TRADUCTOR-TRANSLATE

666 - EL NÚMERO DE LA BESTIA (Cap. IX de "La Marca De La Bestia"), Joseph Herrin



A lo largo de este libro he tratado de centrar la comprensión espiritual de la abundante simbología relacionada con la bestia. Ha habido mucho debate sobre el significado del número que se da para representar a la bestia, y creo que Dios nos quiere hacer entender este número y no estar en duda. Que Dios desea que tengamos conocimiento se revela en la siguiente escritura:
Apo 13:18 LBLA Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, que calcule el número de la bestia, porque el número es el de un hombre, y su número es seiscientos sesenta y seis.
Juan declara que es posible entender este simbolismo. Esto no es una de esas cosas que Dios le dijo a Juan para sellar. En su lugar, se nos dice que los que tienen entendimiento pueden llegar al significado de este número. El número se refiere específicamente a un hombre, y el número de este hombre es 666.
Muchos han intentado descifrar este enigma, y han utilizado diversos medios para hacerlo. Uno de los métodos más comunes en los días pasados y presentes es a través del estudio de la Gematría. En hebreo y griego, así como algunos otros idiomas, cada carácter alfabético tiene un valor numérico correspondiente. Sumando el valor de cada carácter alfabético en un nombre o título, se puede llegar a un valor numérico. De esta manera, muchos han demostrado que varias personas a lo largo de la historia, desde la antigua Nimrod hasta los Papas romanos pontífices de estos días, así como diversas figuras políticas mundiales, tienen nombres y títulos cuyo valor numérico correspondiente ha sido el número 666.
No es mi intención de refutar cualquiera de estas asociaciones entre los individuos y el número 666. De hecho, creo que muchas de ellas son válidas y correctas. Sin embargo, sólo porque podemos decir que los romanos pontífices han dado como resultado este número, o que podamos vincularlo a alguna otra figura pasada o presente, no podemos declarar que esto es prueba suficiente de que sean la bestia. Estos individuos pueden haber manifestado la naturaleza de la bestia, al igual que multitudes de hombres y mujeres a través de las edades, pueden haber sido incluso instrumentos clave de Satanás en su guerra contra los elegidos de Dios, pero en este libro queremos profundizar más en la mayor comprensión de este simbolismo y, con la ayuda de Dios y la unción que Él ha dado a Sus escogidos, esperamos que lo haga.
Uno de los problemas que veo en declarar que los Papas, o algunas otras personas, son la persona a quien este número indica, es que la influencia de estos hombres sobre la humanidad no ha sido universal. Yo creo que Juan está hablando de lo que es una amenaza para todos los hombres, y que todos los santos tienen una oportunidad de vencer. Ha habido épocas en que los papas sostuvieron tremendo poder sobre una gran parte del "mundo civilizado", pero incluso en su cenit no tenían poder sobre todos los hombres. Con el advenimiento de la Reforma el poder de los Papas comenzó a menguar, y aunque todavía tienen una gran influencia en el mundo de hoy, no son alguien, o algo, a lo cual todos los hombres deban vencer.
Ya hemos visto que desde el primer capítulo de la Biblia, tanto el hombre como la mujer tenían mandato para someter y gobernar sobre todas las bestias. Ya que Adán y Eva estaban a la cabeza de la raza humana, este mandato es universal y se ha aplicado a todos los que han nacido de mujer. El dominar sobre las bestias es una orden universal, y ningún hombre, mujer o niño está exento de este mandato de Dios.
Por lo tanto, cuando leemos de la bestia, su imagen y el número de su nombre en el libro de Apocalipsis, y cuando leemos también que hay un grupo de vencedores que han logrado la victoria sobre estas cosas, lo que se está declarando es algo que es universal y en la que todos los santos han de entrar en la batalla y buscar la victoria.
La lucha contra la naturaleza de la bestia comenzó con Adán y Eva cuando fueron encontrados por la serpiente, la más astuta de todas las bestias, cuando aún estaba en el Jardín del Edén. Esta lucha ha continuado a lo largo de todas las edades del hombre. Debido a la universalidad de esta lucha, y en la luz del mandamiento de Dios para toda la humanidad de dominar y gobernar sobre las bestias, yo creo que los que están tratando de identificar a un hombre en particular como la bestia están en el camino equivocado.
Usted puede preguntar, "¿Acaso no leemos que el número de la bestia es el número de un hombre?" Sí, lo hicimos. Pero debemos preguntarnos: "¿Qué hombre?" Las Escrituras nos dicen que sólo ha habido dos hombres que han vivido, el primer Adán y el segundo Adán, quien también es llamado el último Adán. El nombre Adán significa literalmente "hombre" y ocurre 552 veces en el Antiguo Testamento. En la mayoría de los casos, se traduce como "hombre", y sólo cuando se utiliza como nombre de una persona o un pueblo se lo representa como "Adán". La palabra correspondiente en el Nuevo Testamento es la palabra griega "anthropos" y nos encontramos con esta palabra que ocurre 561 veces.
Es en el siguiente pasaje de la Biblia leemos acerca de estos dos hombres:
1Co 15:45-49 LBLA Así también está escrito: El primer HOMBRE, Adán, FUE HECHO ALMA VIVIENTE. El último Adán, espíritu que da vida. (46) Sin embargo, el espiritual no es primero, sino el natural; luego el espiritual. (47) El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre es del cielo. (48) Como es el terrenal, así son también los que son terrenales; y como es el celestial, así son también los que son celestiales. (49) Y tal como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.
El apóstol Pablo, escribiendo bajo la inspiración del Espíritu Santo, identifica el primer Adán como el primer hombre. Se identifica a Cristo como el postrer Adán, y él también lo llama "el segundo hombre". Pablo afirma además que, a pesar de todo, los que hemos traído la imagen del primer hombre, ahora estamos llamados a llevar la imagen del segundo hombre. Como ya hemos discutido en este libro, no todos los hombres alcanzan a la imagen y semejanza de Dios en esta edad. Algunos se aferran obstinadamente a la imagen del terrenal.
Juan esta hablando de estos dos hombres, y los tiene a la vista cuando afirma que el número 666 es el número de un hombre. Esto hace que la determinación de cual hombre está hablando sea relativamente sencilla, pues en lugar de miles de millones de hombres para elegir, tenemos sólo dos. Es muy evidente por las Escrituras que la bestia y su número no puede referirse al segundo hombre, que es Cristo Yeshua, porque Cristo completamente gobernó sobre la naturaleza de la bestia. Cristo siempre vivió para hacer la voluntad del Padre, y las Escrituras testifican además que Yeshua era la expresión misma del Padre.
Esto nos deja sólo al primer hombre, Adán, a quien Pablo describe como de la Tierra, terrenal. ¿Cómo funciona este número 666 en este primer Adán? Creo que podemos encontrar testimonios de esto en todas partes a lo largo de las Escrituras y de la naturaleza de la bestia, porque Dios es el arquitecto de ambos y Él ha puesto este sello sobre el hombre de carne. Sin embargo, me centraré en sólo un par de estos testimonios.
Comencemos con el primer capítulo de la Escritura. Leemos aquí que el primer hombre, Adán, fue creado en el sexto día del polvo de la tierra. Se acepta en general que el número seis es representativo del hombre, y en particular del hombre de carne. El número seis es un número muy interesante. Cuando multiplicamos el número seis por sí mismo (6x6) llegamos al número treinta y seis (36). Si sumamos la suma de todos los números de uno hasta treinta y seis (1+2+3+...+36=666) nos encontramos con que la suma de estos números es 666.
En el versículo 28 de Génesis capítulo 1 leemos el mandamiento de Dios para el hombre y la mujer de "multiplicarse". Esta multiplicación se realiza a través de la unión del hombre y la mujer. Dado que tanto Adán y Eva eran de la tierra, terrenales, ellos sólo producen descendencia que también es de la tierra. Podían producir almas vivientes, pero su unión no podía producir espíritus. Por lo tanto, la multiplicación de Adán y Eva, el hombre de carne (6) multiplicado con mujer de carne (6), sólo puede producir más de lo mismo (36). Si vamos a calcular el valor de su descendencia sumando a todos ellos se llega a 666.
Debido a que Adán y Eva se inclinaron a la bestia, todos sus hijos estaban sujetos a la naturaleza de la bestia. Ellos fueron marcados o grabados con esta naturaleza y sujetos a la vanidad y la ira. Dios Tomaría la semilla divina y la uniría con la mujer para producir un hombre que era totalmente hombre y totalmente Dios. Este hombre era el Cristo, el cual, siendo la imagen de carne era sin pecado. Este segundo hombre no era terrenal (bestial), sino celestial. Debemos experimentar un segundo nacimiento, un nacimiento espiritual que surge de la semilla de Cristo, para que podamos escapar de la esclavitud de la carne y vivir como creaciones celestiales.
1Pe 1:23 LBLA Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece.
Volvamos al hombre de carne y su relación con el número 666. Dios es el autor de toda la Creación y Él ha revelado Sus maravillosas verdades a través de ella. Cuando la ciencia moderna ha avanzado, la verdadera ciencia sólo ha servido para confirmar el diseño maravilloso de Dios en la Creación.
Hoy en día, los científicos entienden que hay ciertos elementos que se encuentran en abundancia en todo el universo. Un elemento que es esencial para toda la vida, y que se encuentra en todas las formas de vida orgánicas es el carbono. Ningún otro elemento está vinculado a la vida en la medida en que está ligado el carbono. Por lo tanto a menudo oímos las "formas de vida basadas en carbono". Las formas de vida que dependen de carbono son de la tierra, terrenales. Por lo tanto, no debería sorprendernos si encontramos en el elemento carbono un testigo de la bestia, y hasta el número de la bestia.
Todos los elementos se clasifican por el número de protones, electrones y neutrones que están presentes dentro de ellos. No hay dos elementos que sean iguales. Sólo en el elemento carbono encontramos seis protones, seis electrones y seis neutrones. Por lo tanto, la vida de toda carne está marcada con el número 666. ¿Podría Dios haber grabado más profundo este sello sobre las formas de vida terrestres? Considere ahora las siguientes palabras del apóstol Pablo:
1Co 15:50-53 LBLA Y esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni lo que se corrompe hereda lo incorruptible. (51) He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados (52) en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final; pues la trompeta sonará y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. (53) Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad.
La carne no puede heredar el reino de Dios. Lo que se marca con el número 666 no puede heredar el reino de Dios. Incluso después de que los hombres han nacido de nuevo del Espíritu todavía caminan en cuerpos de carne de pecado. Por lo tanto, estos cuerpos deben ser puestos afuera antes que los santos pueden entrar en la presencia de Dios. Todo lo que se refiere a la bestia debe ser inmolado.
¿No es una maravilla que a lo largo del Antiguo Testamento vemos ordenanzas establecidas y practicas por las cuales un animal tenía que ser sacrificado para que los hombres entraran en la presencia de Dios en el templo? Estas cosas son un símbolo de la necesidad del hombre de matar a la bestia que habita en su cuerpo con el fin de entrar en la presencia de Dios. Estas ordenanzas carnales del Antiguo Testamento fueron incapaces de liberar a los hombres de la esclavitud del pecado, y tenían que repetirse año tras año. Sólo en Cristo ha sido totalmente expiado el pecado una vez por todas, para que podamos ser liberados del pecado y hechos siervos de la justicia.
En este momento, los que han nacido de nuevo son una casa dividida. Hay guerra entre la carne contra el Espíritu y del Espíritu contra la carne, y estos dos se oponen entre sí. La carne no puede heredar el Reino de Dios y por lo tanto debe ser crucificada. Los que andan según el Espíritu, han crucificado la carne con sus pasiones y deseos, y un día van a dejar a un lado la carne de pecado y tomar sobre sí mismos cuerpos espirituales glorificados a la imagen de Cristo.
Es pues el 666, la carne, la naturaleza animal, que debe ser vencida, y todos los santos somos llamados a someterla y gobernar sobre ella. En nuestra carne no mora el bien, y debemos someter nuestros cuerpos y mantenerlos bajo sujeción al Espíritu. No es un Papa Romano o algún gobernante político al que los santos deben vencer, a pesar de que existen hombres en abundancia que llevan el sello de la bestia, y que son enemigos de los santos de Dios. La mayor, la más profunda y la mejor comprensión universal del número o identidad de la bestia es que apunta al primer hombre, Adán, y su naturaleza pecaminosa que se convirtió en la herencia de todos sus hijos. Este número es el número de un hombre, y todos los hombres hemos sido llamados a despojarnos del hombre viejo y revestirnos de Cristo,
Rom 6:6 LBLA sabiendo esto, que nuestro viejo hombre fue crucificado con El , para que nuestro cuerpo de pecado fuera destruido, a fin de que ya no seamos esclavos del pecado;
La lucha universal de la humanidad es despojarse del viejo hombre, el primer Adán, que está marcado con el número 666, y colocarse en el hombre nuevo, en el último Adán, que es el Señor Yeshua el Mesías (marcado con el 888). Hemos tratado mucho con la naturaleza de la bestia hasta ahora en este libro, y hemos visto en las Escrituras que Dios ha dado mandato al hombre y la mujer de someter y gobernar sobre las bestias. En otro tipo, ahora vemos que Dios representa esto como una lucha entre dos hombres, el primer Adán y el Último Adán. Uno de estos hombres es de la tierra, terrenal, y el otro de los hombres es del Cielo, celestial.
Todos los hombres se inclinarán a uno de ellos. Cuando leemos en el libro de Apocalipsis que algunos hombres tendrán la victoria sobre la bestia, su imagen y el número de su nombre, estamos leyendo lo mismo que el apóstol Pablo habló sobre el contraste entre el viejo y el nuevo hombre. Pablo escribió más de esta lucha a los santos en Éfeso.
Efe 4:17-24 LBLA Esto digo, pues, y afirmo juntamente con el Señor: que ya no andéis así como andan también los gentiles, en la vanidad de su mente, (18) entenebrecidos en su entendimiento, excluidos de la vida de Dios por causa de la ignorancia que hay en ellos, por la dureza de su corazón; (19) y ellos, habiendo llegado a ser insensibles, se entregaron a la sensualidad para cometer con avidez toda clase de impurezas. (20) Pero vosotros no habéis aprendido a Cristo de esta manera, (21) si en verdad lo oísteis y habéis sido enseñados en El, conforme a la verdad que hay en Jesús, (22) que, en cuanto a vuestra anterior manera de vivir, os despojéis del viejo hombre, que se corrompe según los deseos engañosos, (23) y que seáis renovados en el espíritu de vuestra mente, (24) y os vistáis del nuevo hombre, el cual, en la semejanza de Dios, ha sido creado en la justicia y santidad de la verdad.
Pablo declara que el nuevo hombre ha sido creado a semejanza de Dios en justicia, santidad y verdad. Sabemos que estas palabras son descriptivas de Cristo, y que son descriptivas de todos los que son conformes a la imagen de Cristo. Debemos dejar a un lado el viejo hombre que lleva la marca de la bestia 666, que está viciada conforme a los deseos engañosos, y ser revestidos de Cristo. Sólo aquellos que someten y gobiernan sobre el viejo hombre con sus deseos bestiales se puede decir que han alcanzado la victoria sobre la bestia, su imagen y el número de su nombre.

¿No es evidente que un hombre podría resistir la influencia de un Papa o un emperador, o de algún otro déspota malvado, y aun así dejarse gobernar por la naturaleza de la bestia dentro de sí mismo? Es el viejo hombre al que todos los santos son llamados a poner a un lado y tener la victoria sobre él, con todas sus pasiones y malos deseos. Ninguno puede alcanzar a la imagen de Dios si no ha vencido la imagen del hombre bestial. Creo que esta es la comprensión más profunda del simbolismo del número 666 y el hombre a quien representa.

(Traducción de Byron E. Mansilla)

No hay comentarios:

Publicar un comentario