TRADUCTOR-TRANSLATE

Primera Corintios 10 (1) - EL BAUTISMO, Dr. S. E. Jones


17 de mayo de 2017



Después de que Pablo mencionó la posibilidad de ser descalificado como vencedor en 1 Corintios 9:27, se lanza a una enseñanza que fue diseñada para evitar dicha descalificación. 1 Corintios 10:1-4 dice,

1 Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar, 2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar; 3 y todos comieron el mismo alimento espiritual; 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de la roca espiritual que los seguía; y la roca era Cristo. 5 Sin embargo, de la mayoría de ellos Dios no se agradó; por lo cual quedaron postrados en el desierto.

Pablo implica que la ignorancia de las Escrituras podría contribuir a una descalificación. Se les recuerda el ejemplo de la iglesia en el desierto (Hechos 7:38 KJV), mostrando cómo Dios no estaba complacido con la mayor parte de ellos. La mayoría de ellos quedaron postrados en el desierto, es decir, que murieron sin entrar en la Tierra Prometida.

Esto no quiere decir que perdieron su salvación; significa que fueron descalificados como vencedores. Sólo Caleb y Josué vivieron para recibir la promesa del Reino. Incluso Moisés y Aarón murieron temprano, porque ellos fueron los primeros tipos de la mayoría de los cristianos, es decir, “la mayoría de ellos”. La referencia de Pablo a Israel muestra que probablemente estaba pensando en Moisés.


La distinción entre creyentes y vencedores
Pablo recuerda a sus lectores que los creyentes israelitas habían sido bautizados después de ser justificados por la sangre del cordero pascual; sin embargo, esto no les clasificó para heredar el Reino. El Reino no es lo mismo que la salvación. El Reino es una meta específica que los vencedores logran, de la misma manera que los israelitas habían considerado Canaán (Reino en su día) como su objetivo.

Canaán no representa el Cielo, como muchos han enseñado. Canaán no es un tipo del Cielo. Canaán es un tipo del Reino en la Tierra. Es un tipo del Reino de la Piedra de Daniel 2:34,35, que está destinado a llenar toda la Tierra durante la edad de los Tabernáculos que está por venir. Heredar ese Reino es alcanzar la Primera Resurrección (Apocalipsis 20:4,5,6), que se da a los vencedores.

El resto de los muertos (Apocalipsis 20:5) es lo mismo que la mayoría de ellos (1 Corintios 10:5) que deben esperar la Resurrección General de mil años más tarde, después de haber sido descalificados para recibir la vida (inmortalidad) durante la Era del Reino. Estos inhabilitados recibirán la vida después de la Era del Reino, cuando todos los muertos son resucitados, como dice Jesús en Juan 5:28,29,

28 No os maravilléis de esto; porque vendrá la hora, cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz, 29 y saldrán; los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de juicio.

Se desprende de esto que Jesús se refería a la Resurrección General, no a la Primera, porque en la General todos los muertos, creyentes y no creyentes, resucitan. Así vemos que en esta resurrección, a los creyentes se les dará una resurrección de vida. En otras palabras, se les dará la inmortalidad, pero no hasta que se cumplan los mil años.

De esto podemos decir con certeza que aunque la Iglesia en el Desierto bajo Moisés fue descalificada para heredar el Reino, heredarán la vida inmortal cuando sean levantados de los muertos en la Resurrección General.

Pablo, sin embargo, deseaba en gran medida ser calificado como un vencedor. Él quería alcanzar la ek-Anastasia, la resurrección de entre los muertos (Filipenses 3:11, traducción literal). Este objetivo, dijo, era el supremo llamamiento de Dios (Filipenses 3:14 KJV). Cuando Pablo escribió su carta a los Filipenses, no presumía de haberlo ya alcanzado (Filipenses 3:12), a pesar de que tenía la seguridad de salvación general. Ser un vencedor requiere perseverar hasta el fin, como leemos en Hebreos 10:35,36,

35 Por lo tanto, no perdáis vuestra confianza, que tiene una gran recompensa; 36 porque os es necesaria la paciencia, para que habiendo hecho la voluntad de Dios, podáis recibir lo prometido.
Los que no hacen distinción entre creyentes y vencedores tienden a malinterpretar dichas Escrituras. Los arminianos interpretan este pasaje en el sentido de que los hombres que son salvos pueden perder su salvación si no aguantan hasta el final. Los calvinistas interpretan esto desde su punto de vista, diciendo que si alguien no perseverar hasta el fin, es porque nunca ha sido salvo en absoluto. De cualquier manera, se inculca miedo en las mentes de sus seguidores. Los arminianos nunca pueden estar seguros de la salvación, y los calvinistas siempre tienen una duda persistente de si fueron lo suficientemente sinceros para ser salvos en el primer lugar. En ambos casos, su fe es imperfecta (o inmadura), ya que la mezclan con el miedo y la duda.

Sin embargo, una vez que entendemos la diferencia entre un creyente y un vencedor, al igual que Pablo y Juan, podemos permanecer firmes en la fe de que Cristo nos ha salvado, aunque dudemos de que hayamos conseguido el premio como vencedores.


El bautismo de Israel en el Mar Rojo
1 Corintios 10:1 y 2 nos muestra que Israel fue bautizado en el Mar Rojo, poco después de su justificación por la fe en la sangre del cordero (Pascua). El viaje de Israel como la Iglesia de Dios, comenzó en la Pascua con su justificación, no cuando cruzaron el Mar Rojo. Del mismo modo, el bautismo no es lo que salva a una persona, como algunas iglesias enseñan. En el ejemplo de Israel, el bautismo fue el segundo paso, un testigo doble, o un testigo terrenal de algo que Dios ya había hecho.

Así también en la Ley, el bautismo no era para leprosos, sino para los ex leprosos. Levítico 14:3 dice que el sacerdote debía inspeccionar al hombre, y “si la infección de la lepra había sido sanada en el leproso”, entonces sería bautizado salpicado con agua siete veces (Levítico 14:7). Este momento del bautismo también se le llamaba el día de su purificación (Levítico 14:2), no el día de su justificación. La sangre era para la justificación, el agua era para la limpieza. Se trataba de dos pasos distintos en el camino de uno de hacia la Tierra Prometida.

Surge entonces la pregunta: ¿Es necesario el bautismo? La respuesta depende de la cuestión. ¿Necesario para qué? NO es necesario para la justificación, porque ya se ha logrado, y el oficiante no era más que un inspector de salud dando testimonio de la propia curación de la lepra (un tipo de mortalidad, o muerte lenta). Por lo tanto, cuando Jesús sanó leprosos, les dijo que se mostraran al sacerdote como testimonio (Lucas 5:14; Mateo 8:4). Un “testimonio” es un testigo. El trabajo del sacerdote no era curar al leproso, sino dar testimonio de la curación dada por Dios. Lo mismo sucede con cualquiera que se bautiza. Ellos no son llamados a impartir la salvación por el agua, sino a dar testimonio de algo que ya ha hecho Dios. El ministro ve la evidencia de la obra de Dios en la vida de la persona, por lo general de acuerdo con su sincera confesión de fe. En la progresión hacia heredar el Reino, el ejemplo de Israel muestra que el bautismo es necesario para entrar en la Tierra Prometida. De hecho, incluso un encuentro con el Espíritu Santo en Pentecostés es necesario, aunque no para la justificación –Dios requirió de Israel que fueran al Monte Sinaí antes de que pudieran entrar en la Tierra Prometida. La Fiesta de Pentecostés fue dada para conmemorar la experiencia de Israel en el Monte Sinaí, cuando Dios bajó como fuego y todo el pueblo oyó Su voz (en su propio idioma, sin duda, como en Hechos 2:6).


Agua viva (¿bautismo por inmersión o aspersión?)
Israel fue bautizado bajo la nube (1 Corintios 10:1), mientras que los egipcios fueron bautizados en el mar (1 Corintios 10:2). Cada uno fue bautizado de acuerdo a su creencia. Los egipcios creían en el bautismo, porque era parte de su ceremonia de iniciación en la religión de los misterios de Egipto. Ponían a los iniciados en un ataúd de agua y literalmente los ahogaban antes de la reactivación de ellos con algún tipo de reanimación artificial. Para ellos, esto significaba pasar de la muerte a la vida, y no hay duda de que el propio Moisés había experimentado ese inicio egipcio de su vida temprana. (Nota del traductor: En el texto de 1ª de Cor. 10.1-2 no hace ningún tipo de referencia a que el bautismo en el mar fue para los Egipcios, sino para “todos nuestros padres”; claramente los egipcios no encajan en tal categoría. Sin embargo el bautismo en el mar de los egipcios está implícito, pues fueron sepultados en las aguas. Por tanto nos parece que el pueblo de Israel recibió ambos bautismos, mar y nube, y los egipcios solo el del mar).

Moisés estaba por lo tanto familiarizado con el modo egipcio de bautismo (por inmersión). Sin embargo, él instituyó la aspersión (o vertido) en la Iglesia en el Desierto, ya que entendía el principio del “agua viva”. En el idioma hebreo, el chorro de agua se llama agua viva. Así que la primera paloma utilizada para limpiar leprosos debía ser matado “sobre aguas vivas” (Levítico 14:5), en lugar de ser sumergido bajo el agua. Debido a que esta paloma era un tipo de Cristo, esto profetizaba la forma del propio bautismo de Jesús, quien, sin duda se puso de pie en el agua corriente del río Jordán cuando Juan lo bautizó vertiendo agua sobre su cabeza. Como sacerdote, Juan Bautista conocía la Ley del Bautismo que había sido instituida bajo Moisés. Juan no inventó el bautismo, como muchos piensan.

La idea detrás de bautismo era ser limpiado por el agua viva para significar que era dada la promesa de la vida.

Moisés no requería inmersión. En el Tabernáculo, el Altar de Bronce del sacrificio no era lo mismo que la fuente o lavacro. Estos dos pasos diferentes representaban en el viaje desde el exterior al Lugar Santísimo, donde algún día todos veremos cara a cara. La justificación del pecado se llevaba a cabo en el Altar de Bronce del sacrificio, donde la sangre era derramada sobre el suelo.


Rociar o derramar bajo Moisés
El lavatorio del agua en la Fuente era el siguiente paso. Estaba equipado con grifos en los cuales los sacerdotes se lavaban las manos y los pies para ser limpiados antes de entrar en el Lugar Santo para servir a Dios. Nunca nadie se sumergía en la fuente, porque se habría contaminado el agua. Además, mediante el uso de grifos fluyendo se aplicaba el agua para la limpieza, proporcionando el tipo apropiado del paso de la muerte a la vida (Romanos 6:4). Ni Moisés ni Pablo requirieron de inmersión para significar pasar de la muerte a la vida, aunque si uno era bautizado en un río que fluía (independientemente de la forma en que se administró), esto encajaría en el tipo bíblico.

La idea de la inmersión se basa casi por completo en la palabra griega baptizo y baptismos, que se dice que significa inmersión. Sea o no esta palabra significa inmersión es irrelevante, aunque el punto es discutido por los teólogos. Lo que es relevante es cómo se usa la palabra griega para expresar conceptos hebreos. El concepto hebreo es aspersión o vertido, por lo que el significado técnico de baptizo no es relevante.

Así leemos en Marcos 7:1-4,

1 Y los fariseos y algunos de los escribas se reunieron alrededor de él cuando habían venido de Jerusalén, 2 y habían visto que algunos de sus discípulos comían el pan con manos impuras, es decir, sin lavar. 3 (Porque los fariseos y todos los judíos no comer nada antes de lavarse las manos cuidadosamente, observando así las tradiciones de los ancianos; 4 y cuando vuelven de la plaza de mercado, no comen a menos que se purifiquen [baptismos] a sí mismos; y hay muchas otras cosas que han recibido para observarlas, tales como el lavado [baptismos] de tazas y jarras y ollas de cobre).

La práctica judía no era tomar un baño para sumergirse en el agua cada vez que volvían de la plaza del mercado, ni tampoco necesariamente sumergir sus vasos, jarras y ollas de cobre. Se vertía agua sobre sus manos y sobre los vasos como una ceremonia de limpieza. Así también, Eliseo vertía agua sobre las manos de Elías (2 Reyes 3:11).

Los discípulos de Jesús no estaban siguiendo esta práctica tradicional, ya que no se ordenó en la Ley, y por lo visto, Jesús lo encontró innecesario. Pero el punto es que el vertido de agua sobre las manos para limpiarse se dice que son baptismos, o bautismos. Así que después, cuando Pablo comenta sobre tales “lavados” de la Ley, escribe en Hebreos 9:9,10,

9 ... según el cual se presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, 10 ya que consiste sólo en comidas y bebidas, en diversos lavados [baptismos], y en prescripciones carnales, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas.

Pablo estaba hablando de los bautismos instituidos por Moisés. Por esta razón, si queremos saber cómo era la imagen del bautismo, hay que remontarse a la Ley y ver cómo se administraban bajo Moisés. No hay ninguna razón para creer que Juan el Bautista cambió el modo de bautismo de aspersión a inmersión. Si hubiera cambiado algo, los fariseos le habría criticado severamente. Sin embargo, Juan a menudo bautizado en un lugar llamado Enón, cerca de Salim, porque había allí muchas aguas (Juan 3:23). En realidad, Enón era un lugar de muchas fuentes -aguas que salen del acantilado rocoso. No había charcos de agua para bautizar por inmersión.

Por lo tanto, cuando Pablo dice en 1 Corintios 10:1 que Israel fue bautizado en la nube”, estaba pintando un cuadro de aspersión, en lugar de inmersión. Ya que la limpieza venía de Dios, el agua se administraba normalmente por aspersión para significar su origen celestial (desde arriba). Lo mismo era cierto con la aspersión (o bautismo) de sangre (Éxodo 24:8) y con el bautismo del Espíritu (Isaías 32:15).


Bautizando a los egipcios en el Mar
El hecho es que el ejército egipcio fue bautizado “en el mar” también. Esto se produjo después de que la Tierra había sido cubierta por la sangre (Éxodo 7:20,21). Egipto es un tipo del mundo en general. Cuando Israel salió de Egipto, estaban tipificando que la Iglesia está separada del mundo y sus prácticas pecaminosas.

La primera “plaga” (la de la sangre) fue un juicio de Dios. Que fue “mala” en apariencia, pero dado que los juicios de Dios salen de Su corazón de amor, y puesto que Sus juicios están diseñados para corregir, en vez de destruir, esta plaga profetizaba de la sangre de Jesús que en última instancia limpiaría toda la Tierra para que Su gloria pudiera llenarla.

El segundo paso en la redención de Egipto fue su bautismo en el mar. Este desastre no fue demasiado y sin esperanza, porque Dios ama a todo el mundo (Juan 3:16), incluyendo a los egipcios. De hecho, Isaías 19 es una larga profecía sobre Egipto, y termina con la redención de Egipto. Isaías 19:24,25 dice,

24 En aquel tiempo, Israel será la tercera parte con Egipto y Asiria, una bendición en medio de la tierra, 25 porque Yahweh de los ejércitos lo ha bendecido, diciendo: “Bienaventurado el pueblo mío Egipto, y el asirio obra de mis manos, e Israel mi heredad”.

Los egipcios, también, serán el pueblo de Dios, junto con Asiria e Israel. Esto demuestra la imparcialidad de Dios en su trato con las naciones. En ese contexto, podemos ver que cuando los egipcios fueron bautizados en el mar, Dios nos dio una profecía oculta de la redención de Egipto, en el Mar Rojo de la sangre y en el agua que fluyó de Su costado abierto en la Cruz (Juan 19:33,34).


Adición: En mi opinión, el agua del bautismo es parte del simbolismo, y la manera en que se administra está diseñada para enseñarnos los principios espirituales. No soy partidario de volver a ser bautizados si uno ha sido bautizado de un modo "incorrecto". El bautismo de uno es sólo tan bueno como los motivos de su corazón. Dios mira el corazón. Siempre.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario