TRADUCTOR-TRANSLATE

TIATIRA (529-1517dC), Parte 4/5 (Inquisición, Islam) (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


21 de diciembre 2015


La palabra "hereje" viene de una palabra griega que significa hacer una elección. Cuando los hombres eligen sus propias creencias en lugar de creer las Escrituras, es verdadera herejía. Sin embargo, en la historia posterior de los Papas afirmó que las decisiones de los Concilios de la Iglesia eran la verdad. Por lo tanto, un hereje llegó a ser definido como cualquier persona que no estuviera de acuerdo con las creencias de un reconocido Concilio de Iglesia, en lugar de la Escritura misma. Este fue el problema en los días de Jesús con el judaísmo, cuando los sacerdotes no pudieron distinguir entre la palabra de Dios y sus "tradiciones de los hombres".

H. Grattan Guinness nos dice en la página 31 de su libro, El Romanismo y la Reforma, que el Papa Pelagio dijo en el siglo VI,

"El cisma es un mal. El que se separa de la Sede Apostólica está, sin duda, en el cisma. Hacemos entonces lo que exhortamos a menudo. Empeñaos en que los que presumen de cometer este pecado sean puestos en custodia. . . No dudéis en comprimir a los hombres de este tipo, y si ellos desprecian esto, permitid que sean aplastados por los poderes públicos".

Guinness no nos dice si este era Pelagio I (557-560) o Pelagio II (577-590). Ambos fueron envueltos en tiempos cismáticos, por lo que no han podido descubrir que el Papa dijo estas cosas. Una vez más, Guinness dice del Papa Dámaso, quien fue Pontífice entre el 366 y el 384 dC,

"El Papa Dámaso, cuya elección al pontificado fue asegurada por ciento treinta y siete asesinatos, autorizó la persecución de los que hablasen en contra de cualquiera de los santos cánones, y agregó: 'No se permite ni pensar ni hablar diferente a la romana Iglesia' ... Lo que es una abreviación de entrega absoluta, toda libertad de acción o palabra, o incluso de pensamiento y de conciencia, es una herejía. Por lo tanto, todo cristiano evangélico en el mundo es, según los cánones romanos, un hereje, y como tal, susceptible de 'castigo' " (Páginas 31, 32).

Los comienzos de la persecución
En el siglo IV, cuando la Iglesia comenzó a llegar al poder, normalmente se rompió la comunión con los herejes y los expulsaron de la Iglesia. Los recuerdos del holocausto del Imperio, de la tortura y la muerte estaban todavía demasiado frescos para la Iglesia adoptar la misma política de persecución. Pero Cormenin nos dice en su Historia de los Papas, vol. 1, p. 105,

"Después de la muerte de [el Papa] Félix, se renovaron las intrigas de un sucesor. En este período, la ambición de los sacerdotes había llegado a ser muy grande; la libertad comenzó a ser desterrada de las elecciones, y solo los que tenían riquezas o amigos poderosos podían esperar a aspirar al episcopado".

El Papa Félix murió en el 529, el mismo en que comenzó la era de la iglesia de Tiatira. En pocos años, el Papa Pelagio I [557-560] dijo:

"'No le hagas caso", dijo él, "a la charla ociosa de los hombres tímidos, que culpan a la iglesia cuando se ordena una persecución con el propósito de reprimir el error, con el fin de salvar almas. Los cismas son males violentos, los cuales deben ser curados por remedios fuertes y terribles; y la Escritura y el canon nos autorizan a llamar a la ayuda de los magistrados para obligar a los cismáticos a volver a entrar en el seno de la iglesia. Hacer, pues, lo que hemos con frecuencia hemos pedido de usted; enviar al emperador, bien protegidos, a los que se han separado de la Sede Apostólica. No tienen temor por su seguridad eterna; los ejemplos de los grandes santos le enseñarán que los príncipes deben castigar a los herejes, no sólo por el exilio, sino también por la confiscación de bienes, con penas de prisión severas, y en incluso por la tortura" (Cormenin, Historia de los papas, vol. I, página 118).

La Inquisición
En el 12º siglo, la Iglesia se alarmó por el resurgimiento de la herejía entre los albigenses en el sur de Francia. Esto llevó a la creación de la Inquisición por el Papa Gregorio IX en 1231 dC. No fue mucho antes de que la tortura se convirtiera en el método más popular de los inquisidores para la eliminación de la herejía.

Los albigenses eran dualistas que creían que todo era una lucha entre dos dioses: uno bueno y otro malo. El buen Dios era Jesucristo, el Dios de la luz, la bondad y el espíritu; mientras que el dios del mal, Satanás, era el dios de la oscuridad, el mal, y la materia. Ellos creían que Satanás era el dios del Antiguo Testamento; mientras que Jesucristo el Dios del Nuevo Testamento.

Esta creencia había florecido durante siglos a lo largo del Mediterráneo desde que los maniqueos habían predicado en el siglo III. Todavía tiene influencia en diversos grupos de la actualidad, lo que se manifiesta principalmente por el aborrecimiento de la Ley o de Yahwéh mismo por los hombres. También se ve en la forma en que el concepto de la resurrección de los muertos ha sido socavada. (Vea nuestro folleto, El Propósito de la Resurrección).

Y por eso, estamos de acuerdo en que los albigenses se equivocaron en sus doctrinas y conceptos de Dios. Sin embargo, creemos que la tortura y el asesinato sancionados por la Inquisición no eran la respuesta al problema. Si los hubieran dejado solos sufriendo bajo las injusticias de su propia sociedad antinómica (contradictoria entre dos preceptos legales), habrían aprendido por sí mismos que los hombres imperfectos necesitan leyes para su protección (1Timoteo 1: 9), o de lo contrario, habrían perdido a sus miembros cuando el grupo se autodestruyera por la anarquía.

La Inquisición se llevó a cabo directamente bajo la dirección papal. Su alcance fue mucho más allá de erradicar a los puntos de vista dualistas de los albigenses. Se trató de destruir todas las herejías todas las opiniones que eran contrarias a doctrina de la Iglesia establecida o que amenazaran la autoridad absoluta del Papa sobre las mentes de los hombres. En 1252 dC el Papa Inocencio IV sancionó oficialmente el uso de la tortura para forzar confesiones y hacer a los herejes retractarse de sus puntos de vista. Durante los siguientes 250 años Europa estaba empapada con la sangre de los culpables de pensar o hablar diferente de la iglesia romana. Era tan malo que incluso el profesor católico Rossetti escribió:

"Hace sangrar el corazón de un verdadero cristiano pensar en este error fatal de la Iglesia latina, que al perseguir a los demás sentó las bases de su propia ruina irreparable. Que las opiniones sostenidas por los llamados herejes eran muy perjudiciales para la Iglesia de Roma no se puede negar, pero los medios utilizados para destruirlos eran, entre todos los demás, los más propensos a fortalecerlas y hacerlas más profundamente arraigadas. Daniel y San Juan predijeron que el delegado de Satanás usaría crueldades horribles e inundaría Babilonia con la sangre de los mártires de Cristo; y el Papa, para demostrar que no era ese delegado, hizo uso de crueldades horribles y causó que Roma se desbordarse con lo más puro de la sangre cristiana" (Guinness, p. 34).

Literalmente millones de cristianos fueron condenados a muerte, ya sea directa o indirectamente por la Iglesia en la guerra contra el pensar diferente. Por último, en el V Concilio de Letrán de la Iglesia (1512-1517), A. Pucci, un cardenal de la Iglesia, dijo al Papa,

"Todo el cuerpo de la cristiandad ahora está sujeta a una cabeza, incluso ya nadie se opone a ti, ya nadie objeta" (Guinness, p. 37).

Tal vez quiso decir que con esto que ellos habían finalmente tenido éxito en matar a todos los herejes. Sin embargo, sólo podemos imaginar cómo Dios debe haber reído de su declaración. Ese Consejo terminó en 1517, y más tarde ese mismo año Martín Lutero provocó la Reforma Protestante clavando sus famosas "95 tesis" en la Puerta de la iglesia en Wittenberg, Baviera, el 31 de octubre, 1517.

Justo cuando la Iglesia pensó que había erradicado toda su oposición y sometido todas las cosas bajo los pies de la Iglesia Romana, su poder comenzó a caer. Tenían que volver a aprender la lección de la Roma Imperial, que cuanto más perseguía a los cristianos, más se multiplican, ya que otros veían el verdadero carácter de los dos lados y se preguntaban, ¿quién es más como Cristo?

La Reforma Protestante puso las primeras grietas en la Iglesia Romana que no pudieron ser reparadas. Así, 1517 marca el final de la Iglesia de Tiatira y el comienzo de la era de Sardis, la piedra preciosa, la Iglesia Remanente que Dios comenzó a sacar de la Iglesia Jezabel. Los vencedores se habían refinado en el fuego de Jezabel, junto con los herejes genuinos, por pensar diferente y por el deseo de obedecer a Dios antes que a los hombres.

La Reforma protestante marcó el momento en que el poder papal comenzó a declinar. Así como A. Pucci declaró que todo el mundo se había sometido finalmente a Roma, ya sea por la fuerza o por la muerte, Dios dijo: "Es suficiente". El poder espiritual de Roma había alcanzado su punto máximo, y el juicio de Dios había comenzado.


El aumento de poder para juzgar herejes
Los mensajes a las siete iglesias son realmente una visión general de la historia de la iglesia, donde Dios señala las fortalezas y debilidades de cada iglesia en las eras que representan. Como veremos más adelante, la última parte del libro de Apocalipsis, que comienza en el capítulo seis, nos da la historia de la bestia de hierro de Roma y el cuerno pequeño (iglesia) que surgió de ese imperio bestia final.

Las historias seculares y religiosas están cubiertas cada una de esta manera, aunque en realidad no se pueden separar, porque la iglesia se levantó poco a poco hacia una posición secular, así como al poder religioso. De hecho, como veremos, la iglesia compitió con muchos reyes por el poder, y la iglesia buscó muchas alianzas con otros reyes para obtener protección y por lo tanto aumentar su propio poder.

Al principio, la iglesia normalmente llevaba a los herejes para el juicio a las autoridades seculares, encabezadas por el emperador de Constantinopla. Pero en el siglo XIII, la iglesia se había arrogado la plena autoridad para juzgar a los herejes por su propio poder asumido. Por lo tanto, el Papa Gregorio IX fue capaz de instituir la Inquisición por su propio poder, en lugar de recibir la autorización de cualquier rey secular.


El ascenso del Islam
Cuando la iglesia llegó a un cierto nivel de corrupción y de conducta violenta en el siglo VII, Dios trajo juicio sobre la iglesia en forma de Islam. Este evento se describe con más detalle por medio de símbolos en Apocalipsis 9, como veremos. Por el principio de "ojo por ojo" (Éxodo 21:24), Dios levantó el Islam para juzgar a la iglesia por los mismos medios violentos como la iglesia había juzgado a los herejes.

Para el Islam, la iglesia era la hereje y sus seguidores trataron a los cristianos de la misma manera que la Iglesia había tratado a sus propios herejes. La mayoría de los cristianos vieron al Islam como "el enemigo", y no como el agente del juicio de Dios, por que sus corazones están endurecidos en lugar de estar arrepentidos. Encontramos esto profetizado en Apocalipsis 9:20, 21,

20 Y el resto de la humanidad, que no fueron muertos con estas plagas, no se arrepintieron de las obras de sus manos, a fin de no adorar a los demonios, y a las imágenes de oro, de plata y de bronce y de piedra y de madera, las cuales no pueden ver ni oír ni andar; 21 y no se arrepintieron de sus homicidios, ni de sus hechicerías, ni de su inmoralidad ni de sus hurtos.

Esto habla del Occidente cristiano en general, y profetizaba que el pueblo no se arrepentiría, incluso ante la cara del juicio divino. La iglesia no se veía a sí misma como Dios la veía, sólo los vencedores tenían la mente de Cristo durante este período de tiempo. La gran mayoría eran religiosos, pero carnales, y su visión del Islam era la misma que el pueblo de Judá después de que Dios había levantado a Babilonia para juzgar a Jerusalén por su pecado. Esta falta de conocimiento es la pesadilla de casi todas las religiones.

Inmediatamente después que la iglesia romana reclamó el derecho exclusivo para el título, "Obispo Universal" Dios levantó a Mahoma para traer juicio sobre la iglesia.

El Papa Víctor había hecho primero esta afirmación en el 192 dC, pero se vio obligado a retractarse después que el obispo Ireneo se le opuso. Sin embargo, Víctor había sentado un precedente que se iba a utilizar 414 años más tarde en el año 606 dC por el Papa Bonifacio III, que entonces afirmó que era el obispo universal, que tiene soberanía sobre todos los demás obispos católicos, a pesar de que su predecesor, Gregorio I (590- 604) había escrito, "Todo aquel que se hace llamar sacerdote universal o desea ser llamado así, es precursor del Anticristo".

Gregorio resultó ser el último obispo romano en resistir este título. Philip Schaff escribe en su Historia de la Iglesia Cristiana, Vol. IV, p. 220,

"Bonifacio III (606-607) no tuvo escrúpulos para asumir el título de "obispo universal ", contra el que Gregorio, en humildad orgullosa, había protestado tan indignado, como supuesto anticristiano blasfemo".

Porque había precisamente 414 años desde el intento de Víctor en el 192 hasta la asunción de Bonifacio en el 606, podemos ver que Dios había dado a la iglesia un período de gracia de 414 años en el que pudiera arrepentirse de su usurpación de la autoridad de Cristo. El número 414 es un período de "tiempo maldito", lo que le expliqué plenamente en mi libro, Secretos del Tiempo (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/10/libro-secretos-del-tiempo-traduccion.html). En realidad, es un período de gracia que Dios da las naciones después de que se dicta sentencia. Dios, en Su misericordia, da a los hombres y las naciones la oportunidad de arrepentirse antes de ejecutar realmente el juicio divino. Si los hombres se arrepienten, el fallo se cancela. Si no lo hacen, entonces procede el juicio.

En este caso, la iglesia romana usurpó el lugar de Cristo, pensando que tenía el poder de gobernar al pueblo por su propia voluntad, en lugar de verse como el ejecutor de la Ley de Dios y un mayordomo del trono.


Mahoma luego recibió su "revelación" y comenzó a predicar públicamente en el año 612 dC. Nosotros estamos sintiendo los efectos del juicio divino por la mano del Islam hasta hoy. Continuará hasta que el pueblo se arrepienta. Sin embargo, la mayor parte de la era de la iglesia de Tiatira fue tomada por la guerra de la iglesia con el Islam, en la creencia de que el Islam era el problema y su destrucción la solución.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario