TRADUCTOR-TRANSLATE

DEUTERONOMIO-DISCURSO 6- Leyes Domésticas - Cap. 19: RE-ESCLAVIZANDO A LOS ESCLAVOS ESCAPADOS, Dr. S. E. Jones



Moisés instruye a Israel en Deuteronomio 23:15 y 16,

15 No entregarás a su señor el siervo que huya a ti de su amo. 16 Morará contigo, en medio de ti, en el lugar que escoja en alguna de tus ciudades, donde tenga a bien; no le oprimirás.

Esta ley debe ser tomada en el contexto del resto de la Ley con el fin de aplicarla correctamente. La Ley exige la esclavitud obligatoria en los casos en que un hombre no puede pagar la restitución que le debe a su víctima. En tales casos, se requiere que el esclavo trabaje para pagar su deuda (Éxodo 22:3), al menos hasta el año del jubileo, cuando todos los hombres son puestos en libertad. Si tal esclavo huyera, negándose a someterse a la esclavitud por orden judicial, entonces estaría en desacato y podría ser ejecutado si la víctima así lo exigiera (Deut. 17:12).

Si un esclavo es maltratado no debe tratar de escapar, sino que debe recurrir a los tribunales. La Ley dice en Éxodo 21:26,27 que un esclavo maltratado deberá ser puesto en libertad. La esclavitud bíblica está limitada por la Ley de Dios, porque Dios reclama el dominio eminente sobre todos los hombres, incluidos los esclavos. Ningún amo debe maltratar a su esclavo, porque en última instancia todos los hombres son propiedad de Dios.

Puesto que la Ley de Dios regula la esclavitud, que limita los derechos de los amos y esclavos por igual, debemos asumir que Deut. 23:15,16 se refiere principalmente a los esclavos extranjeros. Otras naciones no daban esos derechos a los esclavos y los amos tenían libertad para abusar de sus esclavos o matarlos a a voluntad. Debido a que las leyes de las naciones extranjeras eran opresivas y carnales, Dios prohibió a los israelitas devolver tal esclavo a su amo extranjero. En su lugar, el esclavo debía ser tratado como cualquier otro hombre y se le dejaba fijar su residencia en cualquier ciudad de su elección.

Se nos da un ejemplo en 1 Samuel 30, cuando los amalecitas destruyeron la ciudad de Siclag, tomando cautiva a la familia de David. David y sus hombres persiguieron a los amalecitas y luego se encontraron con un esclavo egipcio que se había puesto enfermo y había sido abandonado por su amo amalecita (1 Sam. 30:11-15). El esclavo les dijo dónde habían ido los amalecitas, pidiendo solamente no ser devuelto a su dueño. David estuvo de acuerdo, por supuesto, porque esto era consistente con la Ley Bíblica.


Esclavos a dioses extranjeros

En una aplicación de Nuevo Pacto de esta ley, podemos ver cuántos están esclavizados a dioses extranjeros que oprimen al pueblo por leyes injustas. Cuando estas personas son capaces de escapar de tal opresión, no debemos para devolverlos a dónde venían. Esto puede parecer obvio, pero algunas denominaciones o líderes de iglesia esclavizan a los hombres a sí mismos, en lugar de trabajar para liberarlos. La gravedad de este problema varía con cada denominación, por supuesto, porque algunas son mejores que otras. Pero la Ley de Dios está diseñada para liberar a los hombres, y prohíbe el maltrato de los que han sido liberados de la esclavitud de los dioses falsos.


El camino de Balaam

Este es el tema de Pedro cuando habla de el camino de Balaam (2 Pedro 2:15). Lo que más preocupa a Pedro sobre el camino de Balaam se declara en los versículos 18-20,

18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en el error, 19 prometiéndoles libertad, mientras que ellos mismos son esclavos de la corrupción; porque el que es vencido por alguno queda esclavizado a quien lo venció. 20 Porque si después de haber escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, se enredan de nuevo en ellas y son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.

Pedro se refiere al consejo de Balaam, de que debían atraerse a los hijos de Israel al pecado, sabiendo que el pecado trae la ira y el juicio divino. Al hacer que los hombres sean esclavizados al pecado, adquirirían ventaja sobre Israel, y Dios entonces esclavizaría a Israel a las naciones extranjeras, a sus dioses, y a sus vicios. Israel había escapado de la esclavitud en Egipto. Balaam aconsejó a los moabitas y madianitas para mostrarles cómo tomar a esos esclavos fugitivos y hacerles sus propios esclavos. Por lo tanto, el versículo 22 dice: El perro vuelve a su vómito y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.


La Ley de Dios fue diseñada para evitar la re-esclavización de un esclavo fugitivo. El camino de Balaam viola esta Ley, trabajando para volver a esclavizar a los esclavos fugitivos.

http://www.gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/deuteronomy-the-second-law-speech-6/chapter-19-re-enslaving-escaped-slaves/

No hay comentarios:

Publicar un comentario