitas. El Derramamiento Final, sin embargo, vendrá en el momento de los israelitas (hijos espirituales de Israel, vencedores o jacobitas transformados). Por lo tanto, es importante tener una comprensión de la diferencia entre Jacob e Israel y para identificar a estos israelitas correctamente.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario