TRADUCTOR-TRANSLATE

HEBREOS, EMIGRAR DE LA ANTIGUA A LA NUEVA ALIANZA (INTRODUCCIÓN), Stephen E. Jones


Introducción


La autoría del libro de Hebreos


El autor del libro de Hebreos se ha disputado casi desde el principio. Pero Clemente de Alejandría (C.155-c.220 dC) nos proporciona alguna información sobre su autoría. Su nombre completo era Tito Flavio Clemente, y él sucedió a Pantaenus al frente de la escuela de la Iglesia de Alejandría en el año 190 dC.

En su Historia Eclesiástica, el obispo de Cesarea del siglo IV, nos habla de los escritos de Clemente, citando uno de sus libros (hoy perdido),

"Y en el Hypotyposes, en una palabra, él [Clemente] ha hecho narrativas abreviadas de toda la Escritura testamentaria; y no ha pasado por los libros en disputa, quiero decir Judas y el resto de las Epístolas católicas y Bernabé, y lo que se llama el Apocalipsis de Pedro. Y él dice que la Epístola a los Hebreos es de Pablo, y fue escrita para los hebreos en el idioma hebreo; pero que Lucas, teniendo cuidado la tradujo y se la dio a los griegos, y por lo tanto el mismo colorido en la expresión se puede detectar en esta epístola y en los Hechos; y que el nombre 'Pablo apóstol' fue muy adecuadamente no prefijado, porque, dice, escribiendo a los hebreos, que tenían prejuicios contra él y sospechaban, con gran sabiduría no repelerlos en un principio poniendo su nombre . . .

"Y ahora, como el Presbítero bendito solía decir, ya que el Señor, como Apóstol del Todopoderoso, fue enviado a los Hebreos, Pablo, como si hubiera sido enviado a los gentiles, no suscribirse a sí mismo apóstol de los hebreos, en modestia y reverencia por el Señor, y porque, al ser el heraldo y apóstol de los gentiles, su escritura a los Hebreos fue algo más allá de [su función asignada]" (Vol. VI, 14).

Fue la educada creencia de Clemente, entonces, que el libro de Hebreos fue escrito por el apóstol Pablo, pero debido a que estaba escribiendo a personas fuera de su llamado ministerial directo, omitió su nombre de la epístola. Es bien conocido por los historiadores de la Iglesia que Pablo era un enemigo de los cristianos judíos que deseaban anexar a Cristo a su judaísmo. El evangelio de Pablo a los Gálatas ya había contendido con estos "judaizantes" que querían permanecer como una rama o secta del judaísmo, en lugar de como un grupo separado. Muchos cristianos hebreos todavía reverenciaban el antiguo templo, su sistema de sacrificios, sus sacerdotes levitas, y las tradiciones de los hombres. Ellos no entendieron que Dios estaba en el proceso de destrucción de estos elementos religiosos que se habían establecido en virtud de la Antigua Alianza.

Por lo tanto, el Apóstol Pablo no era popular entre los cristianos de Judea que habían permanecido allí, subordinados al templo y su sacerdocio. Muchos entendieron mal a Pablo, pensando que estaba abrogando toda la Ley de Dios, cuando, de hecho, a menudo se dio honor a la Ley en sus escritos. Las únicas partes de la Ley que Pablo consideraba se habían cambiado eran aquellas formas que encontraron su cumplimiento en Cristo -es decir, los sacrificios, el antiguo templo, el sacerdocio levítico, y el propio Pacto Antiguo. El libro de Hebreos, por lo tanto, hace que sea muy claro que ahora tenemos un mejor Sacrificio, un mejor templo, un mejor sacerdocio con un mejor Pacto. De hecho, la palabra "mejor" describe el tema de todo el libro de Hebreos.

El libro de Hebreos ciertamente expresó la opinión del apóstol Pablo como se evidencia en sus otros escritos. Sin embargo, debido a que muchos cristianos en la tierra de Judea, habían optado por permanecer bajo la autoridad del sacerdocio levítico y continuar haciendo sacrificios en la manera del Antiguo Testamento, pensaban que Pablo era un falso apóstol, es muy razonable concluir que esta es el razón por la que se omite su nombre del libro. Muchos en esos días escribieron libros bajo el nombre de alguna persona famosa en el pasado con la esperanza de dar la credibilidad al libro; pero ¿por qué iba alguien a escribir un libro de forma anónima? Pablo tenía todas las razones para hacerlo.

Y así, aunque no hay ninguna prueba directa de la autoría del libro, creemos que la opinión de Clemente es probable que sea cierta. Clemente vivió sólo poco más de un siglo después de que el libro fue escrito y estaba mucho más cerca de la configuración histórica de lo que estamos hoy en día.

Hacia el final del libro de Hebreos, nos encontramos con una prueba más de la paulina autoría del libro. Hebreos 13:23 nos dice que el autor se conocía bien con Timoteo, como sabemos que Pablo lo era. De hecho, el autor habla de la "liberación" de Timoteo de la cárcel y luego envía saludos de Italia (13:24). Sabemos que Pablo fue encarcelado en Italia cuando fue llevado a Roma para el juicio, como se lee en la última parte de Hechos. Esto reduce considerablemente el número de candidatos para la autoría de Hebreos.


¿Qué es un hebreo?

El libro de Hebreos está dirigido, no a los hijos de Israel, ni siquiera a los de Judea (o judíos), sino más bien a los "hebreos". La palabra significa literalmente un inmigrante, uno que cruza al otro lado. En los días de Abraham, hubo muchos que emigraron desde el valle del Tigris y el Éufrates al oeste, hacia Canaán y a otros lugares. Cuando Abraham fue a Canaán, la idea no fue exclusiva de él, aunque su razón para la inmigración era ciertamente única. En ese sentido general, Abraham era un hebreo. Pero Abraham fue también un hebreo, a causa de su descendencia de Heber, la cuarta generación después de NoéGénesis 11:14 ). Abraham era un hebreo por descendencia, y en esto no tenía elección. Pero también fue un hebreo por elección cuando emigró a Canaán. Leemos en Génesis 12: 1-4,

1 Ahora bien, el Señor dijo a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que yo te mostraré; 2 Y los haré una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre; y así serás una bendición; 3 Y bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti todas las familias de la tierra serán bendecidas. 4 Entonces Abram salió como el Señor le había dicho. . .

Dios le dijo a Abram que abandonara sus raíces caldeas e incluso a abandonara la casa de su padre y fuera por la fe a una nueva tierra. Cuando salió en fe, se convirtió en un inmigrante, un hebreo por decisión personal, en lugar de por haber nacido hebreo.

El libro de Hebreos no fue titulado "La Epístola a los judíos" o "La Epístola a los hijos de Israel". El uso del término "Hebreos" tiene un significado especial, teniendo en cuenta el tema de este libro. Fue escrito a los compañeros inmigrantes de la Iglesia del primer siglo, que, al igual que Abraham, habían salido de la casa de su padre y cruzado a un nuevo camino, el camino de Jesucristo. Habían dejado sus llamadas "raíces judías," la cultura que rodeaba la antigua alianza con su templo, sus sacerdotes, y su sistema de sacrificios. El autor de Hebreos exhorta a no sucumbir a las presiones de la familia y del sacerdocio para volver a la Antigua Alianza con sus sacrificios y la dependencia en el templo de Jerusalén. Los cristianos eran una nueva migración "hebrea", según el patrón de Abraham.

Recordemos, pues, que nuestra herencia espiritual está en aquellos que por la fe cruzaron desde Moisés hasta Cristo. La Iglesia primitiva migró fuera de la Antigua Alianza de Moisés al Nuevo Pacto de Jesucristo. Ellos emigraron lejos del viejo orden del sacerdocio de Aarón al sacerdocio de Melquisedec de Jesucristo. Ellos emigraron lejos del templo de Jerusalén con sus sacrificios de animales a un sacrificio verdadero y final por el pecado que llegó a través de Jesucristo, el único que podría quitar el pecado una vez por todas. Porque saliendo de la casa de nuestro padre, esas raíces del Pacto Antiguo, es cómo uno se convierte en un verdadero hebreo. Esta es la exhortación del libro de Hebreos.

Muchos no comprenden la influencia que el templo de Jerusalén ejercía sobre la vida de las personas que vivían en Judea, incluyendo los primeros cristianos. Tal vez ese templo como mejor se podría comparar es con la influencia y la importancia del Vaticano a los católicos romanos en la actualidad. Por otra parte, la importancia del sumo sacerdote de Jerusalén puede ser comparada con la importancia del Romano Pontífice. El libro de Hebreos llamó a la gente a dejar todo atrás e ir por la fe a una tierra desconocida. De la misma manera hay libros hoy que piden a los católicos dejar todo atrás e ir por la fe a una tierra desconocida.

Esto es una cosa muy difícil de hacer. Nadie es viable tomar una medida tal a menos que se sepa que se ha oído de Dios, porque sólo el oír produce verdadera fe. Si uno se limita a persuadir mediante la elocuencia de las palabras de los hombres, no tendrán la fuerza interior para terminar el curso, perseverar hasta el fin, y heredar la promesa.

El libro de Hebreos se sumerge de cabeza en el debate del primer verso sin darnos muchas señales de advertencia o de fondo. Se supone que los lectores están familiarizados con el ritual del templo y los pasajes de las Escrituras que había sido ampliamente reconocidos como aplicados al Mesías. Los cristianos de hoy en día, sin embargo, a menudo no están preparados para leer este libro, porque no disfrutan de los mismos antecedentes de procedencia de los lectores originales. Es por ello que ofrecemos esta breve introducción para preparar al lector para entender el libro.


La transición de 40 años

Cada vez que hay una división religiosa, existe un conflicto inevitable en cuanto a qué grupo es el heredero del llamado o de la bendición de Dios. En los primeros 40 años de la transición en la Iglesia Primitiva, muchos consideraban a estos "nazarenos" simplemente como otra secta del judaísmo, como los fariseos, los saduceos y esenios. Pero la destrucción del templo en el año 70 dC destruyó su centro de culto y los cimientos de su sistema de creencias se hicieron añicos. Se vieron obligados a conciliar su fe profunda en el templo con el hecho evidente de que Dios había permitido o causado su destrucción.

¿Qué pecado había traído sobre ellos estos acontecimientos? Para los judíos que habían rechazado a Jesús como el Mesías, la explicación era que de alguna manera tenían que haber dejado algo del ritual sin hacer. Muchos culparon a los fanáticos (los sicarios ) entre ellos por sus políticas asesinas. Sin embargo, esta situación obligó a los nazarenos a la conclusión de que el templo fue juzgado por el rechazo nacional y sacerdotal de Jesús como el Mesías.

La destrucción del templo fue difícil para estos nazarenos de Judea, porque no habían estado dispuestos a hacer un corte limpio con el templo. Ellos estaban tratando de cristianizar el judaísmo desde el interior, mientras que era obvio que Dios había dado a la nación tan sólo 40 años en los que arrepentirse de su rechazo de Jesús. Luego vino el juicio. Y en la misma sentencia, se hizo añicos su dependencia del templo y su viejo sistema.

A partir de entonces, la opinión Nazarena perdió la mayor parte de su credibilidad, pues estaba claro que Dios había destruido el templo, como Jesús había profetizado en su parábola en Mateo 22: 1-7, donde se habla de un rey (Dios ) el envío de sus esclavos (es decir, los profetas) para invitar a la gente a la boda de su hijo (Jesús). Los versículos 5-7 dicen,

5 Pero ellos no hicieron caso y se fueron, uno a su labranza, y otro a sus negocios, 6 y otros, tomando a los siervos, los maltrataron y los mataron. Pero el rey se enfureció, y enviando sus ejércitos, destruyó a aquellos asesinos y quemó su ciudad.

Estaba claro que la destrucción de Jerusalén en el año 70 cumplió esta parábola profética, al menos en parte, porque creemos que hay otra ocasión en que Jerusalén será destruida y nunca más será reconstruida (Jer 19:10,11). Los nazarenos no pudieron evitar reconocer este hecho después del 70 dC.

Si el libro de Hebreos fue realmente escrito por el apóstol Pablo, entonces debe haber sido escrito entre el 60 y el 64 dC en previsión de la destrucción de Jerusalén. Tal vez Pablo vio la llegada del fin y sabía que esto tenía el potencial de hacer añicos la fe de aquellos nazarenos de Judea. Sugerimos que esto bien podría haber sido la razón de Pablo para salirse de su primer llamado a escribir un libro así. Después de todo, sin embargo la carta había sido escrita para explicar completamente por qué los cristianos deben separarse del viejo orden del templo en Jerusalén.


¿Qué madre puede traer al Heredero?

En muchos sentidos, el libro de Hebreos es una extensión de la epístola de Pablo a los Gálatas. Pablo nos dice en Gálatas 4: 22-26,

22 Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos; uno de la esclava y otro de la libre. 23 Pero el hijo de la esclava nació según la carne, y el hijo de la libre, por la promesa. 24 Esto es hablando alegóricamente pues estas mujeres son los dos pactos; el uno proviene del monte Sinaí que engendra hijos para ser esclavos; que es Agar. 25 Porque Agar es el monte Sinaí en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque ella está en esclavitud con sus hijos. 26 Pero la Jerusalén de arriba es libre; ella es nuestra madre.

La interpretación de Pablo de la alegoría histórica es que Agar representa la Antigua Alianza. Esto se demuestra por el hecho de que el Sinaí en Arabia, era la herencia de Ismael. Ya que Jerusalén había decidido permanecer bajo la jurisdicción de la Antigua Alianza hecha en el Monte Sinaí en Arabia, habían demostrado ser de Agar, no de Sara. Y el hijo de Agar, Ismael, representado por los sacerdotes del templo y todos los seguidores del judaísmo, no eran los herederos de la promesa.

A modo de contraste, Sara representa la Nueva Jerusalén con su Nueva Alianza, y los hijos de Sara son los que creen en su Mediador, Jesucristo. La amonestación de Pablo se da en Gal. 4: 28-31,

28 Así que, hermanos, como Isaac, somos hijos de la promesa. 29 Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también sucede ahora. 30 Pero ¿qué dice la Escritura ? Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la sierva no ha de heredar con el hijo de la libre. 31 Así que, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la libre.

Era difícil para los nazarenos de Judea, a romper sus lazos familiares y culturales religiosas con el templo y su sistema religioso. Sin embargo, era necesario. Era tan difícil para Abraham a abandonar sus raíces en Ur de los caldeos e ir a una tierra desconocida. Tomó la fe real para que lo hiciera. En ambos Gálatas y Hebreos, el apóstol Pablo estaba desafiando a los nazarenos a seguir el ejemplo de Abraham. Él sabía que no era fácil, pero sabía que era la única manera de heredar la promesa.

Con el establecimiento del estado de Israel en 1948 y la perspectiva de un nuevo templo judío ser construido sobre el antiguo sitio en Jerusalén, muchos cristianos han comenzado a pensar en los primeros nazarenos como correctos después de todo. Muchos están buscando sus "raíces judías". Muchos piensan una vez más del cristianismo como una secta del judaísmo. Ven a la ciudad vieja de Jerusalén como Sara, en lugar de como Agar. Piensan en los seguidores del judaísmo como los herederos de la promesa, la semilla escogida, la empresa "Isaac". Ellos creen que los judíos en su conjunto pronto llegarán a creer que Jesús era realmente el Mesías. Entonces, se imaginan los judíos añadiendo a Jesús a su judaísmo exactamente de la misma manera que los primeros nazarenos lo intentaron en el primer siglo. Ellos prevén otro templo físico de madera y piedra que será construido en el sitio del antiguo templo en la antigua Jerusalén. Ellos prevén otro sacerdocio levítico constituido, con el sacrificio de animales. 

Hace años, me quedé asombrado al oír este punto de vista de los labios de un ministro Bautista. Obviamente, él no entendía la carta de Pablo a los Gálatas, o el libro de Hebreos. Porque volver a las "raíces judías" de la Iglesia es comparable a dar la bienvenida de nuevo a Agar al hogar y establecer a Ismael como el heredero. ¿Dios tomará como su heredero el mismo que persiguió a Isaac? Nunca. La única manera de ser elegido es a través de Jesucristo. Cuando los judíos, como nación y como una religión rechazaron al Mediador del Nuevo Pacto, optaron por permanecer bajo el Antiguo Pacto, que está en Arabia ( Gál. 4:25 ). Arabia era la herencia de Ismael. Al rechazar a Jesús, pusieron a Jerusalén y su templo bajo la jurisdicción legal del Monte Sinaí en Arabia, y por lo tanto, sin darse cuenta, daban lugar a Ismael. Como consecuencia de ello, Dios los expulsó y, finalmente, dieron lugar a los hijos de Ismael.

Volver a "raíces judías" también es comparable a que Abraham volviera a Ur de los Caldeos, rechazando la promesa que Dios tenía para él fuera de la casa de su padre. Puede parecer duro a "echar fuera a la esclava ya su hijo", pero hay que saber que no podemos tener un pie en el judaísmo y el otro pie en el cristianismo. Sólo una madre puede traer la simiente prometida. O bien es la Jerusalén Antigua o la Nueva. Sólo un pacto puede salvar a los hombres, y no es la Antigua Alianza. Ismael e Isaac no pueden coexistir siempre en el mismo hogar. Sólo un hijo puede ser el heredero. Los judíos que rechazan a Jesucristo no son los herederos. No son elegidos, porque Jesús dijo específicamente de ellos en Mateo 21:43,

43 Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él.

Al igual que las tribus de Israel los ocho siglos antes, Dios rechazó a Judá y retiró Su gloria en medio de ellos. Todos ellos fueron desechados. Y la única manera de ser reinstalado en el pacto con Dios es a través de la fe en Jesucristo. Nadie se salvará aparte de Él, ya sea judío, israelita, o cualquier otro sobre la faz de la tierraEs una falacia decir que un judío que rechaza a Jesucristo es "elegido" o que él permanece en una relación de pacto con Dios. El Antiguo Pacto fue roto y se derogó la Ley. Sólo el Nuevo Pacto tiene ahora alguna fuerza ante los ojos de Dios. En Heb. 8, después de describir el Nuevo Pacto, leemos en el verso 13,

13 Al decir: Nuevo pacto, ha dado el primero por obsoleto. Pero lo que se hace anticuado y envejece, está próximo a desaparecer.


Una visión general del libro de Hebreos

El libro de Hebreos fue escrito primero para presentar a Jesús como el Hijo de Dios, mostrando su superioridad sobre los ángeles y su dominio sobre toda la Creación. Hebreos 1: 2 lo presenta como el Heredero de todas las cosas.

En segundo lugar, en el capítulo 3 de este libro presenta a Jesús como teniendo la gloria mayor que la dada a Moisés. Moisés fue incapaz de llevar a Israel a la Tierra Prometida, y así los israelitas que salieron de Egipto, todos murieron en el desierto con la excepción de Caleb y Josué.

En tercer lugar, el capítulo 4 de este libro presenta a Jesús como uno mayor que Josué, Josué no le dio a Israel el verdadero descanso del sábado como Dios les había prometido. El verdadero "descanso" viene sólo a través de Jesucristo. El nombre hebreo de Jesús fue Yeshua o Josué.

Entonces, Jesús es presentado como siendo mayor que Aarón, el sumo sacerdote. El sacerdocio de Aarón fue de la Orden de Leví, mientras que el sacerdocio de Jesús era de la orden de Melquisedec. En este punto en particular el autor de Hebreos pasa la mayor parte de su tiempo, mostrando con gran detalle la superioridad del ministerio de Cristo, así como la superioridad de Su sacrificio. Su exposición termina en Hebreos 10:18, y luego la segunda parte de este libro comienza con la declaración en los versículos 19-22,

19 Así que, por lo demás, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesús, 20 por un camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne, 21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, 22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.

Esto comienza una nueva sección. Luego, el autor da la exhortación y la aplicación de la verdad que ya se ha establecido en la primera parte. Tal vez el clímax del libro, que va directamente a la finalidad del libro, se encuentra hacia el final de Hebreos 13: 12-14,

12 Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta. 13 Por lo tanto, vayamos a él, fuera del campamento, llevando su vituperio. 14 Porque aquí no tenemos una ciudad permanente, sino buscamos la que está por venir.

Es un llamado a abandonar la casa de los padres e ir a una nueva tierra prometida. Afirma que la ciudad de Jerusalén no era "una ciudad permanente", sino sólo una morada temporal para la gloria de Dios hasta que llegara la Nueva Jerusalén. Así como el mismo Jesús tuvo que morir "fuera del campamento" así debemos nosotros salir fuera del campamento del judaísmo, fuera de la antigua Jerusalén, fuera del antiguo templo, con el fin de adorar a Dios.

Este es un llamado a abandonar el viejo orden, a renunciar a sus "raíces" tal como lo hizo Abraham. Esta es también una referencia directa a lo que hizo Moisés en Éxodo 33 después de que las personas habían sido encontradas adorando al becerro de oro. Éxodo 33: 7 dice:

7 Entonces Moisés tomó [laqah, "tomar"] de la tienda, y la levantó fuera del campamento, a una buena distancia del campamento, y la llamó la tienda de reunión. Y aconteció, que todo el que buscaba al Señor salía a la tienda de reunión que estaba fuera del campamento.

La NASB dice, "Y Moisés tomó el tabernáculo, y lo levantó fuera del campamento", como si a menudo se hubiera trasladó fuera del campamento. Pero la palabra laqah rara vez (como mucho) significa "solía tener". La RV nunca la traduce de esta manera. De hecho, la propia Concordancia de la NASV dice que la palabra significa "tomar", y también nos dice que la palabra se traduce "solía tomar" sólo por esta vez en toda la Biblia. No parece haber ninguna explicación para esto, excepto que los traductores no entendían o no estaban de acuerdo con su significado profético. Debe decir simplemente que "Moisés tomó la tienda y la levantó fuera del campamento, a una buena distancia del campamento".

El significado de este pasaje es que muestra que Dios no tenía ningún problema en dejar el lugar donde se suponía que debía ser adorado, cuando la gente estaba en rebelión contra Él. Ya hemos visto cómo dejó Silo y luego Jerusalén por la misma razón. Aquí, sin embargo, tenemos un tercer testigo, y es a este tercer testigo al que el escritor del libro de Hebreos apela. Es un recurso sencillo para que el pueblo de Judá abandone sus "raíces judías" y para salir de la casa de sus padres y salgan por la fe fuera del campamento a la cruz donde Jesús hizo su último sacrificio por ellos. El ejemplo de Moisés nos dice que incluso en su día, "todo el que buscó al Señor [Jesús] salía a la tienda de reunión que estaba fuera del campamento".

En otras palabras, Dios ya no se encuentra en un templo físico en Jerusalén. Abandonó ese lugar como lo hizo con Silo ( Jer. 7: 12-14 ), porque habían hecho de ese templo una cueva de ladrones (7:11). Jesús hizo la misma declaración sobre el templo en su día en Mateo 21:13. Esta declaración significaba que la gloria de Dios, que había comenzado a alejarse en el tiempo de Jeremías, estaba a punto de completar su marcha cuando Jesús ascendió en Hechos 1: 9-12.

La ubicación antigua ha sido abandonada en favor de una nueva ubicación. Ahora estamos en el único templo que Dios ha elegido para residir. Es un templo "fuera del campamento". Si alguien quiere escuchar la voz de Dios, tiene que hacerlo fuera del campamento, ya que debe ir a donde Dios ha escogido hacer habitar allí Su nombre (Apocalipsis 22: 4).

También hay que ir fuera de la ciudad vieja de Jerusalén a una nueva ciudad asentada sobre un monte. En cierto sentido, es la colina del Gólgota, donde Jesús fue crucificado. Esa nueva ciudad es una extensión del nuevo templo, de la que somos piedras vivas. Cuando ese templo completo se haya completado y todas las piedras se coloquen en su lugar en la era actual, entonces ese templo corporativo se verá en la Nueva Jerusalén que baja del Cielo (Apocalipsis 21: 2 ).

Mientras que en muchos sentidos, el Templo Nuevo y la Nueva Jerusalén pueden ser vistos como el mismo Cuerpo de personas, me parece que la Nueva Jerusalén tiene una aplicación más amplia que el templo que está en ella. En mi opinión, la Nueva Jerusalén estará formada por los creyentes de las edades futuras, incluyendo el tiempo después de la Primera Resurrección (cosecha de la cebada). Aún así, los únicos que tienen acceso a la Nueva Jerusalén (tanto ahora como en el futuro) son los creyentes en Cristo. La Biblia es muy clara en este punto. Nadie puede llegar al Padre, sino por medio de Jesucristo.

Sin embargo, también está claro que al final se doblará toda rodilla ante Él, cuando sea todo en todos. Su gloria cubrirá la Tierra como las aguas cubren el mar y, sin embargo esto no estará completo hasta que todos hayan llegado a manifestar Su gloria a través de los tres pasos profetizados por los días festivos: Pascua, Pentecostés y Tabernáculos. Así, mientras que la Biblia en un sentido es muy exclusiva sobre quién puede entrar en la ciudad, pero también es muy inclusiva en que la meta de la historia es que todos los hombres sean salvos. Este objetivo se discute con más detalle en nuestro libro, La Restauración de Todas las Cosas (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/12/libro-la-restauracion-de-todas-las.html).


Así que con este panorama en mente, que nos muestra el propósito del libro de Hebreos, ahora podemos proceder a estudiar cada capítulo del libro en detalle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario