TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 20, GABAA Y RAMÁ, P- 2, Dr. Stephen E. Jones

Sargón II


6/12/2016



El profeta dice en Oseas 5:8, "… llorad en voz alta en el Bet-Aven, ¡alerta, oh Benjamín!" Este es un grito de advertencia que se empleaba en la batalla. Hoy nos gritarían: "¡Detrás de ti!", para advertir a alguien del peligro acercándose a él por detrás. En otras palabras, el profeta estaba emitiendo una advertencia a la tribu de Benjamín.

¿Para Benjamín? ¿Por qué no a otra tribu? Como dijimos anteriormente, tanto Gabaa como Ramá se encontraban en el territorio de Benjamín, y Raquel dio a luz a Benjamín en una colina llamada Ramá. Este hijo de Raquel estuvo en peligro en su nacimiento, porque fue un parto difícil, en el que murió Raquel. Así que ella llamó a su hijo Ben-oni, "hijo de mi dolor", aunque Jacob lo llamó Benjamín, "hijo de mi mano derecha" (Génesis 35:18).

La implicación de esta profecía es que el peligro estaba alcanzando a todas las tribus por la parte trasera, y ellos no lo sabían. Todos ellos estaban a punto de cumplir con el nombre Benoni y la experiencia de dolor. Esto se explica en el siguiente versículo. Oseas 5:9 dice,

9 Efraín será asolado el día del castigo. Entre las tribus de Israel hice conocer lo que será sin duda.

Tal vez el paralelo aquí está en el hecho de que cuando Raquel murió en el parto, ella ya no iba a encontrarse. Benjamín estaba "desolado", en el sentido de que estaba solo, no siendo capaz de encontrar a su madre. De la misma manera, la totalidad de Israel no sería capaz de encontrar a su Dios, porque Él mismo se había retirado de Sus hijos.


Judá juzgada por usurpar la tierra de Dios
Oseas 5:10 continúa,

10 Los príncipes de Judá fueron como los que traspasan los linderos [ghebul, "límite, frontera"]; por lo tanto, derramaré mi ira sobre ellos como agua.

Esto se refiere a la ley sobre el mover el límite marcador o punto de referencia de la tierra de un vecino, que se encuentra en Deuteronomio 19:14,

14 No has de eliminar el término de tu prójimo, el cual señalaron los antiguos en tu heredad, que tú heredarás en la tierra que el Señor tu Dios te da para que la poseas.

Mover un punto de referencia era usurpar la propiedad de un vecino a escondidas. Una persona que haría esto estaría alterando el límite legal, por lo que daría la apariencia de que la propiedad pertenecía legalmente a él. La Ley define los límites, y es por eso que también es representada como el muro de una ciudad. Mover los lindes o fronteras es alterar la Ley, pretendiendo que la persona tiene derechos legales que él realmente no tiene.

Así que Oseas nos dice que los reyes de Judá, que eran los más altos ejecutores de la Ley Divina, habían alterado la Ley para legalizar el robo y la violación de los derechos de otros hombres. En este caso, Oseas probablemente se refería a la violación de los derechos de Dios. Dios reclama la propiedad de la tierra (Levítico 25:23), y cuando los hombres la usurpan para sus propios fines ilícitos, tratándola como si fuera suya propia, están moviendo las fronteras, legalmente hablando.

Porque habían usurpado la tierra de Dios, el juicio estaba por venir sobre ellos en la misma medida. La tierra debía ser quitada a ellos, y debían ir en cautiverio. Es de interés, entonces, que Judá se menciona específicamente, porque Judá fue llevado a Babilonia más de un siglo después de que Israel fue llevado a Asiria.


Efraín y Judá juzgados
Oseas 5:11,12 dice,

11 Efraín es vejado, quebrantado en juicio, porque se complace en seguir sus propios mandamientos [idólatras]. 12 Por tanto, yo seré a Efraín como polilla, y a la casa de Judá como carcoma [raqav].

Efraín es condenado aquí por seguir el mandamiento de Jeroboam (1 Reyes 12:28), que había entregado a Israel a adorar a los becerros de oro. Por lo tanto, Dios dijo que actuaría como una polilla y un gusano para comerlos y pudrirlos lejos de sus casas (de Israel y Judá).

Oseas 5:13 dice,

13 Cuando Efraín vio su enfermedad y Judá su llaga; acude entonces Efraín a Asiria, y enviará un mensaje al rey Jareb; sin embargo, él no os podrá sanar, ni los curará la llaga.

Parece ser que durante el tiempo de Oseas, Israel y Judá ya vieron su debilidad política y militar, provocada por la "polilla" que estaba corroyendo sus casas. Por desgracia, no vieron que la debilidad real era una corrupción moral, así que en vez de arrepentirse, en su lugar enviaron embajadores al "rey Jareb" de Asiria para hacer algún tipo de tratado de paz.

El Dr. Bullinger nos dice en sus notas acerca de quién era el rey Jareb.

"13 rey Jareb. El profesor Sayce (La Alta Crítica y los Monumentos, pp. 416, 417) piensa que 'Jareb' puede ser el nombre de nacimiento del usurpador Sargón II, el sucesor de Salmanasar. Salmanasar no tomó Samaria, sino que su sucesor lo hizo, como se indica en una inscripción hallada en el palacio que construyó cerca de Nínive".

Así que parece que Jareb es Sargón II. Los reyes, e incluso la gente común, a menudo tenían más de un nombre, ya que a menudo cambiaban sus nombres para reflejar un cambio de carácter o por alguna victoria o acto famoso que hicieron más tarde en la vida. Jareb (Yarev) significa "competidor, adversario", y es un nombre usado en la Escritura solamente por medio de Oseas, aquí y otra vez en Oseas 10:6.

El profeta reprende a Israel y Judá por sus intentos de evitar el cautiverio -o, usando su metáfora, por buscar la curación de la carcoma en sus casas. Sus embajadores, dice el profeta, fallarán, porque Dios mismo ha decretado este cautiverio. Oseas 5:14 dice,

14 Porque seré a Efraín como león y como cachorro de león a la casa de Judá; yo, yo mismo haré presa y me iré; arrebataré y no habrá quien le liberte.

Aquí el profeta cambia de metáforas. Dios se llama a Sí mismo un león, que "hace presa y se va", y no hay nadie que le pueda rescatar. La palabra traducida como "arrebatar" es taraf, "romper en pedazos", una palabra que se usa en referencia a comer bocados de comida. Mientras la propia Asiria iba a hacer el trabajo militar de consumir a la Casa de Israel, Dios se llamó a Sí mismo un león y se atribuyó el mérito por hacer esto.

De nuevo, es de interés que Oseas sabía que tanto Israel como Judá estaban destinadas al cautiverio. Él no nos dice que Judá será consumido por Asiria, sino sólo que Dios rasgará las dos naciones separadas y las consumirá, como el león se come a su presa.

Oseas 5:15 dice,

15 Iré y volveré a mi lugar, hasta que reconozcan su pecado y busquen mi rostro; en su angustia me buscarán temprano [Shakhar, "temprano, con seriedad"].

La palabra hebrea Shakhar también significa "amanecer o mañana". La palabra representa a un hombre que busca el cielo del este seriamente o con ansiedad, para ver los primeros signos de luz que hagan terminar la larga noche. El profeta usa el mismo término unos versículos más adelante en Oseas 6:3 KJV, donde se traduce "mañana".

El profeta sabe que este cautiverio terminaría en algún momento de la historia, por lo que da esperanza de Israel. La esperanza es que Dios los bendeciría y podría fin a su cautiverio después de que reconocieran su delito. El requisito, incluso en la Ley (Levítico 26:40,41,42) era que tenían que arrepentirse y confesar su hostilidad hacia Dios antes de que Dios "recordara" (activara) Su pacto.


El propósito de la tribulación o "aflicción" era motivarlos a buscar el rostro de Dios con seriedad. Los juicios de Dios no destruyen de forma permanente, ya que son de naturaleza correctiva. Aunque ambos, Israel y Judá, iban a bajar a la tumba (como naciones), sin embargo, Dios prometió revertir la muerte al resucitarlos de entre los muertos. Ese es el mensaje del profeta en el capítulo siguiente.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones