TRADUCTOR-TRANSLATE

LOS DIEZ MANDAMIENTOS: 6º MANDAMIENTO: No matarás, Dr. Stephen E. Jones

Capítulo 6
El Sexto Mandamiento


Los últimos cinco mandamientos nos dan un esquema de conducta por el cual podemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. El primero de ellos se encuentra en Deuteronomio 5:17"No matarás". Es la forma negativa de "Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Al igual que con todos los Mandamientos, este estaba destinado a indicar el principio básico, dejando a los Estatutos que definan aún más y a las Sentencias de la Ley que nos instruyan en las sanciones por su infracción.


Cuando la restitución es imposible

Uno de los principios básicos de la Ley Bíblica es que la sentencia debe estar siempre en proporción directa con el delito. El crimen, entonces, debe corresponder proporcionalmente a su resolución o restitución. El robo simple requiere doble restitución (Ex. 22:4) a la víctima a fin de que la justicia se lleve a cabo.

En el caso de asesinato, no es posible restaurar la pérdida a la familia de la víctima, a menos que uno tenga el poder de resucitar a la víctima de entre los muertos. Y aunque pudiera ser levantada, la víctima y su familia tienen el derecho de exigir la restitución doble. ¿Cómo se podrían restaurar dos vidas?

El mismo problema se enfrenta con el secuestro (Ex. 21:16). ¿Cómo se puede pagar una indemnización en un caso así? En los casos en que la restitución no sea posible, el juicio de Dios es la muerte. Es decir, que pedir la pena de muerte es el derecho de las víctimas, y la Ley debe hacer cumplir su voluntad. Debe quedar claro, sin embargo, que las víctimas siempre tienen el derecho de perdón. La Ley sólo tiene la facultad de hacer valer los derechos de las víctimas de la injusticia. La gracia y la misericordia son siempre el derecho de la víctima, aunque no de un juez en el desempeño de su cargo.


Asesinato premeditado y homicidio involuntario accidental

El asesinato premeditado exige la pena de muerte (Ex. 21:14). Sin embargo, uno que sin querer mataba a otro sin malicia, estaba obligado a limitarse a una de las seis ciudades de refugio, donde debía permanecer hasta la muerte del sumo sacerdote (Ex. 21:13Dt. 19:11). Esta era una cadena voluntaria que no impedía al asesino mantenerse a sí mismo por cualquier trabajo que pudiera encontrar. Si salía de la ciudad de refugio, podía ser ejecutado por el "pariente del muerto" con inmunidad total (Num. 35:26-28).

En los casos de asesinato premeditado, cuando estaban probados por dos o tres testigos, el tribunal debía imponer la pena de muerte. Se lee en Deut. 19:11-13,

11 Pero si hay un hombre que odia a su vecino y lo acecha y se levanta contra él y lo golpea, y éste muere, y él huye a una de estas ciudades [de refugio], 12 entonces los ancianos de su ciudad enviarán y lo sacarán de allí, y lo entregarán en manos del vengador [ga'al, "redentor"] de la sangre, para que muera. 13 No le compadecerás, sino que purgarás la sangre de los inocentes de Israel, para que te vaya bien a ti.

Se requiere la Ley para condenar a un hombre a muerte. Sin embargo, tenga en cuenta que las víctimas siempre conservan su derecho de perdón. Tanto Jesús como esteban perdonaron a sus asesinos (Lucas 23:34Hechos 7:60), porque este era su derecho. Este derecho natural pasaba al representante de la víctima, el redentor de la sangre, cuya responsabilidad era representar los intereses de su familia cuando fueran víctimas de la delincuencia.

El h'dam ga'al, "pariente del muerto", es el pariente cercano. El término "sangre" en este caso significa un pariente consanguíneo o familiar.


El Pariente-Redentor

Siempre que la Ley impone la pena de muerte, Dios reconoce implícitamente que los tribunales terrenales son incapaces de hacer justicia a estas víctimas. En otras palabras, la restitución no es posible para asesinato. Por esta razón, el tribunal iba a diferir el caso a la Corte más alta en el Gran Trono Blanco y poner a los culpables a "dormir" (como eso se llama) hasta ese día. Cuando a un juez le resulta imposible recuperar lo que la víctima ha perdido, no tiene más remedio que aplazar el caso al juicio del Gran Trono Blanco.

El pariente del muerto, también, es incapaz de obtener justicia para su pariente en estos casos, por lo que sus opciones son o bien poner al delincuente a muerte o perdonarle. Es probable que el factor más importante que le haría considerar el perdón es si el delincuente estuviera verdaderamente arrepentido, como se requiere el arrepentimiento a todos nosotros para apropiarnos de la provisión hecha para nosotros por la sangre de Jesucristo. El pariente del muerto está llamado a ser un redentor, no un vengador; pero en un caso de asesinato, no puede cumplir su llamado a través de la Ley de Restitución o por cualquier otra ley. Al final lo único que puede hacer es perdonar o diferir el caso al Gran Trono Blanco.

La provisión de las ciudades de refugio es una forma disminuida de la pena de muerte. La pena se disminuye en razón de la naturaleza involuntaria del homicidio. El pariente del muerto vuelve a tener la opción de perdonar a los homicidas, que en la mayoría de los casos sería la mejor opción, viendo que la muerte fue accidental. Pero si el redentor queda enojado, el homicida puede ser protegido por la Ley sólo dentro de los límites de la ciudad de refugio.

La ciudad de refugio cumple la misma función básica que la propia pena de muerteAmbas sirven para aislar el delincuente pero de diferentes maneras. La pena de muerte lleva al asesino hasta la época de la Gran Trono Blanco, donde nuestro Gran Sumo Sacerdote juzga a toda la humanidad en el contexto de Su muerte en la Cruz, que pagó el castigo por el pecado del mundo. Por el delito menor, el homicida se envía a una ciudad de refugio hasta la muerte del sumo sacerdote, que habla proféticamente de la Cruz, donde se perdona el pecado.

El llamado del pariente del muerto ha sido mal interpretado en gran medida en los últimos años, porque los hombres no entienden el corazón de Dios o la mente de Cristo. Cuando Cristo vino para mostrar el corazón de Dios por medio de Su ejemplo, reveló Su papel como el redentor de la sangre final por medio de Su propia muerte en la Cruz, porque Él no vino como un fiscal, sino que vino en nombre de los acusados.

Por lo tanto, el primer gran ejemplo que vemos es que un pariente del muerto busca principalmente redimir y perdonar, en lugar del castigo exacto. Un redentor no debería estar interesado únicamente en beneficio de su pariente, sino en aras de establecer la voluntad de Dios para el avance de Su modo de vida. Si el redentor tiene la mente de Cristo, buscará el verdadero equilibrio de la justicia y la misericordia que se encuentra en el mismo Cristo. En otras palabras, entenderá que se debe a Dios, incluso antes de a su pariente. Él va a buscar la voluntad de Dios en primer lugar y en segundo lugar sus propios derechos.

De hecho, la Ley de Dios se dio cuenta de este problema podía surgir en los casos de asesinato u homicidio. Debido a que el redentor tiene el derecho de perdonar, pudiera ser tan de ánimo carnal como a "llegar a un acuerdo" con el asesino. Si la familia del asesino es rica, el redentor podría exigir un rebaño de ovejas a cambio de perdón. La Ley prohíbe este tipo de acuerdos en Números 35:31,32,

31 Por otra parte, no has de tomar rescate por la vida de un homicida que es culpable de la muerte, sino que indefectiblemente morirá. 32 Y no tomaréis rescate por el que ha huido a la ciudad de refugio, para que vuelva a vivir en la tierra antes de la muerte del sacerdote.

Esto establece el hecho de que el perdón debe ser libre, y no se alcanza por rescate, si se trata de un caso de asesinato en primer grado u homicidio accidental. El perdón debe estar basado en el arrepentimiento y la verdadera piedad, en vez de tratarlo como una moneda de cambio que podría poner precio a la vida de la víctima fallecida.


El arrepentimiento y la corrección

La importancia del arrepentimiento está en el hecho de que es un cambio de mente o de forma de pensarEs poner en la mente de Cristo. Esto siempre ha sido el objetivo de la historia y el propósito subyacente de la Ley. Los juicios de la Ley son de naturaleza correctiva y nunca fueron diseñados simplemente para infligir un castigo, porque el profeta dice: "porque luego que hay juicios tuyos en la tierra, los moradores del mundo aprenden justicia" (Isaías 26: 9).

Cristo, nuestro Redentor, no perdonó automáticamente a los transgresores por Su muerte en la Cruz, como algunos han enseñado, a pesar de que ciertamente tenía esa opción, al igual que cualquier pariente del muerto. En su lugar, en Su sabiduría, Él trabaja para lograr el arrepentimiento, para que el perdón pueda beneficiar al pecador, en vez de enseñarle que la gracia es una excusa para pecar más.

Dios juzga como un Padre, no como un juez impersonal. Por lo tanto, cuando nuestros propios hijos pecan, a menudo somos conducidos a hacerlos responsables, con el fin de enseñarles la gravedad del pecado y las consecuencias de sus acciones. Mientras que los padres pueden fingir estar enojados con el niño que ha pecado, un buen padre los juzga desde de la posición de amor y misericordia, y todo el juicio está diseñado para corregirlos y llevarlos a un lugar de madurez y responsabilidad.

Sin embargo, muchas personas han vivido de acuerdo a su propio interés, a menudo victimizando a los demás sin rendir cuentas nunca durante su tiempo de vida. Los delitos siguen sin resolverse, y la injusticia prevalece en la Tierra continuamente. Por esta razón, es necesario el juicio del Gran Trono Blanco, para traer todo pecado sin resolver a rendición de cuentas. El primer propósito del Gran Trono Blanco es dar a conocer a toda la humanidad la verdad de Cristo, el horror del pecado y la gracia que lo excede. Cuando los hombres son iluminados en el Gran Trono Blanco, donde se revela toda la verdad y todos los secretos se descubren, "toda rodilla se doblará" y "toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor" (Filipenses 2:10,11).

Este arrepentimiento universal será el inicio de su formación para conocer a Dios, porque Pablo dice que "nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo" (1 Cor. 12:3). Por lo tanto, en el Gran Trono Blanco, todos van a expresar su fe en Él y serán llenos del Espíritu SantoEsta es la primera parte del "Lago de Fuego" que los bautizará en un fuego que está diseñado para purificarlos del pecado por la convicción del Espíritu Santo (Juan 16:7-9). El Lago de Fuego es la "Ley de Fuego" en sí misma (Deut. 33:2), que procede del Trono de Dios, visto en Daniel 7:9 y 10. El Fuego de Dios se manifestó en el Monte Horeb el día celebrado más tarde como la Fiesta de las Semanas, es decir, Pentecostés. Ese Fuego se vio más adelante en las cabezas de los 120 discípulos en el Aposento Alto cuando el Señor instituyó la Iglesia de Pentecostés en Hechos 2.

Y así, en el Gran Trono Blanco, toda la humanidad comenzará a estar sujeta a la Ley de Fuego de Dios. Todos los que no pudieron (o quisieron) poner su fe en Jesucristo como Aquel que pagó el castigo por sus pecados serán juzgados por la Ley de Fuego de acuerdo a sus obras (Apocalipsis 20:12). Ninguno de ellos tendrá ningún activo con el que pagar una indemnización por sus pecados cometidos durante su tiempo de vida, por lo que la Ley dice que deberán ser "vendidos" a servidumbre (Éxodo 22:3) hasta que se paguen su deuda. Ellos serán vendidos a los creyentes y a los creyentes se les dará autoridad para gobernar y reinar con Cristo sobre otros hasta que el Gran Jubileo establezca toda la Creación libre en la libertad gloriosa de los Hijos de Dios (Romanos 8:19).Durante ese tiempo de juicio legal, los creyentes van a enseñar con la palabra y entrenados con el ejemplo, para que ellos también pueden comenzar a poner en la mente de Cristo durante este tiempo de servicio y formación. Ese tiempo será largo, pero terminará con el Jubileo de la Creación, que creo que será 49.000 (7 x 7000) años después de Adán.


Conciliar el Universo

En esto también es la razón por la cual la idea de un infierno quemando sin fin es ilegal, porque la mera tortura no haría justicia. La justicia no se hace hasta que todas las víctimas de injusticia hayan sido pagadas por sus pérdidas. La justicia de Dios no exige la tortura, sino la restitución para recompensar a las víctimas de la injusticia. El mero castigo puede corregir al pecador, pero no establecer la justicia o restaurar el orden legal. El pecado no es erradicado por la tortura.

El objetivo primordial del plan divino es conciliar el Universo poniendo todas las cosas en sujeción a Cristo. Pablo habla de esto en Colosenses 1:16-20,

16 Porque por él todas las cosas [ta panta, "el todo"] fueron creadas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades, todo [ta panta, "el todo"] fue creado por él y para él … 20 y por medio de él reconciliar todas las cosas [ta panta, "el todo"] consigo mismo, ya sean las cosas en la tierra como en los cielos, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz.

Pablo dice que el mismo Dios que creó "el todo" también conciliará "el todo" Consigo mismo. El versículo preferido de Pablo, que cita más que cualquier otro, es del Salmo 8:6"has puesto todas las cosas bajo sus pies". Él lo explica en detalle en 1 Cor. 15:26-28,

26 El último enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque ha sometido todas las cosas bajo sus pies. Pero cuando dice: "Todas las cosas le son sujetadas", es evidente que  se exceptúa a aquel [Dios] que puso todas las cosas en sujeción a Él. 28 Y cuando todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

Conciliar la Creación es a eliminar toda falta de armonía y eliminar todo desacuerdo con la mente y la voluntad de Cristo. Dios lleva a cabo esto en los fieles creyentes por la disciplina, así como un padre disciplina a sus hijos (Heb. 12:5-8). Mientras que la disciplina es más rigurosa sobre los incrédulos, el corazón de Dios sigue siendo el mismo. Su amor no comienza con nuestra fe, sino como Rom. 5:8 dice,

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.

Su amor es el amor de un Padre, diseñado para corregir a Sus hijos, incluso si los resultados deben venir por un juicio severo. La Ley define los parámetros de ese juicio. El único tipo de justicia, donde participa la tortura o el dolor llegaría cuando un hombre hubiera torturado a otro hombre en este tiempo de vida. Donde los líderes de la Iglesia han quemado en la hoguera personas -un castigo extraño a la Ley de Dios, pudiera ser que ellos también vayan a sufrir el mismo destino, de acuerdo con la Ley en Éxodo 21:25"quemadura por quemadura".

Pero incluso un tan terrible juicio sería temporal, ya que ningún juicio es "eterno", como algunas traducciones lo trasladan. El juicio es olam (en hebreo) y aionian (griego), y ambos términos indican un indefinido (no infinito) periodo de tiempo, lo que permite a la ley definir la duración del juicio de acuerdo con la gravedad del delito.

Nuestro Redentor de la sangre no sólo es amoroso y justo, sino que también es lo suficientemente inteligente para idear un plan para la Creación donde no se pierda nada al final. Ese plan se revela en la Ley, y el pariente del muerto juega su papel en este plan.

La palabra hebrea para Redentor es ga'al y se escribe (gimel-aleph-lamed). Gimel significa un camello y significa ser levantado hacia arriba cuando un camello levanta una carga sobre su espalda. La última parte de la palabra es aleph-lamed, que significa El, o Dios. Por lo tanto, un redentor significa literalmente "levantar a Dios". Esta declaración estaba detrás de Jesús en Juan 3:14,

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.

Una vez más, leemos en Juan 12:32,

32 Y yo, si fuere levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo.

Cuando Jesús murió en la cruz, fue levantado como la serpiente en el desierto, para curar a todos los que le miraran. Él estaba actuando el papel de un redentor: "Levantar a Dios". Esto no sólo lo presenta como la serpiente en el desierto, sino que también muestra la deidad de Cristo, porque en Su crucifixión, Dios fue levantado en la Cruz.

Del mismo modo, se revela que "todos los hombres" son dignos de mirar hacia Él y encontrar la curación. Algunos miran a Él en su tiempo de vida, pero la gran mayoría no lo hará hasta el Gran Trono Blanco.

Esta palabra representada en las letras de ga'al muestra la mente de Cristo tras un redentor de la sangre. Tal era el pariente cercano tutor en un tribunal de justicia, facultado para ser el abogado para cualquier persona de su familia que hubiera sido víctima de la delincuencia. Era su deber traer la redención, no la venganza. El ejemplo de Jesús nos muestra que Él trajo la redención por medio de Su disposición a dar Su propia vida, no sólo por las víctimas del crimen, sino también por los delincuentes. Como resultado de ello, "todos los hombres" serán atraídos a Él.

Este es el ejemplo de amor que revela el corazón de Dios y la mente de Cristo en lo que se refiere al pariente redentor. Referirse a los tutores como vengadores retaliador podrían representar la intención carnal de los vengadores de la Tierra, pero estos hombres no reflejan el corazón de Dios como se ha visto con el ejemplo de Cristo.

Así vemos que si bien era el deber del juez y del tribunal determinar la culpabilidad o inocencia y condenar a muerte si era un asesino, era el derecho de la víctima salvarlo para actuar en amor. Si el asesino no estaba arrepentido, la pena de muerte podría ser la mejor opción con el fin de proteger a posibles víctimas futuras. Pero si el asesino estaba verdaderamente arrepentido, el redentor tenía la opción de perdonarle.

Jesús tiene la capacidad y la sabiduría para ir más allá de otros redentores de la sangre, porque no funcionaba bajo las limitaciones del tiempo. También tiene el poder de abrir los ojos de los hombres para ver la verdad y para hacer que los hombres se arrepientan por el poder del Espíritu Santo.

Por lo tanto, Él ha ideado un plan para la Creación que incluye el Gran Trono Blanco, donde la aplicación de la Ley alcanza su cima de éxito trayendo a todos los hombres al arrepentimiento por el poder del Espíritu.


Las Leyes de la Guerra

La ley en sí es una guerra contra el crimen. Pero mientras que la mayoría de las leyes se ocupan de las relaciones sociales dentro de la comunidad, hay momentos en que las naciones victimizan a otras naciones. En esos casos, se aplica la ley internacional. Dios mismo juzga a las naciones para restaurar el orden legal en este Alto Tribunal.

Deuteronomio 20 nos da el esquema principal de las Leyes de la Guerra. El capítulo se presupone, por supuesto, que la guerra que se contempla es justa y que Dios ya ha dado el fallo en Su Corte Divina en relación con el litigio internacional. En las religiones de la mayoría de las naciones, se suponía que sus dioses simplemente querían imponer su voluntad sobre las otras naciones, y que sus dioses les ayudarían (como el "pueblo elegido") para extender su poder y territorio. La gente no suele pensar de tales conquistas en términos de restaurar el orden legal del Universo. La guerra se libraba por lo general con motivos egoístas, con poca o ninguna consideración por el bienestar de otras personas.

Pero el Dios de la Biblia no es como los otros dioses. Cuando Jesús vino a revelar el corazón del Padre, nos encontramos con que Él tenía tanta compasión por los samaritanos y romanos como por Su propia tribu. De hecho, la propia Ley ordenaba que los israelitas amaran a los extranjeros como a ellos mismos (Lev. 19:34), recordando que ellos también habían sido maltratados como extranjeros en Egipto. Así que la instrucción de Dios para hacer la guerra a otras naciones no se basaba en el interés propio, sino en cumplimiento de la Ley por crímenes reales contra Dios o su nación.

Los cananeos, por ejemplo, habían rechazado al Creador y habían dado su derecho soberano de monarquía a los falsos dioses que habían impuesto las leyes injustas viztimizando a muchas personas. No obstante, la sentencia de destruir a los cananeos se basó en sus obras, su práctica de la injusticia, sus asesinatos de bebés inocentes en las ceremonias religiosas, y otras prácticas corruptas.

Si los cananeos se hubieran arrepentido de estas prácticas y se hubieran sometido a Josué (Jesús), podrían haber evitado la pena de muerte que Dios había impuesto sobre ellos como nación. El arrepentimiento sincero habría dado lugar a su incorporación a la nación de Israel. Habrían dejado de ser cananeos, y su ciudadanía habrían sido transferida por la fe del reino de las tinieblas al reino de la luz.

De hecho, la sentencia sobre Canaán fue pronunciada por la maldición de Noé en Génesis 9:25. Entonces, Dios les dio 828 años en los que pudieran arrepentirse y evitar la sentencia de muerte. Mostré en mi libro, Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html), muchos ejemplos bíblicos de Ciclos de Tiempo Malditos de 414 años. El Tiempo Maldito puede ser de 414 años (o días) o un múltiplo del mismo, pero el propósito del Tiempo Maldito es proporcionar un período de gracia de manera que la parte culpable pueda tener tiempo para arrepentirse y de ese modo escapar de la pena de muerte. Canaán recibió 2 x 414 años de gracia, pero al final de ese tiempo, se negó a someterse a Joshua (Josué, Yahshua). Por lo tanto, la pena de muerte fue impuesta a Canaán.

Aquellos que no cumplan con el requisito de la Corte Divina durante el período de gracia deben pagar la pena, como lo hicieron los cananeos. Pero los cananeos no creían lo que Dios había decretado, ni tampoco hicieron consulta al respecto. En su lugar, optaron por luchar contra Israel.

El punto es que Dios levantó a la nación de Israel para ejercer la autoridad en Su nombre para hacer cumplir Sus leyes y Sus derechos. Por lo tanto, Israel fue llamado a hacer la guerra a los ofensivos cananeos. No fue un juego de poder para ver si Dios era más poderoso. La guerra no era simplemente una cuestión de la obtención de terrenos para Israel a expensas de los cananeos. No era simplemente una cuestión de interés propio. Dios no declaró la guerra sólo porque odiaba a los cananeos y amaba a Israel. De hecho, cuando vemos toda la historia y la forma en que se inició con la maldición de Noé sobre Canaán, vemos un Dios misericordioso, lleno de gracia, que ya había dado los cananeos 828 años para arrepentirse y cumplir la decisión de la Corte Divina.

Esto revela la mente de Cristo en la medida en que se refiere a la justicia internacional. Cualquier persona que quiere reinar con Cristo debe aprender a emitir Sus juicios de acuerdo a Su voluntad y mente. Esta es la única manera en la que todas las naciones desearán convertirse en estados del Reino de la Piedra, cuando crezca para llenar toda la Tierra, como Daniel 2:35 e Isaías 2:2-4 nos dicen.

El Salmo 67:4 nos dice que todas las naciones se alegrarán cuando los juicios de Dios se les apliquen,

4 Alégrense y gócense las naciones, Porque juzgas los pueblos con equidad,
Y pastoreas las naciones de la tierra.
 Selah.

Esto pinta un cuadro de la justicia internacional que se basa en el amor. No pinta un cuadro de Israel haciendo la guerra a las naciones para someterlas a ellos y someterlas como esclavas del pueblo elegido. Es una imagen de respeto internacional, debida al sistema increíble de amor y justicia que Dios ha establecido, una vez que la Ley se entiende con la mente de Cristo.

Cuando una nación hace una injusticia a otra, cualquier nación tiene el derecho de apelar a la Corte Internacional de Justicia de Dios. Si Israel es la parte infractora, Dios juzgará en contra de Israel. Si Israel es la víctima, Dios juzgará a su favor. La justicia de Dios es imparcial, para eso también está la Ley. Num. 15:16 dice,

16 Hay que tener una ley y una ordenanza para vosotros y para el extranjero que reside con vosotros.

Cuando se aplica esta Ley en la Corte Internacional de Justicia de Dios, vemos que Dios juzga a todas las naciones con imparcialidad, de acuerdo con los principios de la Ley que emanan de Su propia voluntad y carácter. Todas las naciones han sido creadas para ajustarse a Su imagen, y tienen la intención de gobernar a todos.

Por lo tanto, las Leyes de la Guerra deben llevarse a cabo de acuerdo con Sus instrucciones, y sólo entonces es cuando Él nos lleva a la batalla. En estas circunstancias, causar la muerte en tiempo de guerra no es asesinato, pero en todas las guerras que se realizan fuera de los parámetros de la Ley de Dios es asesinato, y a la nación culpable (no los soldados individuales) se le hace responsable.


Aborto

Hay otras formas de matar que debemos estudiar para ver si son ilegales o no. En el caso del aborto voluntario, o el infanticidio pre-nacimiento, la Biblia es clara en que Dios establece la vida con anterioridad a un nacimiento. Por lo tanto, destruir la vida es quitar una vida, y a menos que se haga de acuerdo con algún proceso judicial adecuado, tal muerte es asesinato. Jeremías 1:5 dice,

5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieras, te consagré; Yo te di por profeta a las naciones.

Adecuadamente, no hay nada verdaderamente "formado" hasta que esté totalmente formado en una determinada forma y tamaño. Por lo tanto, Dios estaba hablando sobre el tiempo que transcurre entre la concepción y el nacimiento, cuando Jeremías fue conocido por Dios y por profeta. Del mismo modo, Jacob y Esaú fueron llamados mientras estaban en el útero antes del parto (Rom. 9:11). Este reconocimiento divino de su persona está fuera de discusión para cualquier persona que realmente crea en la Escritura.

La declaración de Dios en Jer. 1:5"Yo te conocí", no se aprecia plenamente en la mayoría de los círculos. La aplicación personal, por supuesto, tiene que ver con el nivel de intimidad en las relaciones personales. Pero en el ámbito del derecho internacional, se aplica a las relaciones diplomáticas entre las naciones; en dicho ámbito, tiene que ver con el reconocimiento.

Si una nación se niega a reconocer a otra, significa que no hay relaciones diplomáticas entre las dos. A menudo se encuentran en un estado de guerra, tal vez con una tregua, pero sin ningún tratado de paz real. Deut. 11:28 habla de "seguir a otros dioses que no habéis conocido". Esto significa que los otros dioses no iban a ser oficialmente reconocidos en Israel. Esos dioses no tenían ningún valor legal, y la Ley de Dios no respaldaría sus afirmaciones pretenciosas de autoridad.

Cuando Jesús habló de curanderos inicuos (sin Ley) en Mat. 7:23, diciendo: "Nunca os conocí", Él no quería decir que nunca había oído hablar de ellos, sino que todavía estaban en un estado de hostilidad hacia Él y Su ley. Ellos no estaban de acuerdo con Él, por lo tanto, Él no les reconoce en un sentido legal.

Por el contrario, dice Pablo en 1 Cor. 8:3"pero si alguno ama a Dios, es conocido por Él". Ellos aman a Dios si guardan Sus mandamientos, y Dios reconoce a estas personas como de "de pie" en una Corte de justicia divina. Ellos tienen los derechos del pueblo del Reino. El inicuo pierde sus derechos cuando es juzgado por la Ley. En el gran capítulo del amor, leemos en 1 Cor. 13:12,

12 Ahora vemos por espejo, oscuramente, pero entonces veremos cara a cara; Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré como también he sido cabalmente conocido.

Ser reconocidos por la Ley nos da nuestra posición en la Ley. Después que esto ha sido establecido, podemos empezar a "conocer" a Cristo en una relación íntima y personal. Cristo vino a revelar y dar a conocer el corazón y la mente del Padre en todas las cosas.

Por lo tanto, cuando Dios "conoció" a Jeremías mientras él todavía estaba en el vientre, significa que Dios le había dado la situación legal de profeta como persona antes de su nacimientoCon esa capacidad legal alcanzó derechos otorgados por Dios tanto como un ciudadano del Reino como un profeta llamadoEsto demuestra no sólo que la vida comienza en la concepción, sino lo más importante, que un hijo no nacido tiene valor legal ante el gobierno de Dios -incluyendo el derecho a vivir en seguridad.

Esto es apoyado por la Ley en Éxodo 21:22,

22 Si algunos riñen, y hieren a mujer embarazada, y ésta aborta, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les imponga el marido de la mujer y juzguen los jueces.

Esto es claramente un caso de homicidio accidental, ya que la mujer en cuestión no era uno de los dos hombres que luchaban, sino que estaba más bien tratando de intervenir. La pena exacta se determinará por el marido de la mujer y de los jueces. Sin embargo, este caso no se refiere directamente a la situación legal del niño por nacer, sino más bien la de los padres. Aun así, al feto se le da valor más allá de la etiqueta de hoy como "sólo un pedazo de carne".

La Iglesia Primitiva se enfrentó al problema del aborto y el asesinato de un niño en su propio tiempo, y condenaba por unanimidad este tipo de prácticas. Su punto de vista en este asunto no fue diferente de la creencia de Judea. A finales del siglo I, Josefo, testificó de la creencia judía en su libro, Contra Apión, II, 25,

La ley, por otra parte, nos obliga a abrir toda nuestra descendencia y prohíbe a las mujeres causar el aborto de lo que es engendrado, o destruirlo después; y si cualquier mujer parece haberlo hecho, será un asesino de su hijo.

En aquellos días los hombres habían descubierto ciertas pociones de hierbas que inducían el aborto. El derecho romano permitía el aborto e incluso el infanticidio, como lo confirmaba el derecho de vida y muerte del padre sobre sus hijos. Por el contrario, la Epístola de Bernabé 14:11 dice,

No destruirás tus concepciones antes de que se den a luz; ni los matarás después de su nacimiento.

La Didaché, o "Enseñanza de los Doce Apóstoles", dice en 2: 1,

La enseñanza del segundo mandamiento es: "No matarás" ... no debes abortar a un niño o cometer infanticidio.

En el 177 dC Atenágoras se opuso a los rumores que circulaban por los paganos en su día de que los cristianos asesinaban a los lactantes y bebían su sangre en sus reuniones cuando participaban de la comunión. Refutó esto, diciendo en su Alegato, cap. 35,

¿Qué razón tendríamos para cometer asesinato cuando decimos que las mujeres que inducen abortos son asesinas, y tendremos que dar cuenta de ello a Dios?

En 210 dC Tertuliano, un abogado romano cristiano, en el capítulo 9 de su Apología, o "defensa" del cristianismo,


En nuestro caso, el asesinato de ser una vez por todas prohibidos, que no puede destruir incluso el feto en el útero, mientras que hasta el momento el ser humano se deriva de sangre de otras partes del cuerpo para su sustento.

Alrededor del año 400 dC, la Constitución Apostólica resume las enseñanzas aceptadas del cristianismo, diciendo en 7: 3,

Tu no puedes matar a tu hijo al causar aborto, ni matar lo que se ha engendrado; porque todo lo que está en formación y ha recibido un alma de Dios, si es que la matasen, será castigado, como ser injustamente destruido.

Vemos entonces que el aborto no es un tema nuevo en la Iglesia. Fue practicado por las culturas humanísticas que basan sus leyes sobre la creencia de que los padres eran los creadores de vida y, por tanto, también tenían el derecho de quitar la vida de sus hijos. La Ley de Dios no lo permite, incluso para el peor delincuente juvenil. Incluso los no nacidos disfrutan de reconocimiento por parte de Dios en la Corte Divina y se les proporciona una protección por la Ley contra la maldad de los padres.

Aunque padres engendran y dan a luz a los hijos, no son originadores vida. Toda la vida viene de Dios y por lo tanto está sujeta a Su voluntad. La ley de Dios, por lo tanto, regula los derechos de los padres sobre sus hijos.

El sexto mandamiento prohíbe el asesinato y por el contrario recomienda el amor. Es el primer mandamiento que ayuda a definir cómo podemos amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Si verdaderamente amamos a Dios, vamos a guardar el sexto mandamiento.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-ten-commandments/chapter-6-the-sixth-commandment/

No hay comentarios:

Publicar un comentario