TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 21: La Rama de Saúl, Joseph Herrin






Antes de pasar a contar mis experiencias después de que dejé mi trabajo de profesor universitario, siento que es necesario hablar de algunas cosas importantes que sucedieron mientras todavía estaba empleado. Dios no tomó un descanso de moldear y dar forma a este hijo Suyo durante los dos años que Él gentilmente me permitió trabajar como instructor universitario. Después de un breve tiempo de tranquilidad, las lecciones y pruebas comenzaron de nuevo en serio.

Mencioné que tuve un período de nueve meses cuando enseñaba treinta horas a la semana. Este fue realmente un tiempo de descanso para mí, y no se de ninguna gran prueba que experimentara durante ese periodo. Cuando mis horas de trabajo se redujeron, Dios comenzó una vez más con las pruebas y la obra de purificación en mi vida, y algunos de estos ensayos fueron bastante severos, al menos en mi opinión.

Mantuvimos nuestra casa por un año, que fue la duración de nuestro contrato de arrendamiento, y sentí dentro de mí que Dios nos movería a otra casa en el área, cuando nuestro contrato de arrendamiento hubiera terminado. Algunas semanas antes de que expirara nuestro contrato de arrendamiento, yo estaba en el trabajo una noche y tuve un fuerte testimonio en el espíritu sobre esto. Decidí llevar a mi esposa a cenar la noche siguiente y decirle lo que estaba sintiendo; sin embargo, mi esposa no necesitaba que le dijera nada, porque ella ya había estado oyendo a Dios.

Cuando llegué a casa esa noche, mi esposa me dijo que había tenido una visita ese día de una vieja amiga. El esposo de esta señora se había retirado recientemente de un puesto ejecutivo en una empresa manufacturera y ahora estaba comprando algunas propiedades para alquilar a otros. Esta amiga le dijo a mi esposa que su esposo había estado orando por un nuevo pedazo de propiedad que él acababa de comprar, y sintió que el Señor quería que se contactara con nosotros para alquilárnosla. No sabían nuestra situación, y ni siquiera estaban seguros de si poseíamos nuestra casa, o estábamos alquilando.

Me pareció evidente que Dios estaba dirigiendo nuestros pasos una vez más al presentarnos tal oportunidad justo antes que nuestro arrendamiento estaba por vencer. El hecho de que yo también estuviera sintiendo un testimonio interno de que Dios nos iba a mover, solo aumentó mi confianza. El hogar que esta pareja nos ofreció para alquilar era más grande que el anterior, en un barrio más agradable, y también costaba un poco menos de lo que habíamos estado pagando, por lo que fue una muy atractiva oferta para nosotros. La casa estaba ubicada en la esquina de dos calles que tenían nombres intrigantes. Estaba en la esquina de Rama de Vista Circular y Rama Vista de Unidad.

Dios me ha hablado muy específicamente a través de nombres y direcciones de calles antes, entonces estaba alerta a lo que podría estarnos diciendo aquí. Encontré que los nombres de estas calles se referían a un pequeño cauce de agua, justo bajando la colina de la casa, que tenía el nombre de la Rama de Saúl. La Rama de Saúl no era muy espectacular; simplemente era un pequeño canal de agua salobre y estancada que se había formado al costado de un arroyo que corría cerca. No había salida a este cuerpo de agua, y era un refugio para las ranas y un criadero de mosquitos.

Mientras vivíamos en esta casa, el Espíritu comenzó a enseñarme más sobre las dos ramas de Su Iglesia que existían una al lado de la otra. Una estaba representada por el reinado del Rey Saúl, y la otra por el reinado del Rey David. Un cuerpo era la Rama de Saúl, y otro era la Rama de David.

Me consoló un poco saber que no vivíamos en una calle llamada Rama de Saúl, porque tal calle existía en este vecindario. En cambio, simplemente vivíamos en un camino que tenía una vista hacia la Rama de Saúl, y Dios me hablaría varias cosas sobre esta rama de la Iglesia que sabía poco de la fe, y que estaba perfectamente representada por un remanso estancado, que no iba a ninguna parte, mientras proporcionaba un caldo de cultivo para cosas que eran ruidosas y desagradables. Una Rama de Saúl del cristianismo está presente en este momento, y ellos tienen el control de las riendas de la Iglesia. Guardan las puertas y eligen el mensaje que se proclamará a las masas. Su mensaje no es uno de una fe vital y activa, porque Saúl falló en este sentido, al no estar dispuesto a esperar a Dios en medio de una crisis. Esta rama de la Iglesia hace todo a través del poder y la fuerza del hombre. Está marcada por programas del hombre, y es un reino del hombre. Se ve muy impresionante por fuera, así como Saúl era impresionante, siendo cabeza y hombros más alto que todos los que lo rodeaban.

También hay una rama davídica de la Iglesia. A veces a esta rama de creyentes fieles se le permite vivir en los hogares que Saúl controla, pero la mayoría de las veces esta rama davídica es alejada por los celos de Saúl. Muchos en este grupo se encuentran viviendo como marginados, teniendo sus lugares y sus ministerios (representados en Mical, la esposa de David) dados a otros a quien Saúl elige. Estos están sin honor, y son a menudo perseguidos por la Rama de Saúl del cristianismo, que desearía que no existieran, porque el Espíritu testifica expresamente que pronto vendrá un día cuando el reinado de Saúl sobre el pueblo de Dios llegará a su fin, y otros siervos más fieles serán puestos en su lugar.

Esta es una verdad muy preciosa, que aquellos que se encuentran fuera del campamento sufriendo los reproches de Cristo, deben tomarse en serio. El Reino se romperá en breve de las manos de la Rama de Saúl y será entregado a la Rama Davídica que está siendo entrenada a través de dificultades mientras sufre muchos reproches.

Solo habíamos estado en esta casa de la Rama de la Vista durante un par de meses cuando llegué a una prueba financiera. Hubo un descanso de tres semanas antes de que comenzara el trimestre de verano en la universidad, y como instructor adjunto solo recibí pago por las horas reales enseñadas en el aula. Agregado a mi reducción reciente en horas a veinte por semana, ahora también tenía un período de tres semanas sin ingresos y muy poco apoyo provenía de otras fuentes. Le supliqué a Dios que enviara Su provisión, pero ninguna fue recibida. Mis cuentas comenzaron a quedar aplazadas.

No poder pagar el alquiler a tiempo fue un juicio particularmente grave. No fue como retrasarse en el pago de una factura telefónica o factura de servicios públicos a alguna organización impersonal. Estábamos alquilando a amigos que mi esposa había conocido desde su juventud, y yo no quería que pensaran mal de mí. Ya había descubierto que era inútil tratar de razonar con la gente sobre el camino de fe a que Dios nos había llamado, porque incluso los cristianos no podían entender a Dios con la gente de hoy en día de esa manera. Podrían admitir que Dios requiriera a hombres y mujeres en la antigüedad a que lo siguieran por fe, como Abraham, David o Elías; pero yo había sido incapaz de convencer a nadie de que Él requeriría algo similar de mí. En mi angustia Le pedí a Dios que me dejara tomar otro trabajo para complementar mis ingresos, pero el Espíritu Santo me estaba constriñendo mucho en este sentido, y sabía que no era Su voluntad que yo lo hiciera.

Cuando mi alquiler se retrasó aproximadamente una semana, supe que necesitaba contactar a nuestro arrendador y dejar que él supiera que estaba comprometido a pagarle cuando tuviera los fondos para hacerlo. Cuando le hablé, él me preguntó si había recibido la carta que había enviado, y le dije que no. Él estaba algo sorprendido por esto, pero resultó que había puesto la dirección incorrecta en el sobre y tomó dos semanas para que la carta llegara a nuestra casa. Me dijo que esperara la carta, y él sugirió que consiguiera otro trabajo. Le agradecí su paciencia y colgué.

Realmente luché con lo que Dios estaba haciendo en mi vida en este momento. Le dije a Dios que yo estaba siendo fiel en mis gastos. No había contraído más deudas, y estaba viviendo de una manera frugal. Le dije que estaba dispuesto a trabajar en un segundo empleo si me liberaba. Todo lo que recibí a cambio fue silencio y conocimiento de que tenía que soportar pacientemente esta prueba.

Durante los últimos años, había seguido a Dios a donde quiera que me condujera, a menudo a un gran costo para mí, en dolor y tristeza. Sabía en mi corazón que nunca había luchado tanto para permanecer fiel a Su voluntad, y me irritaba muchísimo que otros no reconocieran este hecho.

En lugar de que la gente reconociera mi obediencia, Dios me permitió soportar reproche tras reproche, y ser rutinariamente contado entre los transgresores. Esto no me parecía correcto a mí, y derramé mi queja a Dios en numerosas ocasiones.

Aproximadamente una semana más tarde llegó la carta de nuestro arrendador, y fue muy escueta, y un poco amenazante. En ella afirmaba que necesitaba tomar medidas para pagar el alquiler lo antes posible para evitar futuras acciones desagradables. Cuando leí esto, mi corazón se hundió, y me sentí muy abatido. Fui y me senté en el borde de mi cama y miré por la ventana. Le dije a Dios que había estado caminando tan fielmente como sabía, y sin embargo, no me estaba permitiendo pagar mis cuentas a tiempo y ahora nuestros amigos me veían como un holgazán. Le dije a Dios que estaba grandemente desanimado y necesitaba un poco de aliento de parte de Él. Estaba orando estas cosas en silencio, y no escuché a mi esposa aproximándose, pero, tan pronto como dije estas palabras, ella estaba parada a mi lado colocando un pedazo de papel en mis manos. Ella me lo dejó sin ninguna explicación. Miré la hoja de papel, y lo primero que leí fueron las palabras: "José se desanimó …". Miré lo que había puesto en mis manos y era una palabra profética que alguien le había enviado a mi esposa. Ella fue guiada justo en ese momento a imprimirla y dármela. Este es el texto del mensaje:

Palabra profética por Teresa Seputis
Hijo mío, no te desanimes. Sabe que estoy contigo en todas las cosas, y haré que Mi gloria brote en cada una de vuestras situaciones. Sé que las pruebas de tu fe no siempre son fáciles, y sé que es difícil estar en el fuego del refinador. Pero Mi deseo para ti es que salgas como oro puro. No te desanimes y no pierdas el corazón.

José se desanimó en la cárcel mientras yo preparaba una humildad en él que me permitiría empujarlo a un lugar de prominencia en la política nacional. Miró a su alrededor y no a Mis planes generales, y su corazón estaba apesadumbrado y su caminar fue más difícil de lo que tenía que ser. Puso su esperanza en un hombre, en el mayordomo jefe de las cortes del faraón. Esperaba que el mayordomo jefe lo rescataría de la cárcel por la unción y exactitud con que interpretó su sueño. Pero el primer mayordomo se vio envuelto en sus propios asuntos y ambiciones y rápidamente olvidó su promesa a José.

Si pones tus esperanzas en el hombre, serás decepcionado, así como José fue decepcionado. Más bien, mantén tus ojos y tu visión y tus expectativas sobre Mí. Porque soy fiel para cumplir las promesas que te he hecho. Y no importa cómo sean las circunstancias, puedo poner Mi gloria en ellas y hacer que salgas al llamado y la unción que te he dado. No te preocupes por las circunstancias. No te preocupes porque el hombre te defrauda, o porque el hombre no reconoce tu llamado y unción. Más bien, poned vuestra esperanza en Mí, poned vuestra confianza en Mí y mirad cómo cambiaré vuestra situación y obraré Mi gloria en medio de ella.

Yo soy capaz, y trabajaré en tu defensa en Mi perfecta sincronización. Confía en Mí y conoce que Mis planes para ti son buenos.

Leí estas palabras con lágrimas llenando mis ojos. Sabía que Dios me estaba hablando directamente. En el momento en que le dije que estaba desanimado, me había enviado una palabra de ánimo. El reproche que estaba enfrentando se hizo soportable cuando entendí que Dios me había llevado a este lugar, y Él estaba usando estas cosas para prepararme para algún día entrar en la promoción prometida que estaba delante de mí. Como esta palabra testificó, Él me haría entrar en el llamado y la unción que Él había elegido para mí, pero primero tenía que prepararme para poder soportar estas cosas.

Consideré la preparación de Dios para ese otro José tantos años atrás. Él caminó fielmente incluso cuando estaba en medio de una gran prueba de su alma. Habiendo sido separado del padre que amaba, y vendido como esclavo a una tierra extranjera, permaneció fiel a Dios y sirvió con integridad en la casa de Potifar. A pesar de su fidelidad fue acusado de intento de violación, y de ser un hombre sexualmente impuro. Tuvo que soportar ese reproche por muchos años; sin embargo, Dios lo usó para forjar una humildad en él que le permitiría recibir la autoridad a la que algún día llegaría.

Cuando lo consideré, pensé que era más agradable para mí ser considerado como un vago, y un tipo irresponsable, que ser acusado de pecados sexuales que no había cometido. Aunque yo también fui contado entre los transgresores, vi la misericordia de Dios en el reproche que Él había escogido para mí. Fue el 27 de agosto de 2002 que mi esposa imprimió esta palabra y me la entregó, y la he llevado en mi Biblia desde entonces. La he leído muchas veces más, porque habría muchos más reproches que tendría que soportar. Necesitaba recordarme frecuentemente que Dios estaba ordenando mis pasos y que había un gran propósito detrás de los tristes eventos de mi vida.

A menudo le he preguntado a Dios por qué no pudo haber dejado que yo sufriera reproches por alguna actividad religiosa, como predicar en contra de los pecados de este presente malvado mundo. Por qué Él eligió para mí sufrir por no poder pagar mis cuentas a tiempo, porque no hay nada noble en tal cosa. Sin embargo, es precisamente por eso que Él ha elegido este reproche, porque conduce a la humildad, como lo hizo el reproche de José. Si sufrimos por alguna actividad abiertamente justa puede enorgullecernos, incluso mientras soportamos el reproche, pero es mucho más humillante sufrir vergüenza como un malhechor (Administrador: Esto es lo que pedro llama padecer injustamente, 1 Pedro 2:19). Cristo fue perfecto en humildad y fue acusado de violar la Ley de Dios y de ser un blasfemo. Aprendió la obediencia por las cosas que sufrió, y Dios ha escogido que Sus elegidos pasen por lo mismo.

Dios podría haber elegido para su Hijo que sanara solo seis días a la semana, y no sanar en Sábado. El Padre sabía que si llevaba a Su Hijo a sanar en un día de reposo, sería acusado de ser un rompedor del sábado, un pecado castigado con la muerte. Era la voluntad del Padre para Su Ungido que sufriera reproche para que pudiera ser perfeccionado a través del sufrimiento. Si queremos ser perfectos, nosotros también debemos sufrir. Conoceremos los reproches, pero solo servirán para conformarnos más a la imagen de Cristo si los recibimos voluntariamente, y no los despreciamos.


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario