TRADUCTOR-TRANSLATE

EL ANTICRISTO (Judaísmo-Mesiánicos), Dr. Stephen E. Jones



Fecha: 10/01/2002
Boletín No. 169
"Anticristo" es una palabra usada por un solo escritor bíblico. Juan escribe del anticristo cinco veces en dos de sus epístolas. Una de estas veces que escribe como un plural, "anticristos" y otros momentos se refiere a "el espíritu del anticristo". Juan parece hablar del anticristo como un individuo de los últimos tiempos, pero también como un grupo de personas ("anticristos") que tienen "el espíritu del anticristo". Pero como el mismo Juan define el término para nosotros, leamos 1 Juan 2: 18-23,
18 Hijitos, ya es el último tiempo; y según vosotros oísteis que el anticristo viene, así ahora muchos anticristos han surgido; por esto conocemos que es el último tiempo. 19Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros20 Pero vosotros tenéis la unción del Santo, y sabéis todas las cosas. 21No os he escrito a vosotros, porque vosotros ignoréis verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad. 22 ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo23Todo aquel que niega el Hijo no tiene al Padre; el que confiesa al Hijo tiene también al Padre.
Definición primaria de Juan del anticristo es "el que niega al Padre y al Hijo". Él explica esto diciendo que el que niega que Jesús es el Cristo no sólo ha negado al Hijo sino el PadreUno no puede decir que adora al Padre si rechaza al Hijo. Jesús es la encarnación del Dios del Antiguo Testamento.
Esta declaración parece estar dirigida específicamente a los seguidores del judaísmo que habían rechazado a Jesús como el Mesías, y sin embargo, afirmaban adorar al Dios del Antiguo Testamento. Juan no está de acuerdo con esto, diciendo: "aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre".
Juan también nos da ciertas evidencias que nos ayudan a poner el tema del anticristo en su contexto. Él nos dice claramente en el versículo 18 que el hecho de que "muchos anticristos han surgido" es una prueba de que "es la última hora". Juan entiende que en la "última hora" no habría un surgimiento del anticristo (singular) y anticristos ( plural). Si había anticristos ya en los días de Juan, ¿cuánto más hoy para nosotros, también, creer que estamos viviendo en la última hora (de la Edad Pentecostal).
Juan dice, además, que estos anticristos en algún momento habían sido de nosotros. Esto "de nosotrospuede significar una de dos cosas : (1) que solían ser parte de la nación higuera de Judá que estaba bajo el pacto de Dios, pero que al rechazar a Jesús como Mesías, dejaron el pacto y ya no eran hijos de Judá a los ojos de Dios; o (2) que eran hijos de Judá que en un momento aceptaron a Jesús como Mesías, pero luego lo rechazaron y, presumiblemente, regresaron al judaísmo.
De cualquier manera, la definición de Juan del término "anticristo" habría sido entendida en su día por ser dirigida a aquellos que se llamaban a sí mismos judaítas ("judíos"), alegando que adoraban al Padre, pero que habían rechazado en realidad al Padre al rechazar el Hijo. Juan aparentemente tenía alguna revelación de que esto ocurriría "en la última hora". Por supuesto, por esta amplia comprensión del momento, "el último tiempo" habría comenzado con el rechazo de Jesús y su crucifixión.
Pero la manera en que Juan lo describe, es como si esperara ver una mayor manifestación de este retorno al judaísmo en los últimos días. Juan dice que "por esto sabemos que es el último tiempo". Él no cita el rechazo de Jesús en el momento de su crucifixión, sino Su rechazo por parte de los cristianos volviendo al judaísmo después de haberlo primero aceptado. El rechazo de Jesús y su crucifixión fue realmente la última hora de la era anterior, la Edad de la Pascua. Un segundo rechazo que rodea a Su Segunda Venida sería una señal de la última hora de la Edad Pentecostal.

Primeros Escritores de la Iglesia

Ignacio, obispo de Antioquía en el siglo I, vivió 30-107 dC. Esto lo convierte en un contemporáneo de todos los apóstoles, a pesar de que sobrevivió a Juan por cerca de diez años. El decía que cuando fue niño, él era uno de los 500 que fueron testigos del Cristo resucitado. Escribió una serie de epístolas, incluyendo una a la Iglesia en la ciudad de Magnesia. Su Epístola a los Magnesios, capítulo 10, dice:
"Es absurdo profesar a Cristo Jesús y judaizar, porque el cristianismo no abrazó el judaísmo, sino el judaísmo el cristianismo, de modo que toda lengua que cree, se congregue a Dios".
Hay una segunda versión más larga de la carta de Ignacio, donde este pasaje se lee,
"Es absurdo hablar de Jesucristo con la lengua, y cuidarte en la mente del judaísmo que ahora ha llegado a su fin. Porque donde hay cristianismo no puede haber judaísmo".
Una vez más, Ignacio escribe en el capítulo 6 de su Epístola a los de Filadelfia,
"Si alguno os predica a un Dios de la ley y los profetas, pero niega que Cristo es el Hijo de Dios, es un mentiroso, así como lo es su padre el diablo, y es un falsamente llamado judío, estando poseído por mera circuncisión carnal".
Ignacio muestra su familiaridad con las enseñanzas de Juan, no sólo sobre el judaísmo, sino que también se refiere a Juan 8:44 , donde Jesús dijo a los judíos que lo rechazaron, "Vosotros sois de vuestro padre el diablo". Del mismo modo, cuando Ignacio se refiere a un así "falsamente llamado judío", es evidente que se está refiriendo a Rom. 2:28 y Rev. 2: 9, donde el ángel le dice a Juan,
9 Lo sé. la blasfemia de los que se dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás.
Esto se repite esencialmente en Rev. 3: 9, donde leemos:
9 He aquí, yo entregaré a aquellos de la sinagoga de Satanás, que dicen que son judíos, y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y sepan que yo te he amado".
Así que vemos que Ignacio no sólo rechaza el judaísmo, sino que también pone un gran abismo entre el judaísmo y el cristianismo. Él llama el judaísmo "la sinagoga de Satanás". También cree claramente que aquellos que rechazaron a Jesús, pese a todas sus reivindicaciones, no son los verdaderos hijos de Judá (judíos). Sólo son judíos "falsamente llamados". Estas son palabras fuertes, y hacen manifiesta la gran brecha entre los higos buenos y los higos malos.
Justino Mártir (70-155 dC), en su "Diálogo con Trifón", nos da la actitud normal, recomendada por los cristianos hacia los higos malos. Justino había conocido a Trifón en Grecia algún tiempo después del fin de la revuelta de Bar Kojba (135 dC) en la que Trifón había luchado contra Roma. Justino muestra que Jonás, el tipo de Cristo, estuvo en la tierra hasta el tercer día, y luego predicó la advertencia a Nínive de que después de cuarenta días Nínive sería destruida. Justino relaciona esto a Jesús y a Jerusalén, diciendo que después de que Jesús estuvo en la tumba tres días, él enseñó a los discípulos durante cuarenta días y los discípulos dieron testimonio por cuarenta años hasta que Jerusalén ("Nínive") fue derrocada. Justino le dice Trifón en el capítulo 108,
"Sin embargo, no sólo no se han arrepentido, después de que se enteraron de que se levantó de entre los muertos, sino, como he dicho antes, que han enviado escogido y ordenado hombres a lo largo de todo el mundo para anunciar que una herejía atea y anárquica ha surgido de un Jesús, un engañador galileo, que fue crucificado, pero sus discípulos robaron su cuerpo de noche de la tumba, donde fue puesto cuando lo soltaron de la cruz, y ahora engañan a los hombres declarando que él ha resucitado de entre los muertos y ascendió al cielo. Además de esto, incluso cuando su ciudad es capturada, y su tierra devastada, no se arrepienten, sino que se atreven a proferir imprecaciones sobre Él y todos los que creen en él. Sin embargo, no os odiamos a aquellos que, por sus medios, tienen concebids tales prejuicios en contra de nosotros; sino oramos que incluso ahora todos ustedes puedan arrepentirse y obtener la misericordia de Dios , el Padre compasivo y sufrido de todos".
1 Juan 2:19 nos da la razón por la cual estos "anticristos" salieron de la fe. Era el propósito de Dios para manifestar sus corazones. Tuvieron que salir para que pudiera ser claro para todos que ellos realmente no tenían fe en Jesucristo desde el principio. Tal vez podemos decir que habían sido persuadidos en sus mentes para seguir a Cristo, pero que realmente no tenían fe. La fe y la persuasión son dos cosas diferentes. Porque ser persuadido es estar convencido por la evidencias externas, tales como la lectura de la Biblia. La fe viene por el oír la Palabra. La persuasión es en la mente de uno; la fe está en el corazón de uno. A menudo es difícil saber la diferencia y uno debe simplemente esperar a la cosecha para ver si las personas dan sus frutos o no. Juan le dice a los creyentes en su carta,
20 Mas vosotros tenéis unción del Santo, y sabéis todas las cosas. 21 No os he escrito como si ignoraseis la verdad, sino porque la sabéis, y porque ninguna mentira procede de la verdad.
Juan estaba escribiendo a personas que conocían la verdad y que no se apartarían de ella volviendo al judaísmo. Juan no estaba escribiendo con un motivo de odio hacia los que habían rechazado a Jesús, pero tampoco retrocedía ante decirles la pura verdad, porque sólo haciendo la opción más clara los hombres pueden optar por pertenecer a la higuera mala o o a la higuera buena.

Judaísmo Cristiano en la Última Hora

En las últimas décadas la delimitación entre estos dos árboles se ha vuelto difusa una vez más. Más cristianos se están convirtiendo al judaísmo que judíos se convierten a Cristo. Muchos de esos cristianos que se convierten al judaísmo creen que pueden llevar a Jesús al judaísmo. Ellos piensan que el judaísmo sería la religión verdadera si sólo Jesús pudiera ser colocado en la parte superior de todas las tradiciones rabínicas de los hombres. En otras palabras, piensan que la verdadera religión es el  judaísmo cristianoSe equivocan; no hay ningún cristiano anticristo.
Estamos viviendo en la última hora, el momento de la segunda aparición de CristoLos higos malos rechazaron a Jesús como Rey de Judá, negándole el  trono y el mandato de dominio que era Suyo por derecho. En su segunda aparición es rechazado de nuevo, esta vez, como el Príncipe de las tribus de José (Efraín y Manasés). En este aspecto, su manto está "teñido en sangre" ( Apocalipsis 19:13), así como la túnica de colores de José fue teñida en sangre ( Génesis 37:31 ).
En este segundo aspecto, no es sobre el mandato de dominio ( Génesis 1:26 ), sino por el mandato de fecundidad ( Génesis 1:28 ). Es una cuestión de quién es el heredero de la primogenitura de José1 Crónicas 5:. 1 , 2 ). Es una cuestión de quién tiene el derecho a ser llamado por el nombre de la primogenitura: IsraelGénesis 48:16 ).
¿La higuera mala tienen el derecho a ser llamada Israel, o no ese nombre pertenece a Jesucristo y a aquellos que lo aceptan en Su segunda aparición? Este es el verdadero problema que enfrenta la Iglesia hoy. Los que apoyan el derecho de los higos malos a usurpar el nombre de Israel están (sin saberlo) traicionando a Cristo en su segunda aparición, como Judas apoyó los usurpadores del trono en la primera aparición de Cristo.

El significado literal del Anticristo

El término griego "anticristo", se compone de dos palabras griegas: anti y christosEn Mat.02:22 tenemos una ilustración del significado de antiSe lee,
22 Pero oyendo que Arquelao reinaba en Judea en lugar de  [griego: antisu padre Herodes, tuvo miedo de ir allí.
La palabra anti significa "en lugar de" en el sentido de alguien que sustituye a otro. Es alguien más que actúa en nombre de otro, como un vicepresidente actúa en nombre del presidente en su ausencia. El vicepresidente no se atrevería a hacer cualquier cosa que el presidente ausente no lo haría, porque si él presume de hacerlo, entonces el vicepresidente en realidad sería un usurpador. La palabra anti, tal como se aplica en Matt. 2:22 arriba, significa que Arquelao reemplazó a su padre Herodes, que había muerto. Si, por el contrario, Arquelao habría derrocado a su padre Herodes y luego gobernado Judea "en lugar de" su padre Herodes, los hombres dirían había usurpado el trono ilegalmente.
Juan usa el término "anticristo" en el sentido de que el liderazgo judío había usurpado el trono del verdadero Rey, Jesucristo. Ellos estaban gobernando "en lugar de" o anti Cristo. Por desgracia, la gente común que continuaron siguiendo y apoyando a los usurpadores estaban implicados en esto en un nivel secundario. A menos que ellos se arrepintieran y aceptaran a Jesús como el Rey, se mantenían en pueblo de anticristo. No son necesariamente "malas" personas, solo impenitentes en su rechazo de Jesús como el Mesías.
Es por esto que Juan describe al anticristo-s en términos de los que rechazan el Rey, negando que Jesús es el Mesías que el Padre había enviado a gobernar la tierra.
Judas apoyó a los líderes judíos y traicionó a Jesús. Judas se llama por eso "el hijo de perdición" en Juan 17:12 . Pablo dice en 2 Tes. 2: 3 , 4 ,
3 Que nadie en modo alguno os engañe; porque no vendrá sin que primero venga la apostasía [apostasía, "arrojando"], y el hombre de iniquidad [anomiase manifieste [apokaluphthe, "de a conocer"], el hijo de perdición ["perdición"], 4 el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto, tanto que se sienta en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios.
Pablo habló de este evento como teniendo lugar en el futuro. Se lo vincula con el "día del Señor", que, según Pablo, no se llevará a cabo hasta que la "apostasía" se lleve a cabo y la presentación del hombre de pecado venga primero. Sabemos por esto que el "día del Señor" aún no había ocurrido cuando Pablo escribió su epístola. El "día del Señor" era el momento de que serían derrocados los enemigos de Cristo, y a Cristo se le daría Su legítimo lugar como heredero de todas las cosas. Es decir, a Él se daría tanto en el mandato de dominio de Judá, como el mandato de fecundidad de José.
Pero para que esto ocurra, el usurpador debe ser expuesto, derrocado y echado fuera. Es evidente que en todo esto hay una "apostasía". Pero la palabra apostasía significa literalmente "un extrañamiento", no una "apostasía", como si alguien cayera de forma pasiva. La palabra apostasía se utiliza de nuevo en Hechos 21:21, donde Pablo fue acusado de enseñar a la gente a "abandonar" a Moisés. La palabra significa literalmente "echar fuera" a Moisés. En ese sentido, la palabra puede referirse a una apostasía de la ley de MoisésPero significa literalmente desechar Moisés.
Así que en 2 Tes. 2: 3 Pablo utiliza el término de nuevo. Algo debe primero ser echado a un lado antes de que el día del Señor pueda venir¿Qué es lo que debe ser desechado? Pablo parece estar diciendo que el "hombre de pecado" e "hijo de perdición" debe ser desechado en primer lugarEl hombre de pecado no es el mismo que el hijo de perdiciónEl hombre de pecado parece referirse a los mismos líderes judíos, quienes habían usurpado el trono de una manera anárquica. El hijo de perdición es obviamente una referencia a JudasJuan 17:12 ), el discípulo que traicionó a Jesús ayudando a los hombres de anarquía (iniquidad) a matar al rey y usurpar el trono. En Hechos 2:23 Pedro dice en su sermón pentecostal,
23 a éste [Jesús], entregado por el determinado designio y previo conocimiento de Dios, lo prendisteis y matasteis por manos de inicuos [anomos, "sin ley"], crucificándole;
Esta misma palabra griega anomos ("sin ley") se utiliza de nuevo en 2 Tes. 2: 8, donde Pablo dice que "el inicuo será revelado" o dado a conocer por la venida de Cristo. No sé por qué la NASB (citada más arriba) utiliza el término "ateo" en lugar de fuera de la ley. Su mala traducción tiene mucho sentido. La palabra griega para "ateo" es atheosEsta palabra se usa en Ef. 02:12, donde se habla de los "gentiles" como "sin esperanza y sin Dios [atheos, "sin Dios"] en el mundo". Por otra parte, en griego la palabra anomos viene de la palabra nomos, que significa ley. La "a" hace que sea negativa, "sin ley".
El cumplimiento de la función de "hombre de pecado" e "hijo de perdición" ya no es un papel desempeñado por una sola persona, como Judas. En la segunda aparición de Cristo, el papel es interpretado por un grupo de personas. El hombre de pecado debe ser considerado como un sustantivo colectivo.
Así que Pablo estaba llegando a su conocimiento de los acontecimientos en Jerusalén que rodean la traición y crucifixión de Jesús cuando escribió la carta a la Iglesia de Tesalónica. Vio al hombre de pecado como el cuerpo colectivo de los higos malos dirigidos por los jefes de los sacerdotes del temploPablo vio al hijo de destrucción, o el hijo de perdición, como Judas, el traidor que les ayudó a usurpar el trono y el mandato de dominio de Jesús, el Rey legítimo.
Pablo dice que este "hombre de pecado", al usurpar el trono de Dios en su templo, había sustituido a Jesucristo como Rey. Este "hombre de pecado", entonces "toma su asiento en el templo de Dios, presentándose como si fuera Dios" ( 2 Tes. 2: 4 ). Los versículos 7, 8 continúan,
7 Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien [Dios] al presente lo detiene [los higos malos], hasta que él a su vez desaparezca de en medio. 8 Y entonces será revelado ["desvelado"] aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y lo reducirá a la impotencia con la manifestación de su venida;
Pablo está diciendo que los higos malos que han usurpado el trono de Dios en su templo serán expuestos, revelados, o dados a conocer en el momento de la segunda aparición de Cristo. ¿Es este el anticristoSí, claro que lo es, pero se refiere específicamente a los líderes de la comunidad judía sionista y también a los líderes del judaísmo en general, todos los cuales están fuera de la ley por definición bíblica. Estos líderes rabínicos han cegado los ojos de los judíos comunes en apoyo a la revuelta de Absalón contra David, es decir, de los líderes judíos contra Jesús.
Del mismo modo, la mayoría de los maestros de la profecía cristiana de hoy ven el ascenso del anticristo como realmente algo nuevo, con muy poco precedente bíblico. Por lo general, no ven (o prefieren ignorar) la historia de Absalón y Ahitofel y cómo esta fue una alegoría profética de los acontecimientos del Nuevo TestamentoMuy pocos entienden cómo estas cosas se han repetido en el siglo XX con el surgimiento del sionismo y el "Estado de Israel". Por esta razón, gran parte de la enseñanza de la Iglesia ha engañado a las personas para convertirse en uno con Judas, para traicionar a Su amigo y maestro.
Es Dios, sin embargo, que ha cegado los ojos de su pueblo con el fin de que las Escrituras se cumpliesen. Tal como cuando los ojos de Israel estaban cegados durante todos los cuarenta años que Moisés los condujo por el desierto ( Deuteronomio 29:. 4 ), así también la "iglesia en el desierto" ( Hechos 7:38 ) del Nuevo Testamento ha sido cegada durante sus cuarenta Jubileos de deambular bajo la unción de Pentecostés. Nada de esto podría haber sucedido si Dios hubiera abierto los ojos de su pueblo.
Muchos están esperando un "rapto" para eliminar a la Iglesia de la tierra en el principio, en el medio o al final de una tribulación de siete años. Durante esta tribulación, dicen, El Anticristo aparecerá como un líder mundial y establecerá su cuartel general en un templo recién reconstruido en Jerusalén. Mostramos en nuestro libro, Las Leyes de la Segunda Venida (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/05/libro-las-leyes-de-la-segunda-venida-dr.html), que el concepto del "rapto" tiene que ser re-definida en términos de la Fiesta de los Tabernáculos. No es un escape de la tierra, sino una transformación del cuerpoLos vencedores que cumplan con esta fiesta tendrán la capacidad de hacer lo que hizo Jesús después de Su resurrección. Ellos serán capaces de "viajar" libremente entre el cielo y la tierra, primero enseñar a la gente en la tierra y luego ministrar al Padre en el cielo.
Sea o no que un solo líder judío va a surgir como el Anticristo o no, vamos a esperar y ver. Poco importa, sin embargo. Lo importante a saber es que toda la higuera mala no merece el apoyo cristiano, ya sea financiero o político. Porque las Escrituras debían cumplirse, los sin ley tuvieron que usurpar los mandatos de dominio y la fecundidad, pero debemos permanecer fieles a Jesucristo y estar dispuestos, si es necesario, a vivir con David en el desierto, en lugar de en un palacio usurpado bajo Absalón.
En cuanto a la idea de la tribulación y su duración, hay que reservar este tema para otro momento al explicar el libro de Apocalipsis. Es lamentable que casi nunca es un tema completo en sí mismo. Pero de esto se ha escrito mucho para que sepáis y no seáis tomados por sorpresa cuando los eventos ocurran de una manera diferente a lo que algunos maestros de la profecía cristianos están diciendo.
http://www.gods-kingdom-ministries.net/

No hay comentarios:

Publicar un comentario