TRADUCTOR-TRANSLATE

LUCIFER, EL PRIMER QUEBRANTADOR DEL SÁBADO (Cap. IV de "Shabat"), Joseph Herrin


Cap. IV: Lucifer, el primer quebrantador del sábado
Podemos ganar aún más penetración en este asunto de reposo del sábado al ver en la Escritura el relato de la primera violación del día de reposo. Cuando el libro de Génesis se abre, la primera violación del sábado ya se ha producido, y el juicio de Jehová ya había caído sobre quien entró en esfuerzo. Vemos este juicio descrito incluso desde los primeros versos del Génesis.
Génesis 1: 1-2. En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Pero la tierra se volvió desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo ...
Entre el verso uno y dos de Génesis un juicio cayó sobre la Tierra. Este juicio dio lugar a que la Tierra se convietiera en un erial. Esto se describe como terreno baldío, estar "desordenada y vacía" y cubierta de oscuridad. Dios no creó originalmente la Tierra así, como un terreno baldío, se convirtió en eso debido a la rebelión y el juicio de Dios por esa rebelión.
Isaías 45:18. Porque así ha dicho Yahweh, que creó los Cielos (El es el Dios que formó la tierra, y la hizo, y la compuso y no la creó como un lugar inútil [de desechos], sino que la formó para ser habitada): "yo soy el Señor, y no hay otro".
Debido a los errores los traductores incluyeron traducciones de la Biblia en el idioma más popular, esta comprensión del juicio, ocurrido entre el versículo uno y el versículo dos de Génesis, ha sido oscurecida y ocultada a las masas. Cuando se examinan la Escrituras, si se trazan bien, ellas pueden ver que un juicio cayó y que el resto del primer capítulo del Génesis no habla de la Primera Creación de la Tierra, sino de la Re-creación de la Tierra después de que había sido juzgada.
Un muy claro testimonio de este hecho es la escritura de Isaías que dice que Yahweh no creó la Tierra como un lugar de desechos. Sin embargo, vemos en el versículo dos del primer capítulo del Génesis que la Tierra se ha convertido en un lugar de desechos. No tenemos que parar allí, sin embargo, porque las mismas palabras y frases que describen el estado del mundo después de Yahweh juzgarlo se encuentran duplicadas en otros pasajes de la Escritura.
Jeremías 4:23. Miré a la tierra, y he aquí que estaba sin orden y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz.
Esta escritura en Jeremías sirve como una llave para abrir nuestro entendimiento de Génesis 1: 2. Vemos una descripción idéntica de la Tierra, dada con los tres elementos repetidos; la Tierra está sin forma, vacía y cubierta de oscuridad. Sólo necesitamos mirar hacia el contexto de este pasaje de Jeremías par entender que él está describiendo el juicio de Yahweh cayendo sobre la Tierra.
Jeremías 4: 8-26. Por esto vestíos de cilicio, endechad y aullad; porque la ira de Jehová no se ha apartado de nosotros. 9 Y sucederá en aquel día, dice Jehová, que desfallecerá el corazón del rey y el corazón de los príncipes, y los sacerdotes estarán atónitos, y se asombrarán los profetas. 10 Y dije: ¡Ay, Jehová Dios! Verdaderamente en gran manera has engañado a este pueblo y a Jerusalén, diciendo: Paz tendréis; pues la espada ha penetrado hasta el alma. 11 En aquel tiempo se dirá de este pueblo y de Jerusalén: Viento seco de las alturas del desierto vino a la hija de mi pueblo, no para aventar, ni para limpiar. 12 Viento demasiado fuerte para eso me vendrá a mí; y ahora yo también pronunciaré juicios contra ellos. 13 He aquí que subirá como denso nublado, y sus carros como torbellino; más ligeros son sus caballos que las águilas. ¡Ay de nosotros, porque estamos perdidos! 14 Lava de maldad tu corazón, oh Jerusalén, para que seas salva. ¿Hasta cuándo morarán dentro de ti tus siniestros pensamientos? 15 Porque una voz trae las nuevas desde Dan, y hace oír la calamidad desde los montes de Efraín. 16 Decid a las naciones: He aquí, haced oír acerca de Jerusalén: Vigías enemigos vienen de tierra lejana, y lanzarán su voz contra las ciudades de Judá. 17 Como guardas de campo están en derredor de ella, porque se rebeló contra mí, dice Jehová. 18 Tu camino y tus obras te causaron esto; ésta es tu maldad, por lo cual esta amargura penetra hasta tu corazón. 19 ¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí; no callaré; porque has oído sonido de trompeta, oh alma mía, pregón de guerra. 20 Quebrantamiento sobre quebrantamiento es anunciado; porque toda la tierra es destruida; de repente son destruidas mis tiendas, en un momento mis cortinas. 21 ¿Hasta cuándo he de ver bandera, he de oír sonido de trompeta? 22 Porque mi pueblo es necio, no me conocen; son hijos ignorantes y no tienen entendimiento; sabios para hacer el mal, pero para hacer el bien no tienen conocimiento. 23 Miré a la tierra, y he aquí que estaba asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz. 24 Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados se cimbreaban. 25 Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido. 26 Miré, y he aquí el campo fértil era un desierto, y todas sus ciudades eran asoladas ante la presencia de Jehová, delante del ardor de su ira.
Es evidente por el contexto de este pasaje que estamos leyendo acerca del juicio deYahweh que cae sobre los hijos de desobediencia. En medio de este pasaje tenemos una descripción de los resultados de su juicio. La Tierra se vuelve sin orden y vacía, y la luz se retira de ella. La Tierra fértil se hace un erial.
¿Hay alguna duda de que lo que leemos en el segundo verso del Génesis describe un estado similar de juicio? La frase "desordenada y vacía" se produce con repetición exacta en estos dos versículos. Esta comprensión del terreno que se halla en un estado de fallo se pierde para gran parte del cristianismo debido a la falta de comprensión de los traductores, y el desconocimiento de las tradiciones de aquel tiempo. La mayoría de las traducciones populares representan los versos iniciales de Génesis de la siguiente manera. (Tenga en cuenta el resaltado)
Génesis 1: 1-2. En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo … (NAS)
Esta traducción errónea hace que suene como si Dios hubiera creado la Tierra como un terreno baldío, cuando en realidad no lo hizo así. Yahweh no creó la Tierra para estar desordenada y vacía, y cubierta de oscuridad. Se volvió así después que se produjo la rebelión y Su juicio cayó.
La palabra que los traductores han interpretado erróneamente como “Y” es la palabra hebrea wa. Esta palabra se utiliza como una conjunción, y en muchos otros lugares los traductores la han traducido como “pero”. Vemos que esto se demuestra en el siguiente capítulo del Génesis.
Génesis 2: 6. Pero una niebla se levantaba de la tierra y el agua toda la superficie de la tierra. (NAS)
La palabra traducida “pero” en este verso es la misma palabra wa que los traductores tradujeron como “y” en Génesis 1: 2. Una vez más, si nos fijamos en la palabra como fue traducida en Génesis 1: 2, vemos que se tradujo igualmente cuando se hizo en muchos otros casos. La palabra en hebreo se describe de la siguiente manera en el diccionario hebreo de Strong.
1961 hayah (haw-yaw);
una raíz primitiva [comparar 1933]; de existir, es decir, ser o convertirse en, llegar a pasar (siempre cópula enfática, y no un mero o auxiliar):
De nuevo, no necesitamos ir muy lejos para ver que los traductores entendieron que la palabra tenía este significado.
Génesis 2: 7. Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la Tierra, y sopló en su nariz aliento de vida; y fue el hombre [hayah] un ser viviente. (NAS)
¿Por qué los traductores optaron por traducir esas palabras en Génesis 1: 2, como lo hicieron? Fue simplemente porque o bien no habían entendido las Escrituras, o las entendieron pero no encajaban con las enseñanzas ortodoxas de su tiempo. Veamos por más tiempo la forma en que estas escrituras deben ser traducidas correctamente.
Génesis 1: 1-2 En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Pero la tierra se convirtió en desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo ...
¿Cual era el estado original de la Tierra en Génesis 1: 1 antes de ser juzgada? Las Escrituras revelan que fue en cierto modo similar a la Tierra que se volvió a crear en ella en los siguientes versículos del Génesis. Hubo un Jardín del Edén sobre aquella Tierra también.
Ezequiel 28: 12-15 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: "Así dice Jehová Dios, "Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y acabado de hermosura. En Edén, en el huerto de Dios estuviste; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante; el berilo, el ónice y el jaspe; el lapislázuli, el azul turquesa y la esmeralda; y el oro, los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti. En el día que fuiste creado fueron preparados. Tú eras el querubín grande, protector, yo te puse allí. Estabas en el santo monte de Dios; caminabas en medio de las piedras de fuego. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló la injusticia en ti".
Este pasaje de la Escritura está describiendo a Lucifer antes de pecar. Se le describe en tipo como el rey de Tiro, pero podemos ver claramente en este pasaje que ningún rey común está siendo descrito. No es un hombre del que este pasaje habla, sino de un "querubín" que tenía "El sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura".
Lucifer descrito en su belleza y perfección. Él estaba adornado con muchas joyas preciosas. Tenía acceso a la presencia de Dios. Y también vemos que Dios lo puso en el Jardín del Edén.
Nunca vemos en Génesis una descripción de este Lucifer, esta perfecta y hermosa criatura, estando en el Edén. Más bien, lo vemos aparecen por primera vez como una serpiente. Lucifer era descrito como "lleno de sabiduría" y la palabra para serpiente viene de la misma raíz que la palabra sapient, que significa sabio. Por otra parte, tenemos esta descripción de la serpiente.
Génesis 3: 1. Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho.
La palabra astucia habla de la sabiduría que ha sido corrompida y se ha convertido a propósitos malignos. La primera aparición de Lucifer en la Re-creación la Tierra con Adán y Eva revela que él ya había caído, la iniquidad se había encontrado en él. Por si algunos se plantean la cuestión de si la serpiente es realmente Lucifer, vamos a agregar la siguiente escritura.
Apocalipsis 12: 7-9. Y hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron contra el dragón. Y el dragón y sus ángeles hicieron la guerra, y no eran lo suficientemente fuertes, y ya no se encontraba un lugar para ellos en el cielo. Y el gran dragón fue derribado, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al todo el mundo; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
¿Cuando fue arrojado a la tierra Satanás? Fue después que la iniquidad se halló en él. Eso fue después de que se rebeló contra Jehová. Fue entonces cuando se refieren a él como Satanás (el adversario), y como la serpiente. Esa es la única descripción que tenemos de él en el Génesis.
¿Cuándo existió Lucifer en su estado perfecto en el Jardín del Edén, como registra Ezequiel? Fue en una Tierra anterior. Fue la Tierra de Génesis 1: 1, antes de que se juzgara la Tierra, haciéndola sin orden y vacía y cubierta de oscuridad. En su perfecto y hermoso estado como Lucifer (el Portador de la Luz) él estaba en el Edén de Dios. Pero algo sucedió que causó que Lucifer cayera de su estado, una vez y sin mancha, y se corrompiera. Algo ocurrió que llevó el Señor a juzgarle y echarle a la Tierra junto con los ángeles que le siguieron en rebelión. Algo ocurrió lo que llevó el Señor en su ira a destruir la Tierra y convertirla en un terreno baldío y a sellarlo en la oscuridad como un juicio, a la espera de un día en que volviera a re-crearla.
Nos encontramos el relato de la transgresión de Lucifer en dos pasajes de la Escritura. Uno de ellos está en el libro de Ezequiel. Veamos el resto de este pasaje.
Ezequiel 28: 15-18. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 16 A causa de la multitud de tus contratos se llenó tu interior de violencia, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios como cosa impura, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te he arrojado por tierra; delante de los reyes te he puesto por espectáculo. 18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contratos profanaste tus santuarios; yo, pues, saqué un fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te he convertido en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.
Vemos una descripción más detallada de Lucifer, y la cuenta de su transgresión en el libro de Isaías.
Isaías 14: 3-15. En el día en que Jehová te dé reposo de tus trabajos, de tu desazón, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, 4 pronunciarás esta sátira contra el rey de Babilonia, y dirás: ¡Cómo terminó el opresor! ¡Cómo acabó la ciudad insolente! 5 Quebrantó Jehová el bastón de los impíos, el cetro de los déspotas; 6 el que hería a los pueblos con furor, con llagas permanentes, el que se enseñoreaba de las naciones con ira, con acoso sin tregua. 7 Toda la tierra está en reposo y en paz; prorrumpe en aclamaciones. 8 Aun los cipreses se regocijaron a causa de ti, y los cedros del Líbano, diciendo: Desde que tú pereciste, no ha subido cortador contra nosotros. 9 El Seol abajo se estremeció por ti; despertó muertos que en tu venida saliesen a recibirte, hizo levantar de sus tronos a todos los príncipes de la tierra, a todos los reyes de las naciones. 10 Todos ellos dan voces, y te dicen: ¿Tú también te debilitaste como nosotros, y llegaste a ser como nosotros? 11 Descendió al Seol tu pompa, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán. 12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo del Alba! Cortado fuiste por tierra, tú que abatías a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; por encima de las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte de la Reunión me sentaré, en el extremo norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15 Mas tú has sido derribado hasta el Seol, a lo profundo del abismo.
En ambos pasajes vemos a Satanás asociado con un rey y un reino de la Tierra. De hecho, Satanás es descrito como el "príncipe de este mundo" (Juan 12:31, 16:11). Él gobernaba en los reinos de los hombres, y esos reyes y reinos asumieron sus características. Así como tentó a Eva de la misma manera que se rebeló, queriendo ser como Dios, por lo que perpetuó su pecado y sus características en los reinos de los hombres. Pero está claro que en este pasaje de Isaías, como el pasaje de Ezequiel, se hace referencia a Lucifer, no a un rey mortal. Satanás fue claramente expulsado del Cielo, y esto está relacionado con las siguientes palabras.
¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo del Alba! Cortado fuiste por tierra, tú que abatías a las naciones.
Yahshua habló a Sus discípulos de ser testigo de este evento.
Lucas 10:18. Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.
Qué tragedia que el mayor de los seres creados transgrediera la voluntad de Yahweh y debiera ser juzgado. Más trágico aún es que él condujo una tercera parte de los ángeles a seguir su patrón de desobediencia, y que debiera tentar a la humanidad a cometer el mismo grave error.
Al examinar este pasaje de la Escritura de Isaías podemos discernir que la transgresión de Lucifer fue una violación del día de reposo. Lucifer era un ser creado y todos los seres creados debían estar sometidos a la autoridad de Jehová. Ellos no debían tener ninguna iniciativa propia. Fueron creados para el placer de Yahweh e iban a encontrar su más alta realización haciendo lo que el Señor los había creado para hacer.
Lucifer, sin embargo, comenzó a mirar a su propia belleza, sabiduría y perfección y pensó que no era razonable estar sujeto a Yahweh en todas las cosas. Él deseó determinar por sí mismo lo que sería su camino. Él ya no desea estar sujeto a Dios. Él quiso ser como Dios, para determinar por sí mismo lo que era bueno y lo que era malo. Más bien que estar en reposo, no teniendo iniciativa propia, comenzó a manifestar su voluntad propia. Esto es puesto de manifiesto claramente en sus palabras.
13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; por encima de las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte de la Reunión me sentaré, en el extremo norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
Cinco veces Lucifer dijo, "Lo haré". Él estaba lleno de iniciativa personal. Empezó a querer determinar por sí mismo lo que era bueno y lo que era malo. Él quiso tomar para sí lo que pertenecía solamente a Yahweh, el derecho de libre determinación. Quería proponer y escoger por sí mismo. Ya no quería estar sujeto a otro, ni siquiera al que lo había creado. Esta es la gran rebelión de Lucifer, violó el día de reposo de Dios. Él no se contentó con hacer las obras de Dios, y quería hacer sus propias obras. Él no era Dios, pero quería ser como Dios, para tener la capacidad de elegir su propio camino.
Qué contraste con esto mostró el Hijo de Dios. Yahshua era Dios, sin embargo, Él no tuvo en cuenta igual a Dios como cosa a que aferrarse o retener. En cambio, se despojó a Sí mismo, libremente se despojó en forma de un siervo, que vivía para hacer la voluntad de otro.
Lucifer no era igual a Dios, pero él deseaba llegar a ser igual. Yahshua era igual, pero El puso Su igualdad a un lado. ¡Qué reproche fue esto el error de Satanás! El Hijo de Dios se humilló cuando aquel que fue creado por el Hijo de Dios no quiso andar en la misma humildad.
Satanás vino y tentó a la humanidad a repetir su error, el deseo de determinar su propio camino, a encontrar lo correcto e incorrecto, bueno y malo dentro de sí mismos, en lugar de mirar a Yahweh para saber estas cosas. Sin embargo, el Hijo de Dios hizo posible que nosotros pudiéramos volver a la posición de humildad y sumisión que Adán abandonó.
Filipenses 2: 5-13 Tener en vosotros este sentir que hubo también en Yahshua el Mesías, que, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, se rebajó voluntariamente, tomando la forma de siervo, y se hizo a semejanza de los hombres. Y estando en la condición de hombre, se humilló sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz ... Así pues, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino ahora mucho más en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor; porque Dios es quien obra en vosotros tanto el querer como el hacer por su buena voluntad.
Porque el querer como el hacer por Su buena voluntad en lugar de por la nuestra, es el sábado de reposo. Esto es lo que rechazó Lucifer. Él no se conformó con querer como el hacer para el placer de Yahweh. Él quiso perseguir su propio placer, y persigiéndolo se estableció a sí mismo en oposición a Dios. Porque hacer eso es entrar en esfuerzo.
Cinco veces Lucifer dijo, "yo", lo que demuestra una iniciativa propia. Siete veces en el Evangelio de Juan están registradas las palabras de Yahshua de que no hizo nada por su iniciativa propia. Como un octavo testigo se registra también que el Espíritu no hace nada de Su iniciativa propia (Juan 16:13). Al ver esto, podemos constatar que el gran esfuerzo de toda la Creación ha de venir a este lugar de descanso donde la Creación tampoco hace nada de su propia iniciativa. ¿La humanidad segurá a Yahshua al descanso del sábado de Dios, o van a seguir con Satanás en un lugar de esfuerzo?
Leemos en las Escrituras que la iniciativa de Satanás lo llevó a ser expulsado del Cielo junto con los ángeles que se unieron a él. La ira de Jehová se reveló y la Tierra se volvió una tierra estéril, inútil y cubierta de oscuridad. Este es igualmente el estado de la vida de cualquier hombre que elige el camino de la iniciativa propia. Su vida se vuelve oscura, ya que no tiene ninguna comprensión de la voluntad de Yahweh de salvar sus vidas. Aunque sus vidas puedan estar llenas de actividad, todo su fruto será inaceptable ante Dios. Sus vidas se convertirán en una tierra estéril. Ellos dejarán de cumplir el propósito para el que fueron creados.

La Tierra Prometida de reposo es una tierra fecunda que fluye leche y miel. Aquellos que quieran entrar en ella deben apartarse del error de Satanás, deben optar por no tener iniciativa propia. Deben buscar sólo conocer la mente del Padre y hacer Su voluntad. Sólo entonces podrán conocer el descanso del sábado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario