TRADUCTOR-TRANSLATE

RECONCILIACIÓN Y REDENCIÓN (Hebreos II), Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 2
Hebreos 2:
Reconciliación y Redención


El segundo capítulo de Hebreos comienza con las palabras "Por tanto" en la versión RV. La NASB dice: "Por esta razón". Esto significa que, en el segundo capítulo el autor nos da una conclusión basada en las premisas establecidas en el capítulo uno.

En el primer capítulo, el autor dice que en el pasado Dios nos habló por medio de profetas y visitas de ángeles, pero ahora ha optado por hablar con nosotros directamente a través de Su Hijo. Profetas y ángeles son ambos inferiores a Cristo, por lo que ahora tenemos una mayor revelación de la Palabra, directamente por el Heredero de todas las cosas, Jesucristo.

1 Por esta razón, debemos prestar mucha más atención a lo que hemos oído, no sea que nos deslicemos. 2 Porque si la palabra dicha por los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 3 ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande? Después que fue anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron. 4 Testificando Dios juntamente con ellos, con señales y prodigios y diversos milagros y repartimientos del Espíritu Santo según su propia voluntad.

La Palabra fue confirmada por testigos oculares. Jesús dijo a los discípulos en Marcos 16:17 que ciertas señales seguirían a los que creen. Todo el libro de Hechos se ocupa específicamente de cómo la Palabra se confirmó con las señales que seguían. Hechos 2:43 dice,

43 Y todo el mundo mantenía una sensación de temor; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles.

Hebreos 2: 5 continúa,

5 Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando.

Aquí es donde realmente se nos presenta el siguiente tema de discusión. El capítulo 1 establece que Cristo mismo es el Heredero, que Él es superior a los ángeles, y superior a los profetas, también; y Él es el heredero de todas las cosas. De modo que ahora comienza a explicar al Heredero y Su herencia. ¿Qué significa cuando hablamos de Cristo como el heredero de todas las cosas? Y cómo se relaciona eso con nosotros? Si somos coherederos con Cristo, entonces nosotros también somos coherederos como Su cuerpo. ¿Qué es, entonces, lo que hemos de heredar?

Bueno, todo el Antiguo Testamento, los profetas hablan de las naciones, o la Tierra como nuestra herencia. "Los mansos heredarán la tierra", dice en el Salmo 37: 9. El Salmo 2: 8 dice,

8 Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y los confines de la tierra como posesión tuya.

Nosotros heredaremos todas las naciones, porque las naciones son nuestra herencia. Sin embargo, la Tierra y las naciones son principalmente la herencia de Cristo. Heredamos sólo porque somos parte de Su cuerpo. Así leemos esto en Hebreos 2: 5:

5 Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando.

Los ángeles no son los herederos. Sólo son espíritus, que son llamados a ministrar a través de los que serán herederos de la salvación. Así que no son los herederos, son sólo la clase sirviente. Pero, ¿qué es este concepto de "el mundo venidero"? La palabra "mundo" viene de la palabra griega oikoumene. Es una palabra compuesta que significa "habitar" o "permanecer".

Por ejemplo Juan 14 dice que "en la casa de mi Padre hay muchas moradas". Más adelante se dice en Juan 15: 4, "permaneced en mí, y yo en vosotros". Y esas palabras "permanecer" y "moradas", son de la misma palabra griega, mone (de la palabra raíz meno). Significa "lugares permanentes o perdurables". La versión King James dice "mansiones". La palabra representa un gran domicilio donde las personas viven. Así que "el mundo por venir" significa en realidad el mundo habitable, el mundo de las personas. En otras palabras, es una referencia a naciones de personas, no tanto a los límites territoriales. La gente es la herencia típica de este "Heredero de todas las cosas". Él está decidido a heredar cada hombre, cada persona en la Tierra. Por lo que dice en Heb. 2: 6,

6 Pero uno ha testificado en cierto lugar, diciendo: "¿Qué es el hombre para que tengas de él memoria? ¿O el hijo del hombre para que te preocupes por él? 7 Le has hecho un poco menor que los ángeles; Le has coronado de gloria y honor, y lo has puesto sobre las obras de tus manos; 8 has puesto todas las cosas bajo sus pies".

Con esto termina la cita del Salmo 8. Probablemente deberíamos explicar el 8º Salmo brevemente para tener una mejor idea de la idea que se expone aquí en Hebreos 2. Los Salmos mismos están divididos en cinco libros, que son el libro de Génesis, el libro del Éxodo, el libro de Levítico; el libro de Números; y el Libro de los Salmos de Deuteronomio. Podemos correlacionar cada Salmo según una historia de la Biblia, o un pasaje de la Biblia.

El libro Génesis de los Salmos se compone de los primeros 41 salmos. El capítulo 1 trata de la Creación, el hombre; y dice en el versículo 1,

1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni se sienta en la silla de escarnecedores, 2 sino que su deleite está en la ley del Señor, y en su ley medita de día y noche. 3 Será como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae, y todo lo que hace, prosperará.

Es fácil ver a Adán en el Jardín del Edén, cuyo carácter y vida eran como Jesús, el Árbol de la Vida. Pero entonces él pecó. Por lo que el capítulo siguiente pregunta: "¿Por qué las naciones se alborotan?" Este es un salmo recordando cómo Caín mató a Abel. Este fue el comienzo de las guerras en la Tierra. Si seguimos en los salmos, vemos la imagen de la rebelión; y luego el Salmo 7 retrata la inundación.

El Salmo 8º es un cuadro de Noé y sus hijos que salen del arca en una Tierra limpia, donde la Tierra ha sido sometida por el Diluvio. La Biblia establece dos diluvios. El primero fue para quitar el aliento de vida (o el espíritu de la vida) de toda carne. El segundo diluvio restaurará el Espíritu de Dios al hombre. La primera inundación destruye, mientras que la segunda restaura todo lo que se perdió en la primera inundación.

El Salmo 8 es literalmente una imagen de la tierra sometida y la inundación representa proféticamente la Restauración de Todas las Cosas. Debido a esto, Dios está derramando Su Espíritu con el fin de poner todas las cosas bajo de Sus pies. Así que cuando el Salmo 8 dice "has puesto todo en sujeción, debajo de sus pies", hay más de una manera de hacer eso. En primer lugar, puede destruir a todos; o segundo, puede salvarlos a todos. De cualquier manera es TODO. Es todo o nada. Y así, en los días de Noé, todos fueron destruidos. En el segundo diluvio, sin embargo, todos serán vivificados. Y así, eso es lo que el Salmo 8 está profetizando.

Por cierto, el Salmo 8 fue escrito por David después de que mató a Goliat. Goliat es un símbolo de la oposición a los ejércitos de Dios. Él es un símbolo de la opresión, el Sistema de Babilonia, todo lo que es anti-Dios. Así que cuando David mató a Goliat, que era un tipo y una sombra de someter a toda la oposición bajo los pies de David, que es un representante de Cristo. Por lo tanto, cuando dice que Él ha puesto todas las cosas bajo sus pies, literalmente David lo experimentó en la forma de un tipo y una sombra. David representaba a Cristo, mientras Goliat, al sistema mundial, en última instancia, iba a ser puesto bajo los pies de Cristo.

Por lo tanto, este versículo en particular, "has puesto todas las cosas bajo sus pies" es uno de los versos favoritos de Pablo. Cita éste más que cualquier otro versículo del Antiguo Testamento, y siempre se cita este para probar que Dios va a restaurar todas las cosas. Todas las cosas van a ser sujetadas debajo de Él.

El Salmo 8: 6, que habla de sometimiento de ambos, Goliat y la propia Tierra rebelde, a David, es un cumplimiento de Génesis 1:28, donde Dios dio a Adán un Mandato de Dominio, y le dijo que sometiera todas las cosas. Adán tenía que hacer esto, pero en lugar de eso fue sometido por la rebelión. Por lo que se deja al último Adán para lograrlo. Pero si Adán hubiera cumplido con el Mandato de Dominio, hubiera tenido "todas las cosas sujetas debajo de sus pies".

En definitiva, la profecía en Gén. 1:28 se cumplirá, pero se cumplirá en Cristo, que es el último Adán, en lugar de en el Adán original, ¿quién pecó. Así el Salmo 8 es un salmo muy importante. Por lo que, volviendo a Hebreos 2: 8, leemos,

8 Pusiste todas las cosas debajo de sus pies. Porque al sujetarlo todo a él, nada dejó que no sea sujeto a él. Pero ahora todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas.

El autor tuvo la precaución de definir el significado de "todos". Muchas personas no creen que en realidad quería decir TODO. Ellos dicen: "Oh, usted debe tomar esto en contexto. Esto significa que todos los creyentes. "Pero el hecho es que el contexto deja claro que Dios estaba hablando de someter a toda la Tierra, el planeta entero, toda la Creación. Ese es el contexto. El autor de Hebreos a continuación, comenta el Salmo 8, diciendo que Dios no dejó nada en la Creación que no estuviera sujeto a Él. Decir lo contrario es tomar todo el pasaje fuera de contexto. El lo afirma en positivo, y luego lo afirma en negativo, así, para asegurarnos de que entendemos exactamente lo que está hablando.

Ahora, cuando dice: "has puesto todas las cosas sujetas debajo de sus pies", la palabra griega es panta que significa "todos" o "todo". Luego, cuando él lo explica, dice, "porque en cuanto le sujetó todas [ta panta] en sujeción bajo él", la palabra usada no es ta panta, que significa "el todo", es un poco más expresiva que absolutamente todo. Porque al poner "el todo" en sujeción bajo Él, nada dejó que no sea sujeto a Él; pero ahora (en este tiempo) todavía no vemos EL TODO sometido a su dominio".

Cuando esto fue escrito, tal vez 30 años más o menos después de la crucifixión, este verso particular, aún no se había cumplido. El gobierno romano no estaba ciertamente en sujeción a Cristo. La nación judía no estaba sujeta a Cristo. Ninguna nación todavía estaba sujeta a Cristo. Sólo había unos pocos cristianos que estaban sujetos a Cristo. El proceso de someter todas las cosas a Él acababa de empezar.

Así que si alguien piensa que esto se cumplió en la muerte de Jesús en la Cruz, o en Su resurrección, necesita leer esto de nuevo y tomar en cuenta que el autor dice: "No vemos sin embargo, que todas las cosas le sean sujetas". Así que la gran sujeción aún no había ocurrido. Yo diría que, incluso hoy en día, todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas, porque todavía hay enemigos de Dios por ahí; hay personas que se consideran a sí mismos como enemigos de Dios. He conocido a algunos de ellos. He leído acerca de muchos de ellos en los periódicos. Los he visto en la televisión. Todavía tendrán que ser sometidos. Por supuesto, la pregunta es cómo Dios va a someterlos, y cuándo. Esa es una pregunta para otro momento. Para la mayoría de ellos, no va a ocurrir en esta vida. Pero hay un juicio por venir, del que la Biblia habla. Y en esa sentencia se doblará toda rodilla, para gloria de Dios, y toda lengua confesará para la gloria de Dios, que Él es el Señor (Fil. 2: 9-11). Los que han sido los enemigos de Dios en este tiempo no serán herederos en la próxima edad. En su lugar, van a ser siervos bajo autoridad. Otros estarán en autoridad sobre ellos, con el fin de que puedan aprender y no se les permita hacer lo que quieren. No se les permitirá estar sin ley. Creo que los vencedores serán puestos en autoridad sobre ellos, para que puedan aprender la justicia por su ejemplo y, si es necesario, por su disciplina.

En otras palabras, Cristo es el heredero de todas las cosas. Él está sometiendo la Tierra, y limpiándola, se podría decir, por el bautismo, al igual que el bautismo, pero esta vez por el bautismo de fuego. El fuego es uno de los productos bíblicos de limpieza, consume la carne y purifica el oro y la plata mediante la eliminación de la escoria o impurezas de ellos. Y así Apocalipsis 20:1415 representa este proceso de purificación como "el Lago de Fuego", una muerte de la carne.

Volviendo a esta frase griega, ta panta, vamos a ver cómo el apóstol Pablo usa el término en otros lugares. Ef. 1: 9,10 se lee,

9 Él nos hizo conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en sí mismo, 10 con miras a restaurar todas las cosas [ta panta] en Cristo en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, tanto las que están en los cielos, como las que están en la tierra,

El término ta panta se define como incluyendo aquellas cosas que están en el Cielo y en la Tierra. Él no dice tanto en este país y en ese país, o en esta Iglesia o en esa Iglesia; o en esta casa o en aquella casa; dice, en el Cielo y en la Tierra. Por lo que es no sólo toda la Tierra, sino los Cielos, también. La palabra "todas" es más grande que lo que la mayoría de la gente va a admitir. En otros lugares, Pablo añade otra frase, diciendo, "y debajo de la tierra". Así que, independientemente de cómo lo entendamos, la palabra "todos" significa literalmente todo.

Más tarde, en Efesios 1: 21-23, al hablar de Cristo, que se ha establecido en el Trono por encima de todas las cosas, Pablo escribe:

21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero. 22 y sometió todas las cosas [panta] debajo de sus pies, y dio él como cabeza sobre todas las cosas [panta] a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud del que lo llena todo en todo.

Y así, la Iglesia es Su cuerpo y es un coheredero con Cristo. Lo que ha sido puesto bajo los pies de Cristo es a su vez puesto bajo los pies de la Iglesia. Pablo habla de esto muy a menudo en sus cartas. Cuando nos fijamos en otros pasajes, se nos dice cómo esto se llevará a cabo. Dios no tiene la intención de poner el mundo bajo el dominio de los cristianos inmaduros. Él no tiene la intención de someter Su Creación a los creyentes que no han aprendido a amar Su Creación. No va a someter Su Creación a los que abusan de las personas bajo su autoridad en la vida presente. Este es el punto de las palabras de Jesús en Lucas 12: 45-48Sólo los vencedores heredarán la vida en la Primera Resurrección y se les dará autoridad para gobernar y reinar con Él en el siglo venidero.

Así que en este pasaje se usa la palabra panta dos veces, que a su vez es, TODAS. Se define de nuevo como todas las cosas en el Cielo y en la Tierra. Tenga en cuenta también que hay una edad por venir (Ef. 1:21). Recordemos que Hebreos 2: 5 habló sobre la oikumene ("mundo habitable") por venir. Pero en Ef. 1:21 Pablo habla de un aion ("edad") por venir.

Hay algunas personas que critican a aquellos que tienen algo que ver con algo futuro. Ellos dicen: "Lo tenemos todo ahora". Bueno, lo siento, pero no tenemos todo ahora. Desde la perspectiva divina, todo el tiempo es uno, y así, desde ese punto de vista, Cristo fue crucificado desde el principio y el final fue establecido al principio. Pero Hebreos 2: 8 dice: "Pero ahora todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas". Este versículo habla desde el punto de vista humano que está sujeto al tiempo. Este es el ámbito en el que vivimos. Aunque ciertamente debemos reconocer el fin desde el principio, tenemos que vivir en el reino del tiempo y reconocer sus limitaciones obligatorias divinamente.

En segundo lugar, hay quienes piensan que cuando Jesús dijo en la cruz: "Consumado es", era el fin de todas las cosas. Esas palabras se han utilizado como una excusa para creer muchas cosas incorrectas. Cuando Jesús habló esas palabras, Él todavía no había completado Su momento de muerte, ni había sido levantado de entre los muertos. Aún no había enviado el Espíritu Santo en Pentecostés, y tenía que venir de nuevo para hacer Su segunda obra como fue profetizado en la Ley. Había muchas profecías que aún no se habían cumplido cuando habló estas palabras. Así que no cometamos el error de usar las palabras de Jesús para demostrar falsedades.

La muerte de Jesús en la cruz cumplió sólo con la primera paloma de Lev. 14 y el primer macho cabrío de Lev. 16. Sin embargo, la Ley especifica dos palomas y dos machos cabríos, profetizando de dos venidas de Cristo. Su muerte en la cruz sólo "terminó" la obra de la primera paloma y el primer macho cabrío. Por otra parte, la obra sólo estableció Pentecostés y el Reino pentecostal, no Tabernáculos o el Reino de Tabernáculos. Los que piensan que todo estaba "terminado" en la cruz no conocen la Ley o los Profetas. Están, por tanto, el riesgo de tener demasiada confianza en Pentecostés, pensando que esta fiesta puede establecer el Reino de Dios. Ellos no entienden la diferencia entre el Reino Pentecostal de Saúl y el Reino de Tabernáculos de David.

La era de Pentecostés nunca podría traer en el Reino (de David) más que más Pentecostés podía heredar el Reino de Dios. Pentecostés no puede hacer eso, porque nunca fue diseñado para ser la finalización de este proceso. Nunca fue diseñado para traer la justicia a la Tierra. De hecho, era una fiesta con levadura, y por eso tenemos que esperar a una Edad de Tabernáculos.

En I Corintios 15 Pablo cita de nuevo del Salmo 8. Este es el gran capítulo de la Resurrección, donde se demuestra que debido a que Jesucristo se levantó de los muertos, así también seremos resucitados. Y luego, en la explicación de nuestra resurrección, dice en los versículos 22-23:

22 Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su debido orden. . .

El orden de la Resurrección es el siguiente:

# 1: "Cristo, las primicias", lo que realmente se debe traducir los primeros frutos ungidos. Esto está hablando de la cosecha de la cebada, porque la cebada era ungida con aceite, como se lee en Lev. 23:13, y Lev. 2:14.

# 2: ". . . Luego los que son de Cristo, en su venida" (o en su parusía, o "presencia". Esta es una referencia al día en que todos se levantan para estar en Su presencia en el Gran Trono Blanco de mil años más tarde. Este es el la cosecha del trigo, que viene después de la cosecha de la cebada).

# 3: I Cor. 15:24 habla del tercer orden de resurrección,

24 Luego el fin [de la estación de crecimiento], cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y poder. 25 Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos bajo sus pies.

Si se convierten las letras griegas en el verso 25 a números y se suman, dan un total 8888. El valor numérico de Jesús en griego es 888. Así que 888 se asocia específicamente con Cristo, y 8888 tiene que ver con el gobierno de Cristo y sus resultados. Luego se dice en los versículos 26-27,

26 El último enemigo que será destruido es la muerte. 27 Porque todas las cosas sujetó debajo de sus pies. . .

Una vez más, Pablo cita el Salmo 8: 6. Vea que el Salmo 8: 6 no puede cumplirse hasta que todos los enemigos hayan sido puestos debajo de Sus pies, porque profetiza del Mandato de Dominio y su propósito (Génesis 1:28). El último enemigo es la muerte, así la muerte en sí tiene que ser puesta debajo de Sus pies. Ahora, cuando la misma muerte es vencida, eso significa que la vida está en todos los hombres. La única manera de destruir a la muerte es a través de la vida. Jesús destruyó el poder de la muerte por Su resurrección.

Si el último enemigo destruido es la muerte, es evidente que la muerte no es el primer enemigo. La escatología moderna de hoy enseña en general que el próximo evento en el calendario de Dios es la resurrección de los muertos, donde la muerte será destruida en nombre de todos los que se pueden salvar Ellos enseñan que en esta resurrección, todos los creyentes serán redimidos de la muerte, y nadie más volverá a ser sacado de la "muerte" de nuevo. En otras palabras, ellos enseñan que la muerte nunca será abolida, a excepción de los pocos que cree en Cristo durante su tiempo de vida. Esta enseñanza contradice la afirmación de Pablo de dos maneras. En primer lugar, se supone que la muerte será el primer enemigo que se suprima; y en segundo lugar, se supone que la muerte nunca será abolida, excepto para unos pocos elegidos.

Pero si la muerte se destruye en la Primera Resurrección, en el comienzo de los mil años, ¿cómo es que hay más enemigos hacia el final de los mil años (Apocalipsis 20: 7-9)? ¿Cómo es que los enemigos de Dios han de ser levantados en la Resurrección General al final de los mil años? Y cuando se levantan los enemigos, ¿cómo es que son arrojados al "Lago de Fuego", que es la muerte segunda (Apocalipsis 20:15 )? La segunda muerte es aún muerte, aunque sin duda es muerte de una forma diferente.

La muerte en cualquier forma sigue siendo un enemigo. Por lo que habrá muchos enemigos entre la Primera y la Segunda Resurrección, y serán sometidos uno tras otro. Sin embargo, el "último enemigo" a ser abolido es la muerte. ¿Quién se beneficia cuando la muerte se destruya al final? Si fuera cierto, como se nos ha dicho, que todos los creyentes son levantados en la primera resurrección, la muerte sería destruida por ellos al comienzo de la era por venir. Pero, ¿quién se beneficiará cuando la muerte se destruya al final? La respuesta es sencilla: los incrédulos se beneficiarán, ya que Dios tiene la intención de poner todas las cosas bajo Sus pies y convertirse en "todo en todos" (1 Cor. 15:28) después que aquellos incrédulos hayan completado su tiempo de juicio en el "Lago de Fuego".

En los versículos 27 y 28 Pablo nos da otro detalle acerca de esto:

27 Porque ha sometido todas las cosas bajo sus pies. Pero cuando dijo: "Todas las cosas son sujetas, es evidente que se exceptúa a quien puso todas las cosas en sujeción a Él. 28 Y cuando todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará a Aquel que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.

En otras palabras, el Padre, que puso todas las cosas bajo el Hijo, no va a estar sujeto al Hijo. El Padre es la única excepción a esta norma. Ese es el contexto que explica el uso del término "todos". Si usted quiere saber el contexto de lo que significa "todos", significa todos, excepto el Padre. Él es la única excepción de que Pablo hace en esta declaración de poner todas las cosas bajo Sus pies. Si Pablo pretendiera excluir el 95% de la humanidad, se perdió una hermosa oportunidad de hacerlo. Si él quería decir que todas las cosas bajo Sus pies significa "todos los creyentes, pero que todos los demás se perderán", entonces ¿por qué no dijo esto? La única excepción es el mismo Padre.

La única manera que Dios pueda ser todo en todos, dice Pablo, es si la misma muerte es abolida. Esto es, de hecho, el propósito para el Reino de Cristo en la era de los Tabernáculos que está por venir. Cristo fue coronado primeramente rey en el Sinaí bajo Moisés, cuando Jesucristo (el legislador) se convirtió en el rey de Israel. Pero su reino era rebelde y no se sometió a Su Ley. Esa fue la naturaleza del Reino de Dios durante la Edad de Pascua. Cristo fue coronado de nuevo rey de los 120 discípulos en el día de Pentecostés en Hechos 2. Sin embargo, una vez más, el reino Pentecostal resultó ser rebelde, siguiendo el patrón del reinado de Saúl. Ahora bien, Cristo está a punto de ser coronado rey por tercera vez en el contexto de la Era de los Tabernáculos. Este Reino perdurará, porque esta vez va a tener lo que le faltaba en los dos reinos anteriores. Tendrá administradores que son vencedores, que están de acuerdo con el Rey y que saben gobernar, no como Saúl, sino como David.

Así que hay todavía más en el futuro. La muerte de Cristo en la cruz no cumplió todo. Se cumplió todo lo profetizado en la Ley relacionado con Su Primera Venida. Pero dejó mucho más para ser cumplido en Su Segunda Venida.

En Colosenses 1:16, hablando de Cristo, Pablo dice:

16 Porque en él todas las cosas [ta panta] fueron creadas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios, principados o autoridades, todas las cosas[ta panta] fueron creadas por él y para él.

¿Qué parte del universo fue creada por Dios? ¿Sólo un par de cosas? Quizás el 95% del universo? No, todos. Juan 1: 3 dice:

3 Todas las cosas fueron hechas por Él, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Tome en cuenta que Pablo usó el término ta panta para describir la Creación misma, todo lo que existe, sea en el Cielo o en la Tierra, incluyendo todo a la vez, lo que es "visible e invisible", e incluso incluyendo toda la autoridad en la Tierra. Es EL TODO, y significa en el contexto, toda la Creación. No hay excepciones, excepto, por supuesto, el Padre mismo, como ya lo leemos en 1 Cor. 15:28.Luego, en el versículo 20, Pablo continúa. . .

20 Y por él reconciliar todas las cosas [ta panta] a sí mismo, haciendo la paz mediante la sangre de su cruz, por medio de él, repito, ya sean las de la tierra o las cosas en el cielo.

Lo que se describe en el versículo 16 como "el todo", se dice que fue reconciliado con Dios por la muerte de Cristo en la cruz. Decir que Dios creó el universo entero, pero luego reconcilió sólo un pequeño porcentaje de la humanidad es destruir toda la enseñanza de Pablo aquí. Y decir que la obra de reconciliación de Cristo no tendrá ningún efecto beneficioso sobre los que le rechazan a Él (o nunca escucharon de Cristo) en su tiempo de vida es atribuirle el gran fracaso de Su plan para destruir la muerte misma y ser "todo en todos".


9 Por lo tanto Dios también Él (Cristo) exaltado, y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, 10 para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble, de los que están en el cielo y en la tierra, y debajo de la tierra , 11 y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

¿Qué quiso decir Pablo al decir "toda rodilla"? Es toda rodilla en el Cielo, toda rodilla en la Tierra, y toda rodilla debajo de la Tierra. No sé cómo podría ser mejor dicho. Si estaba tratando de expresar la Restauración de Todas las Cosas, de modo que una generación futura no lo entendiera mal, para que entendieran que cuando se dice todo quiere decir todo, ¿de qué otra manera podría haber escrito esto?

En mis primeros años, me enseñaron que todos estos incrédulos sin duda lo confesarían, pero sólo porque se verían obligados a hacerlo. En efecto, Dios los agarraría por la parte posterior del cuello, los empujaría hacia abajo sobre sus rodillas, y se verían obligados a gruñir: "Ok, ok, está bien, confieso que eres Señor, pero no me gusta". ¿Eso sería glorioso para Dios? No lo creo. Dios mira el corazón. Él no se fija en el exterior. Así que incluso si estos no creyentes se vieran obligados a decir estas palabras, sería un ejercicio inútil a menos que viniera del corazón.

Pablo era, de hecho, citando a Isaías 45:23, donde dice,

23 Por mí mismo hice juramento, de mi boca salió palabra en justicia, y no será revocada: Que a mí se doblará toda rodilla, y jurará toda lengua. 24 Y se dirá de mí: Ciertamente en Jehová está la victoria y la fuerza; a él vendrán avergonzados todos los que contra él se enardecen. 25 En Jehová será justificada y se gloriará toda la descendencia de Israel.

En otras palabras, no sólo toda rodilla, sino también toda lengua jurará lealtad a Cristo. En Romanos 14:11 Pablo de nuevo cita este verso, diciendo: "toda lengua confesará a Dios". ¿Con qué fin? ¿Esto será un ejercicio inútil? ¿Aquellos que así lo juren no se beneficiarán de sus acciones? ¿Seguirán perdiéndose, a pesar de que serán creyentes en ese momento? Después de todo, 1 Cor. 12: 3 dice que "nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo". Así que si hacen una verdadera confesión tal, sólo será porque han recibido el Espíritu Santo.

¿Dios les dará el Espíritu Santo sólo el tiempo suficiente para obligarlos a creer en él, sólo para decirles: "¡Usted lo hizo demasiado tarde; el plazo ha expirado; ni siquiera yo puedo salvarte ahora!?" No hay tal regla en la Biblia. He. 9:27 dice, "que está establecido para los hombres que mueran una sola vez y después de esto el juicio". Sí, por supuesto, serán juzgados todos los no creyentes; pero esto no quiere decir que el juicio será sin fin. Cada vez que las Escrituras hablan del juicio divino siempre utilizan el término olam en el Antiguo Testamento y aionian en el Nuevo. Ambos términos hablan de un indefinido o desconocido periodo de tiempo ("edad"), no un período de tiempo sin fin. El propósito principal de la sentencia divina es purificar, corregir y enseñar a los hombres de los caminos de Dios. Este es el Bautismo de Fuego y el Lago de Fuego. No hay ninguna razón para creer que los hombres no pueden ser salvados después de que hayan vivido y muerto.

Si Dios les dice en ese día que la fecha límite ha pasado, entonces Él nunca será "todo en todos", ni "el todo" será reconciliado con Él. Incluso aquellos que nunca han escuchado de Cristo se perderán para siempre, simplemente porque los misioneros no llegaron a tiempo para hablarles de Cristo. El Plan Divino revelado en la Escritura habrá sido un fracaso. ¿Esta es nuestra idea de un Dios justo? Si exigimos que los pecadores sean juzgados por Dios con el fin de mantener Su carácter justo, entonces no deberíamos exigir también que Dios haga justicia a la gran mayoría de la humanidad que nunca ha tenido la oportunidad de escuchar de Cristo?

No, el día viene cuando todos los muertos se pondrán en pie ante el Tribunal de Cristo. Toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará a Dios que Él es el Señor. Y entonces, como dice Pablo en Romanos 10: 9,

9 si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

No hay plazos para la salvación. Sólo existe el amor de Dios, que todo lo consume, por Su Creación, y su determinación de ser "todo en todos". Es un buen plan, y va a funcionar, a pesar de que sin duda va a en necesitar miles de años para lograrse. Dios no está limitado por ningún plazo artificial.

Todo esto nos ayuda a entender Hebreos 2: 6-8. Aunque hemos pasado mucho tiempo en otras partes de la Escritura, ahora podemos volver al segundo capítulo de Hebreos con una mayor apreciación de su cita del Salmo 8.

8 .. . Pero ahora todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. 9 Pero nosotros vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, es decir, a Jesús, a causa del padecimiento de la muerte coronado de gloria y honor, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.

Muchos en la Iglesia tienen dificultades para entender las palabras "todos" y "todos" y "todo el mundo".

Le vemos "coronado de gloria y honor". La frase griega es doxa kai timay. Es una frase que se utiliza en la traducción de la Septuaginta (la traducción griega del Antiguo Testamento). Se usa en la Septuaginta en Éxodo 28: 2, donde se habla de las vestiduras de los sumos sacerdotes, las prendas eran para honor y gloria. (Las dos palabras están en orden inverso, pero es el mismo término de otra forma).

El libro de Hebreos cita de la traducción de los Setenta a menudo, ya que esta era la traducción griega común del Antiguo Testamento hebreo en el primer siglo. De todos modos, las vestiduras de los sacerdotes eran para "honor y gloria", y entre las prendas había una mitra en la cabeza del sumo sacerdote. Era la corona sacerdotal que representaba el honor y la gloria. Hebreos 2: 9, entonces, nos está diciendo que el mismo Jesucristo es el Sumo Sacerdote, coronado para indicar que todo está sujeto a Él. Esta es Su gloria y honor.

10 Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien son todas las cosas, llevando muchos hijos a la gloria, perfeccionar a través de sufrimientos al autor de la salvación de ellos. 11 Porque el que santifica y los que son santificados, son todos de un Padre, por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos.

Como el Gran Intercesor, Jesús se identificó con la humanidad por haber nacido como un hombre. Los cuatro pasos principales de la intercesión son: (1) Identificación; (2) Soportar la maldad de ellos, lo que significa morir en su nombre; (3) resurrección; (4) llevar muchos hijos a la gloria. Escribí sobre esto con más detalle en mi libro, Principios de la Intercesión (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/06/folleto-principios-de-la-intercesion-dr.html). Pero aquí en Hebreos 2 se nos dice cómo Jesucristo se identifica con la humanidad, al no avergonzarse de llamarnos hermanos. Pablo habla más de esto en Fil. 2: 5-8.

Para poder hacer la obra de intercesión Él tenía que estar en una posición de un hermano o pariente, por lo que el resto de este capítulo trata con este tema en particular. Esto también implica las Leyes de la Redención. Pero antes de entrar en eso, vamos a ver lo que él cita aquí para demostrar que no se avergüenza de llamarlos hermanos. He. 2:12 y 13 dice:

12 diciendo: [en el Salmo 22:22] "Anunciaré tu nombre a mis hermanos, en medio de la congregación te alabaré". 13 Y de nuevo [en 2 Samuel 22: 3]: "Yo confiaré en Él", y otra vez [en Isaías 8:18]: "he aquí, yo y los hijos que Dios me ha dado".

La primera cita es del Salmo 22. El Salmo 22, de principio a fin, es un salmo mesiánico que profetiza la muerte de Cristo en la cruz. Así que para demostrar que Cristo no se avergüenza de llamarnos hermanos, Hebreos 2:12 cita de este salmo. Al haber participado de nuestros sufrimientos, Él se ha convertido en el Capitán de nuestra salvación y como un hombre fue hecho perfecto [maduro] por aflicciones. Su mismo sufrimiento y muerte en la cruz es la prueba de que Él vino en carne humana y que somos Sus hermanos.

2 Samuel 22: 3 es el salmo que David escribió después de que Dios había sometido a todos sus enemigos en derredor de él, incluyendo el rey Saúl. Y así lo dice, en el versículo uno. David más tarde editó este pasaje de 2 Samuel, lo re-escribió, y lo hizo el Salmo 18 . El propósito del salmo tiene que ver con todas las cosas que se ponen debajo de sus pies. Por lo tanto, no es casualidad que el autor de Hebreos citara este pasaje después de hablar de que todas las cosas se ponen bajo los pies de Cristo.

Hebreos 2:13 cita a Isaías 8:18, hablando de sus "hijos". ¿Tuvo Jesús hijos? No, no hijos físicos, sino hijos de Dios, así como Jesús era el Hijo de Dios. Eso nos convierte en Sus hermanos. Somos Sus hermanos menores. Isaías 8:18 dice en su totalidad,

18 He aquí, yo y los hijos que el Señor me ha dado, por señales y prodigios en Israel, de Jehová de los ejércitos, que mora en el monte Sion.

Isaías tuvo al menos dos hijos. Ellos fueron nombrados proféticamente como "señales y prodigios en Israel". El nombre de uno de los hijos profetizaba de la cautividad de Israel; mientras que el nombre del otro hijo profetizaba del remanente que volvería de su cautiverio. Isaías 8: 3 habla del primer hijo:

3 Así que se acercó a la profetisa, la cual concibió y dio a luz un hijo. Entonces el Señor me dijo, "Llámale Maher-salal-Baz, 4 porque antes de que el niño sepa cómo gritar "padre mío" o "madre mía", la riqueza de Damasco y los despojos de Samaria serán llevados ante el rey de Asiria".

El nombre, Maher-salal-Baz, significa "rápido es el botín, rápida es la presa". Maher significa "acelerar, hacerlo rápido". Salal significa "saquear, tirar, o dejar caer". Jasbaz repite la profecía de otra forma, proporcionando un doble testimonio de ella.

Isaías vivió durante la época de la caída de la casa del norte de Israel. Se escapó del cautiverio y se encontraba en Jerusalén, cuando los asirios trataban y no pudieron conquistar esa ciudad en 2 Reyes 19. Por lo tanto, este hijo de Isaías fue llamado como una señal para la casa de Israel de que serían conquistados y expulsados lejos a Asiria.

El segundo hijo se menciona en Isaías 7: 3,

3 Entonces el Señor dijo a Isaías: "Sal ahora al encuentro de Acaz, tú, y tu hijo, Sear-Jasub, en el extremo del conducto del estanque de arriba, en la carretera a la heredad del Lavador".

Sear-Jasub significa "El remanente volverá". En Isaías 10, donde se habla de los asirios viniendo y tomando cautivo a Israel, leemos en el verso 20:

20 Y acontecerá en aquel día que el remanente de Israel, y los de la casa de Jacob que hayan escapado nunca más confiarán en el que los hirió, pero en verdad se apoyarán en el Señor, el Santo de Israel. 21 Un remanente volverá, el remanente de Jacob, al Dios fuerte. 22 Porque aunque tu pueblo, oh Israel, pueda ser como la arena del mar, sólo un remanente de ellos volverá; la destrucción decretada, rebosará justicia.

En primer lugar, se trata de una profecía acerca de las diez tribus del norte conocidas como la casa de Israel. No es una profecía concerniente a la casa del sur de Judá, y no tiene nada que ver con el estado actual llamado "Israel". Las tribus de Israel no son judíos, porque los judíos remontan su origen a la casa del sur de Judá, que fue liberada de Asiria. Más tarde entraron en un cautiverio en Babilonia durante 70 años, y luego regresaron a la tierra para que Jesús pudiera nacer en Belén de la tribu de Judá.

El remanente que regresaría profetizado en Isaías es discutido más completamente en mi libro, ¿Quién es un israelita? (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/06/libro-quien-es-un-israelita-dr-stephen.html), Junto con su libro que le acompaña, ¿Quién es un Judio? (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-quien-es-un-judio-dr-stephen-e.html). El cumplimiento de la vuelta del remanente de Israel es muy diferente de la opinión que los cristianos sionistas ahora nos están diciendo. Volviendo a Hebreos 2, leamos los versículos 14-18,

14 Así que por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para, por medio de la muerte, destruir el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, esto es, al diablo, 15y librar a los que por el temor de la muerte estaban sometidos a esclavitud durante toda la vida. 16 Porque ciertamente no viene en ayuda de los ángeles, sino en ayuda de los descendientes de Abraham. 17 Por tanto, tenía que ser hecho semejante a sus hermanos en todas las cosas, para que pudiera convertirse en un misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para hacer propiciación [expiación] por los pecados del pueblo. 18 Pues por cuanto el mismo fue tentado en el sufrimiento, Él es capaz de acudir en ayuda de los que son tentados.

En este pasaje encontramos que hay dos relaciones. Se dice que él tomó sobre sí "carne y sangre", en lugar de tomar sobre sí la naturaleza de los ángeles. Carne y sangre tratan con el hecho de que Él vino como el último Adán. Así como Adán y toda la humanidad estaban hechos de carne y hueso, así también Jesús tuvo que venir en carne y hueso, con el fin de ser afín a la humanidad. Sus "hermanos", entonces, incluyen toda la humanidad en ese sentido.

Pero Él también tomó específicamente sobre sí la genealogía específica de Abraham, con el fin de ser un pariente cercano de la casa de Israel. ¿Por qué hizo eso? ¿Era importante eso? Sí, este detalle es importante debido a las Leyes de la Redención. Lo hizo con el fin de ser elegible para redimir a los dos. Él es un redentor porque la Ley nos dice que la única persona que tiene un derecho de redención, es un pariente cercano. Lev. 25: 47-49 dice:

47 Si el forastero o el extranjero que está contigo se enriquece, y tu hermano que está junto a él empobrece, y se vende al forastero o extranjero que está contigo, o a alguno de la familia del extranjero; 48 después que se haya vendido, podrá ser rescatado; uno de sus hermanos lo rescatará. 49 O su tío o el hijo de su tío lo rescatará, o un pariente cercano de su familia lo rescatará; o si sus medios alcanzan, él mismo se rescatará.

La razón por la que Jesús tenía que ser uno de los hermanos fue para tener el derecho de redención. Si hubiera tomado sobre sí la naturaleza de los ángeles, Él no habría sido un pariente cercano a nosotros. Si Él no habría tomado sobre sí carne y sangre, Él no habría sido un pariente cercano a la humanidad. En el contexto más estrecho, si Él no había venido de la simiente de Abraham, él no habría sido un pariente cercano a la casa de Israel y por lo tanto no habría tenido el derecho legal de redención.

Cualquier hombre podía redimir a su amigo, si así lo deseaba. Pero en tal caso, el propietario del esclavo tenía el derecho de rechazar el precio de reembolso. Pero si el redentor iba como un pariente cercano, el amo del esclavo no tenían derecho a rechazarlo, porque el pariente tenía el derecho de rescate.

Por lo tanto, Jesús vino como un pariente cercano y no se avergonzó de llamarnos hermanos. El vino no sólo como un pariente cercano para la casa de Israel, sino también como un pariente cercano a toda "carne y sangre". Esto le hizo elegible como un pariente cercano para redimir a Israel y toda la humanidad. Por otra parte, porque Él tenía el derecho de redención, el amo de los esclavos (el pecado o el Diablo) no tenía derecho a rechazar el precio de reembolso. La elección estaba en las manos de Jesús, no en las manos del Diablo.

La única manera en que podía garantizar Su derecho legal para poner todas las cosas bajo Sus pies, la única manera que podía reconciliar a toda la Creación a Sí mismo, la única manera que Él podía redimir todas las cosas, la única manera que podía salvar a la humanidad, era si estaba dispuesto a convertirse en nuestro pariente cercano, porque eso le daba el derecho al rescate.

Así que no sólo vino Jesús a reconciliar todas las cosas, como se lee al principio de Hb. 2: 6-8, sino que también vino a redimir todas las cosas. Es por ello que no se avergonzó de llamarnos hermanos. Así, con Jesús que tiene el derecho de redimir, el pecado no tiene poder sobre nosotros, el pecado no tiene derecho legal a rechazar al redentor. Ese es un punto legal muy, muy importante, ya que la sangre de Jesús valía más que la deuda por el pecado de todo el mundo. Valía más que lo que toda la Creación siempre valió.

Jesús dio todo, toda su vida. Su vida valía más que toda la Creación; por lo que tuvo los medios para redimir a toda la Creación. No hay pecado que jamás haya sido capaz de crear una deuda mayor que el valor de la sangre de Jesucristo. Ningún pecado vale más. Así que Jesús tenía los medios para redimir el mundo, y porque Él amaba el mundo (Juan 3:16), Él tenía el motivo para hacerlo. Él quería hacerlo, y por lo tanto, Él lo haría. Llegó a hacerlo. Y las escrituras dicen que Él lo hizo. Él pondrá todas las cosas debajo de Sus pies.


¿Por qué proceso se logrará esto? La Ley de la Redención, es una forma en que se está haciendo. Así que Él ha redimido, no sólo a la simiente de Abraham, pero a toda la carne y sangre, porque en ambos sentidos que es un pariente cercano. He oído que algunas personas dicen que "Sólo Israel será salvo", y que se base en la idea de que sólo la simiente de Abraham es pariente de Jesús. Pero eso no es lo que Hebreos nos dice. Va más allá de Abraham, va todo el camino de vuelta hasta la carne y la sangre de Adán, en contraste con una forma angelical. No tomó sobre sí la naturaleza de los ángeles, tomó sobre sí la carne y la sangre, debido a que Él un pariente cercano también de Adán y no sólo de Abraham. Y eso es un factor muy importante en el Plan Divino para poner todas las cosas bajo Sus pies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario