TRADUCTOR-TRANSLATE

ENEMIGOS DE LA CRUZ (Cap. VI de "La Marca De La Bestia"), Joseph Herrin



Una de las frases más incomprendidas en la Biblia es la que se encuentra en el título de este capítulo. La frase "enemigos de la cruz" sale de los labios de pastores y maestros de la Biblia con la suficiente frecuencia en estos días, pero está mal aplicada casi universalmente. Si usted estuvo, durante mucho tiempo en el sistema religioso cristiano tradicional de estos tiempos, cuando usted oye la frase "enemigos de la cruz" es muy probable que se imagine déspotas malvados que gobiernan sus países con mano de hierro y que persiguen a los que nombran el nombre de Cristo.
Usted puede imaginar las organizaciones liberales como la ACLU que han sido fundamentalistas al atacar las expresiones públicas de Cristo, la oración en las escuelas, y otras acciones que son vistas como hostiles hacia el cristianismo.
Una vez más vemos que la Iglesia ha establecido su visión hacia fuera, hacia un enemigo externo, y observamos predicadores censurando a estos villanos fuera de las puertas de la iglesia al tiempo que instan a los santos a tomar medidas para oponerse a ellos. La verdad del asunto, sin embargo, es que aquellos a los que las Escrituras describen como enemigos de la cruz están mucho más cerca de su casa que lo que la Iglesia ha querido admitir. Llenan las bancas de las Iglesias todos los domingos y miércoles, y confiesan a Jesucristo, Yeshua el Mesías, como Señor. El apóstol Pablo tenia a los cristianos en mente cuando dijo las palabras "enemigos de la cruz".
Flp 3:17-18 LBLA Hermanos, sed imitadores míos, y observad a los que andan según el ejemplo que tenéis en nosotros. (18) Porque muchos andan como os he dicho muchas veces, y ahora os lo digo aun llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo,
Pablo escribe a los santos en esta epístola a la iglesia de Filipos. Él está declarando a ellos que él ha dado un ejemplo ante ellos de cómo los santos en Cristo deben conducirse. Su vida de sacrificio y obediencia es un modelo a seguir para otros. Sin embargo, también declara que hay muchos de los que han sido llamados por Dios en los que se manifiesta un patrón diferente.
Cuando Pablo considera la carnalidad de estos santos, el reproche que trajeron sobre el nombre de Cristo, y el juicio que ellos encontrarían, fue conmovido a lágrimas. Pablo no imagino alguna entidad externa que fuera hostil hacia el cristianismo cuando habló de los enemigos de la cruz. Definió un enemigo de la cruz como cualquier persona que se centra en las cosas terrenales y que vive para satisfacer sus apetitos carnales. En el libro de Gálatas, Pablo escribió la finalidad de la cruz del discípulo.
Gál 5:24 LBLA Pues los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y deseos.
La cruz es un instrumento de destrucción de la carne. Es un lugar donde elegimos dejar de lado nuestros deseos y pasiones, y en su lugar elegir vivir para el placer de Dios. Podemos entender entonces que un enemigo de la cruz es alguien que evita el trabajo de la cruz en su vida. Son todos los que buscan proteger la carne, y que sirven a sus apetitos naturales. Estos enemigos de la cruz se encuentran por todas partes en la Iglesia, y fue este hecho el que llevó a Pablo a llorar.
Pablo declaró que a menudo había advertido a la iglesia acerca de aquellos cuyo dios es el vientre. Podemos encontrar estas advertencias en numerosos lugares. Uno de los carnales de la Iglesia fue encontrado en la ciudad de Corinto. Estos santos estaban trayendo un reproche sobre Cristo, incluso teniendo uno al otro en los tribunales y demandándose unos a otros sobre las posesiones mundanas y asuntos terrenales.
Estos santos eran muy diferentes de los que se encontraban en Jerusalén a principios de los años que afirmaban no ser de su propiedad nada, sino que libremente compartían lo que tenían con los demás. En su lugar, estaban en guerra unos con otros sobre las posesiones y las cosas materiales. Pablo escribió a los creyentes de Corinto las siguientes palabras de corrección:
1Co 6:7-10 LBLA Así que, en efecto, es ya un fallo entre vosotros el hecho de que tengáis litigios entre vosotros. ¿Por qué no sufrís mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados? (8) Por el contrario, vosotros mismos cometéis injusticias y defraudáis, y esto a los hermanos. (9) ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, (10) ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
La Iglesia sí se ha entregado hasta ahora a la naturaleza de la bestia, en este día que muchos no ven ningún error en el nombramiento de los homosexuales en posiciones de liderazgo de la iglesia. Pablo declaró que los homosexuales no heredarán el reino de Dios, por lo que sólo hay un lugar en el que los ministros homosexuales pueden llevar a aquellos que los siguen, y este está lejos del reino de Dios.
Pero los cristianos no deben felicitarse si han dado la espalda a algunos de los pecados que consideran más graves en esta lista, porque Pablo dice que los que hacen alguna de las cosas en la lista no heredarán el reino de Dios.
Un cristiano puede no darse a sí mismo a la homosexualidad, y puede incluso abstenerse de la fornicación y el adulterio, y puede no ser un borracho o ladrón, pero hay algunas cosas mencionadas aquí que parecen mucho más aceptables para la Iglesia de hoy. La iglesia no da la misma importancia a la codicia como lo hace al ser homosexual, adúltero o ladrón, pero Pablo agrupa todas estas cosas en la misma lista de las transgresiones que mantendrán a los santos lejos de heredar el reino de Dios. Otro pecado mencionado en esta lista es idolatría. Muchos santos piensan que la idolatría es solamente algo que los paganos ignorantes realizan. Pablo revela que esto no es así.
Efe 5:5-6 LBLA Porque con certeza sabéis esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. (6) Que nadie os engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia.
Pablo revela que un hombre codicioso es en realidad un idólatra. La codicia no es vista como un gran mal en la Iglesia hoy. En muchos casos, la codicia es aún presentada como una virtud. Hay toda una serie de predicadores de la prosperidad de hoy que están llevando a la iglesia a la codicia, y algunos incluso representan al creyente que se contenta con las cosas que tiene como alguien malvado y falto de fe.
Muchos pastores han alentado a su rebaño a tomar fotos de las cosas que su alma desea y colocarlas en sus refrigeradores, o en otros lugares en los que con frecuencia pasan, para que puedan mantener una visión de estas cosas en sus mentes y ser diligentes para entregarse a la búsqueda de lo que se les antoja.
Este es un mal diabólico, y muchos están dando la espalda al Reino de Dios por los predicadores que están proclamando las cosas que los oídos de los hombres quieren escuchar.
¿Cómo puede un creyente en Cristo saber si está actuando con codicia, o si él está contento con la voluntad de Dios y la provisión para él? Es muy fácil engañarse a sí mismo en este asunto. Podemos afirmar que todo lo que tenemos llegó como un regalo de Dios, y que Él nos quiere tener en abundancia de cosas materiales y estar satisfechos con muchas posesiones terrenales. Pero ¿cómo hemos llegado a adquirir las cosas que tenemos? ¿sometemos cada compra a Dios en la oración? ¿Hemos rendido a Él nuestros hábitos de consumo? He encontrado que la deuda financiera es un indicador de un corazón codicioso. El apóstol Pablo amonesta a los santos con las siguientes palabras
Rom 13:8 LBLA No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.
Los que han oído mi propio testimonio saben que una vez luché mucho con la codicia y yo tenía muchas deudas. La persona que desea muchas cosas se pondrá en la voluntad de situarse en la esclavitud de adquirir hoy las cosas que su alma anhela. Fue sólo a través de mucho dolor que me libré de la codicia a la cual estaba anteriormente entregado.
No tengo hoy tantas posesiones como tuve una vez, pero estoy libre de toda deuda. Muchas personas en la Iglesia de hoy ven su fe cristiana como un medio para adquirir bienes terrenales. Pablo advirtió a Timoteo de tales hombres, y los describió con las palabras que "suponen que la piedad es un medio de ganancia". Para responder a la pregunta de si estamos libres de la codicia, o no, debemos considerar cuidadosamente las palabras de Pablo a su hijo en la fe:
1Ti 6:6-11 LBLA Pero la piedad, en efecto, es un medio de gran ganancia cuando va acompañada de contentamiento. (7) Porque nada hemos traído al mundo, así que nada podemos sacar de él. (8) Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos. (9) Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. (10) Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. (11) Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia y la amabilidad.
¿Tenemos la mentalidad de buscar las cosas de arriba, en lugar de las cosas de esta Tierra? ¿Vivimos como si entendiéramos que ninguna de las posesiones de este mundo nos seguirá cuando nos apartemos de esta vida? ¿Estamos contentos con la comida y el cobijo, o hemos intentado acumular la mayor parte de los bienes de este mundo?
Podría ser esclarecedor caminar alrededor de tu casa un tiempo y tomar nota de todo lo que posees, que no está relacionado con la alimentación y el cobijo. Nota todas las cosas que están relacionadas con el entretenimiento, con comodidades, son para el cumplimiento de un deseo de tu alma. ¿Qué cosas llenan las habitaciones de su casa, sus armarios, su garaje, su ático? ¿Ha tenido que comprar una casa más grande sólo para contener todas las "cosas" que ha estado adquiriendo? ¿Es usted como millones de estadounidenses que han tenido que alquilar edificios de almacenamiento sólo para tener espacio para poner las cosas que ya no caben dentro de sus casas?
En la lectura de las biografías de los hombres que se han dedicado a Dios y que han sido utilizados en gran medida por Él, he tomado nota que rara vez tenían muchos de los bienes de este mundo. El año pasado leí varios libros sobre la vida de George Müeller, el ministro que vivió en la década de 1800 en Inglaterra y que construyó orfanatos para albergar a miles de niños. También apoyó a un gran número de misioneros y financió varias escuelas diurnas y pagó millones de folletos y Biblias para ser impresas y distribuidas. Al final de su vida una gran suma de dinero había pasado por sus manos, sin embargo, él murió sin poseer casas o tierras, vivió en una habitación en una de las casas de huérfanos que había construido, y sus muebles eran descritos como espartanos. A su muerte no tenía ahorros personales, y todo su dinero consistía en unas cuantas libras británicas que estaban en el bolsillo.
Cuando estamos buscando primero el Reino de Dios y Su justicia, y cuando nuestra atención se centra en la satisfacción del placer de Yahwéh y la realización de Su voluntad, entonces no somos tan propensos a las atracciones de esta vida. Vamos a vivir nuestras vidas como siervos de Dios y de los demás, en lugar de gastar todo nuestro tiempo sirviéndonos a nosotros mismos. ¿Se puede decir de nosotros, que nos hemos contentado con tener sustento y abrigo? ¿Estamos huyendo del amor al dinero, o estamos inmersos en una búsqueda sin fin de más de lo mismo? ¿Nos negamos a nosotros mismos las cosas que queremos, eligiendo en su lugar tener sólo lo que Dios desea para nosotros?
Nuestras respuestas podrían determinar si somos enemigos de la cruz, o discípulos que han abrazado la cruz de Cristo. ¿Describiría su propia acumulación de las cosas de este mundo, y la forma en que gasta su dinero, como la manifestación de la cruz y crucifixión de su carne, o no hay ninguna diferencia discernible entre su vida y la de sus vecinos perdidos que no hacen pretensión de seguir a Cristo y ser conformes a la imagen de Dios?
Hay una razón por la que estoy pasando tanto tiempo en este libro en relación a nuestra acumulación de los bienes de este mundo con la naturaleza de la bestia. En lo que gastamos nuestro dinero se revela dónde está nuestro corazón. La naturaleza de la bestia es terrenal y desea muchas cosas de esta Tierra, mientras que la naturaleza divina es celestial y busca las cosas de Arriba.
La naturaleza de la bestia se satisface con las posesiones terrenales, mientras que la naturaleza divina busca justicia, gozo y paz en el Espíritu Santo. La naturaleza divina encuentra su satisfacción en hacer la voluntad del Padre. La persona cuyo foco este puesto sobre las cosas de arriba va a usar las cosas de este mundo con moderación. Pablo escribió a los creyentes en Corinto advirtiéndoles en contra de ser atraído por todas las cosas materiales que estaban alrededor de ellos en abundancia.
1Co 7:29-31 LBLA Mas esto digo, hermanos: el tiempo ha sido acortado; de modo que de ahora en adelante los que tienen mujer sea como si no la tuviera; (30) y los que lloran, como si no lloraran; y los que se regocijan, como si no se regocijaran; y los que compran, como si no tuvieran nada; (31) y los que aprovechan el mundo, como si no lo aprovecharan plenamente; porque la apariencia de este mundo es pasajera.
Los días son realmente cortos, y el Señor volverá pronto para recompensar a cada hombre y mujer en función de su trabajo. ¿Qué va a decir Cristo de nosotros? ¿Nos felicitará por dedicar una gran parte de nuestra vida a la autocomplacencia y a adquirir cosas que perecerán? ¿Será capaz de identificar dónde nos abrazamos a la cruz en la zona de nuestros deseos, para que pudiéramos buscar Su voluntad y deseos?
Otra razón por la que estoy dando mucho énfasis a este asunto es que el libro de Apocalipsis revela que la mayoría de la Iglesia está destituida de la voluntad de Dios en estos asuntos. Hemos leído de la Iglesia en los últimos días que se representa como una prostituta que monta sobre una bestia. Esta ramera es descrita con palabras que indican que ella está enfocada a lo material cuando en su lugar debería tener una devoción pura a Cristo en su corazón. Leemos de esta ramera:
Apo 17:4 LBLA La mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada con oro, piedras preciosas y perlas, y tenía en la mano una copa de oro llena de abominaciones y de las inmundicias de su inmoralidad,

Apo 18:7 LBLA Cuanto ella se glorificó a sí misma y vivió sensualmente, así dadle tormento y duelo, porque dice en su corazón: "YO estoy SENTADA como REINA, Y NO SOY VIUDA y nunca veré duelo".
Algunas de las cosas excepcionales que marcan a esta ramera son su vida sensual, su énfasis en ella misma, y la gran atención a la forma en que está adornada con la riqueza del mundo. Ella no escatima esfuerzos ni gastos para gratificarse, elige prodigarse a sí misma con todo lo que ella desea, y ella aborrece el sufrimiento de la cruz. Ella desea evitar todo luto, todo el sufrimiento, todo el dolor, tratando de pasar sus días en la comodidad y la facilidad. Pedro vio el peligro de la iglesia, de entrar en la prostitución con el mundo en su días, y habló fuertemente amonestando a los santos.
Stg 4:3-4 LBLA Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres. (4) ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.
Todo lo que necesita para calificarse como un enemigo de la cruz es dedicarse a la búsqueda del placer, la comodidad o facilidad. Muchos son los santos serán atrapados en una búsqueda de las cosas del mundo cuando Cristo regrese.
Luc 17:26-30 LBLA Tal como ocurrió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre. (27) Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos. (28) Fue lo mismo que ocurrió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, construían; (29) pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los destruyó a todos. (30) Lo mismo acontecerá el día en que el Hijo del Hombre sea revelado.
Había mucho libertinaje en Sodoma, como cuando Pablo enumera los pecados de la homosexualidad, el robo, el adulterio y la fornicación entre las cosas que mantendrían a los hombres y mujeres fuera del Reino de los Cielos. Sin embargo, Lucas cita al Señor diciendo que Sodoma estaba enfocada en comer y beber, y en comprar y vender y en la siembra y la construcción. ¿Son estas las cosas malas? ¿No el hombre necesita comer? ¿Es malo que el hombre viva en una casa o plante cultivos para comer? No, pero muchas personas tienen la actitud del hombre del que Cristo hablaba en Su parábola:
Luc 12:16-21 LBLA También les refirió una parábola, diciendo: La tierra de cierto hombre rico había producido mucho. (17) Y pensaba dentro de sí, diciendo: "¿Qué haré, ya que no tengo dónde almacenar mis cosechas?" (18) Entonces dijo: "Esto haré: derribaré mis graneros y edificaré otros más grandes, y allí almacenaré todo mi grano y mis bienes. (19) "Y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes depositados para muchos años; descansa, come, bebe, diviértete". (20) Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclaman el alma; y ahora, ¿para quién será lo que has provisto?" (21) Así es el que acumula tesoro para sí, y no es rico para con Dios.
Los santos pueden razonar que no tienen graneros, ni han construido ellos mismos unos más grandes. Los bienes de la época actual no pueden ser colocados en graneros, pero se colocan en los hogares. ¿Cuántos santos han comprado una casa más grande, ya que inspeccionaron todos sus bienes y decidieron que necesitaban más espacio para almacenar todo? El profeta Ezequiel describe, además, la transgresión de Sodoma con estas palabras:
Eze 16:49-50 LBLA He aquí, esta fue la iniquidad de tu hermana Sodoma: arrogancia, abundancia de pan y completa ociosidad tuvieron ella y sus hijas; pero no ayudaron al pobre ni al necesitado, (50) y se enorgullecieron y cometieron abominaciones delante de mí. Y cuando lo vi las hice desaparecer.
Es muy fácil caerse en un patrón o modelo de vida egoísta cuando estamos rodeados de una sociedad egocéntrica. Los excesos del mundo alrededor de nosotros nos rodean por todas partes. La gente se sacia a sí misma, mientras se hace de la vista gorda para con los necesitados alrededor de ellos. Así no deberíamos ser los santos de Dios, como hijos de Dios deberíamos tener nuestros ojos vueltos hacia el Salvador y una búsqueda solo de Él. "Las cosas de la tierra deberían crecer extrañamente en la penumbra a la luz de Su gloria y de Su gracia”.
Hay una cruz para todos los santos a tener en cuenta respecto al gasto, sus adquisiciones y consumo. Nuestra vida va a ser una manifestación de la naturaleza de la bestia que se centra en las adquisiciones y el consumo, o será una expresión de la naturaleza divina que da y donde las cosas de esta Tierra no se tienen en una bodega.
Pensemos por un momento en lo que las palabras de Pablo a los santos en Corinto realmente significan. Él dijo, "los que compran, [deben ser] como si no poseyeran; y los que disfrutan de este mundo, como si ellos no hicieran pleno uso de él".
Usemos una casa como un ejemplo, porque vemos casas específicamente nombradas en el libro de los Hechos como una de esas cosas que los santos no reclamaban como de su propiedad, sino que en algunos casos se ponían en venta para dar el producto a las necesidades de la Iglesia, y en otros casos para la apertura de sus hogares para el beneficio de la Iglesia y las necesidades de los santos.
¿Qué significará comprar una casa, y vivir como si no la poseyéramos? Un significado claro se da en el libro de los Hechos, donde se nos dice que nadie dijo que nada de lo que poseían era de su propiedad. Tal idea es realmente extraña a los santos hoy. Podemos pensar: "Yo compré esta casa y es mía. Es para mí uso personal y el de mi familia. Otros no tienen el mismo derecho a esta casa que yo". ¿Tienen una medida de esta actitud en el ejemplo de los primeros santos y el ejemplo de Cristo y de los apóstoles? ¿Refleja una mente que está puesta en la voluntad de Dios por encima de todas las cosas?

Supongamos que Dios quiere que usted y su familia vallan a otro lugar para ministrar. ¿Usted estaría libre de ir, o estaría atado a sus posesiones? Razona: "Yo no puedo ir porque tengo una casa bonita y un buen trabajo y una vida cómoda dónde estoy".
Si su pensamiento refleja tales ideas entonces usted no está viviendo como si no poseyera nada. Ni está viviendo exclusivamente para la voluntad de Dios. Su actitud refleja que está viviendo en parte para Dios y en parte para ti mismo, y cuando estos dos intereses chocan usted tendrá que elegir a cuál de ellos va a servir. Es por esto que Cristo dijo:
Luc 16:11-13 LBLA Por tanto, si no habéis sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿quién os confiará las riquezas verdaderas? (12) Y si no habéis sido fieles en el uso de lo ajeno, ¿quién os dará lo que es vuestro? (13) Ningún siervo puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.
La frase, "Por tanto, si no habéis sido fieles en el uso de las riquezas injustas, ¿quién os confiará las riquezas verdaderas?", fueron las palabras que el Espíritu utilizó para llamar mi atención y me llamaron al arrepentimiento. Comprendí de estas palabras que si no podía actuar con fidelidad con lo que las Escrituras RV llaman "riquezas injustas", entonces, ¿cómo podría confiarme Dios a mí las verdaderas riquezas espirituales. Si yo no le obedecería al renunciar a la codicia, y el gasto independiente, huyendo de la esclavitud de la deuda financiera, entonces, ¿cómo podría Dios confiarme cualquier gran unción, o abrirme a mí los misterios de Su Palabra? El principio que se encuentra en las Escrituras es que los que son fieles en las cosas pequeñas se les dará mayores cosas.
¿Alguna vez se ha quejado de que las Escrituras no eran tan abiertas y reveladoras para usted como lo son para otras personas? ¿Se ha preguntado por qué algunas personas parecen tener una mayor unción para ministrar la vida de Cristo a los demás que usted mismo?
La razón podría ser que no ha demostrado que es fiel con las cosas pequeñas con el fin de que Dios pueda confiarle mayores cosas. Puede ser que usted no ha abrazado la cruz en el área de la gestión de su dinero y hábitos de consumo y en su adquisición de las cosas de este mundo, y porque no has sido fiel en cosas que son "injustas" Dios no puede confiarle las cosas que son santas.
El Espíritu me convenció de que este fue el caso en mi propia vida hace algunos años, y por esta razón lo invité a llevarme a un lugar de muerte a aquellas áreas de mi vida donde yo no estaba sometiéndome a Él.
Esto llevó a un doloroso proceso de la entrega, donde mi carne fue colocada en una cruz y mis deseos egoístas y hábitos de gasto intencionales fueron crucificados. Al mismo tiempo que comencé entrar en la fidelidad en el uso del dinero y en mi actitud hacia los bienes terrenales, entonces el Espíritu comenzó a darme una idea de las cosas espirituales que anteriormente habían estado ocultas.
Santos, debemos tener en cuenta que al codiciar cosas de este mundo, estamos negociando distanciarnos de las verdaderas riquezas espirituales. Prefiero ser un hombre pobre y sabio que un hombre rico y tonto. Yo preferiría tener riquezas que son eternas e inmarcesibles antes de amasar una inmensa fortuna en las cosas que son corruptibles y perecen.
La cruz es un instrumento increíble. En la cruz, morimos a la naturaleza inferior, con sus pasiones y deseos, pero entramos en los reinos celestiales y nos convertimos en participantes de tesoros espirituales impresionantes. Los que abrazan la obra de la cruz más ganarán. Los que evitan el sufrimiento de la cruz van a sufrir la mayor pérdida.
Dentro de la Iglesia hay muchos enemigos de la cruz, y este hecho nos debe traer gran pena y nos debe llevar a llorar. La vida espiritual de la Iglesia está en marea baja porque muy pocos han abrazado la cruz del discípulo. Quiera Dios que muchos puedan abrir sus ojos para discernir la pérdida incalculable que se abre ante ellos.
Hay una historia real que relata cómo algunos de los primeros colonos y comerciantes de América compraron la isla de Manhattan a los indios por algunas baratijas. Manhattan es ahora una de las piezas más valoradas de bienes raíces en el mundo y un reportaje hace un tiempo dijo que algunos indígenas están demandando a recibir una compensación por este comercio desastroso que hicieron.
No habrá oportunidad de negociar con Dios cuando esta vida haya terminado. El comercio que hicimos se mantendrá. Si elegimos un par de baratijas y chucherías de este mundo sobre los tesoros espirituales eternos vamos a llorar y a gemir y rechinar los dientes en dolor por nuestra locura.
Cuando miro a la Iglesia de esta hora veo una gran pobreza celestial. La mayoría de los cristianos han decidido llevar a cabo aquello que perece, y como Esaú cuyo apetito natural le llevó a cambiar su primogenitura por un plato de estofado, también hoy muchos santos comercian afuera una inmensa e inmarcesible herencia con el fin de satisfacer su apetito por las cosas de la Tierra. Hay una advertencia en las palabras escritas sobre Esaú:
Heb 12:17 LBLA Porque sabéis que aun después, cuando quiso heredar la bendición, fue rechazado, pues no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas.
Esaú no encontró dentro de sí mismo la motivación para gobernar sobre sus apetitos naturales y los deseos de la carne. Su fracaso en abrazar la cruz y poner su carne a muerte resultó en una gran pérdida que luego lloró amargamente.
Un apetito por las cosas de este mundo es algo con lo que nacemos, y podemos elegir entre gobernar y someter a estos apetitos con el fin de buscar las cosas de arriba, o podemos vivir para satisfacer estos deseos terrenales y comerciar con nuestros derechos de nacimiento.
Hay en esta hora todavía hay espacio para el arrepentimiento, pero se hace tarde y pronto habrá terminado. Busque a Dios mientras puede ser hallado y apártese del encanto de las cosas de este mundo. Mantenga todas las cosas sin apretarlas y tenga la actitud que usted no posee nada aquí. No gaste su fuerza en busca de cosas que están destinadas a perecer, sino en buscar las verdaderas riquezas que están en Cristo. Los placeres de esta vida son fugaces, pero los que buscan el placer de la presencia de Dios disfrutarán de ella para siempre.

Si usted ha visto la cruz del discípulo como un enemigo que hay que evitar, entonces reconsidérelo. La cruz es el instrumento sobre el que asesinamos la naturaleza de la bestia y liberamos lo que es divino. Satanás desprecia la cruz, pero Cristo la abrazó. Vamos a seguir los pasos de uno de ellos.

(Traducción de Bayron E. Mansilla)

No hay comentarios:

Publicar un comentario