TRADUCTOR-TRANSLATE

HAGAMOS AL HOMBRE A NUESTRA IMAGEN... (Cap. II de "La Marca de la Bestia"), Joseph Herrin


Hagamos al hombre a nuestra imagen...

La Biblia comienza con el relato de la obra de Dios de volver a crear un mundo que se ha convertido en objeto de juicio, un mundo cubierto de oscuridad, sin orden y vacío. Una caída ya se había producido, una tercera parte de los ángeles siguió a Satanás en la rebelión y fueron echados del cielo a la tierra. Los que una vez estuvieron en la presencia de Aquel que es la Luz han sido sellados en la oscuridad.
Ya que ellos han rechazado la Luz, han cosechado las consecuencias de su elección. A pesar de que Egipto sufrió una vez la sentencia de la oscuridad, una oscuridad tan profunda que se podía sentir, y nadie se atrevía a moverse durante los tres días que duró, si lo hicieron los ángeles que abandonaron su primer estado a un momento en que la oscuridad es ahora su parte.
Llegó el día, sin embargo, cuando Dios comenzó a trabajar para volver a crear la Tierra destrozada que había caído bajo la maldición de la oscuridad. En el lapso de seis días Dios remodeló por completo la Tierra desde un vacío caótico y sin forma en algo que Él declaró era "bueno."
Lo que ocurrió en cada día representa una gran verdad espiritual que se relaciona con el mismo proceso que el hombre debe pasar con el fin convertirse en un hombre espiritual completamente a la imagen de Dios. En el sexto día se nos dice que Dios creó al hombre.
Gén 1:26-27 LBLA Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. (27) Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Hay una falsa comprensión de muchos respecto a que Adán dio a luz la imagen de Dios, y que antes de la caída en el Jardín era perfecto. Muchos asumen que Cristo vino a restaurar al hombre a la condición que Adán conoció antes de su caída. La verdad, sin embargo, es que Adán no era un hombre perfecto. Él tenía el potencial para llevar la imagen de Dios y ser formado totalmente de acuerdo con la semejanza de Dios, pero Adán nunca alcanzó a esto. El apóstol Pablo nos da una mayor comprensión de este hecho.
1Co 15:45-49 LBLA Así también está escrito: El primer HOMBRE, Adán, FUE HECHO ALMA VIVIENTE. El último Adán, espíritu que da vida. (46) Sin embargo, el espiritual no es primero, sino el natural; luego el espiritual. (47) El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es del cielo. (48) Como es el terrenal, así son también los que son terrenales; y como es el celestial, así son también los que son celestiales. (49) Y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
Adán no era más que un alma viviente, Dios nos dice que Él es Espíritu, y los que le adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad. El primer hombre que llevó la imagen perfecta de Dios no fue Adán, sino que es Cristo Yeshua. Él declaró esta verdad con las palabras:
Jua 14:9 LBLA Jesús le dijo*: ¿Tanto tiempo he estado con vosotros, y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"?
El primer Adán no podía decir: "El que me ha visto, ha visto al Padre". Los patriarcas no podían decir: "El que me ha visto, ha visto al Padre". Ninguno ha sido capaz de hacer esta declaración, solo Yeshua. Yeshua fue el primer hombre que cumplió las palabras proféticas de Génesis capítulo 1, "Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza". Fue el primer hombre que verdaderamente declaró que verlo a el era ver al Padre. En Génesis entonces vemos el comienzo del plan de Dios, la semilla que se planta en el suelo, pero falta mucho más tiempo antes de que veamos la semilla saliendo para producir lo que Dios declaró que era su intención. Yeshua se refiere a sí mismo como "el Hijo del Hombre". Más que cualquier otro título, esto es lo que Él declara de Sí mismo. Aunque era hombre, Él fue el primero de un nuevo orden de hombre, porque él fue el primero en tener el Espíritu Santo morando en Él. Para sus discípulos Él declaró:
Jua 14:16-17 LBLA Y yo rogaré al Padre, y El os dará otro Consolador para que esté con vosotros para siempre; (17) es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni le ve ni le conoce, pero vosotros sí le conocéis porque mora con vosotros y estará en vosotros.
Muchos hombres habían conocido que la morada del Espíritu estaba CON ellos, e incluso los discípulos habían sido capaces de curar a los enfermos y echar fuera demonios por el poder del Espíritu que moraba CON ellos. Pero una relación mucho más completa sería experimentada en Pentecostés, cuando el Espíritu estaría EN ellos.
En este pasaje en el evangelio de Juan vemos que iba a haber un cambio en la forma en que el hombre y el Espíritu habitarían juntos. Habiendo establecido entonces que Yeshua el Mesías fue el primer hombre en cumplir las palabras de Génesis capítulo uno respecto del hombre, siendo el primero en llevar verdaderamente la imagen y semejanza de Dios, podemos entender que Dios planeó desde el principio los tiempos y las etapas que el hombre debería pasar para llegar al lugar donde entrar en el deseo de Dios para el hombre.
Los seis días de la Creación revelan mucho del plan de Dios para llevarnos hasta el último día cuando el hombre (Verdadero Hombre -el segundo Adán) sería revelado. Cuando el libro del Génesis se abre nos encontramos con que la Tierra ya ha caído en la ruina. Se ha experimentado un juicio que se ha traducido en el caos, falta de forma y oscuridad. Así que rápidamente viene la transición que muchos se la pierden.
Gén 1:1-2 LBLA En el principio creó Dios los cielos y la tierra. (2) Y la tierra estaba sin orden y vacía, y las tinieblas cubrían la superficie del abismo…
[Para un tratamiento más completo de la interpretación correcta de las palabras de estos dos versos, y una exposición más profunda de la sentencia de la Tierra que se habla aquí, ver el libro "Plan de las Edades de Dios"].
Las palabras descritas dicen que Dios creó los cielos y la Tierra, cuando leemos que la Tierra se volvió desordenada y vacía. Esta descripción de la Tierra corresponde al primer Adán, porque ya hemos leído las palabras de Pablo donde declaró "El primer Adán era de la tierra, terrenal", lo que demuestra que el primer Adán está estrechamente relacionado con la Tierra.
También leemos en Génesis capítulo uno donde Dios formó al hombre del polvo de la Tierra. Así que la Tierra y sus etapas son una imagen del hombre y sus etapas de como Dios le lleva al lugar en el que lo llevará plenamente a la imagen de Dios.
Así como las palabras de Génesis 1: 1-2 progresan rápidamente de la Tierra que se está creando, a la Tierra que se volvió desordenada, vacía y cubierta en la oscuridad, también lo hacen las palabras acerca de la creación del hombre, porque casi inmediatamente después leemos de la caída del hombre y de la sentencia que se devenga a él.
Así como la Tierra se volvió desordenada y vacía, tampoco el hombre pudo alcanzar la forma de Dios y Su vida se volvió una tierra vacía. Así como la Tierra fue sellada en la oscuridad, también la oscuridad descendió sobre el hombre.
Efe 5:8 LBLA porque antes erais tinieblas…

Mat 4:16 LBLA EL PUEBLO ASENTADO EN TINIEBLAS VIO UNA GRAN LUZ, Y A LOS QUE VIVÍAN EN REGIÓN Y SOMBRA DE MUERTE, UNA LUZ LES RESPLANDECIÓ.
El evangelio de Mateo repite las palabras del profeta Isaías. Estas palabras no estaban declarando que la tierra de Israel era oscura a diferencia de cualquiera de las otras naciones. En lo natural tenía tanta la luz como cualquier otra tierra, y más que la mayoría, ya que se encuentra cerca del ecuador terrestre.
A lo que Isaías y Mateo se referían era a la condición oscurecida del hombre, que es la porción de todos los que han nacido de Adán. La oscuridad es una oscuridad de muerte como revela Mateo. Dios habló a Adán y le dijo que el día que comiera del árbol prohibido seguramente moriría.
Es una oscuridad espiritual que ha sido la suerte de todos los hombres, pero el hombre fue creado para ser un templo lleno de la luz del Espíritu de Dios, pero hasta el Mesías tal hombre no había sido visto. Entonces, ¿qué debe suceder para que Dios forme en la Tierra al hombre de nuevo a la manera de Dios y formar al hombre del cual Él pueda declarar que es bueno? El primer evento es eliminar la oscuridad, lo que vemos que ocurre a la tierra en Génesis capítulo uno.
Gén 1:3-5 LBLA Entonces dijo Dios: Sea la luz. Y hubo luz. (4) Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. (5) Y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó noche. Y fue la tarde y fue la mañana: un día.
Si el hombre quiere tomar la forma en la que Dios pueda declarar: ¡ES BUENO! , entonces él también debe seguir el mismo patrón. Él debe recibir la luz, y la maldición de la oscuridad debe ser eliminada. Un paralelo se ve aquí entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, porque en el Antiguo Testamento habla de la luz que entra en la Tierra, mientras que el Nuevo Testamento habla de luz que entra en el hombre.
Jua 1:4-5 LBLA En El estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. (5) Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la comprendieron.
Jua 8:12 LBLA Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Jua 9:5 LBLA Mientras estoy en el mundo, yo soy la luz del mundo.
Jua 12:36 LBLA Mientras tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de la luz. Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.
Observe ahora una gran tragedia de la cristiandad moderna. Muchos son los que se han convertido en testigos de la luz. Estaban caminando en la oscuridad y vieron la luz de Cristo. Muchos están contentos de permanecer en este lugar y se limitan a dar testimonio de la luz que han presenciado en la persona del Hijo de Dios.
Sin embargo, ser testigos de la luz no es todo el propósito de Dios. Dios no se detuvo tras el primer día de la creación y luego descanso en el segundo día. Él declara que la luz era buena, y es bueno reconocer que la luz de Dios se manifiesta en la vida de Yeshua. Sin embargo, si los santos quieren progresar al sexto día, cuando el hombre se forma a la imagen de Dios, no pueden acampar en el primer día.
No pueden contentarse con ver solamente la luz del día y luego esperar hasta que Dios nos lleve al Cielo. Deben tener a Cristo formado en ellos. Esta es tal vez la mayor manifestación de la apostasía de la hora en que vivimos. Los santos predican un evangelio que los convierte en profesores de la luz al tiempo que no caminan a un lugar de transformación. Tienen luz, pero siguen siendo desordenados y vacíos, carentes de una conformidad a la imagen de Cristo. La Luz brilla sobre ellos, pero se limita a exponer la ruina en sus vidas, y los santos llaman a esta ruina buena. Dios no llamó el estado de la tierra buena en el primer día de la creación. Simplemente llama buena a la luz.
Si usted no permite que Dios lo lleve más allá del lugar de ver la luz a un lugar donde usted también lleve la imagen del celestial, entonces usted no ha estado a la altura de la voluntad de Dios y no han podido alcanzar el plan de Dios que es que nosotros debemos llevar Su imagen y Su semejanza.
Del día dos de la re-creación de la Tierra, leemos:
Gén 1:6-8 LBLA Entonces dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. (7) E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. (8) Y llamó Dios a la expansión cielos. Y fue la tarde y fue la mañana: el segundo día.
En el segundo día se observa el agua que cubre todo. Todavía no hay ninguna mención de tierra seca. Aguas en las Escrituras son un símbolo de la muerte, y, después de dar testimonio de la luz de Cristo, el hombre debe ser bautizado, que es estar inmerso totalmente en el agua.
Hch 8:36-37 LBLA Yendo por el camino, llegaron a un lugar donde había agua; y el eunuco dijo*: Mira, agua. ¿Qué impide que yo sea bautizado? (37) Y Felipe dijo: Si crees con todo tu corazón, puedes. Respondió él y dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.
Hch 22:16 LBLA "Y ahora, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados invocando su nombre".
En el segundo día, no sólo vemos el agua siendo prevaleciente, sino también vemos que la separación es una obra clave del día. De la misma manera el hombre, después de confesar la fe en Cristo, que es la luz del mundo, debe ser bautizado en agua, y al hacerlo, él está demostrando simbólicamente que sus pecados han sido separados de él, siendo lavado en agua.
Bautismo habla de unirse con Cristo en Su muerte por lo que nuestros pecados son expiados, y nosotros también podemos estar unidos con Él en Su vida de resurrección. Esta vida de resurrección es el tema del día tres de la creación.
Gén 1:9-13 LBLA Entonces dijo Dios: Júntense en un lugar las aguas que están debajo de los cielos, y que aparezca lo seco. Y fue así. (10) Y llamó Dios a lo seco tierra, y al conjunto de las aguas llamó mares. Y vio Dios que era bueno. (11) Y dijo Dios: Produzca la tierra vegetación: hierbas que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género, con su semilla en él. Y fue así. (12) Y produjo la tierra vegetación: hierbas que dan semilla según su género, y árboles que dan fruto con su semilla en él, según su género. Y vio Dios que era bueno. (13) Y fue la tarde y fue la mañana: el tercer día.

Así como Cristo fue resucitado de entre los muertos al tercer día, también vemos la tierra seca que surge de las aguas de la muerte al tercer día. Esto también simboliza que el hombre no debe permanecer en el pecado y la muerte después de confesar a Cristo, sino que es resucitado como una nueva creación.
Rom 6:4-7 LBLA Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida. (5) Porque si hemos sido unidos a El en la semejanza de su muerte, ciertamente lo seremos también en la semejanza de su resurrección, (6) sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El , para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado; (7) porque el que ha muerto, ha sido libertado del pecado.
¡Qué gran engaño está siendo difundido por el enemigo hoy para mantener a los hombres y mujeres en la esclavitud del pecado. Millones de creyentes profesantes se les dice que no son más que pecadores salvados por la gracia, y nada ha cambiado fundamentalmente en sus vidas. No tienen idea de su unión con Cristo, de su victoria sobre el pecado y la muerte. Siguen en el pecado creyendo que esto es normal y esperado, mientras piden la sangre de Cristo para cubrirlos y hacerlos limpios. No han podido entender las palabras del apóstol Juan:
1Jn 5:18 LBLA Sabemos que todo el que ha nacido de Dios, no peca; sino que aquel que nació de Dios lo guarda y el maligno no lo toca.
Multitudes de santos no intentan mantener sus cuerpos en sujeción. Han recibido la mentira de que no tienen ningún poder sobre el pecado. Algunos de los que eran homosexuales siguen en su homosexualidad. Algunos de los que eran mentirosos siguen mintiendo. Algunos de los que fueron fornicarios siguen fornicando. Algunos de los que eran ladrones siguen robando. El apóstol Pablo escribió:
1Co 6:9-11 LBLA ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, (10) ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios. (11) Y esto erais algunos de vosotros; pero fuisteis lavados, pero fuisteis santificados, pero fuisteis justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.
En el segundo día de la Creación, vemos en el tipo del bautismo en agua el lavado de los pecados. Vemos que la separación ocurre cuando los santos van a dejar fuera su pecado y se presentan como esclavos a la justicia y la obediencia a Dios. En el tercer día vemos a los santos que salen de las aguas de la muerte y entran en la vida de resurrección con Cristo, una vida que existe para hacer la voluntad del Padre. También vemos que la vegetación brota, y esto habla del fruto que se va a producir en la vida de los que han llegado hasta aquí. Esto nos lleva al cuarto día
Gén 1:14-19 LBLA Entonces dijo Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche, y sean para señales y para estaciones y para días y para años; (15) y sean por luminarias en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. (16) E hizo Dios las dos grandes lumbreras, la lumbrera mayor para dominio del día y la lumbrera menor para dominio de la noche; hizo también las estrellas. (17) Y Dios las puso en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, (18) y para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. (19) Y fue la tarde y fue la mañana: el cuarto día.
Después de haber visto la luz, habiendo sido limpiados del pecado, siendo partícipes de la vida de resurrección de Cristo, los santos ahora brillan como luces en la tierra. A pesar de que se les dio las estrellas en los cielos para señales, así también los hijos de Dios se dan por señales y maravillas como las Escrituras testifican:
Isa 8:18 LBLA He aquí, yo y los hijos que el SEÑOR me ha dado estamos por señales y prodigios en Israel, de parte del SEÑOR de los ejércitos que mora en el monte Sion.
Dan 12:3 LBLA Los entendidos brillarán como el resplandor del firmamento, y los que guiaron a muchos a la justicia, como las estrellas, por siempre jamás.
Así como la gloria de la Luna y el Sol y las estrellas varían de unos a otros en su gloria, así será la gloria que descanse sobre los santos, variara en el día en que reciban sus cuerpos resucitados.
1Co 15:41-42 LBLA Hay una gloria del sol, y otra gloria de la luna, y otra gloria de las estrellas; pues una estrella es distinta de otra estrella en gloria. (42) Así es también la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo corruptible, se resucita un cuerpo incorruptible;
Este cuarto día luego habla de los santos, ya que revelan la vida de Cristo dentro de ellos. Como una ciudad asentada sobre un monte que va a emitir luz. Como vírgenes con aceite en sus linternas tienen que alumbrar. Así como las estrellas se utilizan para navegar, los santos han de ser señales por las cuales el mundo puede conocer el camino de la justicia, y el camino de la verdad.
Habrá mucho dolor en el día del juicio, cuando muchos santos vengan delante de Dios y no tengan aceite en sus lámparas. El tiempo ya es tarde, para que los santos puedan permitir que la luz de Cristo fluya para ser vista en sus vidas. El tiempo de ganar la recompensa está por terminar, y muchos han dado más preocupación a lo material.
Al igual que el siervo malo de la parábola de Cristo, han tomado lo que han recibido y lo enterraron en la tierra de su carne para dársela de nuevo a Cristo cuando Él deba llamar para ello. No han ganado ningún interés en lo que se les ha confiado. No han traído aumento para el Reino de Dios. No tienen un fruto que permanece, y grande será su vergüenza cuando estén en la presencia de Dios en ese día.
Las lumbreras en la expansión de los cielos hablan de los santos de Dios, que se establecen como luces en medio de la oscuridad. Los santos han de brillar en la oscuridad. Sin embargo, es una gran acusación para la iglesia de hoy, que pocos pueden decir de los cristianos que están brillando. Los cristianos se han dejado conformar a un mundo oscuro, y así vemos que las siguientes palabras de Apocalipsis están hablando de aquellos que han sido llamados por Dios, pero que no han logrado alcanzar a la imagen de Cristo.
Apo 6:13 LBLA y las estrellas del cielo cayeron a la tierra, como la higuera deja caer sus higos verdes al ser sacudida por un fuerte viento.
Las estrellas del cielo son los santos de Dios, y trágicamente, hay muchos que son como higos inmaduros. Ellos no han llegado a la madurez, que Pablo describe como "la plenitud de la estatura de Cristo" (Efesios 4). Puesto que éstos no lograron alcanzar la imagen del celestial, serán lanzados de vuelta a la Tierra, porque ellos obstinadamente conservan la imagen del terrenal. Porque el quinto día de la creación leemos:
Gén 1:20-23 LBLA Entonces dijo Dios: Llénense las aguas de multitudes de seres vivientes, y vuelen las aves sobre la tierra en la abierta expansión de los cielos. (21) Y creó Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve, de los cuales están llenas las aguas según su género, y toda ave según su género. Y vio Dios que era bueno. (22) Y Dios los bendijo, diciendo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad las aguas en los mares, y multiplíquense las aves en la tierra. (23) Y fue la tarde y fue la mañana: el quinto día.
La actividad del quinto día se continúa en el sexto día cuando Dios crea las bestias del campo. En el quinto día lo que se crea es a la vez lo que está debajo del hombre en el mar, y por encima del hombre en el aire. De estas criaturas se habla de nuevo en el sexto día, y esto hace que sea adecuado mirar estos días juntos.
Gén 1:24-28 LBLA Entonces dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género: ganados, reptiles y bestias de la tierra según su género. Y fue así. (25) E hizo Dios las bestias de la tierra según su género, y el ganado según su género, y todo lo que se arrastra sobre la tierra según su género. Y vio Dios que era bueno. (26) Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados en toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra. (27) Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (28) Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.
Dos veces en este sexto día leemos las palabras que el hombre fue creado para gobernar o ejercer dominio, sobre los peces, las aves, el ganado y todo reptil que se arrastra sobre la tierra. Dios le habló directamente al hombre y la mujer y les dijo: "Llenad la tierra y sometedla; y dominen sobre los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra". La amonestación de Dios al hombre es por lo tanto someter y gobernar sobre estas cosas.
Esto nos da una idea de lo que representan estas criaturas. Todas estas criaturas del quinto y sexto días son animales y tipifican la naturaleza animal que debe ser conquistada y gobernada. Todas estas criaturas fueron declaradas buenas por Dios, y ellas debían ser sujetas al orden divino de Dios. La orden gubernamental de gobierno y sujeción se da en la Escritura, y es la siguiente:
Dios es la cabeza de Cristo, Cristo es la cabeza del hombre, el hombre es la cabeza de la mujer, y el hombre y la mujer dominan sobre las criaturas (I Corintios 11, Génesis 1).
Esto nos lleva a la parte más crítica de lo que se revela en esta apertura del libro de Génesis. Para que el hombre pueda alcanzar la imagen y semejanza de Dios, el hombre debe aceptar y cumplir la orden gubernamental de Dios. El hombre debe tomar su lugar en la creación y gobernar como él fue creado para hacerlo. Fallar en esto es fracasar en alcanzar la imagen y semejanza de Dios.
¿Por qué es así? La Creación entera lleva la imagen de Dios, siempre y cuando se mantenga a la orden gubernamental de Dios. Dios es el creador de todas las cosas. Él es la fuente de toda vida y la fuente de todo pensamiento.
Sólo él debe ser el iniciador de toda la actividad en la creación, y todas las cosas deben inclinarse ante su iniciativa. Así vemos a Cristo, el verdadero hombre a imagen de Dios, declarando repetidamente: "Nunca hago nada por mi propia iniciativa. Yo sólo hago la voluntad del Padre”.
Cristo tomó a Dios el Padre como Su cabeza. Él se rindió perfectamente a la voluntad del Padre y sólo hizo las cosas que el Padre le mandó que hiciera. Él era tan perfecto en esto que Él incluso declaró que las palabras que habló todas se originaron en el Padre, y Él sólo hablaba las cosas que el Padre le mandó hablar. Debido a que Cristo se sometió de manera total al gobierno del Padre, Él se convirtió en la expresión perfecta del Padre. Ver a Yeshua era ver a Dios.
Cuando la Creación también se somete perfectamente al gobierno de Dios, entonces la Creación será una expresión perfecta de Dios. Sin embargo, podemos ver a Dios en la Creación, pero la imagen es estropeada, distorsionada, deformada debido a la caída.
El hombre debía tomar su lugar en la Creación y rendirse a Su cabeza, que es Cristo. El hombre debía recibir su dirección de Cristo, y a su turno iba a someter y gobernar a las bestias de la tierra, el cielo y el mar. La mujer fue dada al hombre para ser una compañera en este gobierno.
Conocemos la historia de la caída en el Jardín del Edén, y cómo el hombre y la mujer fallaron en aceptar y mantener el gobierno de Dios. Dios mando al hombre y a la mujer para que gobernaran sobre las bestias, pero Eva permitió que la bestia gobernara sobre ella. Se nos dice que la serpiente era la más sutil (astuta y sabia) de todas las bestias del campo.
La serpiente engañó a Eva y ella se sometió a la bestia. Dios ordenó a Eva que sometiera a las bestias y dominara sobre ellas, por lo que se sujetarían a ella como ella a su vez estaba sujeta a Dios. Eva no lo hizo, y en lugar de someterse a Dios y expresar Su imagen, se sometió a la bestia y comenzó a expresar la naturaleza bestia.
Eva a su vez instó a su marido a comer del fruto que Dios les había prohibido comer. En este punto Eva estaba manifestando la naturaleza bestia, pues se había sometido a la bestia en lugar de Dios. Pablo nos dice que nos convertimos en esclavos de aquel a quien obedecemos.
Rom 6:16 LBLA ¿No sabéis que cuando os sometéis a alguno como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?
Por lo tanto, cuando Eva obedeció a la bestia se convirtió en una esclava de la naturaleza bestia. Adán igualmente tuvo que elegir si iba a someter y gobernar sobre esta naturaleza de la bestia, escogiendo la obediencia a Dios y honrando el gobierno divino, o también inclinarse ante la bestia y estar bajo su gobierno. Adán escogió inclinarse ante la naturaleza de la bestia, y mientras lo hacía el potencial para expresar la imagen de Dios dentro de él se perdió, y esto se muestra en ser excluidos del sendero del Árbol de la Vida. El Alma de Adán se oscureció y se ensombreció por la imagen de la bestia. Adán, que fue creado para llevar la imagen de Dios, se convirtió en desordenado y vacío, carente de la imagen de Dios en su interior. También quedó bajo la maldición de la oscuridad.
Acaso Dios había hecho un error de cálculo en Su Creación? ¿Fue Su plan de "crear al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza" frustrado? ¡No! Dios sabía que el primer Adán fallaría, así como la primera Tierra había sido sometida a juicio.
Él ya había planeado que la humanidad no debía ser perfeccionada de cualquier forma que no fuera a través de su Hijo unigénito a quien lo enviaría al mundo para dominar y gobernar sobre la naturaleza bestia. Este Cristo lo hizo perfectamente. Él siempre mantuvo el gobierno de Dios, estuvo siempre en perfecta obediencia al Padre, no cediendo a las sugestiones de Satanás, las tentaciones de la carne, o a las tentaciones del mundo.
El hombre Cristo fue visto como una expresión perfecta de Dios, y todos los santos son llamados a dar esta imagen del Celestial.
¿Qué no se encuentra en el evangelio de hoy? Hay una ausencia de este mensaje de gobernar sobre la naturaleza de la bestia. La humanidad no puede alcanzar la voluntad de Dios para llevar Su imagen y semejanza, si primero no gobierna sobre todas las bestias de la tierra y el cielo y el mar, es decir, el hombre debe someter y gobernar sobre los anti-tipos espirituales que se representan en los tipos de la naturaleza.

En los siguientes capítulos vamos a examinar lo que la naturaleza de la bestia es, de una manera más plena. Tristemente, muchos santos no han discernido la necesidad de gobernar sobre esta naturaleza inferior. Han tratado de hacer las paces con la bestia, de vivir en armonía con ella, cuando debe ser sometida y gobernada. Hay una iglesia entera retratada como una ramera y como Babilonia en la Escritura, que no ha podido dominar sobre la bestia, y será esta bestia la que al final va a ser su propia destrucción. El apóstol Juan habla de esto en el libro de Apocalipsis.
Apo 17:3-5 LBLA Y me llevó en el Espíritu a un desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres blasfemos, y que tenía siete cabezas y diez cuernos. (4) La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de las inmundicias de su inmoralidad, (5) y sobre su frente había un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
Apo 17:16-17 LBLA Y los diez cuernos que viste y la bestia, éstos odiarán a la ramera y la dejarán desolada y desnuda, y comerán sus carnes y la quemarán con fuego; (17) porque Dios ha puesto en sus corazones el ejecutar su propósito: que tengan ellos un propósito unánime, y den su reino a la bestia hasta que las palabras de Dios se cumplan.
El sistema de la iglesia ramera hoy cabalga sobre la bestia, y no la ha sometido. Más bien se ha hecho una alianza impía con la naturaleza inferior y falla en ejercer dominio sobre ella. A causa de este fracaso, Dios hará que la bestia convierta a la ramera en desolada y desnuda, y comerá su carne y la quemarán con fuego.
Apo 15:2 LBLA Vi también como un mar de cristal mezclado con fuego, y a los que habían salido victoriosos sobre la bestia, sobre su imagen y sobre el número de su nombre, en pie sobre el mar de cristal, con arpas de Dios.
El primer capítulo del primer libro de la Biblia revela el designio, el diseño de Dios para el hombre de gobernar sobre las bestias, y el último libro de la Biblia revela que habrá una compañía de vencedores que lo hacen. El plan de Dios no ha sido frustrado. Todo va de acuerdo al plan de las edades de Yahwéh. Aunque Adán y Eva tomaron sobre sí la imagen de la bestia por someterse a la serpiente, habrá aquellos que son victoriosos sobre la bestia y su imagen. Estos llevan la imagen del celestial. Estos tendrán el sello de Dios en sus frentes, mientras otra multitud recibe la marca de la bestia.
Es una gran locura que la Iglesia ha entendido mal lo que se está hablando de la bestia, su imagen, y su número. Multitudes se centran en evitar alguna marca física de la bestia que será estampada en la mano o en la frente, sin darse cuenta de que la marca ya está ahí. La humanidad lleva la imagen de la bestia en su mente y en sus acciones. El número de la bestia es el número del hombre de carne, y todos los que llevan la imagen del primer Adán, y que no han sido conformados a la imagen del último Adán, llevan esta marca.

Es un gran engaño que la iglesia deba centrarse en las conspiraciones de los hombres y las marcas físicas en la mano y en la frente, descuidando de predicar la verdad que una marca espiritual más importante ya se ha dado, y que sólo por unirse con Cristo en su muerte con el fin de unirse con Él en el poder de su resurrección, el hombre puede elevarse por encima de la naturaleza bestia y llevar la imagen del celestial. Muchos maestros de la profecía dicen a los santos que deben negarse a recibir alguna marca física que se les puedan dar algún día, al tiempo que no amonestan a los santos para reinar sobre la naturaleza de bestia que los ataca a diario. Ellos deberían enseñar lo antiguo sin dejar de lado su significado espiritual y real.
Al cerrar este capítulo, permítanme recapitular lo que se ha compartido. El primer capítulo del Génesis detalla la creación de la tierra, su juicio y su re-creación, es un tipo y prefiguración del hombre. También el hombre cayó y fue juzgado. Se convirtió sin forma y cubierto de oscuridad, y él también necesita el movimiento del Espíritu de Dios sobre él para remodelar la imagen de Dios, con el fin de que Dios pueda declararlo hombre bueno. Los seis días de la creación son un cuadro del proceso que el hombre debe pasar en esta restauración, y el objetivo es el séptimo día, el descanso sabático de Dios, donde todo está en armonía con el Padre.
La gran mayoría de la iglesia no ha logrado progresar a través de los seis días hasta llegar al séptimo. Muchos han conseguido no más futuro que el primer día, y en este fallo no han estado a la altura de la gracia de Dios. No es suficiente ver la luz del día para uno que habla de Cristo. Cristo es más que la puerta, luego hay un camino recto y estrecho a seguir, y es todo el camino hasta el día siete.
Muchos santos han experimentado el bautismo del segundo día, pero no han podido discernir el significado de esta limpieza del pecado y la separación de la maldad y la muerte. Ellos han sido lavados, pero luego muchos regresan a la ciénaga del pecado. Los que llegan al tercer día experimentan la vida de resurrección de Cristo, y es a través de esta unión con Cristo que el hijo de Dios es capaz de caminar como un vencedor en este mundo y producir fruto en sus vidas que va a cumplir con la gloria del Padre.
Esto nos lleva al cuarto día en que los santos han de ser como luces que figuran en el firmamento de los cielos. Muchas de estas estrellas se han lanzado de nuevo a la Tierra como higos inmaduros, pero hay un remanente que brillará con la gloria de Cristo. En el quinto y sexto día las bestias se crean para que la humanidad gobierne sobre ellas.
Si un hombre ejerce dominio sobre la naturaleza de la bestia, alcanzará el descanso sabático de Dios. Habrá descanso en la tierra, que es el cuerpo del hombre, y la voluntad de Dios se cumplirá por completo. El hombre habrá alcanzado la imagen y semejanza de Dios.
Hay gran gracia disponible en esta hora para que el hombre pueda alcanzar la voluntad de Dios. Gran parte de la Iglesia no es consciente de la voluntad de Dios en este asunto, y no se acogen a esta gracia. Muchos moran con animales que no están sujetos a ellos, ni los gobiernan.

Hay una gran multitud que se han unido a sí mismos a una iglesia ramera, que cabalga sobre la bestia, y la llamada del Espíritu de Dios en esta hora es "salid de ella, pueblo mío". Los que están en esta Iglesia no tienen adherencia a la orden gubernamental de Dios. Los hombres eligen obedecer la voz de sus esposas en lugar de Dios, y los hombres y mujeres juntos han optado por escuchar la voz de la bestia, en lugar de prestar atención a la Palabra de Dios. Que los que tienen oídos para oír, oigan lo que el Espíritu está hablando.

(TRACUCCIÓN DE BYRON E. MANSILLA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario