TRADUCTOR-TRANSLATE

GÁLATAS - Parte 14: Verdadera Libertad, Dr. Stephen E. Jones


Capítulo 14

Del libro: GÁLATAS: PABLO CORRIGE EL EVANGELIO DISTORSIONADO


Verdadera libertad, libertad para amar



Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis sujetos de nuevo en un yugo de esclavitud.

En otras palabras, no se conviertan en parte de la Compañía Agar. Identifíquense con Sara y consideren la Nueva Jerusalén como su madre. No os volváis al llamado "judaísmo cristiano".

¿Qué es la libertad bíblica? ¿Es estar libres de la Ley? ¿Es ser libres para violar cualquier ley que el cristiano encuentra desagradable? No, es todo lo contrario. La verdadera libertad es conocer la intención y la mente del Legislador y ajustarse a Su mente. Es seguir la voluntad de Dios y ser guiados por el Espíritu. El Espíritu no te deja caer en pecado, sino que te enseñará el verdadero significado de la Ley.


La Circuncisión

Pablo entonces se embarca en una discusión de la circuncisión, que nos dice que es la señal de la Antigua Alianza, no de la Nueva.

2 He aquí, yo, Pablo, les digo que si os circuncidáis, Cristo no será de ningún beneficio para vosotros. 3 Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley.

Pablo ve la circuncisión como una señal de esclavitud, es decir, "la obligación de cumplir toda la ley". Él ya ha demostrado anteriormente que la circuncisión era el ritual que era necesario para un hombre acercarse a Dios en el templo físico en Jerusalén. Significaba sumisión al voto que Israel hizo a Dios en el Monte Sinaí, "Todo lo que Jehová ha dicho haremos" (Ex. 19: 8). En otras palabras, es obligar a los hombres a ser plena y totalmente obedientes a la Ley a fin de recibir la vida y la bendición de Dios.

Ese voto en sí, aunque bien intencionado, resultó ser una forma de esclavitud. Cualquier persona que ha tratado de ser perfecto como un pre-requisito para la salvación, o para ser lo suficientemente bueno para acercarse a Dios, lo sabe. Los mismos cristianos han tenido su propia lucha con tal doctrina. Desde luego yo lo hice en mi vida temprana hasta que Dios me recordó que los pastores y misioneros que me rodeaban no eran perfectos tampoco. Esa pequeña revelación me liberó para siempre.


Justicia imputada por la fe

Todo se reduce a la cuestión de la raíz: de qué viene primero, ¿la fe o las obras? Si las obras deben ser lo primero, entonces ¿de qué sirve el Espíritu Santo? Pero si entendemos que por la fe recibimos el Espíritu Santo, que entonces comienza a entrenarnos en justicia y a escribir la Ley en nuestros corazones, entonces obtenemos una perspectiva correcta.

Esta fue la revelación fundamental de Martín Lutero que lo liberó de la esclavitud en la que la Iglesia le había esclavizado. Llegó a comprender la imputación de la justicia en Romanos 4.

3 Porque ¿qué dice la Escritura? "Y Abraham creyó a Dios, y le fue contado [logizomai, "imputado, contado, anotado o contabilizado"] por justicia".

Lutero vio que la justicia fue imputada a nosotros por la fe, y que cualquier infusión de la justicia debe venir posteriormente por la obra del Espíritu Santo. La definición de la imputación viene dada por ejemplo, en el versículo 17, que dice: "Te he hecho padre de muchas gentes". Dios "llama a las cosas que no existen como si existieran". En otras palabras, Dios imputó multitudes de hijos a Abraham como si ya existieran, cuando en realidad él no tenía un solo hijo todavía. Los hijos le fueron imputados porque Dios llamó a lo que no era como si fuera.

Por lo tanto, cuando Dios atribuye justicia a un creyente, Dios le está llamando justo como si lo fuera. La fe nos hace legalmente justos, cuando Dios nos absuelve en la Corte Divina y y sentencia a nuestro Favor. (Esto es lo que la gracia significa.) La justificación no significa que hemos sido hallados inocentes o sin pecado. Significa que el castigo por nuestro pecado fue pagado por Jesucristo, y que la justicia de Cristo ha sido imputada a nosotros como si fuéramos Él.

Pablo continúa en Romanos 4 para hacer la aplicación,

23 Ahora, no sólo por él fue escrito que le fue contada [logizomai], 24 sino también por nosotros, a quienes será contado [logizomai], como los que creen en aquel que levantó a Jesús nuestro Señor de los muertos, 25 el cual fue entregado por nuestras transgresiones y resucitado para nuestra justificación.

En otras palabras, así como Dios imputa justicia y muchos hijos a Abraham, también a nosotros nos imputa justicia. No es que en realidad seamos justos, sino que Dios llama a lo que no es como si fuera.

Habiéndonos encontrado legalmente justos, entonces, podemos seguir una vida nueva en Cristo, sin tener que preocuparnos por los pecados de la iniquidad en nuestros miembros pasada o aún presente. No somos libres del pecado para que la gracia abunde, pero recibimos el Espíritu Santo para que obre en nosotros, para que la justicia de Cristo pueda infundirse lentamente en nosotros a lo largo del tiempo.

Esta es la "libertad" que Pablo expone en Gálatas 5.

El Antiguo Pacto dice, "Cumplir toda la Ley o pagar su castigo para mantenernos en pie delante de Dios". El Nuevo Pacto dice, "Jesús cumplió perfectamente toda la ley y luego pagó la pena que el mundo entero debía por su pecado. Si usted pone su fe en Él y Su obra, entonces la Ley debe regir en su favor. Usted está identificado con Él y como Él a los ojos de la Ley, porque usted es parte de Su cuerpo".

Esta es nuestra libertad, que la Ley ya no nos puede condenar por nuestro pecado. Esto NO es la libertad PARA pecar, sino la libertad DEL pecado, es decir, de la sentencia incurrida por nuestra actual condición imperfecta.


La circuncisión busca la justificación por la obediencia

La circuncisión, cuando se realiza de acuerdo a la intención de los sacerdotes del templo, identifica a la persona con el voto de los hijos de Israel en el Monte Sinaí. La circuncisión hace al niño parte de esa compañía y le obliga a que continúe en la misma obediencia como un medio de obtener la justificación. Gálatas 5: 4 dice:

4 Habéis sido separados de Cristo, vosotros que estáis tratando de ser justificados por la Ley; de la gracia habéis caído.

Si su defensa ante el Tribunal Divino implica llevar adelante su propia cartera de acciones justas, siempre estará condenado por la Ley. Al ser "separado de Cristo. . . ha caído de la gracia". En otras palabras, usted caerá del Favor (caerá en desgracia) los ojos de la Corte. La Corte no se pronunciará en su favor a menos que usted alegue su caso por la disposición de la Nueva Alianza establecida por el Tribunal.

Porque nosotros por el Espíritu aguardamos la esperanza de la justicia por la fe. 6 Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por el amor.

La circuncisión no da ninguna ventaja ante el Tribunal Divino, ni es una desventaja si no se utiliza como un recurso para la justificación. Todos los hombres se justifican igualmente por la fe sola, y la fe se debe poner en la justicia de Cristo y en el poder de la cruz. "La fe obra por el amor" es lo único que "significa algo". En otras palabras, la fe es la única cosa que el Juez considera relevante en su Corte.

7 Ustedes estaban corriendo bien; quién os estorbó para no obedecer a la verdad? 8 Esta persuasión [peismone, "influencia, persuasión"] no vino de aquel que os llama.

La palabra "persuasión" aquí se contrapone a la "fe". La fe viene por el oír la voz de Dios (Rom 10:17), mientras que la persuasión viene por la mente carnal siendo convencida por alguna influencia terrenal. La palabra griega peismone se deriva de peitho, "obedecer". El Diccionario Expositivo de Vine dice que "sugiere un juego de palabras".

En otras palabras, Pablo usó el término para indicar que habían sido "persuadidos" a ir por la ruta de la justificación al afirmar "obediencia" a la Ley. Cuando se presenta en el Tribunal Divino, uno debe seguir el consejo del Espíritu Santo, que es el Paráclito, o Abogados ("consolador") en un tribunal de justicia. Los judaizantes, sin embargo, les habían dado el consejo de sus mentes carnales, que no daría lugar a un veredicto favorable (la gracia).

9 Un poco de levadura fermenta toda la masa. 10 Yo confío respecto de vosotros en el Señor, que no pensaréis de otro modo; mas el que os perturba cargará con la sentencia, quienquiera que sea.

El judaizante en cuestión se "llevará su juicio, quienquiera que sea". Él será juzgado por haber presentado sus propias obras como base para su justificación, utilizando el método del Antiguo Pacto como intento de salvación. Tome nota también de que hay juicio para el pecado de esas personas. Esta es una indicación más de que la Ley no fue quitada, porque es la Ley la que juzgará al hombre. Los judaizantes de hoy deben prestar atención a la advertencia de Pablo.


La circuncisión y el espíritu de Ismael

Es el espíritu de Ismael el que persigue a los demás, tratando de establecer el reino de Dios mediante la violencia y el brazo de la carne. Por lo tanto, en Gálatas 5:11 Pablo se involucra en cierta ironía, diciendo:

11 Pero yo, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía? Entonces es quitado es el escándalo del madero.

En otras palabras, si Pablo hubiera estado predicando la circuncisión, no habría sido perseguido por las sinagogas durante todos sus viajes misioneros. De hecho, habría sido uno de los perseguidores, como en sus días anteriores, cuando se le conocía por su nombre de la circuncisión, Saulo.

Si él habría enseñado la circuncisión, la cruz habría sido abolida, y hubiera sido retirado su delito, el escándalo o tropiezo. Los judíos se ofendieron grandemente por la idea de la crucifixión del Mesías. Para ellos, si hubiera sido realmente el Mesías, Dios nunca le habría permitido ser crucificado.

Así que Pablo pone la circuncisión en contraste y oposición directo a la cruz. Su negativa a circuncidar a los griegos como requisito para una (nueva) relación de pacto con Dios es la razón principal por su persecución. Pablo creía que la circuncisión física, efectivamente, daría a los hombres una relación de pacto con Dios, pero sería el Antiguo Pacto, no el Nuevo. Y el Antiguo Pacto obligaba a los hombres al voto de obediencia perfecta que Israel hizo en el Sinaí, que había obrado en contra de ellos. Sus transgresiones significaban que iban a vivir perpetuamente como esclavos tratando de pagar la restitución de su deuda con el pecado.

Tenga en cuenta, por supuesto, que Pablo no trató de cambiar las costumbres raciales. No le dijo a judíos que se abstuvieran de la circuncisión. Como simple costumbre, la circuncisión no era ni buena ni mala. El problema estaba en el pensamiento de que colocaba a un hombre bajo convenio, porque que esto significaba convenio con el Antiguo Pacto, no con el Nuevo.


La circuncisión de Abraham

Uno podría argumentar que el propio Abraham fue circuncidado, porque Génesis 17:26 dice:

26 En el mismo día fueron circuncidados Abraham e Ismael su hijo.

Pero la fe de Abraham había llegado antes, por la cual fue contado justo, porque Génesis 15: 6 dice:

6 Entonces creyó en el Señor; y le fue contado por justicia.

Pablo señala en Romanos 4:10 que Él fue contado como justo antes de su circuncisión.

10 ¿Cómo pues, le fue contado? ¿Mientras estaba circuncidado o no circuncidado? No mientras estaba circuncidado, sino cuando no estaba circuncidado, 11 y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo en la incircuncisión, para que él sea el padre de todos los creyentes no circuncidados, para que la justicia también se contara a ellos.

La circuncisión física era un tipo y sombra de la circuncisión del corazón. Así que la circuncisión de Abraham no se puede utilizar para demostrar la necesidad de la circuncisión bajo el Nuevo Pacto. Para entender correctamente la historia y la secuencia de los acontecimientos, hay que comparar los eventos correctamente. En este caso, la fe trajo la justicia a Abraham antes de la circuncisión. Esa es la esencia del argumento de Pablo.

Por la misma razón, cuando Dios ratificó el pacto con Abraham, los animales fueron sacrificados para tipificar el sacrificio de Cristo. No se puede argumentar que los sacrificios de animales se deben utilizar bajo el Nuevo Pacto, sólo porque Abraham sacrificó animales. Aunque Abraham fue el primer revelador de la Nueva Alianza en aquellos días, todavía vivía antes de que la cruz cambiara todo.

La secuencia de dos pasos, la Fe y la circuncisión, habla de Abraham y Moisés, en ese orden. La circuncisión de Abraham profetizó de Moisés, que vendría más tarde. Así que Pablo asocia con razón la circuncisión con Moisés y el voto del Antiguo Pacto que Israel hizo en el Sinaí. La circuncisión de Abraham también está directamente asociada a Ismael, que la recibió al mismo tiempo. Esa es la asociación que tenemos que hacer.

12 ¡Ojalá se mutilasen los que os perturban!

Esta es una expresión hebrea. "Háztelo a ti mismo, si quieres, pero déjame en paz".


Libertad para amar

Nuestra libertad en Cristo no es una libertad de pecado, sino una libertad para amar, así como Cristo nos amó.

13 Porque habéis sido llamados a la libertad, hermanos; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. 14 Porque toda la ley se cumple en una palabra, en la declaración, "Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Esto requiere alguna explicación de fondo.

Todos los hombres son pecadores y no es posible que paguen la deuda que deben, de acuerdo con la Ley. Así que Jesús vino a pagar la multa y los liberó. En otras palabras, Él fue nuestro Redentor. Levítico 25: 39-43 nos revela las leyes de la Redención. Cuando un hombre redimí a su pariente cercano, el pariente debía servir a su Redentor, y el redentor debía no abusar u oprimir al pariente. El versículo 43 dice que el redentor,

43 No te enseñorearás de él con dureza, sino tendrás temor de tu Dios.

El versículo 53 dice entonces al redimido,

53 Como con un hombre contratado anualmente será con él [el redentor]; no se enseñoreará de él con severidad delante de tus ojos.

Vemos de esto que aquellos que son redimidos son liberados de la opresión y la esclavitud de la persona que no es de la familia, que no tiene amor por el esclavo. Un pariente tenía el derecho legal de pagar la deuda del esclavo. Su amo de esclavos no tenía más remedio que venderlo al pariente. Pero el que está siendo redimido, entonces, debía servir el redentor hasta que se pagase la deuda, o hasta el año del jubileo.

Jesús fue nuestro pariente redentor; no tomó sobre sí la naturaleza de los ángeles, sino la de carne y sangre (Heb 2:14), para que Él pudiera calificar como un pariente cercano de la humanidad. Por esta razón, Él fue capaz de llamarnos a nosotros "hermanos" (Heb. 2:12, 13). Esto le dio el derecho de redimir a toda la humanidad, es decir, toda "carne y sangre". Y Él lo ha hecho, como 1 Juan 2: 2 nos dice,

2 Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.

Con esto en mente, volvamos a Gal. 5:13, donde Pablo hace la declaración, "No uséis la libertad como pretexto para la carne". Se basa en la idea de que aquellos que son redimidos no son libres de hacer lo que quieran. Simplemente cambian de amo. El primer amo no les amaba; pero su pariente redentor si lo hace. Al pariente redentor se le manda no maltratar a sus esclavos.

Así también es con Jesucristo, nuestro Pariente-Redentor que nos ha comprado de la esclavitud del señor pecado.  Jesús nos ama y no nos maltrata, aunque somos sus esclavos. Sin embargo, debemos recordar continuamente que nosotros no fuimos redimidos para que ahora pudiéramos hacer lo que quisiéramos. No somos "libres" para el pecado. La Ley de la Redención dice que simplemente cambiamos de amo.

Nuestro nuevo Amo nos ama y nos manda amarnos unos a otros, con el fin de cumplir con Su carácter y las leyes de Su hogar. "El amor no es un sustituto de la Ley. El amor es la Ley, y siempre lo ha sido""Dios es amor" (1 Juan 4:16). Esa es su misma naturaleza. Y de Su naturaleza, le dio la Ley a Moisés. Fue para nosotros un tutor de cómo amar a nuestro prójimo y tratar a los demás de manera equitativa. Por lo tanto, toda la Ley se resume en una palabra: amor, o en una declaración: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Nuestro principal problema es que, al ser de mente carnal, no sabemos cómo amar a la perfecciónEn nuestro estado natural, tendemos a oprimir a los demás cuando es para nuestro beneficio. Es debido a estas "transgresiones" que Dios nos puso bajo el tutor. Fue para enseñarnos a amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

Uno podría argumentar que la sanción de la Ley no es una expresión de amor. Pero tenga en cuenta a nuestros propios hijos. Si no disciplinamos a nuestros hijos, ¿realmente les amamos? Las sanciones de la Ley fueron diseñadas también para corregirnos. De hecho, son el juicio de Dios por nuestra incapacidad de amar.

Los primeros cuatro mandamientos se resumen en la Ley más grande, como dijo Jesús en Mat. 22:37, 38. Debemos amar a Dios con todo nuestro corazón, alma y mente.

Los últimos seis mandamientos se resumen en la segunda, que es "igual", "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mat. 22:39).


Esto es lo que nuestro Redentor-Amo ha mandado a Sus esclavos hacer. Él quiere que todos ellos lleguen a ser como Él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario