TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera de Corintios 9 (4)- CONVERTIRSE EN JUDÍO (2), Dr. S. E. Jones


05/05/2017



Cuando los hombres violan la Ley, y la Ley les convence de pecado, caen “bajo la Ley”, es decir, bajo la sentencia de la Ley, y la Ley, entonces les pone en servidumbre forzada o esclavitud para pagar su deuda. Sólo cuando se pague la deuda vienen a estar los hombres “bajo la gracia”. Sabemos que Jesús pagó la deuda en la Cruz, y por eso estamos bajo la gracia.

No venimos bajo la gracia por dar la espalda a la Ley, como si la Ley y la gracia fueran maneras opuestas de vida. El pecado es la violación de la Ley (1 Juan 3:4). Pablo dice en Romanos 6:19 que antes de venir a Cristo, nuestros “miembros” (partes del cuerpo) solían ser esclavos de la ilegalidad (iniquidad, anarquía, pecado), pero ahora, siendo esclavos de Jesucristo, nuestros “miembros” se someterán como esclavos de la justicia. Ahora que nuestra deuda ha sido pagada, y ya no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia (Romanos 6:14), la sangre de Cristo no nos da el derecho a pecar con impunidad, porque ¿cómo podemos continuar en pecado después que una salvación tan grande se ha realizado en nosotros?

Sin embargo, muchos maestros de la Biblia hoy dicen lo contrario, porque, al no haber estudiado la Ley, no entienden su terminología. Ellos piensan que estar bajo la gracia significa que la Ley ya no define el pecado, y si tratamos de ser obedientes y conformar nuestra vida a los principios justos de la Ley, entonces de alguna manera “caemos de la gracia”.

Sin embargo, como hemos demostrado ya, solamente los transgresores de la Ley están bajo la Ley, porque, como dice Pablo la ley no fue dada para el justo, sino para los transgresores y rebeldes (1 Timoteo 1:9). Por lo tanto, la ley es buena, si uno la usa legítimamente (1 Timoteo 1:8). Sin embargo, si un creyente se da a sí mismo el derecho de estar fuera de la Ley siempre que él no está de acuerdo con la Ley, con el argumento de que está “bajo la gracia”, él está utilizando la Ley de forma ilegal. Dios nunca dio a los creyentes el derecho de pecar.

Una vez que entendemos la terminología de Pablo, tenemos una mejor oportunidad de entender sus escritos. Así que vamos a parafrasear 1 Corintios 9:20 con este conocimiento de sus términos:

20 Y para los judíos genealógicos acomodó su conciencia y se convirtió en un judío genealógico, para ganar a estos judíos; para los que están bajo la ley, es decir, para el mundo, incluyendo a los judíos, me hice coesclavo con ellos (como si todavía estuviera bajo la sentencia de la ley), siguiendo trabajando para pagar mi deuda, para ganar a los que aún permanecen en esclavitud.


Los cambios en la Ley

Pablo continúa en 1 Corintios 9:21, diciendo:

21 a los que están sin ley, como sin ley, aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo, para ganar a los que están sin ley.

Algunos hacen una distinción entre la ley de Dios y la ley de Cristo, como si fueran diferentes. Es cierto que hay algunas diferencias, como el libro de Hebreos señala. Por ejemplo, Hebreos 7:12 señala el cambio de sacerdocio de Leví a Melquisedec, diciendo:

12 Porque cuando se cambia el sacerdocio, necesariamente ocurre también un cambio de la ley.

El sacerdocio ha cambiado, el templo ha cambiado de la madera y la piedra a la carne humana, Jerusalén ha cambiado de la Antigua a la Nueva, el sacrificio de los animales ha cambiado a Jesús mismo, y el pacto ha cambiado del Primero (Éxodo 19:5-8) al Segundo (Deuteronomio 29:10-15; Hebreos 8:8-12).

Sin embargo, ninguno de estos cambios alteró el carácter justo de Dios o la definición de pecado. El asesinato, el robo, el adulterio y la idolatría son todavía pecados aún hoy en día, debido a que la Ley no se quitó. El mandamiento de amar a Dios y al prójimo como a ti mismo fue la Ley fundamental dada por medio de Moisés, y Jesús no alteró ese mandamiento de ninguna manera (Mateo 5:17,18,19).

En Su “Sermón de la Montaña,” Jesús enseñó como la Ley debe ser entendida. Él no la quitó, sino que hizo hincapié en los principios espirituales en que se basaba la Ley.

Así que Pablo dice en el verso 21 que se hizo para los que están sin ley, como sin ley. ¿Se refería a que era literalmente “sin Ley” en el sentido de que él adoptó un comportamiento fuera de la Ley? No, porque, añadió de inmediato “aunque no estoy sin la Ley de Dios”. La conciencia de Pablo no le permitía el pecado para que la gracia creciese. Otros, que no conocían la Ley, como la conocía Pablo, vivieron sus vidas “sin Ley”. En otras palabras, no veían nada malo en muchas de las cosas que prohíbe la Ley, por lo que su conciencia no puede ser violada por ciertos pecados.

Una vez más, esta discusión es una extensión del consejo de Pablo en cuanto a deferir a la conciencia de los demás. Recordemos que Pablo estaba dispuesto a renunciar a su libertad de comer lo sacrificado a los ídolos, a fin de no destruir un hermano cuya conciencia era “débil”. Así también, en el caso de los no creyentes, ya fueran judíos o de otra etnia, Pablo estaba dispuesto a renunciar a su libertad y a trabajo como un aparente esclavo junto a los que todavía estaban esclavizados al pecado y la ilegalidad.

Pablo era un esclavo de Cristo y por lo tanto siguió las leyes y mandamientos de Cristo, porque Cristo le había comprado. Pero Jesús le había hecho un apóstol a las naciones que aún trabajaban en la esclavitud del pecado. Para llegar a ellos, Pablo renunció a su libertad y se unió a ellos en su trabajo de esclavos, a pesar de que no tenía ninguna deuda con el pecado, ya que Jesús ya había pagado su deuda. Pero esto no debe ser interpretado en el sentido de que Pablo creía que él era libre de pecar, porque eso violaría la Ley de Dios y la Ley de Cristo también.


Los esclavos son débiles
Pablo continúa en 1 Corintios 9:22,23, diciendo:

22 A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles; me he hecho todo para todos los hombres, para que de todos modos salve a algunos. 23 Y todo lo hago por el bien del Evangelio, para que pueda convertirme en un copartícipe de él.

Los que están en el mundo, todavía trabajando como esclavos de su deuda de pecado, son legalmente débiles. Un esclavo puede ser fuerte física o mentalmente, pero si es un esclavo, es débil en su estado o posición. En otras palabras, él no tiene poder sobre su propio cuerpo o acciones, porque está sujeto a la voluntad de otros. Los esclavos ni siquiera pueden vivir de acuerdo a su propia conciencia, porque están obligados a cumplir con la conciencia de sus amos.

Estos son los “débiles” en este contexto; los que están “sin ley”, a quienes Pablo había sido enviado a predicar el Evangelio, eran “débiles”. La carne es a menudo impotente, demasiado débil para resistir la orden del viejo hombre de pecar, es decir, su ley del pecado (Romanos 7:25).

Pablo encontró necesario ir a ellos, como Jesús había venido a la Tierra, como un siervo (Filipenses 2:6,7). Pablo se limitó a seguir el ejemplo de Jesús, renunciando a su libertad con el fin de llegar a aquellos que no podían liberarse por ellos mismos. Por eso fue que Pablo estaba “bajo coacción” para hacer lo mismo en cualquier forma que pudiera. Al convertirse en un copartícipe de la esclavitud que el mundo estaba experimentando, esperaba una recompensa -para que pueda convertirme en un copartícipe de él, es decir, un participante del Evangelio y su recompensa.


Pablo, el atleta espiritual
Pablo continúa en 1 Corintios 9:24,

24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio todos corren, pero sólo uno obtiene el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

En una carrera sólo una persona puede ganar el primer premio. Esto no quiere decir que sólo a un creyente se le puede dar una recompensa. Los creyentes no están en competencia entre sí por el premio. Jesús es el ganador en este caso, sino porque somos parte de Su cuerpo, hay múltiples ganadores que comparten en Su premio. En 2 Timoteo 2:5 Pablo vuelve a utilizar esta metáfora atlética. La Emphatic Diaglotón traduce,

5 Y si alguno contiende en los juegos, ahora es coronado, a menos que contienda legalmente.

La NASB traduce esto en términos más modernos, diciendo no gana el premio si no compite de acuerdo con las reglas. Las “reglas”, en este caso, son las Leyes de Dios. Un atleta no puede considerarse a sí mismo como estando por encima de la Ley, porque si rompe las reglas, es descalificado. Así también sucede con los creyentes; los que están sin Ley, quienes creen que ahora tienen derecho a violar las Leyes de Dios, serán descalificados, incluso si piensan que han ganado la carrera.

Pablo continúa en 1 Corintios 9:26,27,

26 Por tanto, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera golpeo, no como quien golpea el aire, 27 sino que golpeo mi cuerpo y lo pongo en servidumbre, no sea que habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

El trabajo de Pablo no debía ser comparado con el boxeo de ensayo dando golpes al aire. Era una situación real. Pablo se entrenó a sí mismo como un atleta espiritual. Así como un atleta se priva de ciertos alimentos y renuncia a su libertad sólo para ganar la carrera, así también Pablo renunció a su libertad de conciencia con el fin de ganar a los que eran débiles y sin Ley.


Los vencedores
Pablo no quería perder, y sobre todo, no quería ser descalificado al final. No hay nada peor que ir al podio del vencedor, sólo para descubrir que fue descalificado por violar las reglas (la Ley).

Un victorioso es un vencedor. 1 Juan 5:4,5 dice literalmente,

4 Porque todo el que ha sido engendrado [gennao] de Dios vence [nikao] al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 ¿Y quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

La palabra griega traducida “vence” es nikao, “conquistar, salir victorioso”. Se aplica no sólo a uno que vence en la batalla, sino también a uno que es victorioso en una carrera. Esta es la forma en que Pablo usa la metáfora. El vencedor es, en efecto, el que gana el premio. Pablo estaba en la carrera para ganar y no quería perder o ganar y luego ser descalificado.

Algunos usan 1 Corintios 9:27 como prueba de la posición arminiana, diciendo que las personas pueden perder su salvación si no aguantan hasta el final. Calvino, por supuesto, argumentaba que estas personas sólo tenían la apariencia de ser salvos, pero nunca fueron realmente salvos en absoluto. Ambas partes tienen parte de razón, pero ambas realmente pierden el punto.

Pablo y Juan ambos distinguen los vencedores de la iglesia en general, sobre todo en términos de sus recompensas diferentes. Es demasiado para probar aquí, porque ya he escrito mucho sobre este tema en otros escritos. Ver Cuatro Lecciones Sobre Cómo Ser un Vencedor (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/04/cuatro-lecciones-de-como-ser-un.html) o El Propósito de la Resurrección (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/05/folleto-el-proposito-de-la-resurreccion.html). Yo mostré cómo las Escrituras hablan de dos Resurrecciones, la Primera de los vencedores y la Segunda (en un momento posterior) para los creyentes en general.

Por lo tanto, Pablo no estaba tratando de ganar la salvación misma, como argumentó Arminio: él se esfuerza por ganar el premio del vencedor. Así, escribió en Filipenses 3:14 (La Emphatic Diaglotón),

14 prosigo a lo largo de la línea hacia el premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Este “supremo llamamiento de Dios” no es la salvación en sí misma, sino que es la resurrección de entre los muertos (Filipenses 3:11). El Dr. Bullinger comenta sobre este versículo, porque Pablo usa el término ek-anastasia, que suele traducirse “resurrección” sin tener en cuenta el extra de palabra griega ek. Dice en sus notas,

De los muertos. Todos los textos leídos, 'el de (Gr. Ek) los muertos', haciendo la expresión enfática ... resurrección de entre los muertos (ek nekron) implica la resurrección de algunos, la primera de estas dos clases, los demás están quedando atrás”.

En otras palabras, Pablo dijo que el premio real era la resurrección de algunos de los muertos, pero no de todos. Juan más tarde desarrolla más esta idea en Apocalipsis 20: 4,5,6, donde vemos una resurrección parcial de los creyentes. En Apocalipsis 20:12 el resto de los muertos han de ser levantados mil años más tarde. En Juan 5:28-29 Jesús habló de esta resurrección final, diciéndonos que iba para incluir tanto a creyentes como no creyentes. Por lo tanto, es evidente que no todos los creyentes serán levantados en la Primera Resurrección; entre ellos sólo los vencedores van a ganar el premio del supremo llamamiento de Dios, la resurrección de entre los muertos.

La meta de Pablo era obtener el premio de los vencedores, que requería algo más que ser un creyente regular, justificados por la fe. Ser un vencedor requiere perseverar hasta el fin, y requiere correr la carrera de acuerdo a las reglas del juego.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario