TRADUCTOR-TRANSLATE

PENSANDO EN EL REINO DE LA ERA VENIDERA (LOS TIEMPOS DE LOS GENTILES ACABAN DE TERMINAR - COMIENZA EL MINISTERIO DE PUERTAS ABIERTAS), God's Kingdom Ministries


El presidente Trump habla a la Cumbre de Votantes de Valor 2017 el viernes 13 en Washington, DC
"No adoramos al Gobierno, adoramos a Dios"



19 de octubre de 2017

La Ley de Dios está diseñada en gran parte para establecer y definir derechos, ya que este es el núcleo de un verdadero sistema de justicia. Las víctimas tienen derecho a una indemnización; los infractores tienen derecho a no ser excesivamente cargados o excesivamente castigados. La autoridad otorga derechos a quienes la tienen. Dios mismo tiene derechos como Creador.
El problema viene cuando los hombres deciden que Dios no tiene derechos y que sus gobiernos pueden usurpar los derechos de Dios. Cuando eso sucede, los hombres comienzan a adorar al estado en lugar de a Dios, lo sepan o no. El patriotismo es bueno hasta cierto punto, pero cuando el gobierno usurpa la autoridad, el pueblo no debe ser "patriótico" a costa de DiosNingún hombre puede servir a dos amos, o apoyamos el gobierno de Dios o a la usurpación de los hombres.
La Iglesia Primitiva se metió en problemas por este mismo asunto. Aun así, se sometieron a la injusticia, porque la autoridad del gobierno en la Tierra había sido eliminada a los reyes rebeldes (pero ordenados por Dios) de Judá y entregada a gobiernos humanos que comenzaron con Babilonia. Sin embargo, Dios nunca ordenó a los creyentes que adoraran al estado y a sus dioses, por lo que ellos estaban expuestos a pagar la pena por no sacrificar a los dioses aprobados por el gobierno.
Por lo tanto, después de un largo deslizamiento hacia abajo hacia el patriotismo del becerro de oro, es refrescante que el presidente Trump dijera: En Estados Unidos 'no adoramos al gobierno, adoramos a Dios'.
El momento de esta declaración es significativo, porque dijo esto el viernes 13 de octubre de 2017, que fue el primer día de nuestra conferencia en Cloquet, MN. Nuestro tema fue "Volviendo los Corazones", una referencia para hacer volver los corazones de los hijos a los padres y, principalmente, volver los corazones de las personas a Dios.

Nota Administrador:
Aún sin ser conscientes o incluso sin que quieran hacerlo, el Señor puede utilizar a cualquiera, especialmente si es un cargo importante, para profetizar en favor se Su Reino. eso mismo hizo con el sumo sacerdote que mandó crucificar a Cristo (Juan 11:50)
Recordemos que hace tres años, el 12 de octubre de 2014, se nos condujo a declarar o anunciar la Transferencia de Autoridad de las naciones bestias a los Santos del Altísimo, de acuerdo con Daniel 7:27Sabíamos que tendríamos que esperar tres años más para que esto realmente saliera a la luz. Creo que la declaración del Presidente es más que una ilusión de su parte. Él habló la verdad desde la Corte Divina. Más importante aún, habló con la autoridad presidencial.

Tiempos de los gentiles
El domingo 15 de octubre de 2017, lanzamos oficialmente el Ministerio de Puertas Abiertas cuando la conferencia de Cloquet llegó a su fin. Hemos esperado este día durante muchos años. Este punto inicial es pequeño, pero significativo. El anuncio de Trump unos días antes, aunque ignorado por gran parte de la prensa, es testimonio de la nueva Edad en la que vivimos.
Así que permítanme decirlo claramente, ya que la mayoría de las personas en el mundo aún no son conscientes de lo que acaba de suceder:
Los "tiempos de los gentiles" (Luc, 21:24 ) acaban de terminar.
Muchos pensaron que los tiempos de los gentiles terminaron en 1948 o en 1967 cuando los judíos tomaron Jerusalén. Ellos estaban equivocados. El control judío de Jerusalén no impidió que la ciudad fuera "pisoteada por los gentiles". Jerusalén todavía es gobernada hoy por personas que se rebelan contra Dios y contra el Heredero legítimo al Trono, Jesucristo.
Según Daniel 7, los tiempos de los gentiles terminan con el Reino entregado a los Santos del Altísimo. Los judíos no son "santos" en virtud de sus genes. Nadie lo es. El Nuevo Testamento deja en claro que sólo los creyentes en Jesucristo son santos, y, de hecho, deben ser algo más que simples creyentes; también deben ser VencedoresEstos son los llamados a reinar con Cristo en la Era Venidera.
No estamos entrando en una era judía, ni estamos entrando en un reino judío que establece un templo tipo Antiguo Pacto, sacerdotes levitas y sacrificios de animalesEstamos llegando a un Reino donde somos el templo de Dios, donde gobiernan los sacerdotes de Melquisedec, y Jesucristo es el único sacrificio legítimo, habiéndolo hecho una vez para siempre.
La Vieja Jerusalén se representa alegóricamente como "Agar" (dice Pablo en Gálatas 4:25), que no heredará el Reino. Al contrario, la Jerusalén Vieja debe ser "expulsada" (Gálatas 4:30). Hasta ahora, la mayoría de la Iglesia se ha negado a hacer esto, respaldando a Agar y a sus hijos espirituales en la disputa sobre quién debe gobernar el Reino. Pero después de que la Jerusalén terrenal ha sido pisoteada por los gentiles durante miles de años, no recibirá el Reino. Ella será reemplazada por "Sara", la Jerusalén Celestial, dice Pablo, que es "nuestra madre" (Gálatas 4:26), si es que somos Vencedores que se adhieren al Nuevo Pacto y las promesas de Dios.

Tiempo perfecto
En cuanto al momento, entendemos que la tribulación de "siete tiempos" ya se ha completado. Comenzó con la transferencia de autoridad al rey Nabucodonosor de Babilonia en el 607 a.C.. Al obtener el Mandato del Dominio, tomó Jerusalén en el año 604 a.C., y esto comenzó los "tiempos de los gentiles". No terminó cuando los persas asumieron Jerusalén permaneciendo bajo la autoridad de Persia. No terminó cuando el imperio griego asumió el control, ya que Jerusalén permaneció bajo la autoridad de los reyes griegos. Tampoco terminó cuando los romanos tomaron el control de Jerusalén.
La Ley especificaba "siete tiempos", y Daniel habló acerca de la mitad de ese período de tiempo (Daniel 7:25). Juan lo definió más en Apocalipsis 13:5No es meramente siete años, sino 7 x 360 años, o 2,520 años. Estos años habrían llegado a su fin en 1917, después de 2.520 años, si no hubiera sido por el siglo en que Dios privó a la tercera bestia griega de su dominio sobre Jerusalén (163-63 a.C.) a causa de los excesos de Antíoco Epífanes. Pero dado que eso sucedió, los sistemas bestias no cumplieron su gobierno durante los 2,520 años completos, hasta cien años más tarde, en 2017.
Ahora estamos ahí. La mayoría del mundo aún no lo reconoce, porque no saben nada de profecía. La Iglesia no sabe nada al respecto, porque la mayoría de ellos todavía está buscando una tribulación futura, con un anticristo que aún está por venir. No logran comprender la historia de Absalón, que usurpó el trono de David, y no comprenden cómo esta historia se repitió en el tiempo de la Primera Venida de Jesús. Tampoco entienden la lucha por la Primogenitura, la diferencia entre Israel y Judá, y la diferencia entre las Dos Venidas de Cristo.
Todas estas cosas las hemos cubierto ampliamente y no podemos repetirlas aquí.

Mirando hacia el futuro
Creo que ahora hemos recibido una nueva comisión de la Corte DivinaCon esta nueva comisión viene un nuevo nivel de autoridad espiritual, que no fue posible tener antes de este momento. Por supuesto, los dones del Espíritu siempre han estado en funcionamiento, y la primera comisión bajo Pentecostés les dio a los apóstoles una mayor autoridad de la que ellos tenían anteriormente; pero esto es algo más grande, porque ha llegado a través de la Fiesta de los Tabernáculos.
Mirando hacia atrás en el patrón de Pentecostés, vemos que la Gran Comisión comenzó en Jerusalén y realmente no salió a otros países hasta que la persecución los expulsó de la ciudad. Dios usó la oposición local del templo para esparcir a los apóstoles y a otros creyentes. Primero, fueron esparcidos por Judea y Samaria (Hechos 8:1), y aún más tarde, a otros países. El propio Pedro se fue en el año 44, después de que el ángel lo liberó de la cárcel. Él huyó a Cesarea (Hechos 12:19). Desde allí, fue a Antioquía y finalmente a Roma, llevándose a Marcos con él. El evangelio de Marcos fue escrito para el beneficio de la iglesia en Roma.
No pretendo quedarme aquí en Estados Unidos hasta que me expulsen. Veo la Gran Comisión como un mandato para comenzar a predicar el Evangelio del Reino en todo el mundo. Mientras que los primeros apóstoles tuvieron dificultades para ver cómo los no judíos podían recibir el Espíritu Santo (Hechos 10:34,35), no tengo esa dificultad particular. Debido a que Lucas escribió acerca de esta mentalidad estrecha en Hechos 10 y en otros lugares, he podido aprender de su error al leer las Escrituras.
Dios ordenó a todas las personas que celebraran las fiestas, incluidos los no israelitas. Todos fueron a celebrar la Pascua, "así el extranjero como el natural de la tierra" (Éxodo 12:19). En otras palabras, cualquiera puede ser justificado por la fe en la sangre del Cordero, sin importar su raza o nacionalidad.
Del mismo modo, Deuteronomio 16:10,11 dice que Pentecostés (Fiesta de las Semanas) fue celebrada por todos, incluyendo "el extraño (extranjero) y el huérfano y la viuda que están en medio de vosotros". Parece que los apóstoles en el El Nuevo Testamento no entendieron esto, hasta que Pedro vio por sí mismo cómo los soldados romanos bajo Cornelio recibieron el bautismo del Espíritu Santo en Hechos 10:45.
Hoy la cuestión es si los no israelitas pueden celebrar la Fiesta de los Tabernáculos. En otras palabras, ser Vencedores, ¿debe uno ser de cierta genealogía? Bueno, Deuteronomio 16:13,14 ordena a extranjeros (o extraños) celebrar la fiesta de las Cabañas/Tabernáculos. Si no hay restricción, y si Dios les ordena que celebren esta fiesta, ¿cómo es posible que algunos insistan en que solo los de la genealogía israelita pueden ser Vencedores? En mi opinión, esas personas no conocen la Ley.
Habiendo sido educados en la Ley, podemos enseñarla a la Iglesia y al mundo en preparación para el Reino venidero. Sí, ya hemos estado en un Reino, pero fue el reino de Saúl, no el Reino de DavidEstamos entrando en una manifestación más grande del Reino ahora, un Reino caracterizado por el gobierno de la Ley de Dios, en lugar de la rebelión. Abogamos primero por los derechos de Dios, a los cuales todos los derechos del hombre deben subordinarse.
Si negamos los derechos de Dios, entonces los derechos del hombre se erosionarán bajo las leyes de los hombres. La única manera de tener igualdad de justicia para todos es comenzar con el Primer Mandamiento, reconociendo el derecho de Dios a gobernar por Sus Leyes
Un nuevo día está amaneciendo, y el trabajo es enormeBabilonia ha destruido mucho de la Creación de Dios. La ignorancia abunda. Las culturas enteras necesitan cambiar para adaptarse a la manera en que Dios hace las cosas. Las mentes necesitan ser renovadas, para que todos pensemos como Dios piensa.

Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario