TRADUCTOR-TRANSLATE

¿LO HACES PARA TI O PARA DIOS? Estudio Vida de Levítico, Cap. XX, Witness Lee


http://www.ministrybooks.org/books.cfm?n

X. LA OFRENDA POR EL PECADO SIENDO SACRIFICADA EN EL LUGAR DONDE SE MATA EL HOLOCAUSTO

La ofrenda por el pecado debía ser sacrificada en el lugar donde el holocausto era sacrificado (Lev 6:25). Esto indica que la ofrenda por el pecado se basa sobre el holocausto, y significa que Cristo es el sacrificio por el pecado para nosotros sobre la base de que Él es el holocausto. Cristo debe ser el holocausto para la satisfacción de Dios para que Él pueda estar calificado para ser nuestro sacrificio por el pecado.

Si nunca hemos disfrutado de Cristo como el holocausto, no podemos darnos cuenta de lo pecadores que somos. Hemos escuchado el evangelio y nos arrepentimos, dando cuenta de que somos pecadores. Pero no podemos saber cuán pecadores somos hasta que disfrutamos a Cristo como nuestro holocausto. El holocausto significa que la humanidad, creada por Dios con el propósito de expresarle y representarle, no debe ser para nada que no sea Dios y debe ser absolutamente para Dios. Sin embargo, no somos absolutamente para Dios. Debemos darnos cuenta de esto y tomar a Cristo como nuestro holocausto. Sólo cuando disfrutamos a Cristo como nuestro holocausto nos daremos cuenta cuán pecadores somos.

Si nos damos cuenta de cuán pecadores somos, sabremos que tanto nuestro amor como nuestro odio pueden ser pecaminosos. Éticamente, odiar a los demás está mal y amar a los demás es lo correcto. Podemos pensar que a los ojos de Dios, amar a los demás es aceptable y odiar a los demás no es aceptable. Pero a los ojos de Dios no nos gusta la gente para nosotros y también amamos a las personas para nosotros mismos, no para Dios. Desde este punto de vista, amar a los demás es tan pecaminoso como odiar a los demás. Hagamos lo que hagamos por nosotros mismos y no para Dios, si es moral o inmoral, bueno o malo, una cuestión de amor o de odio, es pecado a los ojos de Dios. Siempre y cuando usted haga una cierta cosa por sí mismo, es pecaminoso.

Dios nos creó para que seamos para Él. Él nos creó para ser Su expresión y Su representación. Él no nos creó para nosotros mismos. Pero vivimos independientes de Él. Cuando odiamos a los demás, somos independientes de Dios, y cuando amamos a los demás, también somos independientes de Dios. Esto significa que a los ojos de Dios, nuestro odio y amor son lo mismo.

Además, ni nuestro odio, ni nuestro amor es de nuestro espíritu. Por el contrario, tanto nuestros odio y amor son de nuestra carne, y ambos son del árbol del conocimiento del bien y del mal. El árbol de la ciencia del bien y del mal significa Satanás. No debemos pensar que sólo hacer el mal es de Satanás y hacer el bien no lo es. Tanto si hace bien como mal puede ser de Satanás. Debemos darnos cuenta de que todo lo que hacemos de nosotros mismos, ya sea bueno o malo, es para nosotros mismos, y puesto que es para nosotros mismos es pecado.

Me gustaría señalar una vez más que el pecado consiste en una lucha de poder. Podemos amar a los demás por nosotros mismos -para nuestro nombre, cargo, beneficios, y orgullo. Este tipo de amor es en la lucha de poder con Dios. Tenemos que orar: "Señor, sálvame de hacer cualquier cosa por mi orgullo, por mi nombre, para mi promoción, para mi beneficio, para mis intereses". Se trata de ser salvado de la lucha de poder con Dios. Cuando amamos a otros para nuestro nombre y promoción, no somos para Dios. Este tipo de amor es de Satanás; es en la carne, y es pecado. Lo que está en la carne es pecado, todo lo que es el pecado en nuestra carne es Satanás, y lo que se hace allí por Satanás es la lucha por el poder.

Algunos se preguntarán acerca de nuestro amor como padres cristianos para nuestros hijos. Nuestro amor por nuestros hijos puede ser en la carne. El Nuevo Testamento nos encarga criar a nuestros hijos en el Señor. Sin embargo, podemos criar a nuestros niños para nosotros y para nuestro futuro. Este es el pecado.

Incluso en la vida de iglesia podemos hacer cosas que no son para Dios, sino para nosotros mismos. Podemos hacer algo que es muy bueno, pero en lo profundo de nuestra intención oculta es hacer que algo bueno para nosotros mismos. Esto es pecaminoso. Por ejemplo, al dar un testimonio o en la oración, podemos querer que todos nos digan "amén" a nosotros. Podemos ofrecer una alta oración espiritual, pero nuestro objetivo al hacerlo puede ser la de recibir los "amén". Tal oración es pecado, porque no es absolutamente para Dios. De esto vemos que incluso en nuestra oración es lucha de poder con Dios. Deseamos posición, no a Dios.

Porque podemos tener motivos ocultos en hacer las cosas espirituales, el Señor Jesús habló acerca de los que hacen las cosas aparentemente para Dios, pero en realidad son con el propósito de avanzar para sí mismos. Por lo tanto, Él dijo: "Tened cuidado de no hacer vuestra justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos" (Mat. 6: 1). En cuanto a dar limosna Él dijo: "No dejes que tu mano izquierda sepa lo que tu mano derecha está haciendo" (v. 3). En cuanto a la oración Él continuó diciendo, "Cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles para ser vistos de los hombres" (v. 5). Respecto al ayuno Él dijo: "Cada vez que ayunes, no seas como los hipócritas que ponen triste semblante; que disfrazan sus rostros para que puedan parecer a los hombres que ayunan" (v. 16). Incluso en hacer justicia, dar limosna, la oración, y el ayuno puede haber una lucha de poder con Dios. Porque hacer estas cosas para nosotros mismos y no para Dios es pecaminoso en Sus ojos. Los que practican tales cosas para sí mismos no dan ningún terreno a Dios; en cambio, todo el terreno es para sí mismos.

Tomar a Cristo como la expiación es muy profundo. La experiencia de la ofrenda por el pecado está totalmente relacionado con nuestro disfrute del Señor Jesús como nuestro holocausto. Cuanto más amamos al Señor y lo disfrutamos, más sabremos cuán malos somos. A veces, cuando amamos al Señor hasta lo sumo, podemos sentir que no hay lugar para escondernos. Pablo tenía una comprensión tal de él, pues decía que cuando él estaba buscando al Señor, vio que no había nada bueno en sí mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario