TRADUCTOR-TRANSLATE

APOCALIPSIS 4/Parte 1: DESPUÉS DE ESTAS COSAS (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones

7 de enero 2016



El cuarto capítulo del libro de Apocalipsis se correlaciona con la cuarta letra del alfabeto hebreo: daleth, "una puerta abierta". Comienza con Apocalipsis 4: 1,

Después de estas cosas miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo, y la primera voz que oí, como el sonido de una trompeta, hablando conmigo, dijo: "Sube acá, y yo te mostraré lo que debo llevar a cabo después de estas cosas".

Dice: "Después de estas cosas". ¿Después de qué cosas? Se refiere al tiempo después de las siete iglesias. Pero como hemos visto, hay más de un nivel de interpretación en lo que se refiere a las siete iglesias. La comprensión más inmediata es que "después de estas cosas" significa "después de estas revelaciones que fueron dadas a Juan, Cristo habló a Juan mismo, invitándole a venir más alto en el reino del Espíritu, a fin de recibir una mayor revelación de cosas que vendrán.

Sin embargo, cuando entendemos que las siete iglesias son siete eras de la historia de la iglesia, no hay que estirar la imaginación para decir que esta puerta abierta debía ser presentada a los que vivieran en la era posterior a Laodicea. La hora de las siete iglesias se limitó al marco del reinado del rey Saúl que reinó cuarenta años y estableció el reinado de 40 Jubileos de la Iglesia en la Edad de Pentecostés. Desde el año 33 dC, cuando comenzó esta era, hasta 1993 tuvo cuarenta Jubileos.

Por lo tanto, podemos decir que "después de estas cosas" se refiere a cualquier momento después del 30 de mayo de 1993, que fue el Pentecostés de ese año. Sé algo acerca de esta puerta abierta en la experiencia personal, porque poco después, la palabra del Señor vino, dándome instrucciones para que dictara mi primera "llamada a las armas" con el fin de dirigir la campaña de oración jubilar en noviembre de 1.993.

Mi propia vida ha sido un tanto de patrón profético sometido a estos ciclos a largo plazo. En años anteriores (durante los últimos 12 años de la era de Laodicea) fui entrenado en las áreas de intercesión y guerra espiritual. Durante ese tiempo, Dios me contuvo, porque mi ministerio era para la era siguiente, que no comenzó hasta la muerte de “Saúl· en 1993. Cometí muchos errores durante esos años de formación, como todos, pero aprendí mucho más de mis errores que de cualquier éxito que yo tuve.

De hecho, era necesario cometer esos errores, porque la mayoría de ellos eran errores que el reino pentecostal ha cometido en los últimos años, a menudo sin darse cuenta de lo que estaba haciendo. Al pasar de una edad a otra, empecé a salir de la misma ceguera que aflige a Laodicea y comencé a ser sanado cuando la revelación de Dios se agitó dentro de mí y me abrió los ojos a la imagen completa del Plan Divino.

Una cosa surgió claramente del tiempo de formación: los errores siempre se arraigan en nuestra ignorancia o percepción errónea de la Ley. Me enteré de que la Ley no era solo un límite moral, sino toda una forma de vida sometida a la dirección del Espíritu Santo. Más que esto, la Ley profetiza, porque revela el Plan Divino de la Tierra, Sus juicios, y Sus votos al intervenir en la historia para salvar a la humanidad.

En ese sentido, podría personalizar Apocalipsis 4: 1 y aplicarlo a mi propio ministerio y llamado en la vida. "Después de estas cosas" (1993) una puerta abierta en el cielo, como para invitarme a "sube acá", para que Él me pudiera mostrar "las cosas que sucederán después de éstas". La Campaña de Oración Jubileo, efectivamente, abrió las compuertas de la revelación sobre el derrocamiento de Misterio Babilonia y el Reino de Dios que iba a sustituirlo por la unción del fiesta de los Tabernáculos.


El Harpazo
Gran parte de las imágenes de la iglesia del "arrebatamiento" de los santos en términos del "rapto", son sin darse cuenta de que este evento tiene sus raíces en la fiesta de los Tabernáculos. Sin entender esta fiesta, no es posible tener una imagen clara de la profecía sobre la Segunda Venida de Cristo y el "arrebatamiento" (griego: harpazo; latín: rapto) de los santos.

Muchos maestros de la Biblia identifican Apocalipsis 4: 1 como el "rapto de los santos", ven la invitación "sube acá" como una profecía del rapto al final de la Era de la Iglesia. Sin embargo, ninguno de los maestros del rapto tenía ningún conocimiento real de la fiesta de los Tabernáculos, y así esta enseñanza fue desarrollada en la ignorancia de las profecías fundacionales más importantes que hablan de la Segunda Venida de Cristo. Su enseñanza, entonces, fue deformada inevitablemente.

No fue sino hasta 1950 que algún estudio serio de los Tabernáculos fue hecho en el contexto de la Nueva Alianza. Antes de la publicación del libro de George WarnockLa Fiesta de los Tabernáculos (http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2012/11/la-fiesta-de-los-tabernaculos-pdf-por.html) en 1952, la mayoría de los estudios se han hecho por los judíos que vieron a través de la lente de la Antigua Alianza. Pocos entendieron que los dos conjuntos de días de fiesta (abril-mayo y septiembre-octubre) profetizaban de las dos obras de Cristo.

Maestros de la Biblia han sabido por mucho tiempo, por supuesto, que Cristo murió para cumplir con la fiesta de la Pascua, fue resucitado de entre los muertos y presentado al Padre en la Ofrenda de la Gavilla, y que la fiesta de Pentecostés se cumplió en Hechos 2 con el derramamiento del Espíritu Santo. En cada caso, el momento de la fiesta estableció la fecha de su cumplimiento.

Sin embargo, por alguna razón no llevaron esto más adelante en lo que respecta a la segunda serie de los días de fiesta. La Fiesta de las Trompetas (Rosh Hashaná) profetiza de la resurrección de los santos muertos. El Día de la Expiación profetiza del arrepentimiento de la Iglesia por su falta de fe. El primer día de Tabernáculos las profetiza de la transformación ("cambio", 1 Corintios 15:51) de los vencedores que estén vivos durante ese tiempo. La mitad de Tabernáculos profetiza de la venida de Cristo con el fin de unir la Cabeza con el Cuerpo del Hombre de la Nueva Creación. El octavo día de Tabernáculos profetiza del real harpazo, el "arrebatamiento" de estos santosA continuación, se presentan al Padre como los "hijos de Dios" en la misma manera que Cristo, la Cabeza, fue presentado como el Hijo de Dios, poco después de Su resurrección, cuando el sumo sacerdote meció la gavilla de cebada en el templo a la tercera hora de el día.

Una vez que estos santos son reconocidos por los Tribunales del Cielo y están facultados con toda la autoridad que su situación jurídica requiere, entonces estos hijos de Dios volverán para ser "manifestados" en la Tierra. Cada paso se presenta en la segunda serie de los días de fiesta. Los que desarrollaron la idea del "rapto" sin entender las fiestas, tendieron a agrupar todos estos eventos juntos y colocar una tribulación de siete años entre el harpazo y el regreso de Cristo a gobernar la Tierra. No entendían que la tribulación de Israel iba a durar "siete veces", o 7 x 360 años, tal como se explica en Daniel 7 y en Apocalipsis 13 (Véase Daniel, Profeta de la Edad, libro 2; http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-daniel-compilacion-provisional-dr.html).

La comprensión de las fiestas del Señor es crucial para entender el libro de Apocalipsis, porque en los últimos 150 años, este libro ha sido entendido en el contexto de la teoría del "rapto" y la interpretación futurista del libro de Apocalipsis. Antes de mediados de los años 1800, el libro se entendía principalmente por la vista historicista (que es mi propio enfoque también).


El Trono

2 al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono que estaba de pie en el cielo, y está sentado en el trono.

Cuando fue invitado Juan a "sube acá", fue arrebatado "en el Espíritu", es decir, su espíritu fue transportado al Cielo hasta el Trono de Dios. Todos tenemos más de una consciencia. Normalmente, percibimos las cosas a través de la consciencia del alma. Nuestro espíritu también tiene una mente (consciencia) propia que es independiente de la del alma.

Juan tuvo una experiencia fuera del cuerpo. No hay ninguna razón para creer que su cuerpo fue transportado al Cielo. Su alma, también, se quedó con su cuerpo. Esto implicó sólo su sede espiritual de consciencia. Aun así, como muchos han aprendido por la experiencia, hay una "ventana" que conecta el alma con el espíritu, lo que permite al alma ver (en la medida de sus posibilidades) aquello que el espíritu comunica al alma. El recuerdo consciente del alma, entonces, permite que las facultades terrenales recuerden y graben los eventos utilizando herramientas corporales (es decir, las manos de uno para la escritura).

Así que Juan fue llevado a la Sala del TronoEl que está sentado en el Trono no se identifica de inmediato, pero las palabras de los 24 ancianos de Apocalipsis 4:11, y de nuevo en Apocalipsis 5: 9, indican que es Jesucristo.


Jaspe
Apocalipsis 4: 3 Él describe,

3 Y el que estaba sentado era como una piedra de jaspe y de cornalina; y había un arco iris alrededor del trono, como una esmeralda en apariencia.

¿Cómo es que el que está sentado en el Trono en el Cielo "era como una piedra de jaspe"? ¿Por qué se utiliza esta metáfora aquí? El término jaspe significa literalmente "piedra manchada". Jasper es una piedra translúcida, más comúnmente de color rojo debido a su contenido de hierro. El hierro tiene un peso atómico de 26, que es también el valor numérico de Yahvé. Juan mismo no hubiera sabido nada de pesos atómicos, pero todo fue creado por la palabra y por lo tanto contiene revelación oculta.

Pero el jaspe también puede ser de color amarillo o verde. De hecho, el jaspe verde a menudo se ha comparado a la esmeralda, así que esto también parece estar conectado con el arco iris que aparece como una "esmeralda"- La piedra de jaspe verde colocada en un anillo de oro está en la foto del Museo de Arte Walters :



Jaspe fue una de las doce piedras en el pectoral del sumo sacerdote (Éxodo 28:20). Fue la tercera piedra en la cuarta fila. En otras palabras, era la última piedra que representa a los doce hijos de Jacob "de acuerdo a su nacimiento" (Éxodo 28:10). Benjamín fue el duodécimo hijo de Jacob.

La palabra hebrea traducida como "jaspe" es yasfeh. La traducción griega (Septuaginta) usa el término griego laspis, que era el término normalmente reservado para jaspe verdeLaspis era la forma más preciada de jaspe en tiempos antiguos.

De alguna manera, el que está sentado en el Trono se identifica con (verde) de jaspe y por tanto, también con Benjamín. El Verde así mismo habla de vida y/o resurrección. La historia del nacimiento de Benjamín profetiza de las dos obras de CristoGénesis 35: 16-18 cuenta la historia:

16 Entonces partieron de Bet-el; y cuando todavía había una cierta distancia para llegar a Efrata, Raquel comenzó a dar a luz y hubo dificultad en su parto. 17 Y aconteció que cuando estaba en el trabajo intenso que la partera le dijo: "No temas, porque ahora tienes otro hijo". 18 Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió), llamó su nombre Benoni; pero su padre lo llamó Benjamín.

Este hijo tenía dos nombres. Su madre lo llamó Benoni, "hijo de mi dolor". Cristo vino la primera vez como "varón de dolores, experimentado en quebranto" (Isaías 53: 3). Su padre lo llamó Benjamín, "hijo de mi mano derecha". Así que Cristo vendrá por segunda vez como el Señor de los Cielos, sentado a la diestra de Su Padre celestial (Hebreos 10:12). En cada caso, la posición de Cristo en el Trono en el Cielo se explica en primer lugar por el jaspe verde, que luego se refleja como un arco iris de color esmeralda, y en segundo lugar en la revelación de Benoni / Benjamín. En conjunto, la piedra de jaspe sugiere que el que está sentado en el Trono había sido levantado de entre los muertos después de convertirse en un "varón de dolores", y que ahora estaba sentado a la diestra del Padre ("Benjamín").

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones


No hay comentarios:

Publicar un comentario