TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 21: TRES DÍAS Y TRES NOCHES, Dr. Stephen E. Jones




19/12/2016



Oseas nos dice que Dios había de venir a Israel como un león para desgarrar a la nación debido a su negativa a hacer lo que le habían prometido en el pacto de Sinaí. Aun así, en Oseas 5:15 Dios estaba seguro de que se volverían a Él en su aflicción, y esto iba a ser una resurrección nacional de entre los muertos.

Oseas 6:1,2 pone palabras en la boca de Israel, profetizando,

1 Venid y volvamos a Yahweh. Porque él nos ha desgarrado, y él nos curará; él nos ha herido, y él nos vendará. 2 Nos dará vida después de dos días; en el tercer día nos levantará, y viviremos delante de él.

El león ha desgarrado, y el león cura, dicen; in embargo, ellos debían permanecer muertos por "dos días" y luego ser levantados "en el tercer día". Esta profecía tiene tres aplicaciones principales. En primer lugar, profetizaba la muerte y resurrección de Israel en una escala nacional, y este caso un "día" es como mil años (Salmo 90:4; 2 Pedro 3: 8). Por lo tanto, Israel debía estar "muerto" más de 2.000 años. Israel debía ser resucitado antes que hubieran pasado 3.000 años.


Aplicación 1: Cumplimiento Nacional
Israel "murió" oficialmente cuando fue tomada Samaria por los asirios en el año 721 aC. Por lo tanto, el año 2000 dC en nuestro calendario moderno es 2.720 años desde la muerte de Israel. Por lo tanto, nos encontramos en la actualidad dentro de la ventana de tiempo de "al tercer día". De hecho, si se estudia esto con más precisión, nos encontramos con que el año 1280 dC fue 2.000 años desde la caída de Samaria. Pocos años después, en 1330, John Wycliffe nació. Él se convertiría en "la estrella de la mañana de la Reforma", el amanecer después de la Edad Media de la ignorancia bíblica y las prácticas religiosas supersticiosas.

Wycliffe tradujo la Biblia al Inglés, en la creencia de que cada cristiano debía leer la Biblia por sí mismo. Las copias manuscritas se distribuyeron por toda Inglaterra. Era una tarea laboriosa, porque la imprenta no entró en uso hasta un siglo después.

El tercer "día" de los mil años, cuando se aplica a los israelitas dispersos por los asirios, sería a partir de 1280 hasta el 2280 dC. En este tercer día, éstos ex israelitas dispersos habían emigrado en todas direcciones, pero el grueso de ellos se había movido en Europa. Por lo tanto, no es sorprendente que Europa experimentara un renacimiento del aprendizaje y la tecnología, que levantó a las naciones de los muertos, por así decirlo.


Aplicación 2: Cumplimiento de los vencedores
Creemos que la Primera Resurrección, que está profetizada en Apocalipsis 20:4-6, se cumplirá en este "tercer día" también. La ventana principal de oportunidad, por supuesto, es desde 1280 hasta 2280 dC. Sin embargo, como ya hemos llegado al momento del tercer día desde la época de Cristo, parece lógico, como muchos creen, que esta Resurrección esté cerca.

En la Fiesta de las Trompetas, Septiembre 11-12, de 1999 llegamos al 2000º aniversario del nacimiento de Jesús en Belén, que fue el comienzo del tercer día desde Su nacimiento. En la Pascua del 2033 dC vamos a llegar al 2000º aniversario de la muerte y resurrección de Jesús para comenzar el tercer día de ese evento. No puedo hacer ninguna declaración específica o predicción sobre el momento preciso de la Primera Resurrección de entre los muertos, por supuesto, pero estas fechas marcan el inicio del tercer día de eventos importantes en el pasado.


Aplicación 3: La resurrección de Jesús
Debido a que la muerte y la resurrección de Jesús fueron diseñadas para pagar el precio por el pecado de Adán, el pecado de Israel, y el pecado del mundo, era necesario que él muriese y fuera puesto en la tumba hasta "el tercer día". La cantidad de tiempo que tenía para pasar en la tumba fue establecida por la profecía de Oseas a Israel, aunque fue efectiva para todo el mundo (1 Juan 2:2).

Aquí, sin embargo, nos encontramos con la controversia, y una aparente contradicción, entre Mateo 12:38-40, donde leemos,

38 Entonces algunos de los escribas y fariseos le dijeron: "Maestro, deseamos ver señal de ti". 39 Y él respondiendo, les dijo: "La generación mala y adúltera demanda señal; y, sin embargo, no se le dará ninguna señal, sino la señal de Jonás el profeta; 40 Porque así como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del monstruo marino, así estará el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.

Parece ser (si se toma literalmente) que Jesús tenía que estar en la tumba un total de tres días (72 horas), y con frecuencia se argumenta que Jesús apostó toda Su legitimidad a esta señal. Tal afirmación, por supuesto, tiene la intención de añadir peso a esta profecía en particular, como para aplastar la profecía de Oseas, así como veinte pasajes del Nuevo Testamento que se basan todos en Oseas 6:2. Ya hemos citado Oseas, pero los pasajes del Nuevo Testamento son los siguientes (desde la KJV):

1. Mateo 16:21, "resucitar al tercer día".
2. Mateo 17:23, "al tercer día resucitará".
3. Mateo 20:19, "al tercer día resucitará".
4. Mateo 26:61, "en tres días".
5. Mateo 27:40, "en tres días".
6. Mateo 27:64, "hasta el tercer día".
7. Marcos 9:31, "resucitará al tercer día".
8. Marcos 10:34, "al tercer día resucitará".
9. Marcos 14:58, "el plazo de tres días".
10. Marcos 15:29, "en tres días".
11. Lucas 9:22, "resucitar al tercer día".
12. Lucas 13:32, Y él les dijo: "Id a decir a ese zorro [es decir, el rey Herodes], 'He aquí, echo fuera demonios y hago curaciones hoy y mañana, y al tercer día termino mi obra' ".
13. Lucas 18:33, "al tercer día resucitará".
14. Lucas 24:7, "al tercer día resucitará".
15. Lucas 24:21, "hoy es el tercer día".
16. Lucas 24:46, "resucitar de entre los muertos al tercer día".
17. Juan 2:19, "en tres días lo levantaré".
18. Juan 2:20, "en tres días".
19. Hechos 10:40, "que levantó al tercer día".
  1. 1 Corintios 15:4, "resucitó al tercer día".
La cuestión principal es si debemos interpretar veinte declaraciones acerca de "el tercer día" para ajustarse a nuestra comprensión occidental de "tres días y tres noches", o si debemos interpretar "tres días y tres noches" como una expresión idiomática para que se ajuste a las veinte declaraciones acerca de "el tercer día".

En circunstancias normales, deberíamos ver la única excepción del idioma y hacer que se ajuste a las veinte claras declaraciones. Como veremos más adelante, esta fue la forma en que en la iglesia primitiva lo vieron.

Los patrones de pensamiento hebreo incluyen el primer día de un evento en la cuenta de los días. Por ejemplo, en Levítico 7:16,17, la carne de un sacrificio tenía que ser comida en el tercer día.

16 Pero si el sacrificio de su ofrenda es por un voto o una ofrenda voluntaria, se comerá en el día que ofrezca el sacrificio, y al día siguiente lo que queda de ella se puede comer; 17 pero lo que sobre de la carne del sacrificio en el tercer día, será quemado en el fuego.

Esta Ley de Sacrificio profetiza de Cristo, que vino como el último sacrificio por el pecado. La quema de los restos en el tercer día convertía la carne en humo, que fue pensado para ascender a la nariz de Dios como un "olor grato", o aroma. Por lo tanto, Jesús ascendió al tercer día también.

Jesús murió a mediados de la tarde del día de la preparación para la Pascua, cuando todos los corderos de ese año eran sacrificados. Fue enterrado a toda prisa antes de la puesta del sol, debido a que la puesta del sol marcaba el tiempo de inicio del sábado (Lucas 23:54). Se pasó el día de reposo en la tumba, y después resucitó de los muertos en el primer día de la semana (Marcos 16:9; Lucas 24:1).

El gran terremoto que quitó la piedra de la tumba, se produjo cuando todavía estaba oscuro, mientras que María Magdalena y la otra María estaban en camino a la tumba con especias para embalsamar el cuerpo de Jesús (Mateo 28:1,2). Jesús tuvo que ser levantado antes de mecer la gavilla de cebada en el templo más tarde esa mañana, debido a que el gran sacerdote marcaría el momento de la ascensión de Jesús para ser presentado como el Hijo Primogénito al Padre.

Por lo tanto, Jesús fue resucitado de entre los muertos al tercer día, siendo el primero el día en que de hecho murió. No tiene por qué ser un total de 72 horas, como pensamos de ello en nuestra mentalidad occidental. Fue así como los Padres de la Iglesia lo interpretaron, entre ellos Ignacio de Antioquía, que era discípulo de largo plazo del apóstol Juan. Escribió una serie de cartas que nos dan información útil sobre este tema  En el capítulo nueve de la carta a los tralianos, escribe,

"En el día de la preparación [Viernes], entonces, a la tercera hora, Él recibió la sentencia de Pilato, el Padre permitió que esto sucediera; a la hora sexta fue crucificado; A la hora nona entregó el Espíritu; y antes de la puesta del sol fue enterrado. Durante el día de reposo [Sábado], Continuó bajo de la tierra en la tumba en la que José de Arimatea le había puesto. En los albores del Día del Señor [Domingo] se levantó de los muertos, de acuerdo con lo dicho por sí mismo, 'como Jonás estuvo tres días y tres noches en el vientre del gran pez, así estará el Hijo del hombre estará tres días y tres noches en el corazón de la tierra'. El día de la preparación, entonces, comprende la pasión; el sábado abraza el entierro; el día del Señor contiene la resurrección".

Por esto vemos que Ignacio, obispo de Antioquía, y judío cristiano, interpretó que "tres días y tres noches" significaba "el tercer día" desde el viernes por la tarde hasta el domingo por la mañana. No vio ninguna contradicción en el hecho de que Jesús resucitó al tercer día de Su crucifixión, en lugar de después de las 72 horas, que comprenden un tres días y tres noches literal. Se entiende que tres días y tres noches es un modismo hebreo que significa tiempo continuo, día y la noche (sin interrupciones), y que esta expresión no contradijo los muchos otros lugares donde Jesús dijo que sería resucitado al tercer día.

Además, puesto que Ignacio era un discípulo de largo plazo del apóstol Juan, es muy poco probable que hubiera contradicho la enseñanza de Juan. Los que interpretan el Evangelio de Juan de una manera que contradice los otros tres evangelios estriban en un terreno inestable.

Esta expresión hebrea fue mencionada en la historia de Ester, donde pidió a su tío, Mardoqueo que ayunasen por ella "en tres días, noche y día" (Ester 4:16 KJV). De hecho, ella terminó su ayuno "al tercer día" (Ester 5: 1).


Por lo tanto, es mi conclusión de que Jesús fue levantado en la mañana del tercer día y que esta era la forma en que la profecía de Oseas 6:2 aplicada a Él.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

NOTA ADMINISTRADOR:
Para complementar este polémico tema les sugerimos visitar las entradas en nuestras etiquetas (tópicos) "TRES DÍAS Y TRES NOCHES" y "SÁBADO O DOMINGO?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario