TRADUCTOR-TRANSLATE

EL PROBLEMA DEL LIBRE ALBEDRÍO, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 1 del libro "El Problema del Mal"


El problema del Libre Albedrío


Una de las preguntas más difíciles y persistentes en la historia es como un Dios amoroso puede permitir que el mal se produzca en la Tierra. Por lo general, los hombres explican el mal como una creación de Satanás a fin de eliminar toda la responsabilidad de los hombros de Dios. Sin embargo, el problema con este punto de vista es que reduce el problema, pero no lo resuelve por completo. Los problemas remanentes que esta explicación deja deben ser ignorados con el fin de hacer que la teoría sea viable.

Por ejemplo, ¿si Satanás es el creador del mal, quién lo creó a él? ¿No lo creó Dios? ¿Creó Dios un ángel defectuoso? ¿Fue Satanás un ángel perfecto con libre albedrío que le hizo pecar? ¿No todos los ángeles tienen libre albedrío? ¿Es Dios tomado por sorpresa cuando un ángel cae? ¿No es un Creador responsable de lo que crea?

La explicación común al problema de la responsabilidad creativa es el "libre albedrío". Si Satanás tiene una voluntad libre, entonces se dice que es plenamente responsable de todo lo que hace, dejando a Dios inocente por todo lo malo que sucede en el mundo.

Este principio se extiende entonces al hombre también. Si el hombre hace lo malo, entonces lo hace totalmente por su libre albedrío, dejando a Dios inocente por todo lo que hacen los hombres.

Estas explicaciones se producen a expensas de la soberanía de Dios, por supuesto.¿Es incapaz de crear un ser sin darle una voluntad libre de Dios? ¿Es Dios realmente un espectador inocente en la historia? ¿Es Dios realmente un Supermán indefenso en el Cielo que tiene todo el poder de detener el mal, pero es demasiado caballeroso para hacer mucho al respecto?

Los problemas remanentes son: (1) Cuando Dios creó seres con libre albedrío, ¿no Él sabía que iban a empezar a hacer cosas malas? (2) Es un Creador no responsable por lo que Él crea? (3) ¿Por qué un Dios bueno que todo lo sabe, crearía seres ya sean espirituales o físicos con la capacidad de hacer cosas malas?

Se nos dice por lo general que esas cosas eran necesarias con el fin de evitar la creación de un grupo de robots. Bueno, en primer lugar, la necesidad no elimina la responsabilidad. Estamos de vuelta a la pregunta original, excepto que en lugar de preguntar cómo un buen Dios pudo crear el mal (o seres malignos con libre albedrío) ahora debemos preguntarnos qué era lo que parecía obligar a Dios a crear esta manera. ¿Y cómo ese razonamiento eliminaría la responsabilidad de Dios?

Se nos ha dicho que esta era la única forma en que Dios podría terminar con un producto de calidad en el final de los tiempos, y que Dios sabía de antemano que sólo un pequeño porcentaje de hombres "pasarían la prueba" y serían hechos hijos de Dios. Nos quedamos con la impresión de que a Dios no le gustaba este resultado, que Él llora por ello y, sin embargo este Dios Sabio no encontró otra manera de lograr Su objetivo de dar a luz hijos.

La conclusión es que la soberanía y la sabiduría de Dios se erosionan en gran medida por esta explicación. Él postula primero seres espirituales que hacen las cosas de acuerdo a su propia voluntad, independientemente de Dios, y luego postula miles de millones de seres humanos cada uno con su propia voluntad y dominio independientes de Dios. En el momento en que metemos todos ellos en la ecuación, encontramos que Dios es sacado en gran parte fuera de Su propio universo.

Peor aún, todos estos dioses independientes en el espíritu y en el mundo no tienen ningún problema con aplicar la fuerza y la coacción para imponer su voluntad a los demás en la Tierra, sin embargo, las reglas de alguna manera prohíben a Dios que haga lo mismo. ¿Quiénes conforman estas reglas unilaterales?

Entonces también las mismas sabiduría y la capacidad de Dios entran en cuestión. ¿No era lo suficientemente sabio como para hacer un plan que salvara a todos? ¿Era incapaz? ¿La voluntad libre del hombre triunfa sobre la voluntad de Dios? ¿Es el hombre el dueño de su propio destino, con excepción de toda la coerción que tiene lugar a manos de otros hombres o de las cosas que el diablo les hizo hacer?

Si los hombres están siendo coaccionados u obligados por otros hombres o espíritus, entonces los hombres son realmente sólo tan libres como su nivel de autoridad. A medida que se crecen en autoridad, obtienen fuerza y coaccionan a otros que luego tienen menos libre albedrío. Pero solamente la autoridad superior -¿del rey, tal vez? parece acercarse a tener libre albedrío total. Todo el mundo se ve obligado a ser obediente, incluso en contra de su voluntad.

Una vez más, llegamos al punto de partida del concepto original por el que Dios (el Más Alto Rey) es el único con libre albedrío total. Por supuesto, si creemos que Dios y Satanás son dos dioses independientes de igual potencia, entonces tendríamos que concluir que ambos, Dios y Satanás tienen libre albedrío totales en sus respectivos dominios, mientras que la voluntad del hombre está limitada por la fuerza y la coerción del diablo.

A esta mezcla, hay que añadir un factor adicional. ¿Acaso alguno tiene el poder de elegir a sus propios padres? O la religión en la que nació? O su clase o estatus económico? Todos estos son factores poderosos en la determinación de si o no va a ser un cristiano, un musulmán, un hindú o un judío. ¿Cuánta voluntad libre en verdad un hombre  tiene que tener para conocer a Jesucristo como vosotros le conocéis? ¿Cuánta voluntad libre de aceptar Jesús tenía el hombre que nació en el corazón del Congo hace mil años?

¿Realmente podemos decir que los hombres tienen libre albedrío cuando en primer lugar todos sabemos que muchas de las decisiones más importantes para hacer en la vida nunca fueron suyas? ¿No es esto una limitación del concepto de libre albedrío?

Hay otro punto de vista teológico que afirma que Dios es totalmente soberano. Juan Calvino era bastante famoso por este punto de vista. Él expone la opinión de que Dios soberanamente escogió algunos para ser salvos y muchos más para ser quemados en el infierno. Él no dejó esto a alguna posibilidad del azar o del libre albedrío del hombre. Dios conoció de antemano a todos y predestinó a todos a estar o bien salvos o bien quemados al final, afirmó.

Un punto de vista tan severo, por supuesto, hace un daño tremendo a nuestra idea del Amor de Dios. Pero en la época de Calvino, la vida era difícil, y es dudoso que realmente entendiera el concepto de amor. No podía reconciliar un Dios soberano con un Dios de amor, y por eso optó por definir a Dios por Su poder más que por Su amor.

Los problemas con este punto de vista son bastante obvios para la mayoría de la gente. ¿Quién quiere creer en un tiránico Dios que es lo suficientemente poderoso para salvar a todo el mundo pero deliberadamente eligió no hacerlo? Una vez más, hay una serie de problemas remanentes con este Dios de Calvino que siguen sin respuesta.

En mi opinión, la única manera de reconciliar a un Dios soberano con un Dios de Amor Perfecto es hacerle tan poderoso que puede salvar a todos en el planeta. Para ello, sin embargo, se debe también hacerlo totalmente Justo. Pero, ¿cómo puede un Dios justo salvar a todos, teniendo en cuenta el hecho de que hay tanto mal en el mundo? ¿No hay manera para que un Dios omnisciente pueda hacer esto?

Yo creo que hay una manera de salvar a toda la humanidad, preservando la soberanía de Dios, el amor, la misericordia y la justicia, y todas las demás partes del carácter de Dios. Si se pudiera demostrar que Él es lo suficientemente poderoso como para salvar a todos, amar lo suficiente para salvar a todos, y ser lo suficientemente sabio como para vencer el problema del mal en el mundo, sin violar Su propio carácter justo, ¿no sería el Dios ideal para seguir? ¿No querría todo el mundo admirar tal Dios y seguirle, no por obligación, sino por amor?

Esa es la clase de Dios que yo sigo. Este es el secreto para realmente conocer a Dios como Él es. Aquellos que verdaderamente le buscan lo encontrarán, pero he descubierto que la mayoría de la gente no sabe que tal Dios existe. Tal Dios es "demasiado bueno para ser verdad".

Otros han sido tan maltratados que no quieren que Dios cambie los corazones de sus agresores y los salve. Su amargura de corazón y heridas emocionales no les permitirán perdonar y dejar pasar el tiempo suficiente para concebir un Dios así. Ellos están buscando un Dios lo suficientemente poderoso como para protegerlos de los abusos, pero no tan amoroso como para obrar en las vidas de sus agresores, para que se conviertan de sus pecados, y para salvarlos.


La mayoría de la gente, sin embargo, simplemente no sabe que las Escrituras exponen un Dios así, porque les han prevenido contra Él los que establecen puntos de vista alternativos. Al mirar más de cerca en este libro, voy a señalar Escrituras para su consideración que puede haberse perdido en el pasado.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/the-problem-of-evil/chapter-1-the-problem-with-free-will/

No hay comentarios:

Publicar un comentario