TRADUCTOR-TRANSLATE

ESMIRNA (64-313 dC), Parte 1 - (Apocalipsis, Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


Esmirna (64-313 dC)

8 de diciembre 2015



La segunda iglesia que recibe el mensaje de los siete espíritus de Dios es Esmirna, la iglesia de los mártires. Históricamente, la era de la Iglesia de Esmirna comenzó cuando Nerón comenzó a perseguir activamente la iglesia en el 64 dC y terminó finalmente con el Edicto de Milán de Constantino en el año 313 dC, al final de un tiempo intenso de persecución que duró diez años.

Esmirna significa "mirra", una hierba amarga que representa la muerte. La mirra es un aceite de unción que se utilizaba para preparar a los muertos para su entierro. Cuanto más se aplasta, más dulce es la fragancia. Tertuliano, un abogado cristiano (145-202 dC), escribió al emperador romano en su Apología, capítulo 50,

"Cuanto más a menudo se están segando por ti, más en número crecemos; la sangre de los cristianos es semilla".

Así fue con los mártires de este período de tiempo. Ellos fueron aplastados por la furia del Imperio Romano, pero cuanto más fueron asesinados, más fragante aroma ante Dios y ante los hombres. Los hombres se maravillaron de su gran valor y se convertían a Cristo más rápido que Roma podía matarlos.


El mensaje
Apocalipsis 2: 8, 9 dice:

8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el último, el que estuvo muerto y ha vuelto a la vida, dice esto: 9 Yo conozco tu tribulación y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de aquellos que se dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás.

Cristo abordó a esta iglesia perseguida con el título de "El primero y el último". Fue para recordarles que como alfa y omega (o alef y tav), de antemano conocía toda su persecución y tenía el control de la misma. Es natural que aquellos bajo persecución se pregunten si Dios les ha olvidado, o si ha perdido el control de la historia. Pero Cristo dice: "Yo conozco tu tribulación". Cristo era muy consciente de su persecución, por lo que Él les asegura que Él es el autor de la historia. Esta persecución permitió a la iglesia participar de Sus propios sufrimientos.

Además, Cristo dice que "estaba muerto, y ha vuelto a la vida". En otras palabras, habiendo vencido la muerte por pasar a través de ella, alentó a la iglesia de Esmirna a seguir Su ejemplo, sabiendo que iban a recibir una mejor resurrección. Hebreos 11:35 dice:

35 Las mujeres recibieron a sus muertos mediante resurrección; mas otros fueron atormentados, no aceptando el rescate, a fin de que pudieran obtener mejor resurrección.


Aquellos que afirman falsamente ser judíos
Cuando Jesús vino a la Tierra para reclamar los derechos al trono de Su padre David, los líderes del templo disputaban su reclamo. Ellos querían un tipo diferente de mesías, uno que luchara contra los romanos y les hiciera una nación independiente. Jesús, sin embargo, entendía que Dios había levantado Roma como el imperio de hierro que se describe en Daniel 7: 7. Haber utilizado el poder de Dios para derrocar a este cuarto imperio, habría ido en contra del decreto divino en el tiempo de Jeremías, cuando Dios levantó imperios mundiales para poner Judá en cautiverio.

Por otra parte, los líderes religiosos no estaban de acuerdo con las enseñanzas de Jesús, porque ellos llevaban a cabo las tradiciones de los hombres, por las que adoraban a Dios en vano (Isaías 29:13, citado en Mateo 15: 7-9).

El heredero legítimo al trono de Judá tenía en Sus manos el derecho a ser llamado un judaíta (o, en griego, uno de Judea). Si algún hombre de Judá, o cualquier grupo de judaítas, se rebelaban contra el rey, o si se mudaban a otro país para iniciar su propia nación independiente, ya no eran hijos de Judá desde un punto de vista legal. Su genealogía no cambiaría, por supuesto, pero ya no serían ciudadanos judaítas. Tampoco podían reclamar el estatus de su nación como la "verdadera Judá". Judá era el territorio y la gente que se regía por el legítimo rey.

Un buen ejemplo se encuentra en la historia de la rebelión de Absalón contra David. Cuando David y sus leales seguidores salieron de Jerusalén como refugiados durante un tiempo, uno podría preguntarse ¿qué grupo era verdaderamente Judá? ¿Lo era la mayoría de los hijos de Judá que estaban gobernados por Absalón? ¿O lo era el pequeño grupo que seguían leales a David? Desde una perspectiva legal, ¿donde estaba Judá en ese momento? ¿Estaba el verdadero Judá en el exilio con David?

Ya que el conflicto del Nuevo Testamento fue simplemente una repetición de Absalón usurpando el trono de David, vemos que la misma pregunta se plantea en el primer siglo. Jesús era el heredero legítimo al trono, pero su trono fue usurpado por los jefes de los sacerdotes que actuaban como hijos espirituales de Absalón.

Cuando Jesús vino a Judá como el legítimo heredero del trono de David, quienes reconocieron Su derecho legítimo permanecieron siendo judaítas ("judíos"), pero los que lo rechazaron perdieron el derecho a ser llamados judíos.

Sabiendo esto, el apóstol Pablo dice en Romanos 2:28, 29,

28 Porque no es un judío que lo es exteriormente; ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne. 29 Sino que es un judío, el que lo es en lo interior; y la circuncisión es la del corazón, por el Espíritu, no por la letra; cuya alabanza ["Judá"] no es de los hombres, sino de Dios.

Los que fueron reconocidos por los hombres como judíos no eran el grupo que Dios reconocía como judíos. Las opiniones de los hombres, incluso cuando son la opinión de la mayoría, están siempre mal cuando entran en conflicto con la verdad de Dios. Por lo tanto, cuando nos referimos a los judíos de hoy como judíos, se entiende que simplemente estamos acomodándonos a la definición del término de los hombres. Tener la perspectiva de Dios y conocer la Ley, entendemos que aquellos que siguen al rey de Judá son los verdaderos judíos, si no por genealogía, entonces, ciertamente, por ciudadanía legal.

Juan entendió esto también. Los siete espíritus de Dios (y el mismo Cristo glorificado) instruyó a Juan a escribir sobre "los que se dicen ser judíos y no lo son, sino sinagoga de Satanás". De hecho, como veremos más adelante, esto se repitió en el mensaje a la iglesia de Filadelfia (Apocalipsis 3: 9).


A primera vista, esta parte del mensaje a Esmirna parece fuera de lugar. Él estaba hablando de la tribulación que venía a Esmirna, pero sin embargo, inserta esta declaración acerca de los falsos judíos dicen ser judíos. Sin embargo, sabemos que la campaña de persecución se inició con la crucifixión de Jesús y luego se extendió a la iglesia con la lapidación de Esteban (Hechos 8). El templo entonces facultó a Saulo para arrestar cristianos. Hechos 8: 3, 4 dice:

3 Pero Saulo comenzó estragos en la iglesia entrando de casa en casa; arrastraba a hombres y mujeres, y los pondría en la cárcel. 4 Por lo tanto, los que habían sido esparcidos iban por todas partes anunciando la palabra.

Saulo se fue a Damasco, donde muchos cristianos habían huido. En el camino, se encontró detenido por el mismo Jesús. Él se convirtió, y más tarde cambió su nombre por el de Pablo con el fin de mostrar un cambio en su naturaleza. Más tarde, Pablo recordó sus primeros días cuando escribió en Gálatas 1:13, 14,

13 Porque vosotros habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo en el judaísmo, cómo solía perseguir a la iglesia de Dios sin medida, y traté de destruirla; 14 y yo aventajaba en el judaísmo a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo más extremadamente celoso de mis tradiciones ancestrales.

Vemos en la historia bíblica, entonces, que los llamados judíos fueron los primeros perseguidores de la Iglesia. A menudo se presentaron quejas oficiales contra la Iglesia con el fin de inducir a Roma a suprimirla o a que arrestara a los cristianos. Juan fue testigo de estas cosas, y escribió libremente sobre el conflicto.

También era común que las autoridades confiscaran los bienes de los que eran acusados de conducta ilegal. Así que Cristo reconoció la "pobreza" de la iglesia de Esmirna, pero les dice "pero tú eres rico". Ellos eran pobres en bienes materiales, pero eran ricos en fe, porque ellos habían guardado para sí mismos "tesoros en el cielo" (Mateo 6:20).

Como veremos más adelante, la iglesia de Laodicea, que describe a la iglesia al final de la edad, había hecho lo contrario de la iglesia de Esmirna. Los laodicenses eran ricos en bienes terrenales, pero no en la verdadera riqueza del Espíritu. Al parecer, para referirse al mensaje de la prosperidad que tiene la apariencia de la fe, pero suele ser una forma de pensamiento positivo.


Sé fiel hasta la muerte

10 No temas lo que estás por sufrir. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros en la cárcel para que seáis probados, y tendréis tribulación por diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.

Los hombres siempre temen la persecución y el sufrimiento. Pero cuando entienden que Dios está con ellos, y que esta persecución está integrada en el Plan Divino, pueden consolarse con saber que hay un propósito en ella. A Esmirna se le dijo que estaban siendo "probados" para ver si su fe era real.

El Espíritu se centró en la "tribulación por diez días", profetizando la persecución de Diocleciano 303-313 dC. Diocleciano, emperador romano, ordenó la destrucción de iglesias, la quema de Biblias, y que todos los cristianos sacrificaran a los dioses romanos. Estos decretos fueron emitidos en Nicomedia, la capital de la mitad oriental del Imperio.

Eusebio, obispo de Cesarea en ese momento, nos dice que él personalmente fue testigo de muchos de los martirios en la ciudad de Tiro, donde se dieron los hombres a las bestias salvajes. Sin embargo, dos años después de la persecución, Diocleciano fue golpeado con una enfermedad mental, que le obligó a retirarse en 305 dC. Fue sustituido por Maximino, que fue sustituido a su vez por Licinio.

En aquellos días había cuatro césares, dos en el este y dos en el Oeste. El mismo Diocleciano dividió el imperio antes en el 285 dC. Las principales persecuciones tuvieron lugar en el Este. En Occidente, los emperadores no estaban de acuerdo con la política de persecución, por lo que sólo realizaron la persecución mínima para satisfacer la política oficial del gobierno. Constantino era uno de esos césares occidentales, y cuando él creció en poder, puso fin a las persecuciones donde reinó. Constantino era un príncipe británico. Su madre, Helen de York, era una cristiana fuerte.

Constantino emitió un edicto en el 306 dC concediendo tolerancia religiosa para los cristianos en España, Galia y Gran Bretaña. Cuando Constantino ganó territorio, extendió su política de tolerancia religiosa hasta que finalmente, después de tomar la misma Roma, fue capaz de poner fin a la época de persecución en conjunto en el 313. Así que puso fin a la época histórica de la Iglesia de Esmirna.


Recompensa de los Vencedores

11 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.

Anteriormente, en el versículo 10, se les prometió a los vencedores de Esmirna "la corona de la vida"Santiago 1:12 habla de esto también, diciendo:

12 Bienaventurado el hombre que soporta la tentación; por una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.

Sin duda, esta es la misma "corona" que Pablo afirma hacia el final de su vida, cuando escribió en 2 Timoteo 4: 7, 8,

7 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe; 8 en el futuro está guardada para mí la corona de justicia que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.

Se creía comúnmente que una recompensa especial, representada como una corona, debía ser dada a los que habían sufrido el martirio, o que habían sido fieles a través de la persecución. Algunos se fueron tan lejos como para decir que un creyente tenía que ser asesinado para llegar a ser un vencedor. Esto dio lugar a un cambio en el significado de martus, o "mártir". El significado original de la palabra era "testigo", pero pronto se hizo referencia a uno que había sido asesinado como testigo de Cristo.


Pero no todos los mártires son asesinados. Un vencedor no es necesariamente aquel que está muerto, sino un testigo que da testimonio de Cristo como una persona Amén. Es uno que tiene oídos para oír lo que el Espíritu dice a las iglesias, porque es por el oír que uno es capaz de dar testimonio diciendo Amén.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones
-See more at: http://www.gods-kingdom-ministries.net/daily-weblogs/2015/12-2015/smyrna-64-313-ad/#sthash.buWrauTB.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario