TRADUCTOR-TRANSLATE

LA CONCIENCIA OFENDIDA - Primera Corintios 10 (9), Dr. Stephen Jones


26 de mayo de 2017



Pablo ahora parece pasar ahora a otros dos temas antes de regresar a su discusión acerca de la comunión. Sin embargo, ambos de estos otros temas contribuyen a nuestra comprensión de la comunión, cada uno a su manera. En la última sección del capítulo 10, Pablo regresa a la controversia en cuanto a comer lo sacrificado a los ídolos, que ya había discutido en el capítulo 8.

Este tema fue polémico en la Iglesia del Primer Siglo. Como acabamos de ver en 1 Corintios 10:18-22, Pablo no quería que nadie participara de la comunión con los idólatras; sin embargo, como hemos visto anteriormente desde el capítulo 8, los que compraban y comían los alimentos en el mercado, de los excedentes de un templo Pagano no estaban participando de la comunión con los paganos.


Todas las cosas me son lícitas
En 1 Corintios 10:23-26 dice el apóstol,

23 Todas las cosas me son lícitas, pero no todo conviene. Todo me es lícito, pero no todo edifica. 24 Ninguno busque su propio bien, sino el del otro. 25 Comed cualquier cosa que se venda en la carnicería, sin preguntar nada por motivos de conciencia; 26 Porque del Señor es la tierra y toda su plenitud.

El principio fundamental de Pablo era el amor. Él no estaba diciendo la iglesia que el asesinato y el robo eran ahora legales. Estaba diciendo que usted puede comprar cualquier cosa en el mercado sin tener que preocuparse acerca de si se hubiera dedicado a los ídolos o no, porque independientemente de cómo los hombres puedan tratar la comida, eso no puede prevalecer sobre el hecho de la propiedad de Dios de la Tierra que Él creó.

En segundo lugar, si hay alguna impartición espiritual negativa en lo sacrificado a los ídolos, tenemos el poder de revertir esto a través de una simple bendición de nuestra comida y bebida (1 Timoteo 4:3,4,5). Ya que una oración de bendición y acción de gracias era aceptada y no controvertida en la iglesia, debería haber resuelto ese problema.

Sin embargo, no todos los creyentes compartían el entendimiento de Pablo de la Palabra. Así que Pablo les acomodó y dio instrucciones de mostrar amor a estas personas, a fin de no causarles ofensa. A pesar de que técnicamente era lícito comer comida procedente de un templo pagano, no puede ser edificante ofrecer dichos alimentos al que pensaba que el consumo de estos alimentos era un acto de comunión con los paganos.

Gobierna el amor. Es el segundo de los dos grandes mandamientos, porque la ley misma dice en Levítico 19:18, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Dios no quitó la Ley, ni tampoco la intención de Pablo es decirnos que ahora sea lícito violar esta Ley. De hecho, toda la Ley pende del amor, como Jesús mismo dijo en Mateo 22:37-40. Si la Ley parece no contener ningún amor, el problema no es la Ley en sí, sino de la comprensión y la aplicación de la Ley de los hombres.


Difiriendo o cediendo a la conciencia de otro
En 1 Corintios 10:27-29 Pablo nos dice de una manera práctica cómo comportarse, diciendo:

27 Si uno de los creyentes te invita [a cenar], y deseas ir, come cualquier cosa que te ponga delante, sin preguntar nada por motivos de conciencia. 28 Pero si alguien te dice, “Esta es carne sacrificada a los ídolos”, no la comas, por el bien de la persona que informó, y en aras de la conciencia'; 29 No quiero decir tu propia conciencia, sino la del otro; pero [ “pero”] ¿por qué ha de ser juzgada mi libertad por la conciencia de otro?

Pablo dice de someterse a la conciencia de los demás. Es obvio que la gracia de Pablo se está extendiendo hacia los que no estaban de acuerdo con su posición de “libertad” para comer dicha carne. Por lo tanto, Pablo estaba diciendo a sus propios seguidores que mostraran amor a aquellos cuyas conciencias podrían ser ofendidas por tal libertad. Pero este principio de amor debe fluir en ambos sentidos, dice. Si los seguidores de Pablo deben ceder ante la conciencia de otro hombre, a continuación, ¿por qué es juzgada mi libertad por la conciencia de otro hombre?”

En otras palabras, a los críticos de Pablo también debían mostrarles amor. Los hombres no deben ser ofendidos por los que comen libremente carne sacrificada a los ídolos sin remordimiento de conciencia. En 1 Corintios 10:30 Pablo continúa,

30 Si yo con agradecimiento participo, ¿por qué he de ser calumniado respecto a aquello de lo cual doy gracias?

Al parecer, la carta de Cloe había revelado que alguien en la iglesia de Corinto, creía firmemente que el consumo de carne de un templo pagano era un acto de comunión idolátrico, y estaba calumniando a Pablo por su “libertad” de una manera faltas de amor. Pablo lo tanto un llamamiento a su oponente a mostrar el mismo amor que todos los creyentes deben mostrar sus vecinos.


El enfoque adecuado de la Ley
Siempre habrá conflictos y diferencias de opinión en cuanto a la interpretación de la Ley; pero si todo el mundo tiene una actitud correcta hacia Dios y Su Ley, entonces tales diferencias entran en la categoría de la conciencia, en lugar de la rebelión. Es sólo cuando dejamos de lado la Ley que se plantea un problema real, porque entonces la conciencia subvierte activamente la Ley. Esa persona sabe que la Ley prohíbe algo, pero todavía se siente libre para hacerlo de todos modos.

Sin embargo, Pablo estaba hablando a los creyentes que no habían sido enseñados a quitar la Ley. Si Pablo habría quitado la Ley, la facción de “judíos” lo habría criticado rotundamente por hacerlo. Las cuestiones más oscuras de la conciencia habrían palidecido en comparación con dejar a un lado Moisés. De hecho, cuando Pablo visitó la iglesia de Jerusalén, se encontró necesario refutar los rumores de que había eliminado la Ley por su nueva comprensión de la misma. En Hechos 21:21 los ancianos dicen a Pablo,

21 y han sido informados acerca de ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles [ethnos, “naciones”] a apostatar de Moisés, diciéndoles que no han de circuncidar a sus hijos ni observar las costumbres.

Era cierto que Pablo había abandonado la circuncisión física, ya que creía que era una señal del Antiguo Pacto. Para los creyentes del Nuevo Pacto era la circuncisión del corazón. La circuncisión física era cómo los hombres definían a un judío, pero la circuncisión del corazón era como Dios definía a un judío (Romanos 2:28,29). Esto fue, por supuesto, un cambio radical de la vieja manera de pensar, aunque hay que señalar que este principio no había cambiado.

La relación de pacto personal con Dios ha sido siempre sobre el corazón. A pesar de que se dio el Antiguo Pacto, nunca había salvado a una sola persona. Los que han dependido de su propio voto para la salvación de ellos han fracasado en mantenerlo. Sólo los que creen la promesa del Nuevo Pacto de Dios han sido siempre agradables a Dios, porque sin fe es imposible agradar a Dios (Hebreos 11:6).

Así que Pablo ciertamente violó las “costumbres”, judías, esto es, su comprensión de la Ley, que había sido establecida por la larga tradición. No estar de acuerdo con la autoridad rabínica establecida a largo plazo fue un problema importante. La disputa fue más caliente sobre la circuncisión, pero la carne sacrificada a los ídolos fue otro gran problema. El problema, sin embargo, estaba en la incapacidad de los hombres para ver la diferencia entre la Ley y la comprensión de los hombres de la Ley. Cuando la comprensión se equipara a la inspiración, y cuando las tradiciones se equiparan a la misma Ley, la religión se vuelve rígida e incapaz de manejar la progresión de la revelación que, inevitablemente, llega a nosotros a través del tiempo.


No ofender
Pablo concluye esta sección en 1 Corintios 10:31-33, diciendo:

31 Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios. 32 No seáis tropiezo, ni a judíos ni a griegos ni a la iglesia de Dios; 33 así como yo agrado a todos en todo, no buscando mi propio beneficio, sino el de la mayoría; para que se salven.

El mandamiento de “no ofender” es para todos los lados de cualquier conflicto. El problema es que si sólo un lado es ofensivo, y si la otra parte no busca ofender a la otra, la religión permanecerá solidifica y no podrá recibir más revelación de la Palabra. Obviamente Pablo había ofendido a la facción judía que trataba de mantener buenas relaciones con el templo. De hecho, Santiago, el jefe de la iglesia en Jerusalén, pasaba largas horas en el templo, donde fue venerado como un nazareo y un intercesor por Jerusalén. Si Santiago hubiera enseñado abiertamente las cosas que Pablo enseñó, le habría sido prohibido entrar en el santuario.

Pero el ministerio de Pablo era a los “gentiles”, y era importante para él que se les enseñaran los principios del Nuevo Pacto, sin el estorbo de las tradiciones de los judíos, que conocía muy bien. Por lo tanto, Pablo defendió enérgicamente la libertad de los no judíos al no exigir su circuncisión. Esto quería decir, por supuesto, que los griegos no circuncidados no podrían entrar en el recinto del templo sin violar las tradiciones judías. Pero en cuanto a lo referente a su relación con Dios, no había ninguna diferencia.

Hay momentos en que es necesario adoptar una postura sobre la verdad incluso si se ofende a la gente. Proclamar la Cruz de Cristo en sí era una ofensa a los judíos (1 Corintios 1:23) y, sin embargo, sin la Cruz, ningún judío podría ser salvado. En el celo por la evangelización a los judíos, uno no puede evitar la verdad de la Cruz con el fin de no ofenderles.

Hay otras cuestiones importantes también, que son ofensivas para los judíos. Una cuestión importante se refiere a la idea de que los judíos son una raza elegida en virtud de una descendencia biológica de Abraham. Este fue un tema importante en el primer siglo, y ha vuelto a ser un problema importante en los últimos años. Pablo dice que Jesús rompió la pared divisoria que había separado a los judíos de todos los demás (Efesios 2:14), pero hoy en día los cristianos sionistas han reconstruido esa pared. Por lo tanto, el principio de un nuevo hombre ha sido descartado una vez más a favor de dos categorías distintas de etnias, una elegida y las otras no. Este es un tema legal importante, ya que viola el principio de imparcialidad de Dios, que es una piedra angular de la justicia bíblica y del carácter mismo de Dios.


¿Cederemos ante la conciencia del sionismo cristiano y nos negaremos a ofender su conciencia? Desde luego, deberíamos abstenernos de calumnias y acusaciones sin amor, pero no obstante, debemos ser testigos de la verdad y de todo lo que Jesús llevó a cabo. Amaba a todos los hombres, pero aún ofendió a muchos. ¿Cómo, entonces, podremos evitar hacer lo mismo?

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones