TRADUCTOR-TRANSLATE

GÁLATAS - Parte 5: ¿HAY DOS EVANGELIOS?, Dr. Stephen E. Jones

Capítulo 5

Del libro: GÁLATAS: PABLO CORRIGE EL EVANGELIO DISTORSIONADO

¿Hay dos Evangelios?


He escrito muchas veces sobre el rey Saúl como un tipo profético de la Iglesia bajo Pentecostés. El rey Saúl, coronado en el día de la cosecha del trigo (es decir, Pentecostés), fue hecho rey porque el pueblo quería un hombre para gobernar sobre ellos (1 Sam. 8: 5). Dios le dijo al profeta en el versículo 7 que "no te han rechazado a ti, sino a mí me han desechado para que no reine sobre ellos".

Saúl representa el corazón de la gente, y por lo tanto, no pasó mucho tiempo antes de que él comenzara a gobernar como si el trono fuera suyo, en vez de encargarse de gobernar por la mente y voluntad de Dios. Esto es, en efecto, ser el anticristo, en el sentido de usurpar el trono. Tenga en cuenta el contraste entre Saúl y David. Ambos gobernaron en el trono de Dios, pero Saúl usurpó el poder, mientras que David gobernó como un mayordomo del trono.

Desear un hombre para que gobierne sobre nosotros es el fundamento de los sistemas confesionales que se encuentran también en la Iglesia casi desde el principio. Esto no comenzó con los obispos de Roma, sino con los judaizantes de Jerusalén. Jerusalén era la "Madre Iglesia" en aquellos días, y los judaizantes había sido impregnados de la filosofía político-religiosa representada por el rey Saúl.

Es decir, que creían en la sumisión a la autoridad de los hombres, independientemente de lo que esos hombres creyeran. En el primer siglo estaban en sumisión a los sacerdotes del templo. Era un hecho cultural que para afirmar una doctrina, que debía darle autoridad un rabino reconocido. Por lo tanto, la pregunta que hizo de Jesús en Mat. 21:23 fue,

23 Y habiendo entrado en el templo, los principales sacerdotes y los ancianos del pueblo se acercaron a él mientras enseñaba, y le dijeron: "¿Con qué autoridad haces estas cosas, y quién te dio esta autoridad?"

Su pregunta vino a causa de lo que leemos antes en Mat. 7:29,

29 Porque enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.

Los judaizantes de Jerusalén, que pensaban que el Mesías era simplemente la culminación de la Antigua Alianza el judaísmo, cuestionaron la autoridad de Pablo casi de la misma manera. Pensaron que si podían conseguir que Pablo se sometiera a la Iglesia de Jerusalén y a Santiago, que de alguna manera Pablo podía ser inducido a afirmar el cristianismo como una secta del judaísmo, incluso con sus sacrificios de animales y la circuncisión física.

Está claro que los judaizantes no entendían que Santiago estuvo de acuerdo con Pablo en la afirmación de que la circuncisión no se impusiera a los griegos, así como el primer Concilio de la Iglesia en Jerusalén (Hechos 15) había dejado claro. Ver también Gal. 2: 3, en relación con Tito, que no está obligado a circuncidarse.


La circuncisión y la incircuncisión

Pablo ahora habla en la terminología común de la época, que divide a los hombres en dos categorías: "En la incircuncisión" y "la circuncisión", y se refiere esencialmente a judíos y no-judíos. Gal. 2: 7dice,

7 Pero por el contrario, al ver que me había sido encomendado el evangelio de la incircuncisión, como a Pedro el de la circuncisión. . .

Muchos dispensacionalistas en los últimos 150 años han tomado esto como que hay dos evangelios, o dos maneras de ser guardados. Estos maestros nos han hecho creer que los judíos son salvados por la ley a través de la circuncisión física, mientras que los no-judíos son salvados por la gracia mediante la fe a través de la circuncisión del corazón. En otras palabras, los judíos son supuestamente salvados por la Ley, mientras que los gentiles son salvados por la gracia mediante la fe.

Tales maestros tratan de hacer ambos lados correctos con esta diferencia. Pero cuando enseñan que los judíos son salvados por el Antiguo Pacto y su promesa de obedecer toda la Ley, establecen una de dos cosas:

    1. Los judíos son capaces de cumplir toda la Ley y por lo tanto pueden ser salvos por las obras; o
    2. Los judíos son incapaces de cumplir toda la Ley y por lo tanto no pueden ser salvos en absoluto.
La primera opción reduce el estándar de justicia de la Ley para dar cabida a un hombre mortal que de otra manera no puede ser lo suficientemente bueno para ser salvo. Dado que ningún judío es sin pecado, la única manera de que la Ley podría salvar a un judío (por esta proposición) es bajar el nivel de la Ley para dar cabida a sus fracasos.

La segunda opción excluye a todos los judíos (e israelitas) de la salvación, incluyendo a Pedro, Pablo y Santiago. Si para los judíos la salvación debe ser alcanzada por el voto del Antiguo Pacto de obediencia a la Ley, entonces quién de ellos puede ser salvo? ¿Fue Pedro sin pecado? No, negó a Cristo tres veces. ¿Qué pasa con Pablo? No, persiguió a la Iglesia y consintió en el asesinato de Esteban.


Hermanos falsos

La teoría de "dos evangelios" se ha impuesto hoy en muchos círculos del sionismo cristiano, donde cada vez más la Antigua Alianza está reemplazando a la Nueva Alianza. Nos encontramos ante el mismo problema de los "falsos hermanos" que Pablo enfrentó en su día. (Ver Gal. 2: 4 y 2ª Corintios 11:26). Si estos eran simplemente cristianos equivocados o judíos infiltrados enviados a espiar a los cristianos, no lo podemos saber con seguridad. Sin embargo, Gal. 2: 4 ciertamente implica esto último, cuando habla de "los falsos hermanos que se habían infiltrado  para espiar nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús".

Llamar a esos hombres "espías" implica que ellos fueron enviados por los sacerdotes del templo para pretender ser cristianos y que informaran sobre las actividades de los cristianos. No tengo ninguna duda de que hay muchos de estos "falsos hermanos" aún hoy pretendiendo ser cristianos, pero que financian, sobornan, y patrocinan a dirigentes del sionismo cristiano. Su propósito es convertir el cristianismo de nuevo al judaísmo y al Antiguo Pacto. Entonces, haciendo que los cristianos estén de acuerdo en que los romanos mataron a Jesús, pueden "probar" que Él no era el divino Sacrificio por el pecado. Al eliminar el núcleo esencial de la misión de Jesús en la Tierra, tienen la intención de destruir el cristianismo desde adentro.

Es por esto que es importante que no enseñemos la teoría de "dos evangelios" o la teología "de doble pacto". No se puede comprometer el evangelio sin que se destruyan sus cimientos.


El Evangelio tiene Capacidad para Diferentes Culturas

Continuamos ahora en Gal. 2: 8,

(pues el que actuó en Pedro para el apostolado de la circuncisión, actuó también en mí para con los gentiles). . .

En otras palabras, Pablo reconoce que fue el mismo Cristo quien reveló el evangelio tanto a Pedro como a sí mismo. El mismo Cristo les había facultado a ambos para ministrar entre diferentes personas. Si bien sus métodos serían diferentes culturalmente, su evangelio era idéntico cuando se enseñaba correcta y completamente.

9 y reconociendo la gracia que se me había dado a mí, Jacobo y Cefas y Juan, que eran considerados como columnas, nos dieron a mí ya Bernabé la diestra de compañerismo, para que nosotros fuésemos a los gentiles, y ellos a la circuncisión. 10 Solamente nos pidieron que recordáramos a los pobres, la misma cosa que yo también estaba ansioso por hacer.

Pablo presenta una imagen unificada aquí en la medida en que se refiere al evangelio. La única diferencia estaba en su audiencia. Al ir a las diferentes culturas, Pablo dijo en 1 Cor. 9: 19-21,

19 Porque aunque soy libre de todos, me he hecho esclavo de todos, para ganar a más. 20 Y a los judíos me hice como un judío, para que yo pudiera ganar a los judíos que están bajo la ley, como bajo la ley, aunque yo no estoy bajo la ley, para ganar a los que están bajo la ley; 21 a los que están sin ley, como sin ley, aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo, para ganar a los que están sin ley.

Así que cuando Pablo iba a la sinagoga para hablar de Jesucristo, no hay duda de que se vestía como un judío y discutía la Ley con ellos, mostrando cómo la Ley profetizaba de Cristo. Pero cuando iba a los griegos, se vestía de una manera que fuera aceptable y cómoda para los griegos, mientras predicaba a Cristo. Pablo no tendría ninguna razón para entrar en un debate a fondo de la Ley con los griegos, pero ciertamente podía decirles cómo entrar en una relación de pacto con Cristo, el Salvador del mundo.

El evangelio es en última instancia sería el mismo, pero los puntos de partida serían diferentes, dependiendo de los conocimientos y los intereses del público. La mayoría de los primeros años de vida de Pedro se habían gastado como pescador en las costas de Galilea. La mayor parte de la vida temprana de Pablo se habían gastado en el mundo de habla griega, donde había aprendido todas las filosofías de los griegos antes de venir a Jerusalén para estudiar con Gamaliel. Así, mientras que Pedro estaba bien calificado para hacer frente a la cultura religiosa judía, Pablo estaba igualmente calificado para hacer frente a la cultura y la filosofía griegas.


Los desafíos del Evangelio

Un factor cultural judío a menudo poco apreciado plenamente, es la idea de un Mesías triunfante que nunca podría ser completamente humillado por morir en la cruz. La idea de un Mesías humillado era un "tropiezo" (es decir, un insulto) a las aspiraciones judías (1 Cor. 1:23). En un mundo orgulloso donde un insulto es un acto altamente emocional que puede causar la guerra perpetua, la idea de un Mesías crucificado horrorizaba las sensibilidades de los judíos en todas partes.

Para Pablo a cambiar el rumbo del judaísmo extremo a un Mesías crucificado fue una de las más radicales de todas las conversiones. Los otros apóstoles no estaban tan sumidos en el judaísmo radical, y tenían el beneficio de las declaraciones proféticas que Jesús hizo en Su camino a fin de prepararlos para lo inevitable. Aun así, sus mentes no estaban preparadas para la realidad del evento. Después de la resurrección, sin embargo, fueron capaces de entender la sabiduría divina en esto.

El siguiente problema apostólico a que se enfrentaron fue el prejuicio judaico contra todos los no-judíos. Incluso los prosélitos podían permanecer en libertad condicional religiosa durante generaciones. Los griegos debían ser circuncidados, y sin embargo, todavía eran considerados impuros. Los judíos no querían comer con ellos, ni tener comunión con ellos, porque no importa lo que hicieran, todavía eran despreciados griegos con un pasado idólatra.

Los escritores de los evangelios incluyen una gran cantidad de material para contrarrestar este prejuicio estrecho. Jesús sanó cananeos, romanos y griegos, así como judíos. Jesús sabía que su misión era todo el mundo, aunque dejó en claro que la primera prioridad era llegar a Su propio pueblo.

El relato histórico de Lucas (el libro de los Hechos) es cuidadoso en mostrar que Felipe va a Samaria, donde estas personas más despreciadas, recibieron el bautismo del Espíritu Santo de las manos de los apóstoles. La visión de Pedro le enseñó a no llamar a cualquier hombre común o inmundo, y por lo tanto él predicó el evangelio al centurión romano y a sus amigos. Cuando ellos también recibieron el bautismo del Espíritu Santo, era una prueba de que la promesa de los padres no era sólo para unos pocos "elegidos", sino que se había dado a todos los hombres (Hechos 11: 15-18).

En el contexto de nuestra propia cultura, es difícil imaginar el cambio radical que tuvieron que hacer los apóstoles. Sin embargo, no todos los creyentes judíos habían recibido o aceptado tal revelación. La Iglesia de Jerusalén, en su deseo de llegar a sus hermanos, había minimizado u ocultado las revelaciones más polémicas del Evangelio. Era bastante difícil de conseguirlo mediante la idea de un Mesías crucificado, porque si hubieran proclamado abiertamente que ningún hombre debe ser llamado común o inmundo, habrían ofendido las sensibilidades judías. Por lo tanto, creció una clase de cristianos judíos a los que no se les pidió dejar el judaísmo, sino que al parecer se les dijo que el cristianismo era una secta del judaísmo, y que si ellos simplemente añadían Jesús a sus tradiciones judías, se salvarían.


Creencias secretas de Pedro Expuestas

Cuando Pedro estaba en Antioquía, en forma segura lejos de los ojos de juicio de los judaizantes, comía libremente con los griegos y se mantuvo en completa y total comunión con ellos. Pero cuando los judaizantes llegaron de Jerusalén, Pedro se apartó de los griegos, teniendo miedo de que los judaizantes dieran un mal informe acerca de él a la Iglesia en Jerusalén. La historia se cuenta en Gal.2: 11-13,

    11 Pero cuando Cefas vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. 12 Porque antes de la llegada de algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero cuando llegaron, comenzó a retirarse y se apartaba, temiendo al partido de la circuncisión. 13 Y el resto de los judíos se unió a él en la hipocresía, con el resultado de que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos.
En cierta forma, el cristianismo en Jerusalén se había convertido en una religión de misterio, que tiene ciertas verdades retenidas de los extranjeros e incluso de creyentes ordinarios. La verdad de la unidad de los creyentes era conocida en Antioquía, por lo que Pedro y los otros creyentes judíos no tenían ningún problema en el tratamiento de los creyentes griegos con igual respeto; pero cuando hombres que no tenían conocimiento de estas verdades superiores vinieron de Jerusalén, sintieron la necesidad de fingir que creían que los creyentes griegos eran todavía comunes y sucios.

Peor aún, fue una exhibición pública de desigualdad, sancionada, nada menos, por Pedro que sin duda lo sabía mejor. Pablo reconoció de inmediato las consecuencias de largo alcance de esta farsa y se atrevió a enfrentarse a Pedro cara a cara en público. El pequeño y sucio secreto fue expuesto cuando Pablo le reveló a los judaizantes que Pedro y los demás habían estado comiendo con los griegos todo el tiempo, y ahora estaban tratando de ocultar su revelación por temor a ofender a los judaizantes. Uno sólo puede imaginar la vergüenza de Pedro ante la revelación de su vida secreta entre los griegos.

Es interesante que Lucas no hace mención de este incidente en el libro de los Hechos. Es probable que Lucas consideró el incidente se había corregido suficientemente, y no existió ninguna otra necesidad de exponer más allá las faltas de Pedro. Pero en la carta de Pablo a los Gálatas se trataba de una cuestión muy importante, que fue central en el propósito de la carta. Debido a la urgencia del momento, Pablo revela un incidente altamente esclarecedor que de otro modo se habría perdido para la historia.

Pablo explica la situación y expone su posición inicial en Gal. 2:14,

14 Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: "Si tú, siendo judío, vives como los gentiles [cuando los judaizantes no estaban alrededor para presenciarlo] y no como los judíos, ¿cómo es que obligas a los gentiles a vivir como judíos? 15 Nosotros judíos por naturaleza, y no pecadores de entre los gentiles; [¿Detecto un poco de sarcasmo aquí?] 16, sin embargo, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley sino por la fe en Cristo Jesús, también nosotros hemos creído en Cristo Jesús, para que seamos justificados por la fe en Cristo, y no por las obras de la ley; ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado".

El versículo 16 es el núcleo del argumento. Se dice claramente que hay una sola manera de ser justificado delante de Dios, y que es por la fe en Cristo Jesús. Pablo deja claro que ninguna carne se justifica por las obras de la Ley, y que todos se justifican de la misma manera. Sólo hay un camino a la justificación.

Este versículo debería poner fin a cualquier evangelio distorsionado que permita dos métodos de justificación. Los judíos no son justificados por la Antigua Alianza, ni lo es nadie. "Incluso nosotros", dice Pablo, "judíos por la naturaleza", fuimos justificados por la fe en Jesucristo. La teología dual Pacto es parte del evangelio distorsionado incluido en el anatema de Pablo.


Diluir el Evangelio

La lección aquí es universal y se aplica a nosotros hoy en día también. He observado cómo muchos misioneros cristianos a los judíos sienten la necesidad de buscar formas de hacer el evangelio más aceptable a los judíos. A veces se involucran en engaño absoluto para llegar al pueblo judío con el evangelio. Ellos masajean el ego judío y apelan a ellos como los especialmente "elegidos" que gobernarán el mundo en el siglo venidero. Son elegidos incluso sin Cristo. De hecho, muchos dicen ahora que los judíos se salvan aparte de Cristo. Lo único que deben hacer es ser buenos judíos y seguir a Moisés y sus tradiciones.

Al intentar hacer a Jesús accesible a los judíos, diluyen el evangelio y aceptan la idea judía de lo que un mesías debe ser. Les encantan los judíos más que los cristianos. Él es un Mesías militar que odia a los árabes y cualquiera que se interponga en el camino de la propiedad judía de tierras en Palestina, y en última instancia, a todo el mundo. Dicen que fue asesinado por los romanos (contrariamente a lo que dicen las Escrituras) y por lo tanto no es el verdadero sacrificio por el pecado. Un templo físico debe construirse en el que esperan reanudar los sacrificios de animales. Leví volverá a sustituir a Melquisedec. La vieja Jerusalén (Agar) es la madre de las promesas de Dios. El Nuevo Pacto no es más que el Antiguo Pacto reinstalado. Las tradiciones de los hombres (Talmud) son la verdadera interpretación de la Ley. Al final, estos cristianos se encontrarán con que han puesto en peligro el carácter de Cristo y el Plan divino tanto, que habrán restablecido el judaísmo como la "verdadera religión" aparte de Jesucristo mismo.

El motivo es el mismo que el Pedro en Gálatas 2. Se basa en el miedo de que si a un judío se le dice la verdad del evangelio, entonces él podría no aceptar a Jesús como el Mesías. La "solución" es diluir el evangelio, ocultar la verdad, pretendiendo que el judaísmo es correcto después de todo, con la esperanza de que esto hará a Jesús más aceptable.

Tenemos que adoptar la política de Pablo y no preocuparnos por ofender a los judíos o a cualquier otra persona. La verdad es la verdad, y no se les hace ningún favor a ellos al retener la verdad (como Pedro trató de hacer). Obviamente, debemos hablar la verdad en amor, pero comprometer el evangelio no es amor. Porque comprometer el evangelio es arriesgarse a confirmar que un judío se salva o es "elegido", cuando en realidad no lo es.

Sólo hay una forma en que un hombre puede ser justificado. No hay una "manera judía" frente a una "manera gentil". Sólo hay un evangelio, y Dios está construyendo su templo hecho de piedras vivas que constituyen "un nuevo hombre" (Ef. 2:15). No hay "piedras judías" para ser colocadas más arriba en este templo que las "piedras gentiles".

La única ventaja de ser un judío o un israelita es que el evangelio fue a ellos primero. Ellos fueron los primeros en recibir la Palabra de Dios bajo Moisés, porque estaban allí. Ellos fueron los primeros en recibir la Palabra de Dios bajo Jesucristo, también, ya que se profetizó que nacería en Belén de la descendencia de David y de la tribu de Judá.


Pero esto no quiere decir que el evangelio fue dado a ellos exclusivamente. No, la promesa de Abraham iba a ser una bendición para todas las familias de la Tierra (Génesis 12: 3). En la medida en que cumplan con esta profecía, en esa medida, son la descendencia de Abraham, el escogido de Dios. Son escogidos y "elegidos", con una comisión autorizada para llevar el evangelio al resto del mundo. Por esto la Tierra será sometida al imperio de Cristo (Génesis 1:28; 1ª Corintios 15:28), y de esta manera el Reino de la Piedra crecerá hasta llenar toda la Tierra (Dan 2:35).

No hay comentarios:

Publicar un comentario