TRADUCTOR-TRANSLATE

¿SATANÁS FUE CREADO BUENO O MALO? ¿CUAL SERÁ SU DESTINO FINAL?, Dr. Stephen Jones





(Extracto del Cap. 12 del libro "EL JUBILEO DE LA CREACIÓN")


¿Qué será de Satanás?

Romanos 5:18 habla de la justificación de "todos los HOMBRES", sin embargo, no dice nada acerca de que Satanás será justificado. La idea de que Satanás alguna vez sería "justificado" es ajena a las Escrituras. 1 Juan 2:2 dice que la sangre de Jesús es la propiciación (cobertura) de los pecados del mundo entero, pero es aparente que Juan estaba hablando del mundo habitable de "todos los HOMBRES", no de Satanás ni de seres demoníacos. Por lo tanto, la sangre de Jesús nunca se aplica a Satanás.

1 Timoteo 4:10 dice que Dios es el Salvador de "todos los HOMBRES", nuevamente sin decir nada acerca de los ángeles o los seres espirituales. Como mostramos anteriormente, la salvación trata con aquellos en peligro de muerte, o "la ira de Dios". Siendo justificados por la sangre de Jesús, entonces somos salvos por Su vida de resurrección. Debido a que la salvación se basa en la justificación por Su sangre, tampoco podemos decir que Satanás alguna vez será "salvo"

Tampoco las Escrituras nos dicen que Satanás será "resucitado".

Es solo cuando entramos en Colosenses 1:16-20 que el apóstol habla de reconciliar "TODAS LAS COSAS" que se han creado, incluidas las cosas en la Tierra y en el Cielo. Nunca encontramos a Pablo diciéndonos que el universo creado será "salvado" o "justificado". Siempre es "reconciliado". La reconciliación siempre habla de enemigos, aquellos que se oponen unos a otros como adversarios. El término "Satanás" literalmente significa Adversario, que es prácticamente sinónimo de "Enemigo". Y entonces, cuando Pablo escribió sobre ta panta, "EL TODO" reconciliado con Dios, ya sean seres en el Cielo o en la Tierra, parece evidente que habló de seres celestiales y seres terrenales. Satanás y los hombres son retratados en la Biblia como adversarios de Dios hasta el momento en que son reconciliamos con Él. Para los hombres, esto incluye la justificación. Para Satanás, no es así. Por lo tanto, la reconciliación de todas las cosas en el Cielo toma un camino diferente al de reconciliar a todos los hombres en la Tierra.

En la Iglesia Primitiva se creía comúnmente que Satanás y sus huestes eran ángeles caídos que originalmente habían estado sujetos a Dios (Traductor: v.g. Joseph Herrin). Hoy, otros están explorando diferentes posibilidades. Algunos dicen que Satanás es simplemente una personificación de la naturaleza caída del hombre y las obras de la carne. Otros dicen que Satanás es en verdad una entidad espiritual separada, pero que Satanás fue creado para ser el adversario de Dios desde el principio (Traductor: v.g. J. P. Eby).

1 Juan 3:8 dice que pecó desde el principio, y Juan 8:44 dice que fue un asesino desde el principio. También sabemos por Isaías 45:7 que Dios crea el mal. Isaías 45 es el gran capítulo sobre la soberanía de Dios, y esto es parte de la prueba que Dios da demostrando que el mal no está fuera del control de Dios. Dios, por supuesto, usa el mal para un buen propósito, porque sabemos que para nosotros todas las cosas funcionan juntas para bien. Por lo tanto, debemos dar gracias a Dios en TODAS las cosas (1 Tesalonicenses 5:18), no solo por las cosas "buenas".

Judas 6 habla de los ángeles que dejaron su primer estado. Esto está hablando de la situación en Génesis 6:1-4 que condujo al Diluvio, no de la caída de los ángeles antes de la creación de Adán. La NASB traduce Judas 6 de la siguiente manera:

6 Y a los ángeles que no guardaron su propio dominio, sino que abandonaron su propia morada, Él los ha guardado en lazos eternos bajo la oscuridad para el juicio del gran día.

Esto se refiere a aquellos que aparentemente se casaron con las hijas de los hombres, produciendo gigantes en la Tierra, como leemos en el relato de Génesis 6.

Del mismo modo, en Ezequiel 28 tenemos el pasaje más conocido que se ha interpretado que significa que Satanás fue originalmente un ángel bueno y poderoso. Sin embargo, este pasaje habla claramente del "líder de Tiro", del que se dice específicamente que es un HOMBRE.

2 Hijo de hombre, di al príncipe de Tiro: Así dice el Señor Yahweh: Porque tu corazón se enalteció, y dijiste: Yo soy Dios, sentado en lugar de dioses en el corazón de los mares; sin embargo, eres un hombre [awdawm, "ADÁN" o "hombre"] y no Dios, aunque hagas que tu corazón sea como el corazón de Dios-

Del versículo 12 en adelante, el profeta habla sobre "el rey de Tiro" en términos que parecen referirse a una situación en el jardín del Edén. Los versículos 13-15 nos dicen,

13 Estabas en el Edén, el jardín de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante; el berilo, el ónice y el jaspe; el lapislázuli, el turquesa y la esmeralda; y el oro la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados. 14 Tú fuiste el querubín ungido que cubre, y yo te coloqué allí. Estabas en la montaña santa de Dios; caminaste en medio de las piedras de fuego. 15 Eras irreprensible en tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti iniquidad.

Aunque se ha creído comúnmente durante mucho tiempo que este pasaje se refiere a Satanás, en realidad es una comparación entre el rey de Tiro y el mismo Adán en el jardín del Edén. Adán era perfecto el día en que fue creado. Caminaba con Dios en la montaña santa (reino) y entre las "piedras de fuego". En otras palabras, Adán tuvo pleno acceso a la presencia de Dios y toda Su gloria.

Dios también le había dado a Adán el dominio sobre toda la Tierra, por lo tanto, él era el "querubín ungido que cubre". Un querubín no necesariamente tiene que ser un ser angelical. Adán era un querubín en ese estado prístino antes de su caída. Aunque fue creado con un cuerpo físico, ese cuerpo no estaba sujeto a las limitaciones de la carne antes de su caída. Su cuerpo era muy parecido al cuerpo de Jesús después de la resurrección. Creo que Adán originalmente tenía la habilidad de moverse libremente entre el Cielo y la Tierra, o entre la dimensión espiritual y la terrenal.

Otro punto a considerar es si los ángeles tienen o no libre albedrío. La única forma en que Satanás podría ser un ángel caído es si fuera un agente independiente con libre albedrío, y tuviera la capacidad de rebelarse contra Dios. Si Satanás realmente se rebeló contra Dios de esta manera, entonces tenemos que preguntarnos por qué Él crearía ángeles con la habilidad de pecar, y luego no hiciera provisión para su salvación, como la hizo para el hombre. Por supuesto, si la rebelión angélica tuvo lugar sin el conocimiento previo de Dios, entonces cuestionaría el poder y la soberanía de Dios.

Me parece que la teoría del ángel caído crea problemas más graves de los que resuelve. Cuando estudiamos la historia del pensamiento religioso en la antigüedad, especialmente en el mundo de habla griega, parece que la gente pasó mucho tiempo tratando de explicar cómo un buen Dios podía crear semejante desorden en la Tierra. Al tratar de quitarle a Dios toda responsabilidad por el mal, fue necesario dar a todos los seres malvados o pecaminosos una total libertad de voluntad. Si bien esto parecía justificar a Dios, lo hizo a expensas de Su soberanía.

Los filósofos griegos creían que el espíritu era bueno y que la materia era mala. A partir de esta suposición básica, decidieron que un Dios bueno nunca podría crear materia maligna. Entonces ellos postularon que un dios malvado, llamado el Demiurgo, creó la materia. Él era como el Satanás de otras religiones. Si bien esta visión tuvo éxito en evitarle a Dios cualquier responsabilidad por el mal en el mundo, también depuso a Dios como Creador. Y con todo eso, todavía no resolvieron el problema subyacente, ¿quién creó al Demiurgo?

La Escritura nos dice claramente que Dios creó todas las cosas. Juan 1:1 y 2 identifica al Creador (Logos) con Jesucristo, no con Satanás o un Demiurgo ficticio. Si Dios creó a Satanás, y Satanás es malo, entonces Dios creó el mal. Incluso si Dios creó a Satanás como bueno, pero le dio la libertad de caer, la Ley Divina todavía haría responsable a Dios. Esto lo mostraremos en nuestro próximo capítulo.

Y así, independientemente de la antigüedad de esta creencia en los ángeles caídos, no creo que esté justificada. Me parece que es una creencia que era más apta para ser aceptada en una cultura griega, y los primeros líderes de la Iglesia no pudieron liberarse de su mentalidad cultural en este asunto.

Está más allá de nuestro alcance aquí profundizar en estos puntos de vista diferentes. Sin embargo, digamos que si Satanás es un ángel caído, como la mayoría ha creído desde los días de la Iglesia Primitiva, entonces el peso de la evidencia cambia ligeramente en apoyo de la idea de que Satanás será restaurado en algún momento a su lugar original. Por otro lado, si Satanás fue creado para ser el adversario de Dios desde el principio, hay razones para creer que será erradicado cuando su propósito se haya cumplido y cuando todas las cosas se hayan reconciliado. Clemente de Alejandría en el siglo II d.C., que fue maestro de Orígenes y cabeza de la Iglesia en Alejandría, escribió en su comentario sobre 1 Juan 2:2,

"Él, de hecho, salva a todos, pero algunos los salva convirtiéndolos con castigos; sin embargo, a otros  quienes lo siguen voluntariamente, salva con dignidad de honor, de modo que 'toda rodilla debe inclinarse ante Él, de las cosas en el cielo, de las cosas en la tierra' y cosas debajo de la tierra' -ESTO ES, ÁNGELES Y HOMBRES'.

Clemente siguió la creencia común de que Satanás y sus anfitriones eran "ángeles caídos". Y entonces él argumentó que los únicos seres "en el cielo" que necesitaban reconciliación eran los ángeles CAÍDOS, quienes estaban en una relación de confrontación con Dios. Obviamente no hay necesidad de reconciliar a ángeles que nunca cayeron. Pero Clemente va más allá de la reconciliación al decir que Dios "los salva". Yo disputaría esta terminología.

En su comentario, Clemente citó la afirmación de Pablo en Filipenses 2:10 de que "toda rodilla se doblará". Él tomó esto en el sentido de que todos los hombres y todos los ángeles caídos se inclinarían ante Dios, y en ese momento Dios los salvaría a todos. Sin embargo, en vista del hecho de que Pablo nunca dice en otra parte que los ángeles caídos serán "salvados" o "justificados", la conclusión de Clemente es realmente solo una suposición. Pablo estaba citando de Isaías 45:23, donde Dios dice:

23 "Por mí he jurado, de Mi boca ha corrido la palabra en justicia, y no se volverá atrás; que a mí se doblará toda rodilla, toda lengua jurará fidelidad". 24 Dirán de Mí: "Sólo en Yahweh hay justicia y fortaleza". Los hombres vendrán a él, y todos los que se enojaron con él serán avergonzados. 25 En Yahweh serán justificados todos los descendientes de Israel, y se gloriarán.

Note que en el mismo pasaje dice que toda la simiente de Israel debe ser justificada. No dice nada por lo cual podamos decir que Satanás será justificado. Cuando Pablo cita este pasaje en Filipenses 2, agrega como su comentario, "de los que están en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra". No discuto los escritos inspirados de Pablo, por supuesto. Simplemente señalo que Pablo enfocó su atención en cada inclinación de rodilla, diciendo que esto va más allá de la justificación de todo Israel (o incluso de todos los hombres). Pablo incluyó a todos los ángeles y hombres en su declaración, y esto es consistente con Apocalipsis 5:13, donde se muestra que cada criatura, tanto en el Cielo como en la Tierra, dan gloria a Dios.

Por otro lado, también debemos hacernos la pregunta crítica: ¿esto también se refiere a cada criatura viviente que haya vivido? ¿Resucitarán también todos los perros, leones y mosquitos (plagas) para arrodillarse ante Dios al final de todos los tiempos? Obviamente no, porque Dios resucita solo a la humanidad. De hecho, el Salmo 22:29 parece indicar precisamente lo contrario, diciendo: "Todos los grandes de la tierra comerán y adorarán; se postrarán ante Él todos los que descienden al polvo, aun aquel que no puede conservar viva su alma".

Desde el principio, Dios dijo que Adán ciertamente moriría si pecaba. Este fue el juicio de Dios, y nadie pudo escapar de su mortalidad, excepto a través del camino bíblico prescrito en Cristo. El Salmo 22:29 parece indicar que la muerte es la manera de Dios de forzar a todos los hombres a inclinarse ante Él. Se dobla la rodilla en la muerte. La muerte demuestra que todos los hombres están sujetos a Dios, sin importar lo que hagan y sin importar lo que crean acerca de ellos mismos. La muerte es la carta de triunfo final que finaliza el juego de la vida.

Pablo toma este tema y parece reinterpretarlo para hacerlo significar que todas las cosas, tanto en el Cielo como en la Tierra, se doblegarán al glorificar a Dios. No parece tratarse de la muerte, sino de la vida y la restauración. Y sin embargo, las Escrituras claramente nos enseñan que el camino a la vida es a través de la muerte. Los verdaderos creyentes saben que debemos morir diariamente a voluntad propia y estar sujetos a Dios. Tal muerte es doblegarse ante Dios y glorificar Su nombre. Los creyentes sufren esta "segunda muerte" en su vida, mientras que el resto deberá sufrir la "segunda muerte" en una Edad futura. Pero de cualquier manera, la muerte es el único camino a la vida. El fuego de Dios opera en nuestras vidas hoy cuando nos sometemos a la Ley y el juicio de Dios en el proceso de santificación y purificación.

Entonces, ¿realmente Pablo está reinterpretando Isaías 45:23, o simplemente está diciéndonos que el final de este proceso de muerte es la vida? Todos doblarán la rodilla, pero la Reconciliación de Todas las Cosas no tendrá lugar aparte del juicio o del fuego de Dios. La muerte es el proceso mediante el cual se imparte la vida a toda la Creación. Dios simplemente no dirá: "Bueno, los niños serán varones" y luego darán vida a todos, independientemente de la forma en que vivieron sus vidas en la Tierra. Él les dará vida solamente después de que todos hayan doblado la rodilla y confesado que Jesucristo es el Señor para la gloria de Dios.

Si este es el caso, ¿qué hay de los ángeles o las huestes satánicas que son seres espirituales? Esta es la verdadera pregunta entre manos. Si Satanás es puramente un adversario y posiblemente fue creado como tal desde el principio, entonces se deduce que no hay nada bueno en Satanás. Por lo tanto, cuando es arrojado al Lago de Fuego, no hay oro espiritual en él para ser purificado. De esta manera, él es diferente a la humanidad. El hombre debe ser purificado como oro y plata en el horno de la aflicción, pero la salvación resultante viene solo porque había oro o plata en el trozo de metal para empezar (Administrador: por supuesto después de haber sido justificado). Todo lo demás se quema, dejando eso que es bueno. En el caso de Satanás, uno tendría dificultades para demostrar que hay algo bueno en él que sobreviviría a la prueba de fuego.

Aquí nuevamente, si Satanás fuera un ángel caído, entonces uno podría tener alguna base para argumentar que hay algo bueno en él que podría salvarse, ya que uno debería admitir que Satanás fue originalmente bueno. Entonces, aquí es donde debemos discutir el significado de la reconciliación como se usa para describir "todas las cosas" en el Cielo y en la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario