TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 14 – Parte 9: LA COSECHA DE LA UVA (Apoc. Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones



18 de junio de 2016




17 Y salió otro ángel del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda.

Juan vio dos hoces. La primera la llevaba uno como un hijo de hombre, una referencia a Jesucristo, mientras que la segunda el ángel de la vendimia (según mi revelación). Jesús cosecha el trigo, mientras que las uvas son cosechadas por el ángel. En la cosecha del trigo, el Ángel de Trilla señaló que ya era la hora de Cristo para la cosecha del trigo. En la cosecha de la uva, como veremos más adelante, otro ángel llama al ángel de la vendimia a vendimiar la Tierra.

Puede parecer extraño que se requieran dos partes para hacer el trabajo. ¿No sabe Jesús cuándo cosechar el trigo? ¿El tiempo para este evento estuvo oculto para Él hasta que un ángel le informó? En la cosecha de la uva, el Ángel de la vendimia también parecía no saber qué hacer o cuándo hacerlo hasta que un ángel distinto le dijo que hiciera su trabajo.

Sin embargo, la respuesta simple a esto es que esta disposición establece la Ley del Testigo Doble. Cuando dos entidades participan en un acto importante o en un decreto, se satisface el requisito de la Ley, que a su vez es la expresión de la naturaleza de Dios. Si esto no fuera así, entonces podríamos esperar que Dios emitiera sus propios decretos desde el Cielo que traerían cambios en la Tierra, cuando, de hecho, Él requiere un testigo, una voz terrenal que responda desde la Tierra, para establecer todas las cosas.


Unidad en el matrimonio
El principio básico detrás de esta disposición es que para que un decreto sea eficaz se requiere acuerdo y unidad. Esta fue la base subyacente del matrimonio en Génesis 2:24, y este mismo principio se sigue a través de la gran unión entre el Cielo y la Tierra. Sin este principio, el matrimonio entre dos personas habría sido innecesario. Cada persona singularmente podría haber estado completa.

Cuando Dios creó todas las cosas en Génesis 1, a su vez dijo que cada una de ellas, eran "buenas", y al final, dijo que toda lo creado era "muy bueno" (Génesis 1:31). Pero cuando Dios formó a Adán en Génesis 2: 7, no se dice tal conclusión, debido a que la creación de Dios no estaba todavía completa. Incluso después de sacar a Eva de Adán, Dios establece la unidad, pero aún no se hace ningún pronunciamiento final, porque todavía había más para crear. De hecho, mucho tiempo de desunión y desacuerdo tenía que llegar a su fin antes de que la Reconciliación de Todas las Cosas fuera completa.

Es sólo al final del tiempo que sabremos que el Cielo y la Tierra entran en acuerdo total en Cristo, la paz (shalom) es establecida, y Dios es entonces "todo en todos" (1 Corintios 15:28). En un sentido amplio, esto completa la Creación en este proyecto particular de Dios, y sin la Reconciliación de Todas las Cosas, la creación quedaría dividida y fracturada. Sin tal reconciliación, la meta de la historia sería el dualismo, en lugar de la Reconciliación. El dualismo es donde el bien y el mal están separados y se dice que coexisten para siempre en sus propios dominios, y fue asumido por muchos en el pasado que el bien y el mal, la luz y la oscuridad, el cielo y el infierno, que una y otra vez volverían a otra época de mezcla; entonces de nuevo precisaría muchos años para separarlos. Esta "solución" se puede comparar a un flujo continuo de malos matrimonios, que terminan en un divorcio después de otro.¿Pero es el divorcio la solución real a la crisis en la creación? La Escritura nos enseña que el bien y el mal serán separados, pero esto en sí mismo no es el fin de la historia. La meta divina es el matrimonio basado en el acuerdo y la unidad. El bien vence al mal y erradica el mal mediante la Restauración de Toda la Creación a un todo armonioso. En el curso de la historia del mundo, el Cielo y la Tierra han experimentado un mal matrimonio, y esto está representado en la unión de Dios con Israel, que también terminó en divorcio (Jeremías 3: 8).

Sin embargo, la Escritura distingue entre dos convenios matrimoniales. El matrimonio de la Antigua Alianza entre personas carnales, se caracteriza por el desacuerdo (más o menos) y por lo tanto la Ley permite el divorcio (Deuteronomio 24: 1-4). El matrimonio de la Antigua Alianza establece una relación maestro-esclavo e idealiza la obediencia de la mujer al marido. Pero el matrimonio de la Nueva Alianza establece una relación de igualdad que idealiza el acuerdo y unidad entre marido y mujer.

Cuando entendemos la naturaleza de Dios y nos damos cuenta de que su objetivo es la reconciliación, la unidad y el acuerdo de toda la Creación, entonces podemos arrojar la mentalidad dualista. La meta divina no es establecer para los hombres que "el Cielo y el Infierno" existan siempre, sino llevar a toda la Creación bajo los pies de Cristo en una relación matrimonial perfecta. Esta es la mentalidad fundamental del Dios de la Biblia, que está detrás de la necesidad de dos ángeles para establecer las cosechas en Apocalipsis 14. Cada ángel tiene su papel único que desempeñar. No es que el Hijo del hombre no tenga sentido del tiempo en cuanto a cuando la cosecha de trigo debe tener lugar, sino que se ha creado un ángel con la palabra de sincronización, como un vigilante en el templo que busca el sol del amanecer o la primera luna creciente en el ocaso.

A cada persona y cada ángel se le ha asignado un llamado o función, y se encuentra en la naturaleza amorosa de Dios eludir pasar por encima de ellos en el cumplimiento de sus responsabilidades. De ahí también que Dios usa a los hombres y las mujeres en el establecimiento de Su voluntad en la Tierra, cuando Ciertamente tiene el poder de hacerlo todo por Sí mismo.


La autoridad y el doble testigo
En esto vemos la importancia de la autoridad. A pesar de que Dios es soberano, Él ha elegido crear la autoridad, que es una forma limitada de soberanía. El propósito de la autoridad es cumplir el deseo de Dios (naturaleza) con un doble testigo, sin el cual cualquier unidad permanece sin probarse y por lo tanto es irreal. La creación de la autoridad en la Tierra ha confundido a muchos para que piensen erróneamente que Dios creó el libre albedrío, cuando en realidad, Él creó la autoridad. El libre albedrío es un concepto filosófico, y el término no se utiliza ni se defiende en la Escritura. La Escritura presenta la autoridad como un principio de la Ley espiritual, no la filosófica libre voluntad de la mente carnal.

La autoridad está limitada por su misma definición. Esos límites se definen por el tiempo. El momento en que se realiza en la Creación con el fin de someter la autoridad del hombre a la soberanía de Dios y para limitar el tiempo de desunión y desacuerdo del hombre. El primer gran espacio de tiempo es este periodo de 7.000 años que lleva hasta el juicio del Gran Trono Blanco. Se dan a los hombres 7.000 años para ejercer su autoridad dada por Dios de elegir entre el acuerdo o el desacuerdo. Entonces todo cambia cuando a todos los que todavía están en desacuerdo se les emite una orden de detención, y los ángeles los reúnen ante el Gran Trono Blanco para el juicio.

En ese momento, la Ley elimina la autoridad que habían disfrutado previamente, y los condena a una época de esclavitud. Los esclavos no tienen autoridad. Ellos están obligados a obedecer la voluntad de sus amos, y si quieren afirmar su "libre albedrío", son obligados (mediante dolor, si es necesario) para que renuncien a sus ideas rebeldes de "libertad".

Somos conscientes de la idea de esclavitud por la manera en que se ha practicado en la Tierra, y por esta razón se tiende a retroceder ante la idea de la esclavitud. La esclavitud bíblica es diferente, porque está establecida por un Dios de amor, por lo que requiere a los amos que asuman la responsabilidad de sus esclavos, al menos de la misma manera que se requiere a los padres educar a sus hijos en los principios de la justicia. Por lo tanto, cuando los pecadores (ex incrédulos) son condenados en el Gran Trono Blanco a una vida de esclavitud por la Ley (Éxodo 22: 3), a los vencedores que redimen sus deudas y se les da autoridad y responsabilidad en la misma medida. Los vencedores son responsables de formar a sus esclavos en los caminos de Dios, de modo que cuando el Jubileo de Creación llegue, todos ellos estarán totalmente de acuerdo con la naturaleza divina.


El Ángel de Fuego

17 Y otro ángel [el de la vendimia] salió del templo que está en el cielo, teniendo también una hoz aguda. 18 Y otro ángel [de fuego], el que tiene el poder [exousía, "autoridad"] sobre el fuego, salió del altar; y llamó a gran voz al que tenía la hoz aguda, diciendo: "Mete tu hoz aguda, y vendimia los racimos de la viña de la tierra, porque sus uvas están maduras".

Ambos de estos ángeles son ángeles del templo. El ángel de la vendimia "salió del templo", y el Ángel de Fuego "salió del altar". Este segundo ángel es el mismo que vemos en Ezequiel 10: 2,

2 Y habló al varón vestido de lino y dijo: "Entra entre las ruedas que giran bajo los querubines, y llena tus manos de carbones encendidos de entre los querubines, y derrámalos sobre la ciudad". Y él entró ante mis ojos.

Los ángeles son a menudo llamados "hombres" cuando toman la apariencia de los hombres. Este ángel de fuego tomó carbones del altar del incienso en el templo del Cielo y los dispersó en la Tierra. El altar del incienso es el lugar de intercesión (Apocalipsis 5: 8). El "fuego", entonces, es dispersado en la Tierra en respuesta a la oración. Este "fuego" está diseñado para quemar la paja y para purificar el oro y la plata. Su propósito es juzgar el pecado y por lo tanto purificar la Tierra por el Bautismo de Fuego. Por lo tanto, el fuego representa la obra del Espíritu Santo, que obra dentro de nuestros corazones, para purificarlos de la carnalidad y el desacuerdo.

Este es también el trabajo del Ángel de Fuego en Revelación 14:18, aunque la metáfora cambia con el tema de la cosecha. La "hoz aguda" se utiliza para recolectar y juntar las uvas para el juicio en el Gran Trono Blanco. Es una imagen metafórica lo que se indica más adelante en Apocalipsis 20:12, "Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie delante del trono, y los libros fueron abiertos".

Esos incrédulos (o en realidad, ex-incrédulos, porque habrán doblado sus rodillas delante de Cristo) entonces serán "arrojados al lago de fuego" por la autoridad asignada al Ángel de Fuego. El fuego habla de la naturaleza divina, porque nuestro Dios es "fuego consumidor" (Deuteronomio 4:24). El hombre fue creado para reflejar el fuego (la gloria) en la Tierra. La palabra hebrea carne (alef y shin) significa "fuego". La palabra ish ("hombre, macho") es carne con una Yood entre la Alef y la shin. Debido a que la Yood significa literalmente una mano habla de las obras de uno, podemos ver que el hombre fue creado para hacer todas sus obras en medio del fuego de Dios.

El Ángel de Fuego es asignado para llevar a todos los hombres al propósito para el que fueron creados, por el juicio, si es necesario, quemando la paja por el bautismo de fuego.


La prensa de vino

19 Y el ángel [de la vendimia] metió su hoz en la tierra, y reunió los racimos de la viña de la tierra, y los echó en el gran lagar de la ira de Dios.

El juicio de fuego procedente del Ángel de Fuego también es sinérgico con el "Lagar". Así como la hoz anterior cosechó el trigo (los creyentes), también esta segunda hoz cosecha las uvas (no creyentes). Entonces, se echan en el Lagar de Dios con el fin de extraer de ellas el mosto para la mesa de la comunión de Dios. El vino normalmente era hollado para separar la pulpa (carne) del jugo. Así todas las cosas son sujetas a los pies de Cristo (1 Corintios 15:27), para que Dios sea "todo en todos".

El propósito del juicio divino no es destruir las uvas, sino deshacerse del desacuerdo carnal, con el fin de establecer la unidad entre el Cielo y la Tierra. El uso de una hoz para cosechar el trigo es normal, pero al utilizar una hoz para cosechar las uvas es anormal; esta metáfora inusual sugiere una finalidad. En otras palabras, debido a que las mismas plantas han sido cortadas, la tierra ya no producirá incrédulos de allí en adelante.

La "ira de Dios" no puede entenderse al margen de una mentalidad hebrea. Hay dos palabras griegas traducidas "ira", y éstas se correlacionan con dos palabras hebreas. La palabra griega que se usa en Apocalipsis 14:19 es thumos, " pasión intensa que se inspira en la respiración". Se correlaciona con la palabra hebrea aph, "ventana de la nariz, cara, aliento" que se libera a través de thumos, "intenso calor, pasión". Cuando Dios sopló en la nariz de Adán el aliento de vida (Génesis 2: 7), la palabra aph se traduce como "ventanas de la nariz". Dios no dio vida a Adán de su cólera, sino de su pasión.

La "Ira" de Dios es su pasión, que es una emoción que puede ser expresada como ira, amor, celos, o de otras maneras. El punto es que thumos debe entenderse en términos de la naturaleza de Dios y Su propósito. En este caso, Su pasión, basada en el amor, es poner la Tierra en unidad y acuerdo, para que que el Cielo y la Tierra se puedan casar, por así decirlo. Sin embargo, para lograr este objetivo, Él trae juicio, que aparece como "ira", en orden a que esto suceda.

La otra palabra griega traducida como "ira" es Orge, cuyo equivalente hebreo es chemah, "aliento, calor, quemar al rojo vivo". Nuestra palabra española "orgía" deriva de orge, la cual, aunque tiene algunas connotaciones negativas, normalmente no indica ira, sino intensa pasión. Por lo tanto, esta palabra también significa la pasión de Dios. Dios es lo suficientemente apasionado por Su creación para obrar sin cesar hasta que Su propósito para la Creación haya sido logrado. Juan usa el término orge cinco veces en el libro de Apocalipsis, incluyendo Revelación 16:19, "Y Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira". En este caso, Dios expresa su pasión por ira contra Babilonia, porque Él es un apasionado de dejar a la Creación libre.

Así también leemos en Apocalipsis 14:20 (NASB),

20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad, y salió sangre del lagar hasta los frenos de los caballos por una distancia de doscientas millas.

Si esto fuera literal, no habría suficiente cantidad de sangre de la humanidad en todo el mundo para llenar un valle de 200 millas de largo a la altura de los frenos de los caballos. Obviamente, Juan todavía estaba hablando en un lenguaje metafórico. Una mejor traducción se da en El Diaglotón Enfático:

20 Y el lagar fue pisado fuera de la ciudad; y sangre salió de la prensa de vino, hasta las bridas de los caballos, en una distancia de mil seiscientos estadios.

Esta traducción conserva los valores originales (1600 estadios) y por lo tanto nos ayuda a comprender el significado de esto a través del significado bíblico de los números. El número 16 es el número bíblico de amor, y cuando se multiplica por 100 sugiere la plenitud del amor. Esto es consistente con el significado subyacente de thumos, "pasión". Y así, no importa cuan violenta la prensa de vino parezca ser, el objetivo último de la pasión de Dios a través de los juicios es reconciliar, no destruir o perder cualquier parte de la Creación.

La "ciudad" sin nombre en este caso puede ser vista ya sea como Babilonia o como Jerusalén, que se equiparan espiritualmente en Apocalipsis 11: 8.

Una nota final sobre el calendario de estas cosechas. Estas cosechas tienen un cumplimiento doble. El primero (a corto plazo) el cumplimiento se produce al final de la era del dominio bestia, cuando el trigo se trilla y las uvas (naciones) son derribadas a medida que surje el Reino de Dios. Sin embargo, el cumplimiento a largo plazo nos da el orden de las cosechas, que representan la Primera Resurrección (cebada), la Resurrección General (trigo), y finalmente el Jubileo de Creación al final del tiempo (uvas).


La plantilla más pequeña (o fractal) representa estas cosechas en cada ciclo anual. La cebada madura primero y es el primero de los frutos dados a Dios en la Ofrenda de la Gavilla después de la Pascua. El trigo madura más tarde y se ofrece a Dios en Pentecostés. Las uvas maduran al final y después de la cosecha, el vino nuevo se derrama como libación durante siete días durante la fiesta de los Tabernáculos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario