TRADUCTOR-TRANSLATE

¿QUÉ ES "ESTAR BAJO LA LEY"?, Dr. S. E. Jones


Extracto de Primera de Corintios 9 (3)

Pablo continúa en 1 Corintios 9:20, diciendo:

20 Y a los judíos me he hecho como un judío, para ganar a los judíos; a los que están bajo la ley, como estando bajo la ley, aunque yo no estoy bajo la ley, para ganar a los que están bajo la ley.

Uno debe tener algún conocimiento de la Ley con el fin de entender lo que Pablo estaba diciendo aquí. Un gran número de personas han malinterpretado este versículo. En primer lugar, hay que entender el término “bajo la ley”, ya que ha sido mal entendido por la mayoría de los cristianos que no han estudiado la Ley.

Cuando un hombre pecaba su pecado era contado como una deuda. Si robó una oveja, debía a su víctima dos ovejas, o doble restitución (Éxodo 22:4). Pero si el ladrón “la mata o vende, pagará cinco bueyes por el buey y cuatro ovejas por la oveja (Éxodo 22:1). Si el animal robado no podía ser devuelto vivo e intacto, en tal caso la deuda se multiplicaba por cuatro.

Si el ladrón no podía pagar la restitución, entonces él debía ser vendido por su hurto (Éxodo 22:3). En otras palabras, debía trabajar (por obligación) para pagar su deuda con la víctima. La voluntad de la Ley en este caso tenía prioridad sobre la voluntad del ladrón. El juez no preguntaba al ladrón si le gustaría ser voluntario para la esclavitud. El ladrón no tenía ninguna opción en la materia, porque una vez que la deuda se contrajo, la voluntad de la Ley lo gobernaba.

El ladrón (esclavo), entonces se decía que estaba “bajo la ley” por el tiempo que le llevaba pagar la deuda. Técnicamente, el término debe entenderse en el sentido de “bajo la voluntad de la ley.

Por lo tanto, todos los pecadores son deudores, y todos los deudores están bajo la ley hasta que se pague su deuda. Cuando se paga la deuda, entonces ellos están “bajo la gracia”, porque la Ley ya no tiene necesidad de imponer su voluntad sobre el anteriormente deudor.

Pablo dice que la ley es espiritual (Romanos 7:14). Sus principios son espirituales, al final, por lo que la Ley sigue teniendo aplicación bajo el Nuevo Pacto, aunque algunas de las formas externas (que figuran en el libro de Hebreos) se han cambiado. Cuando Jesús nos redimió de acuerdo con las Leyes de la Redención, Él compró los esclavos del pecado, al gran amo-de-esclavos de la humanidad. Esos esclavos rescatados luego se convirtieron en esclavos de Jesucristo, porque la Ley ordena que tales esclavos sirvan a Su nuevo Amo (Levítico 25:53).

Como ya hemos mostrado por escritos anteriores de Pablo, Jesús tiene dos tipos de esclavos: esclavos forzosos y esclavos voluntarios. Pablo era un esclavo voluntario alegre y esperaba recibir una recompensa mayor que los que servían de mala gana o por fuerza.

Con esto en mente, podemos entender la afirmación de Pablo en 1 Corintios 9:20, donde el apóstol contempla ganar a los que están bajo la ley. No solamente estaba hablando de los judíos -como diciendo que ellos estaban bajo la Ley, sino más bien también a los griegos, al final su alcance se había ampliado para incluir a todo el mundo.

¿Quiénes están bajo la Ley? Pablo nos dice en Romanos 3:19,

19 Ahora sabemos que todo lo que la ley dice, lo dice a los que están bajo la ley, para que toda boca se pueda cerrar, y todo el mundo quede bajo el juicio de Dios.

Pablo refuerza esto diciéndonos unos versículos después que todos pecaron (Romanos 3:23). En otras palabras, cada pecador (deudor) está “bajo la ley”. Esto incluye a “todo el mundo”, y no sólo a los judíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario