TRADUCTOR-TRANSLATE

FILADELFIA (1776-1914), Parte 3 de 3 (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


29 de diciembre 2015



Apocalipsis 3:12, 13 da la conclusión del mensaje a la iglesia de Filadelfia, diciendo:

12 Al que venza, yo le haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; y escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, la cual desciende del cielo, de mi Dios, y mi nombre nuevo. 13 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.

Los vencedores serán columnas en el templo de Dios. ¿Qué significa esto?

Las columnas del templo
Había dos columnas en el templo de Salomón, llamadas Jaquín y Boaz. 1 Reyes 7:21 dice,

21 Así se establecieron los pilares en el pórtico de la nave; y erigió la columna derecha y la llamó Jaquín, y erigió la columna izquierda y la llamó Boaz.

Estos dos pilares se situaban en la entrada del templo, por lo que los sacerdotes tenían que pasar entre ellos para entrar en el Lugar Santo. La promesa dada al vencedor es que va a entrar en el Lugar Santo y "no saldrá de allí nunca más". Esto significa que van a llegar a su destino en la presencia de Dios de una vez por todas y ya no perderán su presencia.

Los avivamientos han ido y venido durante siglos. Parece que el Espíritu Santo ha sido derramado en innumerables ocasiones en diferentes tiempos y lugares, pero cada vez, termina la temporada, y las cosas van de vuelta a la "normalidad". Asimismo, aún hoy, la percepción entre muchos creyentes es que deben ir a iglesia para entrar en la presencia de Dios. La iglesia se dice que es la casa de Dios, y que es "tierra santa". Hay que cantar, alabar y adorar a Dios por un corto tiempo, una o dos veces a la semana con el fin de "entrar en la presencia de Dios". Entonces dejan ese lugar, vuelven a la "normalidad", y volver la próxima semana para "entrar en la presencia de Dios" de nuevo.

Siempre me he preguntado por qué tienen que ir a la iglesia para entrar en la presencia de Dios. ¿No deberíamos experimentar la presencia continua de Dios sin interrupción? ¿No somos el templo de Dios? No debemos nunca dejar la presencia de Dios, sin importar dónde estemos o lo que estamos haciendo. De hecho, si vamos a una iglesia, debemos traer la presencia de Dios con nosotros en beneficio de aquellos que lo experimentan sólo temporalmente una o dos veces a la semana.

Los vencedores entran en el templo de Dios y no salen de nuevo. Son conscientes de Su presencia todo el tiempo, incluso cuando su atención se centra en otras cosas. Jesús forma el contexto de sus vidas. Toda su actividad es en el marco de la voluntad de Dios, su llamado, y el establecimiento final del Reino.

Los vencedores, como pilares del templo, marcan el lugar por donde otros pueden entrar. Ellos se exhiben como el estándar de medida, testigos de Cristo mismo, mostrando a otros cómo entrar en el lugar en el que ellos también pueden experimentar la presencia continua de Dios. Como tales, señalan el camino hacia el templo. Los dos pilares en el templo de Salomón eran dos testigos de la presencia de Jesucristo.


Jaquín y Boaz
Estos dos pilares profetizan de las dos venidas de Cristo. Uno de los pilares fue nombrado Boaz. Lleva el nombre del antepasado de David, Booz, cuya historia se narra en el libro de Rut. Booz fue el primer ejemplo de un pariente cercano que fue llamado a dar a luz al heredero de la propiedad perdida en Belén. Fue el ejemplo de la vida real de la Ley de Filiación que se encuentra en Deuteronomio 25: 5-10.

Esta ley profetizaba de las cosas del Nuevo Pacto. Jesús vino a la Tierra como el pariente redentor, pero murió "sin hijos". Por tanto, de acuerdo con la Ley, nosotros, que somos sus "hermanos" (Hebreos 2:11), estamos llamados a levantar hijos en nombre de nuestro hermano mayor. Estamos llamados a "establecerle un nombre" a nuestro hermano (Deuteronomio 25: 7) y a "edificarle [a Jesús] casa" (Deuteronomio 25: 9).

Los escritos del Nuevo Testamento muestran que hemos de ser engendrados por la semilla de la palabra (Evangelio) a fin de llevar a "Cristo en vosotros" al pleno nacimiento y manifestación. Esta es la manera de cumplir esa ley hoy, y los que lo hacen son como Booz, que a su vez es una columna en el templo de mi Dios.

El otro pilar fue nombrado Jaquín, "Él establecerá". Todas las cosas son establecidas por dos o tres testigos (Deuteronomio 19:152 Corintios 13: 1). Se necesitan dos pilares para "establecer" la presencia de Cristo en la Tierra. Por lo tanto, en la Primera Venida Cristo vino como Booz, el pariente redentor. La Segunda Venida, sin embargo, "establece" Su presencia en el sentido legal. No es que Él esté ausente en el sentido pleno de la palabra. De hecho, Él siempre ha estado presente en la Tierra desde un punto de vista espiritual. Sin embargo, Él ascendió al Cielo para ir "a un país lejano... y luego regresar" (Lucas 19:12).

Su Segunda Venida, entonces, "establece" Su presencia de una manera más tangible, y sus dos venidas se profetizaban en la Ley del Doble Testigo. De hecho, Él ha venido tres veces, si incluimos su venida en el Monte Sinaí, donde "El vino de en medio de diez mil santos" (Deuteronomio 33: 2). Esto se afirma en Judas 14. Por lo tanto, la Ley se cumplió con dos y tres testigos.

Los pilares en el templo dan testimonio de las dos venidas de Cristo. Los vencedores mismos testifican por su manera de vivir que son templos de Dios y que la presencia de Dios está en ellos. En este nivel, el cuerpo de vencedores formar el doble testimonio de la presencia de Cristo. No son trabajadores a tiempo parcial como tantos creyentes son. Ellos no "van a la iglesia" para entrar en la presencia de Dios. Ellos son la iglesia. Ellos van a la comunión con los demás y para traer la presencia de Dios a los que les falta.


Los nuevos nombres
A los vencedores se les escribe "el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios". En el pensamiento hebreo, un nombre expresa la propia naturaleza. En los días de Salomón, los nombres de las columnas eran Jaquín y Boaz. Bajo el Nuevo Pacto, los vencedores expresan la naturaleza de Yeshua ("salvación") y la Nueva Jerusalén.

En Gálatas 4: 22-31 Pablo explica la diferencia entre la Antigua y la Nueva Jerusalén. La Jerusalén terrenal física urbana no es la heredera del Reino, pues es "Agar", la esclava y "está en esclavitud con sus hijos" (Gálatas 4:25). Los esclavos no son herederos, incluso si son creyentes. La Nueva Jerusalén, o "Sara" profética, se dice que es "nuestra madre" (Gálatas 4:26). Los judíos que permanecen en el judaísmo, junto con los cristianos sionistas, son los que llaman a la vieja Jerusalén como su madre y la capital del Reino. Ellos honran a su madre y oran para que ella sea la madre del pueblo elegido. Pero esta oración no será respondida, porque Pablo escribe en Gálatas 4:30,

30 Pero ¿qué dice la Escritura? "Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la esclava no será un heredero con el hijo de la libre".

Los que dependen de la carne, con la Jerusalén terrenal como su madre, son ismaelitas espirituales, pero se les da la oportunidad de reclamar una madre diferente y alcanzar una identidad diferente en los registros de la Corte Divina. Los que hacen esto pueden recibir un nuevo nombre, el de la Nueva Jerusalén, la cual, como vemos en Apocalipsis 3:12, es una de las marcas de los vencedores.

Durante la era de Filadelfia de la Iglesia (1776-1914), como el sistema bancario Rothschild se convirtió en el "guardián del tesoro papal", uno de los principales objetivos de Rothschild era establecer un estado judío en Palestina. Fue precisamente por esta razón que el 1.917 la Declaración Balfour fue una carta del ministro de Exteriores británico, Lord Arthur Balfour, al banquero judío, Lionel Rothschild. Estaban trabajando en nombre de los intereses de su madre espiritual, la antigua Jerusalén.

Para lograr este objetivo, se vieron en la necesidad de trabajar dentro de la comunidad cristiana con el fin de cambiar la idea cristiana de que la Nueva Jerusalén era su madre, con el fin de obtener el apoyo cristiano para un estado judío, con Jerusalén como su capital. Por lo tanto, financiaron a CI Scofield para escribir una Biblia de estudio que incluyera notas de apoyo a un Estado judío. La táctica funcionó muy bien, y hoy en día un gran número de cristianos creen erróneamente que el Estado judío llamado "Israel" es en realidad el cumplimiento de las profecías bíblicas dadas a Israel. Pocos cristianos siquiera son conscientes hoy en día que Israel y Judá eran dos naciones que tienen dos tipos de profecías y destinos muy diferentes.

Además de esta situación se ha desarrollado un nuevo movimiento llamado sionismo cristiano, diseñado para llevar a los cristianos de nuevo al judaísmo. Por lo tanto, el problema del primer siglo que el apóstol Pablo enfrentó resurgió en el siglo XX, por lo que sus cartas a los Gálatas y a los hebreos son de vital importancia una vez más.

No es casualidad, entonces, que el mensaje de Cristo a la iglesia de Filadelfia habla de "los de la sinagoga de Satanás, que dicen que son judíos, y no lo son, sino que mienten" (Apocalipsis 3: 9). Jesús estaba poniendo su dedo sobre uno de los problemas más importantes que se desarrollarían durante la era de Filadelfia. El problema comenzó con la nefasta alianza entre la iglesia romana y los bancos Rothschild. Luego salió a la superficie en los movimientos evangélicos y pentecostales y floreció durante la era iglesia de Laodicea.

Hoy en día, los que creen que cualquier persona puede llegar a ser la simiente de Abraham por la fe en Cristo, de acuerdo con la enseñanza de Pablo (Gálatas 3: 9, 29) están mirado con horror, como si la maldición de Dios estuviera sobre ellos (Génesis 12: 3). Sin embargo, incluso el mismo Jesús no estaba impresionado con la genealogía de los hombres, porque Él dijo en Mateo 12: 48-50,

48 ... "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?" 49 Y extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: "¡He aquí mi madre y mis hermanos! 50 Porque cualquiera que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, él es mi hermano y hermana y madre".


Los vencedores, entonces, son conocidos por el "nombre" (o la naturaleza) de la Nueva Jerusalén, a diferencia de la ciudad terrena. Los judíos y cristianos sionistas tienen un nombre diferente escrito en ellos. Tal vez son pilares de otro templo.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
-See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/12-2015/philadelphia-part-3-final/#sthash.RngnNp5A.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario