TRADUCTOR-TRANSLATE

APOC- 19 – P-7: LA COMPAÑÍA DEL CABALLO BLANCO (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


15 de agosto de 2016




14 Y los ejércitos que están en los cielos, vestidos de lino fino, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.

Estos ejércitos son un cuadro de una invasión de la tierra por el Cielo, que corre paralela a los ejércitos de Israel en su invasión de Canaán bajo la dirección de Josué. La principal diferencia, por supuesto, se ve en el siguiente versículo, "y de su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones". En otras palabras, se trata de una invasión tipo Nueva Alianza, usando las armas del Nuevo Pacto. Estas armas, Pablo nos dice en 2 Corintios 10: 4, "no son carnales". En lugar de matar a la gente, nuestras armas llevan "cautivo todo pensamiento a la obediencia de Cristo".

Jesucristo es llamado "la palabra de Dios" en Apocalipsis 19:13. Él es el mismo Logos ("palabra") que Juan escribió en su evangelio (Juan 1: 1). Él es el Joshua (Yeshua) de la Nueva Alianza que encabeza esta invasión; pero más que eso, Él es también el memrah -la palabra hebrea para Logos. El memrah fue uno que era tan justo que se consideraba que era la encarnación de la Palabra en sí, es decir, la Palabra hecha carne. Para más información sobre este concepto, véase Dr. Lucas: Reparación de las infracciones, Libro 1, Capítulo 16 (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/11/la-cuestion-sobre-la-autoridad-gods.html).

El ángel habló de más de una "palabra", en Apocalipsis 19: 9, dijo, "Estas son palabras verdaderas de Dios". Estas "palabras verdaderas" son los vestidos de lino fino que siguen a su líder en caballos blancos. Están vestidos con la misma ropa espiritual que se da a la verdadera novia antes en Apocalipsis 19: 7,8. A partir de esto, hemos de entender que los ejércitos del Cielo son también la novia, es decir, los que están en unidad y acuerdo con Cristo. Por lo tanto, cabalgan en caballos blancos para identificarlos con el "Caballo Jefe" (Pega-SUS), que es "caballo de Yah" (Je-sus).

La misma espada del Espíritu que viene de la boca de Cristo sale de la boca de la novia/ejército. El armamento espiritual de esta invasión celestial es prominente en esta descripción. Aunque se utiliza la metáfora de la guerra carnal, no estamos destinados a pensar de esta invasión en términos carnales, ni en esta guerra resultando en una carnicería. Es importante entender esto, dada la aparente carnicería en la imagen en el resto del capítulo.


La vara de hierro

15 De su boca sale una espada aguda, con la que herirá a las naciones; y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del ardor de la ira de Dios, el Todopoderoso.

El primer hecho evidente a considerar en este verso es que si Cristo habría herido a las naciones de una manera carnal, estarían todos muertos. ¿Cómo, entonces, podría El regirlas "con vara de hierro"? Algunos podrían decir que Él gobernará sobre los supervivientes. Esas mismas personas, sin embargo, les gusta decirnos que la venida de Cristo es una fecha límite, después de la cual nadie puede salvarse. Entonces, ¿van a gobernar los incrédulos que están encerrados en su forma de pensar infiel? Él va a utilizar su "vara de hierro" de una manera tiránica, esclavizando a los que le odian y forzando la obediencia de todos los que no están de acuerdo con Su Ley? De ningún modo. La "vara" es su cetro, símbolo de la facultad de pronunciarse. No es una vara que se utiliza para vencer a los desobedientes. Una vara de hierro no es un palo doloroso que podría romper los huesos; se trata de un cetro irrompible. Él lleva una "vara de hierro" para mostrarnos que Él ha reclamado el cetro de Judá y de David, que había sido usurpado durante Su primera venida a la Tierra.


La sentencia divina sobre Jerusalén
Recuerde que en la parábola de Jesús en Lucas 19:12 en que Él se iba "a un país lejano" (es decir, el Cielo) "para recibir un reino para sí y después volver". En la parábola, los "ciudadanos lo odiaban, y enviaron una delegación tras él, diciendo: 'no queremos que éste reine sobre nosotros' ". Esta parábola describe el conflicto entre Jesús y los principales gobernantes (sacerdotes) en Jerusalén. Ellos rechazaron Su derecho a gobernar y apelaron a la Corte Celestial, pidiendo a Dios que no dejara que Jesús fuera el Rey.

El intervalo entre las dos venidas de Cristo fue el tiempo asignado en la Corte para que este caso fuera resuelto. Al final, sin embargo, el noble iba a "volver", y después daría recompensas a Sus seguidores, Lucas 19:27,28 concluye,

27 Pero a estos mis enemigos, que no querían que yo reinase sobre ellos, traerlos aquí y matadlos delante de mí. 28 Y habiendo dicho estas cosas, iba delante, subiendo a Jerusalén.

Está claro que Jesús estaba hablando de los gobernantes judíos en Jerusalén cuando él les condena a muerte. Sin embargo, la orden de "traerlos aquí" sugiere que no estarían aquí hasta que fueran llevados a Jerusalén. Se sugiere que el propósito fundamental del sionismo moderno es que Dios traiga un grupo representativo de nuevo a la Vieja Tierra para condenarlos en la escena del crimen. Jeremías 19:10,11, después de todo, nos dice que Jerusalén y sus habitantes han de ser destruidos de tal manera que nunca van a ser reparados de nuevo (reconstruidos).

Del mismo modo, Pablo, identifica a la Jerusalén terrenal como Agar, y a sus ciudadanos como los hijos de la carne, (Gálatas 4:25,29), que debe ser "echada fuera" (Gálatas 4:30), porque ellos no pueden ser herederos con la Compañía de Isaac, "el hijo de la libre" (Gálatas 4:30).

Esta profecía, sin embargo, no se hace referencia directa en Apocalipsis 19. Juan nos da una imagen de Cristo regresando a la Tierra, no específicamente a Jerusalén. Sin embargo, por muchas otras profecías, está claro que Jerusalén es el lugar del juicio divino en su Segunda Venida. La mayoría de los maestros modernos nos dicen que vendrá a salvar a Jerusalén y a sus habitantes judíos, pero en realidad él viene a Jerusalén para "matarlos en Mi presencia" (Lucas 19:27). Sus enemigos no son los árabes o rusos o tropas chinas, sino los líderes judíos y sus partidarios, los "que no querían que yo reinase sobre ellos" de la parábola.

¿Cómo va a lograr esto Cristo? El propósito general de la espada que salía de Su boca es convertir a los hombres, en vez de matarlos. Pero esta espada espiritual es también la sentencia dictada por la Palabra hablada. ¿Qué es, entonces, lo que realmente va a pasar? En mi opinión, la destrucción de Jerusalén seguramente implicará la muerte de muchas personas, especialmente aquellos que continúan oponiéndose al derecho de Cristo a reinar sobre ellos, los que usurparon el cetro en su primera aparición.

Algunos pueden arrepentirse en el último minuto, así como algunos han arrepentido lo largo de los siglos, pero esto no evitará la destrucción de Jerusalén. Las personas que se arrepientan podrían ser divinamente protegidas durante este tiempo de la destrucción, o tal vez podrían ser inducidos a salir de Jerusalén, así como la primera Iglesia abandonó la ciudad antes de ser destruida en el año 70 dC. La solución es la de evacuar la ciudad antes de su destrucción, no (como algunos enseñan) que Cristo salvará la ciudad en el último minuto, con el fin de hacerla Su ciudad capital. Mientras que la ciudad misma será destruida, parece que un tercio de sus habitantes se arrepentirán y serán salvos (Zacarías 13: 8,9).


Juzgados por los Pactos
Según el Pacto que uno reclame así es la forma en la cual será juzgado. El que dice que estar bajo el antiguo pacto será juzgado a la manera del Antiguo Pacto. El que dice que estar bajo el Nuevo Pacto será juzgado a la manera del Nuevo Pacto. De los creyentes del Nuevo Pacto, Jesús dice en Juan 5: 22-24,

22 Porque ni aun el Padre juzga a nadie, sino que todo el juicio dio al Hijo, 23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que lo envió. 24 En verdad, en verdad os digo que el que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida.

Sin embargo, para los judíos que rechazaron al Mediador del Nuevo Pacto, con el fin de continuar siguiendo (por lo que creo) al mediador del Antiguo Pacto, Jesús dice en Juan 5:45,

45 No penséis que yo os acusaré delante del Padre; el que os acusa es Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza.

Jesús les dijo que Moisés los acusaría, porque apelaron a él y al pacto que él había mediado. El problema era que no creían tampoco las palabras de Moisés, porque él escribió de Jesús en prácticamente todas las páginas de la Ley. Así que Jesús continuó en Juan 5:46,47,

46 Porque si vosotros creyerais a Moisés, me creerían a Mí; porque él escribió de Mí. 47 Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?

Está claro, entonces, que los judíos serán juzgados por medio de Moisés, porque han hecho un llamamiento a él como su juez. El cristiano que se encuentra bajo el Nuevo Pacto "no vendrá a condenación" y esto incluye a cualquier individuo judío que pueda arrepentirse incluso en el último minuto. La zona gris, por supuesto, se ve con los cristianos que afirman la Nueva Alianza, pero que, en la práctica, viven por el Antiguo Pacto. Tal vez este es el tipo de creyente que será "salvó aunque así como por fuego" (1 Corintios 3:15).

Volviendo a nuestro estudio en Apocalipsis 19, la Segunda Venida de Cristo trae juicio sobre la Tierra. La forma del juicio será de acuerdo al nivel de conocimiento y Pacto (voto) que afirma ante el juez al que apela cada persona. El veredicto de la Corte Divina también dependerá de la identidad de cada persona y de como cada uno se identifique en la Corte.

Los que afirman la identidad carnal como un hijo del viejo Adán o del Israel carnal serán juzgados en consecuencia por la norma del Antiguo Pacto. Los que pretenden una identidad espiritual como uno que ha sido engendrado por el Espíritu son una nueva creación que es sin pecado (1 Juan 3: 9, traducción literal) y no serán juzgados.

En Apocalipsis 19:15 Juan describe las naciones siendo juzgadas en una prensa de vino metafórica. Las naciones son así presentadas como uvas que son holladas en la prensa de vino con el fin de extraer el mosto para la gran mesa de la comunión de Dios. Estas "uvas" difieren de la cebada (que es aventada) y del trigo (que es trillado). Sin embargo, las tres formas de juicio divino están diseñadas para eliminar la carne y extraer la buena comida y bebida a partir de cada uno.

El "ardor de la ira de Dios", como ya hemos demostrado, es su pasión, o "calor", que proviene de Su naturaleza. Dios es amor (1 Juan 4: 8), y Dios también es celoso (Éxodo 34:14). Todos Sus juicios son extensiones de Su naturaleza y están diseñados para ganar el amor de Su creación. Su apasionado amor y celos son implacables y no cesarán hasta que toda la Creación haya sido reconciliada con Él. Cuando todos estén finalmente de acuerdo con Él, y Él ya no tenga "enemigos" luchando contra Él, entonces, la misma muerte será abolida (1 Corintios 15:26), y Dios será "todo en todos" (1 Corintios 15:28).

Entonces se cumplirá la palabra que está escrita en su vestidura en Apocalipsis 19:16,

16 Y en su vestidura y en su muslo tiene un nombre escrito, "REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES".


Él será Rey sobre todo lo que ha creado, porque Él se ha comprometido a hacer que toda la humanidad sea Su pueblo. Él ha tomado esta responsabilidad sobre Sí mismo, para hacer volver los corazones de todos los enemigos y pecadores, para que de hecho lo reconozcan como el Heredero del Mundo.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario