TRADUCTOR-TRANSLATE

HABLA EL HIJO DEL HOMBRE (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


1 de diciembre 2015


La voz que Juan escuchó en el día del Señor le dijo que escribiera un libro a las siete iglesias, contándoles lo que vio. Sin embargo, antes de que Juan comenzara a resgistrar este mensaje, observó su entorno y se volvió para ver quién le hablaba.


La voz del templo

12 Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo. Y vuelto, vi siete candeleros de oro. 13 Y en medio de los candeleros uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que le llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro.

Esto, entonces, fue una visión del templo en el cielo con la voz de Dios que hablaba desde el templo-santuario celestial. De esto leemos en Hebreos 9:11,

11 Pero cuando Cristo apareció como sumo sacerdote de los bienes venideros, entró por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación.

El Cristo resucitado y glorificado, no estaba hablando desde el Lugar Santísimo como era de esperar, sino desde el medio de los candeleros en el Lugar Santo. Obviamente, estos siete candeleros se supone que representan las siete iglesias. Juan habla de los candelabros siete veces en el libro de Apocalipsis (Ap. 1:12, 13 y 20 (dos veces); Apocalipsis 2: 1, 5; 11: 4), como para enfatizar las siete iglesias.

Ya que el Espíritu se había dado a la iglesia en el día de Pentecostés, nos encontramos con Cristo colocado en medio de la Iglesia. La Iglesia, entonces, se ve en el cumplimiento de la función del sacerdocio, porque se les permitía sólo a los sacerdotes entrar en el Lugar Santo. Se sugiere que todos los verdaderos creyentes son sacerdotes.

Cristo es descrito como apareciendo en la forma "como un hijo del hombre", es decir, en forma humana, vestido como el gran Sumo Sacerdote de la Orden de Melquisedec. Por supuesto, el término "hijo del hombre", tuvo gran significado profético, ya que este es el término utilizado para describir a Aquel que viene al Anciano de Días, en Daniel 7:13, para recibir el dominio sobre la Tierra. Él podía gobernar en el cielo como el Hijo de Dios, pero después que al hombre se le dio dominio sobre la Tierra en Génesis 1: 26-28, Él tenía que convertirse en un hijo de hombre para gobernar la Tierra. Tuvo que ser el último Adán, totalmente a imagen y semejanza de Dios, una imagen perfecta y la reflexión del Padre, para recibir este dominio.

Hebreos 8: 1, 2 dice:

1 Ahora bien, el punto principal de lo que se ha dicho es éste: tenemos tal sumo sacerdote, que ha sentado a la diestra del trono de la Majestad en los cielos, 2 ministro del santuario, y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor, y no el hombre.

Así mismo Juan (a través de su madre) era de una familia de sacerdotes, como expliqué en Dr. Lucas: Sanando las Infraccioneslibro 8, capítulo 9. Por lo tanto, Caifás conocía a Juan personalmente (Juan 18:15), y en el juicio de Jesús, Juan fue capaz de hablar con el portero con el fin de permitir que Pedro accediera al patio donde se celebraba el juicio. Hacia el final del siglo II, Polícrates escribió,

"Una vez más es Juan, que se recostó sobre el pecho del Señor, y que se convirtió en un sacerdote que llevaba una mitra [Petalon], un mártir y un maestro; él también duerme en Éfeso" [citado por Eusebio en Ecl. Hist., III, 31].

La conexión de Juan con los sacerdotes de Aarón parece haberle dado una personalidad sacerdotal, incluso en la iglesia de Éfeso y quizás en todas las iglesias de Asia. Tal vez también esto era por qué su hermano Santiago fue nombrado jefe de la iglesia en Jerusalén, a pesar de que no era uno de los doce apóstoles y, de hecho, ni siquiera fue un creyente hasta la resurrección de Jesús.


La descripción de Cristo
El manto de Aarón, el primer sumo sacerdote de la orden vieja, era de color azul (Éxodo 28:31). Juan no nos dice el color de la túnica de Cristo en el tabernáculo del cielo, pero podemos suponer que también era de color azul, que representa la Ley, el Cielo, y el reino del espíritu. Recordemos que Pablo dijo en Romanos 7:14, "la ley es espiritual". Por lo tanto, está representada por el "cordón de azul" (Números 15:38), que debía recordar a la gente de "todos los mandamientos del Señor" (Números 15:39). El sumo sacerdote debía ser la encarnación de la intención completa y exacta de la Ley de Dios.

La faja de Aarón fue descrita en Éxodo 39:29,

29 y el cinturón de lino fino torcido, y tela azul, púrpura y carmesí, de obra de tejedor, tal como el Señor había ordenado a Moisés [Éxodo 28:39].

La faja (cinturón, correa) era multicolor, con ropa de lino ("acciones justas de los santos", Apocalipsis 19: 8), azul (ley espiritual), púrpura (dominio), y escarlata (redención). Se pone énfasis inusual en el hecho de que tenía que ser hecho por un "tejedor" con el fin de integrar todos los colores y unirlos como uno solo.

Sin embargo, en Apocalipsis 113 encontramos a Cristo "ceñido por el pecho con un cinto de oro". El oro representa la naturaleza divina. En la construcción del Arca de la Alianza, que fue hecha de madera cubierta de oro, la imagen profética es la naturaleza humana superpuesta con la naturaleza divina. Era una imagen de Cristo como Hijo del Hombre e Hijo de Dios.

El antiguo sumo sacerdote llevaba una faja tejida que tenía muchos colores, pero Cristo lleva un cinto de oro. Su naturaleza divina triunfa sobre todos los otros colores, porque fue a causa de su naturaleza dada a través del nacimiento de la virgen, que el propósito y las profecías de los otros colores encontraron su realización divina.


14 Y Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve; y Sus ojos eran como llama de fuego.

Cristo está aquí describiéndose en términos similares a los del Anciano de Días en Daniel 7: 9, "su vestidura era blanca como la nieve, y el pelo de su cabeza como lana pura". La descripción física tiene un significado espiritual y propósito, porque la ley dice en Levítico 19:32,

32 te levantarás ante las canas [Seybah, canoso, vejez], y honrarás a las personas de edad, y de tu Dios tendrás temor; Yo soy el Señor.

Esta ley profetizaba que los hombres se levantarían de entre los muertos cuando llegara el Anciano de los Días. Así que en Daniel 7 vemos a los muertos llegando a estar ante el Anciano de los Días en el juicio final. Daniel 7:13 nos dice que el Hijo del Hombre "llegó hasta el Anciano de Días y fue presentado ante El". Él nos dice también que el Anciano de días tenía el pelo blanco, pero él no da ninguna descripción física del Hijo del Hombre.

Sigue Juan diciéndonos que el Hijo del hombre también tenía el pelo blanco. Por lo tanto el mismo respeto que debía darse al Anciano de Días se otorga al Hijo del Hombre. También identifica a Cristo como el Juez de la Tierra, como Jesús dijo en Juan 5:26, 27,

26 Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo, 27 y le dio autoridad de hacer juicio, por cuanto es el Hijo del Hombre.

Entonces Jesús habló de la resurrección en Juan 5:28, 29.


También es importante tener en cuenta que la resurrección, levantándose antes del Uno con el pelo blanco, no era una petición o una sugerencia. Bajo el Antiguo Pacto, los mandamientos son simples órdenes para ser obedecidas por la voluntad del hombre. Bajo el Nuevo Pacto, son profecías y promesas que se realizan por la voluntad de Dios. Por lo tanto, el Antiguo Pacto exige que los hombres se levanten en la presencia de un anciano, y los hombres pueden o no obedecer. Sin embargo, el Nuevo Pacto no pone la decisión en manos de los hombres, sino sólo en las manos de Dios. Por esta razón, cuando resucitan los muertos, no es por su elección. Ellos son arrestados y llevados a la fuerza al Gran Trono Blanco para el juicio.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
- See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/12-2015/the-son-of-man-speaks/#sthash.2BXYPabc.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario