TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 4 / Parte 2: REVELACIÓN DE LA SALA DEL TRONO (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

Gemas pulidas de cornalina y sardio.

8 de enero 2016



En Apocalipsis 4: 3 el que está sentado en el Trono se asemeja a una piedra de jaspe y de cornalina, que es otra piedra preciosa. Ya hemos visto cómo la ciudad de Sardis fue llamada por la piedra cornalina. En ese caso se imaginó el remanente de gracia como una piedra rara o preciosa, cuyo pequeño número en la iglesia es precioso para Dios.


El Sardius (cornalina) es un rubí
La cornalina (sardio) (que no debe confundirse con ónice) es lo que conocemos hoy en día como un rubí.

Era la primera piedra en el pectoral del sumo sacerdote en Éxodo 28:17. En este versículo la KJV traduce "cornalina", pero la NASB traduce "rubí". Así como un jaspe fue la última piedra en el pectoral (en representación de Benjamín, el último hijo de Jacob), el rubí fue la primera piedra representando a Rubén, "He aquí el Hijo". Cuando Jacob bendijo a sus doce hijos, comenzó con Rubén, diciendo en Génesis 49: 3,

3 Rubén, tú eres mi primogénito; mis fuerzas y el principio de mi fuerza

Ambas piedras Juntas nos recuerdan la descripción de Cristo en Apocalipsis 1: 8, "el Alfa y la Omega". Esto se repite al final del libro, en Apocalipsis 21: 6 y otra vez en Apocalipsis 22:13, que dice:

13 Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.

En otras palabras, Él es la primera y la última de las piedras preciosas en el pectoral del sumo sacerdote. Cuando Juan de principio dio testimonio de Jesús como el Cristo, dijo en Juan 1:29, "He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Este anuncio se sugería en el nombre Rubén, "He aquí el Hijo", y también en la idea de que Cristo iba a ser "el primogénito de toda la creación" (Colosenses 1:15) y "el primogénito de entre los muertos" (Colosenses 1:18). Este es el pasaje que habla de la Reconciliación de toda la Creación, siendo Él el primogénito de los muertos, seguido de toda la Creación.

El rubí rojo sangre es un símbolo apropiado de la sangre de Cristo que iba a ser derramada en Su primera obra. El jaspe, en el cuadro grande, representa la segunda obra de Cristo. Sin embargo, cuando las dos piedras se ven en la visión estricta de la primera obra de Cristo, el rubí representa Su muerte, y el jaspe (verde, laspis) representa Su resurrección. De cualquier forma en que veamos las piedras representan las dos obras de Cristo e implican el doble proceso de la muerte y la vida.

Sin entender el color y el simbolismo de estas piedras, sería difícil ver cómo el que estaba sentado en el trono celestial podría ser como simples piedras. La metáfora es rara hasta que conocemos el significado profético de cada piedra preciosa y su colocación en el pectoral.


El arco iris esmeralda
La Esmeralda era la tercera piedra en el pectoral del sumo sacerdote, que representaba a Leví, el tercer hijo de Jacob (Génesis 29:34). El nombre de Leví significa "carpintero", de la palabra raíz lava, "unido, ligado". Según Léxico hebreo Gesenius, Leví significa "adhesión, guirnalda o corona".

Así que la esmeralda, representando a Leví, se ve en un color del arco iris sobre el Trono, posicionado como una corona o guirnalda. Representa también la unidad de dos que son unidos entre síColosenses 1:17 dice que "en Él todas las cosas subsisten." Así, el arco iris une a dos entidades en cada extremoEsto puede tener muchas aplicaciones, pero en el panorama más amplio, vemos a Dios y "el todo" (tapanta) reconciliándose a través del ministerio de LevíEl ministerio de un verdadero levita es "el ministerio de la reconciliación" (2 Corintios 5:18), que trae la unidad entre Dios y "todas las cosas".

Esto está mejor representado en Colosenses 1: 15-20,

15 Y Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación [Rubén]. 16 Porque en él todas las cosas [ta panta, "el todo"] fueron creadas, tanto en los cielos como en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, dominios, principados o autoridades, todas las cosas han sido creadas por Él y para Él. 17 Y él es antes de todas las cosas, y en Él todas las cosas subsisten [Leví].   18 Él es también la cabeza del cuerpo, la Iglesia; y Él es el principio [Rubén], el primogénito de entre los muertos [rubí] para que él mismo pudiera llegar a ocupar el primer lugar en todo.

Se muestra a continuación, el propósito divino de Reconciliar todas las Cosas (ta panta), que es el mismo ta panta que fue creado en el principioColosenses 1:19, 20 concluye,

19 Porque agradó al Padre que toda la plenitud habitara en él, 20 y por él reconciliar todas las cosas [ta pantaa sí mismo, haciendo la paz a través de la sangre de su cruz; por medio de él, digo, las cosas en la tierra o las cosas en el cielo.

El propósito general de Dios, entonces, se representa en las piedras del pectoral. Cristo es el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Él es la primera y la última piedra en el pectoral, unidas entre sí por Leví (esmeralda) a través del ministerio de la reconciliación. Al igual que el laspis (jaspe verde), la esmeralda es verde, que significa la vida que viene a través de la Nueva Alianza. El Antiguo Pacto es "el ministerio de muerte" (2 Corintios 3: 7), pero el Nuevo Pacto es "el ministerio del Espíritu" (2 Corintios 3: 8), y "da vida" (2 Corintios 3: 6).

Juan vio el Trono de Dios, mientras él estaba en el Espíritu. Cada detalle era un principio celestial o espiritual que supuestamente iba a ser duplicado físicamente en la tierra, sobre todo en el tabernáculo de Moisés y el templo de Salomón, sino también en nuestras propias vidas, ya que se ajustan a la imagen de Cristo. Del mismo modo, nuestros ministerios, llamamientos y mensajes deben reflejar lo que se representa en el cielo.

Rubén no pudo representar con precisión la imagen del Hijo, y fue reemplazado por Judá y José. Del mismo modo, Leví fracasó y fue reemplazado por Melquisedec. Israel como un todo como nación carnal está siendo reemplazada por "una nación que produzca los frutos de él" (Mateo 21:43), es decir, aquellos que produzcan "el fruto del Espíritu" (Gálatas 5:22, 23).


La intención de Dios es reconciliar toda la Creación, pero nadie entra en el Reino hasta que llegan a través de la puerta, que es Cristo, el Cordero Pascual. A continuación, debe crecer en madurez a través de Pentecostés con el fin de producir el fruto del Espíritu en los Tabernáculos. Sólo entonces su jornada estará completa. Los que no llegan a la madurez espiritual en esta vida lo harán en una edad por venir, porque esta es la única forma en que Dios puede cumplir su juramento de "confirmarte el día de hoy como su pueblo y que Él pueda ser tu Dios" (Deuteronomio 29:12,13).

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
-Ver más en: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2016/01-2016/revelation-from-the-throne-room/#sthash.NFO1XXer.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario