TRADUCTOR-TRANSLATE

666, por E.W. Bullinger

Amada familia, esta traducción corresponde al último capítulo del libro de E.W. Bullinger, “Los Números en la Escritura”.  No se casi nada, o nada incluso, de este tema o sujeto en particular, por eso lo abrí en la Net en una página de E.W. Bullinger, y me sentí intrigado con el significado del 666, pues se asociaba mucho con el Libro del Apocalipsis que tradujimos. Después de acabar la traducción, me decidí a enviaros el trabajo, por si alguno se siente inclinado a estudiar el tema más detalladamente. Este pasaje del libro, es el último de sus capítulos. Por tanto, es normal que surjan muchas preguntas a la hora de leerlo, porque no tenemos la base de todo el libro. Sin embargo, todo lo que dice contiene una especial conexión, con el ministerio de iniquidad en los postreros tiempos, y puede resultar muy interesante comprobar cuan exacta es la Palabra de Dios, con perfección hasta en el empleo de los números.

¡Solo para nuestro Dios siga siendo la gloria!

Juan Luis Molina

  
SEISCIENTOS Y SESENTA Y SEIS
Extracto del libro
“LOS NÚMEROS EN LA ESCRITURA”
Por E.W. Bullinger
Trad. Juan Luis Molina

Es “el número de un nombre” (Ap.13:17,18). La geométrica del nombre del Anticristo es el numero 666. Pero este número posee, creemos nosotros, además, una más profunda referencia a, y detiene una conexión con, el secreto misterio de las religiones antiguas, el cual volverá de nuevo a manifestarse con una más baja depravación y en conexión con la posterior y más grande Apostasía venidera.

Muchos son los nombres que pueden ser hallados, con el valor numérico cuyas letras sumen o se remonten a 666.

Si seis es el número de la perfección secular o humana, entonces 66 es una más enfática expresión del mismo hecho, y 666 es la concentrada expresión o esencia suya; 666 es por tanto la perfección de la imperfección; esto es, el culminar del orgullo humano en la independencia de Dios y en enemistad u oposición a Su Cristo.

El número, siempre que aparece, tiene que ver  con computar, (yhfizw (pseephizo), avaluar, calcular, (no meramente contar o enumerar) Vea Ap.13:18.

666 era el símbolo secreto de los antiguos misterios paganos conectados con la adoración del Diablo. Hoy en día es el secreto que conecta y asocia aquellos antiguos misterios, con su moderna revitalización en el Espiritismo, la Teosofía, etc., etc. El esfuerzo actual del gran enemigo se dirige ahora hacia la reunificación en un gran conjunto o punto central que abarque todo eso. Los periódicos, mundanos y religiosos, están repletos de esquemas de la tal reunificación. La “Reunión” está en el aire. Las sociedades en pro de la re-unificación de la Cristiandad, y las Conferencias de la re-unión de las Iglesias, hacen parte del mismo gran movimiento, y están todas en acción para y son los signos de, la Apostasía venidera. Durante este tiempo o edad en la cual vivimos, la “Separación” es la palabra de Dios para Su gente, y es la marca de Cristo; al mismo tiempo que la “unión” y la “re-unión” es la marca del Anticristo y su ministerio de iniquidad.  

El número 6 se hallaba estampado en los misterios antiguos. El gran símbolo secreto que tenían consistía de las tres letras SSS, porque la letra S en el alfabeto griego era el símbolo de la figura 6. a = 1, b = 2, g = 3, d = 4, e = 5, ¡pero cuando llegamos al 6, se introducía otra letra! No la siguiente – la sexta letra (zzeta) — sino una letra diferente, que era una forma peculiar de “S”, denominada “stigma”  (V). Ahora bien, la palabra stigma (stigma), significa una marca, pero especialmente una marca hecha por un tizón de hierro en brasa como el de los esclavos, el ganado, o los soldados, grabado a hierro por sus propios dueños o señores; o sobre los devotos que así se marcaban a sí mismos exhibiendo que pertenecían a sus dioses. Proviene de stizwstizo, tatuar, o marcar con un hierro incandescente. De ahí su uso de cicatriz tatuaje, y así es como la emplea Pablo hablando de sus marcas, a las cuales  refiere como el signo distintivo de sus padecimientos, las cicatrices que portaba en su cuerpo por causa de Su Señor y Maestro, y señalaban su pertenencia a aquel que lo había comprado (Gálatas 6:17).

Esta letra ahora en nuestros días está siendo muy familiar y se ve por todas partes; y no es agradable cuando vemos así tatuados (ignorantemente, no hay duda) a muchos con la simbólica “S”, “S”, especialmente cuando sabemos que se asocia, no con “salvación”, sino con juicio, y además con la “sangre y fuego,” que, en Joel 2:30, 31, se dan como una de las terribles señales antes del gran y terrible día de la venida del Señor.

La apostasía se halla delante de nuestros ojos. La religión de Cristo, en el pasado, se volvió atrás y se corrompió, pero cuando se volvió del todo, como se ha vuelto en nuestros días, tan burlesca, ya no queda otra cosa sino el juicio. Ya no hay nada más que el enemigo pueda hacer antes de proceder a edificar la gran apostasía por encima o sobre las ruinas de la verdadera religión, y así es como prepara el camino para la venida del Juez.

Es muy significativo que los romanos no usasen todas las letras de su alfabeto, como lo hicieron los hebreros y los griegos. Solamente emplearon seis letras*, D, C, L, X, V, y I. Y es todavía más remarcable, y tal vez significativo, que la suma de estas letras sea 666:
*La letra M aparecía entonces solamente siendo dos Des:  

1. D =
500
600
666
2. C =
100
3. L =
50
60
4. X =
10
5. V =
5
6
6. I =
1
            En cada una de las tres parejas hay una adición de uno, porque 6 = 5 + 1. Es la gracia de Dios sustituida por la corrupción del hombre.
            Por todo esto se podrá ver que el número 666 se halla muy vigente, y está repleto con un más profundo significado, tal vez, más profundo que nada de lo que hayamos todavía descubierto. Una cosa, sin embargo, es cierta, y es que, el triplo de 6 señala el colmo de la enemistad del hombre hacia Dios, en la persona del Anticristo venidero.
V=
5
F=
-
D=
50

I=
1
I=
1
E=
-

C=
100
L=
500
I=
1

A=
-
I=
1



R=
-
I=
1



I=
1





V=
5





S=
-





Total:
112
+
503
+
51
=666
            Una ilustración más del significado de este número se ve en el hecho de que:
LA DURACIÓN DEL IMPERIO ASIRIO
            Fue de 666 años antes de ser conquistado por Babilonia.
JERUSALÉN FUE SUBYUGADA
            Por el Imperio Romano exactamente 666 años desde de la batalla de Actium, en el año 31 Antes de Cristo, hasta la conquista Sarracena en 636 Después de Cristo. Y de acuerdo a Daniel 2 y Apocalipsis 13 y 17, Roma es el último de los imperios mundanos gentil y  su último gobierno hasta la consumación final.
HAY TRES HOMBRES
            Que se destacan en la Escritura como los más encarnizados enemigos de Dios y de Su gente. Cada uno de ellos marcado con este número seis que no podemos ignorar o dejar de lado su significado:
            1. GOLIAT, cuya altura era de 6 codos, y tenía 6 piezas de armadura*; y el hierro de su lanza pesaba 600 siclos de hierro (1ª Samuel 17:4-7).

            *En Efesios 6:14-18 la armadura cristiana se compone de siete piezas.

        2. NABUCODONOSOR, cuya “imagen” del profeta Daniel que edificó, era de 60 codos de alto y  6 codos de ancho (Daniel 3:1), y que debía ser adorada cuando se escuchase el sonido de 6 específicos instrumentos**.

               **El valor numérico (por geométrica) de las palabras en Daniel 3:1, que describe la edificación de esta imagen es 4662. Las propias figuras son significativas, pero lo son todavía más los factores de este número: 4662 = 7 x 666. Y 4 más 6 más 6 más 2 son 18, el triple de seis.

            3. ANTICRISTO, VICARIO.  El papa es también el vicario de Roma, el número de cuyo nombre, VICARIVS, FILII DEI (el Vicario del Hijo de Dios) suma 666.
            En el primero tenemos un seis, asociado con el orgullo del poder carnal.
            En el segundo tenemos dos seis, asociados con el orgullo del dominio absoluto.
            En el tercero tenemos tres seis, asociados con el orgullo del control Satánico.
LOS TALENTOS DE ORO
            Que se entregaban al año de impuestos a Salomón eran 666 (1ª Reyes 10:14). Sin embargo esta perfección de poder monetario no dejaba de ser solamente vanidad y aflicción de espíritu (Eclesiastés 2:8, 11; compare con 1ª Timoteo 6:10).

            En cuanto al triple número 666, ya hemos visto entonces que mientras una figura (6) sea significativa, dos figuras (66) lo son todavía más; y que tres figuras (666) denotan la concentración o esencia del número.
            Más ejemplos así los vemos con:
            Jesús, 888, el número dominical;
            Sodoma, 999, el número del juicio;
            Damasco, 444, el número del mundo
            La bestia, 666, el número del hombre.
            "En verdad, en verdad, te digo," 888;
            El Señor Dios hizo, 888; etc., etc.

            Los hijos de Adonicam, que regresaron de la Cautividad (Esdras 2:13) sumaban 666. Adonicam significa el señor del enemigo. Esto nos parece muy sugestivo, aunque pueda parecer irrelevante.
            El número 666 tiene otra significativa propiedad. ¡Es más remarcable en la concentración y esencia del 6 por ser la suma de todos los números que suman el cuadrado de seis! El cuadrado de seis es 36 (62, o 6x6), y la suma de los números 1 a 36 = 666, es decir, 1 + 2 + 3 + 4 + 5 + 6 + 7 + 8 + 9 + 10 + 11 + 12 + 13 + 14 + 15 + 16 + 17 + 18 + 19 + 20 + 21 + 22 + 23 + 24 + 25 + 26 + 27 + 28 + 29 + 30 + 31 + 32 + 33 + 34 + 35 + 36 = 666.

            Pueden ser colocados en la forma de un cuadrado con seis figuras en cada espacio, para que la suma de cada figura en cualquiera de las direcciones resulte en otra significativa trinidad = 111.
6
32
3
34
35
1
7
11
27
28
8
30
19
14
16
15
23
24
18
20
22
21
17
13
25
29
10
9
26
12
36
5
33
4
2
31

GEOMÉTRICA
            Es también significativo que el valor numérico del “CANTICO DE MOISÉS” (Éxodo 15:1-18) sea 41626, que es el producto del factor significativo 13 x 42 x 70.
            Por otro lado, si comparamos “el Cántico de Moisés y del Cordero”, en Apocalipsis 15:1-5, nos da el remarcable valor de 9261, que tiene los significativos factores 33 x 73.

CONCLUSIÓN
            Ahora llegamos al final de nuestro estudio de los números como son empleados por Dios en Sus obras y en Su Palabra, y hemos visto que todo es perfecto.
            Nuestra comprensión e interpretación del fenómeno puede ser señalada con muchas imperfecciones, y somos conscientes de que, después de todo, no hemos tocado sino la orla sola de este gran e importante tema.
            Pero una cosa, sin embargo, es cierta, y es que, tenemos, en la Escritura de Verdad, una revelación de Dios absolutamente carente y exenta de errores, y que cualquier dificultad que encontremos procurando comprenderla, deben ser consideradas como provenientes de nuestras propias limitaciones.
            Y también estamos seguros de otra cosa, que la Palabra Escrita no puede separase de la Palabra Viviente, ni el significado espiritual de una, podrá ser entendido sin la vital unidad que tiene con la otra.
            De la Palabra de Dios se puede decir, como está escrito de la Nueva Jerusalén (Ap.21:23), que…EL CORDERO ES SU LUMBRERA.

            E.W. Bullinger

No hay comentarios:

Publicar un comentario