TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 26: EL MENSAJE DE LA TROMPETA, Dr. Stephen E. Jones

2/12/2016



Oseas 8:1 dice,

1¡Pon la trompeta a los labios! Como un águila viene el enemigo contra la casa de Yahweh, porque traspasaron mi pacto, y se rebelaron contra mi ley.

Aquí está una declaración clara y sencilla que nos dice porque los asirios venían contra la casa de Yahweh. No era porque Asiria fuera tan inteligente y poderosa, ni porque tenían mejores armas de guerra. Fue en primer lugar "porque traspasaron mi pacto, y se rebelaron contra mi ley".

La Ley, que fue dada por medio de Moisés, establece los principios básicos del carácter de Dios, a los que la nación debía conformar su propio carácter y forma de vida. El pacto fue el acuerdo que Dios e Israel habían hecho en Éxodo 19:8, cuando el pueblo se comprometió a ser obediente a Dios, es decir, a Su Ley. Esta es siempre la razón por la que Dios puso a Israel en cautiverio, tanto antes como ahora.

El Nuevo Pacto no niega los términos de la Antigua Alianza, pero obliga a que Dios intervenga con el fin de que la población sea obediente, para que puedan ser Su pueblo. Como hemos mostrado anteriormente, esto se logra por el Espíritu Santo, primero a través de la Fiesta de Pentecostés y luego a través de la Fiesta de los Tabernáculos. Sin la intervención divina, los términos de la Antigua Alianza no pueden cumplirse. Sólo aquellos que están bajo el Nuevo Pacto pueden esperar permanecer libres de cautiverio, tanto interno como externo.


¿Conocía Israel a Dios?
Oseas 8: 2-4 continúa,

2 Me gritan: Dios mío, los de Israel te hemos conocido. 3 Pero Israel desechó el bien; el enemigo lo perseguirá. 4 Ellos establecieron reyes, pero no escogidos por mí; constituyeron príncipes, mas yo no lo supe; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.

Los israelitas pensaban que conocían a Dios, aun en medio de su adoración de ídolos. Al decir, "los de Israel te hemos conocido", implicaban que su culto era superior al de otras naciones. A pesar de que hacían uso de ídolos, pensaban que estaban adorando al Dios de Israel. Por alguna razón inexplicable, pensaban que conocían al Dios de Israel.

Esta condición ciega se ha transmitido a todas sus generaciones venideras. Sólo un remanente ha conocido alguna vez verdaderamente Dios. La Iglesia de hoy no es diferente, porque muchos han rechazado la Ley de Dios, si no en teoría, sí al menos, en la práctica. Incluso aquellos que pretenden conocer la Ley a menudo se aproximan en una mentalidad de Antigua Alianza, que tiende a hacerlos legalistas más que legales. Con el fin de conocer verdaderamente a Dios, uno debe recibir tal conocimiento por revelación, por medio del Espíritu Santo. El conocimiento de Dios no se alcanza a través de los ojos y los oídos carnales de uno.

1 Corintios 2:9,10 KJV dice: "Cosas que ojo no vio, ni oído oyó ... pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu". Por lo tanto, la fuente para el conocimiento de Dios no es por aprendizaje carnal, sino por revelación de Su Espíritu. Incluso los cristianos no pueden reclamar conocer a Dios mediante el estudio de la Biblia o por el oír una predicación, a menos que el hombre esté involucrado al Espíritu Santo de alguna manera, para convertirlo de un estudio del alma a una revelación espiritual.


El Uno Compasivo
El profeta dice (NASB) que "Israel ha rechazado el bien". La palabra traducida como "bien" es Tove. Esta palabra se utiliza más adelante en Oseas 14:2, donde la NASB dice: "y nos reciben amablemente". El Dr. Bullinger comenta sobre esta palabra, diciendo: Por lo tanto, "los comentaristas judíos eminentes toman esto como un título del Mesías". Oseas 8:3 debería leerse: "Israel ha rechazado al Uno Compasivo", es decir, el Mesías. En Éxodo 33:18,19 Moisés le pidió a Dios, "muéstrame tu gloria", y Dios respondió diciendo, "Yo haré pasar ante ti todo mi bien [Tove]".

La gloria de Dios es su "bondad" o "gracia". Es lo que Él es. Pero si somos ignorantes de Su gloriosa naturaleza, vamos a rechazarlo, ¡incluso si pensamos que lo hemos aceptado! El problema de Israel en el tiempo de Oseas era que tenían una imagen equivocada de Dios y verdaderamente no lo conocían.

Los israelitas pensaban que conocían a Su Dios, pero la evidencia testificaba en contra de ellos. Habían instalado reyes que no fueron designados por Dios, príncipes que no tenían vocación para este tipo de posiciones, y utilizaban el oro y la plata propiedad de Dios para hacer ídolos. Cuando Israel se rebeló contra Judá y estableció sus propios reyes, Dios estaba en ello, porque Él había decretado juicio contra la casa de David por los pecados de Salomón. Sin embargo, los hijos de Israel debería haber recabado la voluntad de Dios en la elección de reyes para sí mismos, ya que entonces podrían haber sido bendecidos. Pero en cambio, se tomaron la atribución de permitir a mentes carnales elegir a sus reyes.


El becerro de oro
Oseas 8: 5,6 dice,

Yo rechazo tu becerro, oh Samaria; se encendió mi enojo contra ellos; ¿hasta cuándo estarán sin purificarse? 6 Porque de Israel es también éste, y un artífice lo hizo; no es Dios; por lo que será deshecho en pedazos el becerro de Samaria.

La lógica de Oseas es simple. Las imágenes son hechas por el hombre; por lo tanto, no son Dios. Son solo dioses hechos a la imagen del hombre, dioses que los hombres pueden entender, incluso aunque los teman como para exigirles sacrificios humanos. Los hombres entienden el miedo, porque el miedo es una emoción carnal que el alma entiende. La gracia y la verdadera bondad, por el contrario, se revelan de Espíritu a espíritu. El espíritu humano es el punto de contacto entre el Cielo y la Tierra. La verdadera fuente de conocimiento divino no se origina en el alma humana, sino del Espíritu de Dios que habla a través del espíritu humano.

El becerro de oro que se menciona en Oseas 8:5 se originó por decreto del gobierno de Samaria, la capital de Israel, pero se encontraba realmente en Betel, la llamada "casa de Dios". Mientras este ídolo de oro se mantuvo como el dios de Israel, la nación era "incapaz de inocencia". Por desgracia, cuando Israel fue deportada a Asiria, el becerro de oro se mantuvo como el dios nacional de los israelitas dispersos y el problema persistió hasta nuestros días.


La primogenitura perdida
Oseas 8:7 dice,

7 Porque sembraron viento, y cosecharán torbellino. No tendrán mies; ni su espiga hará harina. Y en caso de que la haga, extraños se la comerán.

Una vez más, el profeta se refiere al nombre de Efraín, "doble porción del fruto", pero dice que Efraín no tenía ningún fruto. Había perdido su Primogenitura. El Mandato de Fecundidad fue incumplido. Y aunque apareciera un poco de fruta, "extraños se la comerían", porque tal es el juicio de Dios sobre la nación desobediente, profetizado en Deuteronomio 28:33,

33 El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo se lo comerá un pueblo que no conociste; y no serás sino oprimido y quebrantado todos los días.

Cuando Israel fue destruido y el pueblo tomado como cautivos a Asiria, parecía que el Derecho de Nacimiento de José se perdería. Pero Dios siempre conservó un remanente vencedor para Sí mismo, a través del cual se cumplirían las promesas de Dios. Sin embargo, incluso ellos se vieron afectados por el pecado de la nación y también por el juicio de Dios. No hay duda de que Dios los preservó, pero ellos también estuvieron obligados a ir al cautiverio con los demás.

Oseas 8:8,9 continúa,

8 Será devorado Israel; pronto será entre las naciones como una vasija de desecho. 9 Porque ellos acudieron a Asiria; el asno salvaje prefiere estar solo; pero Efraín contrató amantes por salario.

Aquí el profeta reconoce que Israel (dirigido por Efraín) era el "fruto" que los asirios se fueron devorando. No era sólo su grano del campo. Se suponía que Israel era el grano de Dios, porque Dios había plantado a Israel en la tierra con el fin de producir el fruto del Espíritu. Esta metáfora se ve claramente en Isaías 5 y en la parábola de Jesús sobre la viña en Mateo 21:33-44. Pero cuando Israel estaba en rebelión, Dios le dio a Israel de ser tragados por Asiria.

Ya hemos visto cómo Israel era "una paloma incauta" siendo cazada por Asiria. Ahora Israel está representada como los cereales y el pan de Asiria.

Además, Israel está representada como "una asna salvaje": (en hebreo pereh, "que alquiló amantes") . Las asnas salvajes tenían reputación de buscar compañeros en el tiempo de celo. Otro profeta hizo esta comparación en Jeremías 2:24, en un mensaje a Jerusalén, diciendo:

24 Un asna salvaje [pereh] acostumbrada al desierto, que olfatea el viento en su pasión, en el momento de su calor ¿quien la detendrá? Todos los que la buscaren no se cansarán; en su mes la hallarán.

El profeta dice que la gente de Jerusalén, como Israel, eran como asnas salvajes cuando se trataba de la búsqueda de amantes (es decir, falsos dioses y alianzas extranjeras). Es una imagen que encaja bien con el adulterio de Gomer.

Al referirse a Israel y Judá, como asnas salvajes, los profetas esencialmente las llaman ismaelitas espirituales, porque el ángel le dijo a Agar en Génesis 16:12 que su hijo sería un awdawm pereh, "hombre asno salvaje". Esta revelación invoca la ley que se encuentra en Éxodo 13:13, que dice que el primogénito de un asno tenía que ser redimido con un cordero. Moisés añade que "todo primogénito de hombre de entre tus hijos, lo redimirás", mostrando que Dios consideraba a Israel como asnos salvajes desde el principio.

De hecho, fue sólo a causa de la Pascua que las personas fueron redimidas por Dios y tenían el potencial de convertirse en las ovejas de Su prado. Por desgracia, era más fácil sacar a la gente de Egipto que sacar Egipto (la Agar profética) de las personas. Pablo dice que la Antigua Alianza es Agar (Gálatas 4:24,25), y por lo tanto cualquier persona que se adhiere a la Antigua Alianza o que tiene una mentalidad de Antigua Alianza es un asno salvaje a los ojos de Dios. Es sólo cuando uno es redimido por el verdadero Cordero de Dios que una persona puede ser transformada en un cordero (arnion).

Ismael era un asno salvaje profético, porque su padre era Abram y su madre era una egipcia. Proféticamente hablando, representa a los que tienen la fe de Abraham, pero el estilo de vida de Egipto, una mezcla de la verdad y la idolatría. Israel afirmó al Señor como Su padre, pero en la práctica, había adoptado dioses extranjeros y había rechazado al Uno Clemente, el único que les podría haber redimido.


Los caminos ilegales de Israel, los hicieron asnos espirituales, ismaelitas espirituales. Este fue el mensaje de la trompeta en Oseas 8:1, que el profeta fue inspirado para predicar al pueblo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario