TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 32: SENTENCIA SOBRE LOS ALTARES DE BET-AVEN, Dr. Stephen E. Jones


05/01/2017



Oseas 10:5,6 dice,

5 Los habitantes de Samaria temerán [Gur] por el becerro de Bet-aven. De hecho, su pueblo hará duelo por el becerro, y sus sacerdotes idólatras [kamarim, "vestidos de negro (sacerdotes); También anhelar"] clamarán sobre él, sobre su gloria [kabod], ya que se ha apartado de él. 6 También será llevado a Asiria como tributo al rey Jareb; Efraín será presa de la vergüenza, e Israel se avergonzará a causa de su designio.

Aquí también el profeta usa dobles sentidos para hacer su punto. La palabra hebrea Gur significa "desviarse (a un hospedaje o cualquier otro propósito); residir (como invitado); también al miedo (como en un lugar extraño)". Oseas utiliza el término para decir que los israelitas "temerán por el becerro de Bet-aven", que era una referencia al becerro de oro en Betel. En otras palabras, debían tener miedo de perder al rey de Asiria.

Pero esto también significaba que los israelitas tenían que ir con él en cautiverio, y que iban a residir en Asiria. También podría entenderse en el sentido de que, al adorar el becerro de oro, los israelitas ya se habían apartado de los caminos de Dios, para seguir el camino de Bet-Aven, "la casa de la vacuidad y la mentira".



La salida del becerro de oro
Cuando el ídolo fue tomado como botín por Asiria, "su pueblo va a hacer duelo" por la pérdida de su ídolo. Los "sacerdotes idólatras" son el kamarim, que se refería a las túnicas negras que los sacerdotes de Baal llevaban en el ministerio del ídolo. Pero también tiene un doble significado, porque la palabra también se refiere a convertirse en caliente o tibio, es decir, a anhelar algo. En este caso, el profeta usa la palabra para mostrar que los sacerdotes con túnicas de negro iban a añorar su ídolo y "clamarán sobre él, sobre su gloria ... que se ha apartado de él".

Por lo tanto Oseas une la salida del becerro de oro con la salida anterior del Arca de la Alianza en los días de Elí, cuando los filisteos capturaron el Arca. En ese momento, nació el nieto de Elí, y lo llamaron Icabod, o I-kabod, "la gloria se ha apartado" (1 Samuel 4:21,22). Lo que pasó con el Arca entonces, era lo que iba a pasar con el becerro de oro. Debía ser "llevado a Asiria como tributo al rey Jareb".


La conexión Bush
Israel iba también a ser abochornada (boshna, de la palabra raíz de arbusto) y en puesta en vergüenza (Bush) por su pérdida. De una manera extraña, por una conexión profética, la pérdida del becerro de oro y su "gloria" se relaciona con nuestro caso en la Corte Divina, del 29 de enero de 2001. Había sido revelado que cuando los israelitas fueron desterrados a Asiria, estaban todavía gobernados espiritualmente por sus becerros de oro, porque nadie con autoridad en realidad los renunció. Por lo tanto, Israel fue gobernada por los becerros de oro durante su estancia en Asiria y mientras duró su estancia en el desierto como "tribus perdidas".

En enero de 2001 recibimos revelación acerca de este problema, al darnos cuenta de que Estados Unidos y otras naciones todavía estaban gobernadas por los becerros de oro. Por lo tanto, se nos hizo ir a la Corte Divina, el 29 de enero, y renunciar a los ídolos. Yo tenía la autoridad para hacer esto (como hemos visto), porque yo era no sólo de la tribu de Efraín, sino también un descendiente de Jeroboam, que había establecido los becerros de oro al principio. Nuestro caso judicial fue un éxito, aunque fue cuestionado por el lado opuesto. Derribamos los becerros de oro en tres batallas de oración terminadas el 24 de marzo de 2001.

El punto es que esto se llevó a cabo en la era del presidente George Bush, cuyo nombre en hebreo significa "vergüenza". Oseas nos dice que Israel fue puesta en vergüenza (Bush) cuando el becerro de oro fue retirado de Israel y llevado a Asiria. Muchos años después, en 2001, se retiró el becerro de oro de nuevo, esta vez de América, para la vergüenza (Bush) de los idólatras modernos, que todavía anhelaban la gloria de los becerros de oro. Este caso en la Corte Divina preparó el escenario para la liberación de América, cuando a los santos del Altísimo se les dé autoridad en el Reino.


Samaria es cortada
Oseas 10:7 dice,

7 Samaria será partida con su rey, como un palo [qetseph, "rabia, espuma, astilla, rama rota"] en la superficie del agua.

La metáfora de Oseas imagina una rama que se parte del árbol, que flota en la superficie del agua. La raíz de la palabra significa "partirse, cortarse", la cual, cuando se aplica a las emociones, significa "estar a punto de estallar de rabia". Por lo tanto, en castellano, podemos preguntar: "¿Qué la partió?" Cuando se aplica a una rama, significa "rotura o agrietamiento del árbol".

En este caso, Israel y su rey (Oseas) debían ser cortados del árbol del Reino. Esto encaja con el tema del divorcio en la historia de Gomer y Oseas.

Oseas 10:8 continúa,

8 También serán destruidos los lugares altos de Aven, el pecado de Israel; espinos y cardos crecerán en sus altares; entonces dirán a los montes: "¡Cubridnos!" Y a las colinas: "¡Caed sobre nosotros!"

"Aven" es la abreviatura de Bet-Aven, que a su vez es una referencia a Bet-el, excepto que el profeta nos recuerda que el pueblo había convertido a la Casa de Dios en Casa de Vacuidad y Mentiras. Aven es llamada "el pecado de Israel", una referencia al becerro de oro en 1 Reyes 12:29,30,

29 Y puso uno en Betel y el otro lo puso en Dan. 30 Ahora esto fue causa de pecado, porque el pueblo iba a adorar delante de uno u otro hasta Dan.

Los profetas nos dicen que los becerros de oro fueron la causa original del exilio y la deportación de Israel a Asiria. Por esta razón, Dios destruyó sus altares y utilizó Asiria para cumplir Su sentencia.


Juicio y redención
Oseas también dice que "espinos y cardos crecerán en sus altares". Esta es la forma metafórica de decir que el juicio divino vendría sobre los altares de idolatría. Espinas y cardos están conectados a la maldición de Dios sobre la Tierra, como se ve en Génesis 3:17,18,19,

17... Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. 18 Espinos y cardos te producirá; y comerás plantas del campo; 19 con el sudor de tu rostro comerás el pan …

Así como Adán fue condenado a trabajos forzados después de haber pecado, así también fue Israel condenada a trabajos forzados en la cautividad asiria. Pero también vemos que Dios estaba trayendo juicio sobre los propios altares al tener espinas y cardos creciendo sobre ellos. La maldición sobre Adán fue desviada a la tierra, y del mismo modo, la maldición sobre Israel fue desviada a los altares idólatras.

En esto se encierra un principio de redención, incluso en el contexto del juicio divino. En la Ley de Dios, cuando un hombre e convicto de pecado, si no tenía recursos suficientes para pagar la restitución, sería "vendido" como un esclavo (Éxodo 22:3). El comprador de él se convertía en responsable del pago de la deuda contraída por su nuevo esclavo, y como compensación, el esclavo tenía que trabajar para su nuevo amo.

En esencia, el amo de los esclavos funcionaba como un redentor, porque él compraba la nota de deuda del deudor. También estaba la opción de que el amo de esclavos lo vendiera a otro redentor, especialmente pariente cercano del deudor, que tuviera el derecho de rescate (Levítico 25:47,48,49).

En el caso de Adán, su pecado originó una deuda que no podía pagar, por lo que fue vendido a la tierra. La tierra fue así "maldita" con espinas y cardos, ya que actuó como redentora hasta el momento en que nuestro gran Pariente-Redentor (Jesucristo) pudiera venir a redimirnos de la maldición.

Así que Oseas profetizó que la maldición sobre Israel fue desviada a los altares idólatras, en el que crecerían espinas y cardos. Desde un punto de vista jurídico, los altares de los becerros de oro recibieron la maldición, pero al mismo tiempo, también se convirtieron en los amos de los israelitas durante sus largos "siete tiempos" de exilio. Los "siete tiempos" de Israel comenzaron en el año 745 aC, cuando se llevaron las tribus del lado este del río Jordán al exilio (1 Crónicas 5:25,26), y de nuevo en el 721 aC, cuando Samaria fue capturada.

Estos dos puntos de partida terminaron 2.520 años más tarde (7 x 360 años) en 1776 y en 1800, coincidiendo con la fundación de Estados Unidos y la edificación de la capital en Washington DC. Muchos predicadores de la época pensaban que la fundación de Estados Unidos traería el Reino de Dios, y lo llamaron el Nuevo Israel. Sin embargo, no pudieron entender que Israel no podía ser restaurada completamente aparte de Judá (Oseas 1:11). Los "siete tiempos" de Judá no se iniciaron hasta el 604 antes de Cristo y su sentencia de 2.520 años no terminará hasta el 2017 (teniendo en cuenta el siglo que el tercer imperio de la bestia (Grecia) fue privado de su dominio).

Por lo tanto, no fue hasta el 2001 que el caso en la Corte Divina se falló a favor de los vencedores, y los becerros de oro fueron privados de sus derechos legalmente. Esto preparó el camino para que a los santos se les diera el Reino en 2014 y para la caída del sistema de la bestia final en 2017.

En el momento del fin, los que tienen autoridad sobre el sistema de la bestia "dirán a las montañas, '¡Cubridnos!' y a las colinas: '¡Caed sobre nosotros!' ya que estarán muy angustiados por la pérdida del poder. Lo estamos viendo ya en los grandes cambios económicos y políticos que tienen lugar en el mundo.


El Pecado será juzgado
Oseas 10:9,10 concluye,

9 Desde los días de Gabaa has pecado, oh Israel; ¡Allí tomaron posiciones! ¿No los alcanzará la batalla en Gabaa a estos hijos de iniquidad 10 cuando yo los ate [asar, "se unir, en yugo"] por su doble culpa?

Oseas recuerda a sus lectores de nuevo (como en Oseas 9:9) que los patrones de pecado que comenzaron en Gabaa habían llegado a su plenitud, y que había llegado el momento de la sentencia completa. Los hombres bisexuales de Gabaa en Jueces 19:22 se denominan aquí "los hijos de iniquidad". El momento del juicio divino siempre está en las manos de Dios, porque "cuando sea mi deseo, los castigaré". La misericordia de Dios suele parecer una concesión de indulgencia divina por el pecado, pero al final Dios escoge el tiempo para traer juicio. Mientras tanto se da como un tiempo para arrepentirse, y cuando termina ese tiempo, golpea el juicio.


Oseas dice que la sentencia es que Israel será "atado por su doble culpa". La palabra traducida "culpa" es avon, una referencia a Bet-Aven. La maldad repetida de Israel es la causa del yugo de hierro que se coloca sobre ellos, como fue profetizado en Deuteronomio 28:48.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario