TRADUCTOR-TRANSLATE

ÉFESO (33-64 dC) - Parte 2 (Apocalipsis,Nuevo Estudio), Dr. Stephen E. Jones


7 de diciembre de 2015




5 recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete y haz las obras que hiciste al principio; de otra manera iré a ti y quitaré tu candelero de su lugar, a menos que te arrepientas.

Aquí el espíritu del Señor le da a la iglesia una advertencia muy sobria. Debían recordar de donde había caído. ¿Caído de dónde? De el lugar donde habían dejado su primer amor (vs. 4). Los patrones del Antiguo Testamento muestran que habían rechazado el gobierno directo de Cristo, deseando que un hombre gobernara sobre ellos. Primero desearon que Moisés escuchara a Dios y les contara lo que Dios dijera (Éxodo 20:19); más tarde, desearon tener a un hombre que gobernara como rey (1 Samuel 8:5). Dejando su primer amor estaban comenzando una denominación cristiana, que ponía distancia entre Dios y el pueblo.

El propósito de un predicador o de una iglesia dirigir la gente a Cristo, no dirigirla a hombres u organizaciones. No es para reclutar miembros de una organización terrenal, sino para llevar personas a Cristo, para que puedan ser registradas en la Asamblea "en el cielo" (Hebreos 12:22). No hay nada inherentemente malo sobre las organizaciones terrenales, siempre y cuando no roben el afecto de la novia de Cristo haciendo que la gente deje su primer amor.

De alguna manera la iglesia en Éfeso se había desviado al denominacionalismo en honor de los hombres. Tal vez la gente había honrado ya al mismo Juan más de lo que debían. Es interesante ver que Juan estaba escribiendo a su propia iglesia, en donde él era el líder indiscutible como el apóstol principal de todos los de las siete iglesias. El problema, sin duda, no estaba en Juan, sino en el propio pueblo, que había puesto inadvertidamente Juan en lugar de Cristo. Con Juan dándoles la palabra de Dios, ya no sentían la necesidad de buscar la palabra de Cristo mismo.

Más tarde, el resto de la Iglesia comenzaría a hacer lo mismo. Según pasaba el tiempo, la iglesia comenzó a prohibir a los hombres al oír la voz de Dios por sí mismos. El propósito de las organizaciones de la Iglesia es enseñar a la gente a escuchar a Dios por sí mismos. El propósito de las reuniones era permitir que la gente compartir lo que Dios les había revelado a ellos durante la semana anterior, para que el grupo pudiera discernir y hacer las correcciones cuando fuera necesario (1 Corintios 14:26-29 dice:

26 ¿Qué, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene enseñanza, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación [es decir, crecimiento o fortalecimiento de la iglesia]. 27 Si habla alguno en lenguas, que lo hagan dos, o a lo más tres, y por turno; y uno interprete. 28 Y si no hay intérprete, calle en la iglesia, y hable para sí mismo y para Dios. 29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás disciernan [distingan].

Cuando las reuniones se convirtieron en demasiado grandes, en lugar de dividir en grupos más pequeños de casas, los líderes comenzaron a reunirse en grandes edificios. En un ambiente donde cada vez menos y menos personas pudieron participar o compartir con otros como Pablo había instruido. Así fue cuando la iglesia se convirtió en una organización o un edificio. Esto fue cuando el pueblo comenzó a confiar en que un hombre oyera a Dios en su favor, ya no parecía necesario escuchar a Dios por uno mismo. Cuando evolucionó aún más, el liderazgo, creyendo que tenía toda la verdad necesaria, comenzó a suprimir otras revelaciones (junto con ideas carnales), eventualmente prohibieron los laicos escuchar a Dios por sí mismos. Esto se impuso por la excomunión y en última instancia por la muerte e incluso por tortura. Todo fue hecho en nombre de la unidad.

Todo comenzó con un simple cambio en la fidelidad de los hombres a Dios. Los hombres pensaron que podían servir a dos señores, y de hecho, esto era posible, mientras el líder siguiera verdaderamente a Dios con todo su corazón. Pero Israel aprendió muchos años antes, que es querer a un rey «como todas las Naciones", y eso es lo que consiguieron (1 Samuel 8:5). La iglesia también deseaba un líder "como todas las Naciones", así que también se les dio el deseo de sus corazones.


Quitar el candelero
La solución fue recordar, para volver al punto de desvío —de donde había caído. Volver al punto original del engaño, donde la mente carnal concibió su deseo de que un hombre (otro distinto del mismo Jesús) gobernara sobre ellos. El espíritu del Señor hizo un llamamiento a la iglesia a arrepentirse y volver a lo que eran antes las cosas. Si no se arrepentían, Dios dijo, "yo vendré a ti y quitaré tu candelero de su lugar" (Apocalipsis 2:5). ¿Qué significa esto?

La metáfora se refiere a la lámpara del Santuario en Jerusalén, que los romanos habían quitado antes del 70 d.C. Está representado en el arco de Tito, como parte del botín tomado a Roma cuando el templo fue destruido. Pero esto sucedió porque Dios había quitado su candelero espiritual del templo en el Cielo por el pecado de Jerusalén. Las cosas suceden en el espíritu antes de que sucedan en la Tierra.

Que Éfeso recibiera tal ADVERTENCIA sin duda fue muy aleccionador para la Iglesia. De hecho, el Espíritu del Señor, que emitió esta advertencia, al parecer no interpretaba Mat. 16:18 de la manera que hizo la iglesia en años venideros. El candelero en el Cielo podría conservar su posición sólo si la iglesia volvía a su primer amor. Pero si la iglesia en la Tierra ya no reflejaba la verdad que estaba en el Cielo, el candelero se eliminaría, Éfeso perdería su condición de iglesia, y Dios la echaría a un lado, así como lo había hecho ya con el Tabernáculo en Silo, con el templo de Salomón y con el segundo templo en Jerusalén.

Estas no fueron amenazas ociosas. Tres precedentes ya habían sido fijados en la historia bíblica. No sabemos si la iglesia en Éfeso realmente corrigió el problema. Si es así, fue sólo una corrección temporal.


Los nicolaítas

6 sin embargo, esto tienes, que odias los hechos de los nicolaítas, los cuales yo también aborrezco.

Históricamente hablando, aprendemos de la Historia de los Papas de Cormenin, Vol. 1, p. 30,

"Los nicolaítas, los discípulos de Carpocratus y de su hijo Epiphanus, enseñaron el concubinato promiscuo y se hicieron así mismos culpables de un gran crimen al hacerlo ante los ojos de Dios.

Las concubinas son una forma menor de unión que representa a la esposa como una esclava virtual. Ley bíblica reconoce dos clases de matrimonio, como expliqué en mi libro, Antiguo y Nuevo Pacto Matrimonial (en castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2014/09/folleto-antiguo-y-nuevo-pacto.html). En el Antiguo Pacto, la esposa de Dios (Israel) era una imagen de Agar, la esclava-esposa de Abram (Gálatas 4:2425). En el Nuevo Pacto, la esposa de Dios es descrita como Sara, la mujer libre.

Los nicolaítas enseñaban y practicaban el concubinato, y éste se convirtió en un síntoma de un problema espiritual en la iglesia misma. La iglesia en Éfeso de hecho odiaba las doctrinas de los nicolaítas, pero al mismo tiempo habían dejado su primer amor. Estaban abandonando una relación directa y completa unión con Cristo y se estaban moviendo hacia una relación indirecta con Cristo.

A los esclavos no se permite tener una relación directa con Dios. Si una novia esclava recibe revelación, ella no debe actuar sin la aprobación de su amo. El amo asume el poder de veto sobre su esclavo. Por lo tanto, cuando la gente de la Iglesia (es decir, la Asamblea o Congregación) se convierten en esclavos de la jerarquía de la iglesia de una denominación, ya no es Sara sino Agar, y solo puede producir un Ismael.

El nombre, nicolaítas, literalmente significa "Conquistando a los laicos" (es decir, la gente común). Se refiere a la subida de una jerarquía sacerdotal que usurpa el lugar de Cristo sobre el pueblo. Este es el espíritu de los nicolaítas que aborrece Jesús, porque Él desea más que nada tener una relación personal con Su novia. No desea una novia esclava, sino una que pueda proporcionarle un testigo doble en la Tierra. Sólo una novia "Sara", teniendo una relación de matrimonio de Nuevo Pacto con Él, que pueda cumplir su deseo más profundo y traer el Reino a la Tierra. Sólo una novia "Sara" puede producir hijos de la promesa.

Es apropiado, entonces, que el mensaje a la iglesia en Éfeso tratara el problema de los nicolaítas. Su nombre contiene la revelación del problema, la esencia del espíritu del denominacionalismo es "conquistar a los laicos". Dios quiere que los laicos estén libres, no en esclavitud a los hombres. Dios quiere que los laicos tengan la libertad de escuchar la voz de Dios y actúen sobre ella sin temor de persecución.

La iglesia en Éfeso al parecer reconoció que bajo el Nuevo Pacto no era correcto tener concubinas —o incluso a tener múltiples esposas (1 Timoteo 3:2). No sabemos si entendieron el problema más profundo de los matrimonios de Antiguo Pacto entre ellos mismos, donde una mujer puede ser tratada como una mujer esclava. Porque la Iglesia siempre ha vivido de revelación progresiva, hubo muchas cosas que todavía tenían que aprender durante un período de tiempo (Juan 21:25). De hecho, el propósito principal del Espíritu Santo era "guiarles a toda verdad" (Juan 16:13).


Los vencedores
Apocalipsis 2:7 , concluye el mensaje, diciendo:

7 el que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, concederé comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios.

Los vencedores son los que tienen oídos para oír lo que el Espíritu está diciendo. Esto implica que los no vencedores en la Iglesia no tienen la capacidad de oír lo que Dios dice. Permítaseme apresurarme a decir, sin embargo, que hay muchos que tienen la capacidad de escuchar, pero sin embargo no necesariamente saben que escuchan. La palabra de Dios viene en muchas formas, a veces por revelación directa y otras veces a través de otras personas y otras veces a través de señales. Un vencedor es quien da testimonio de la Palabra de Dios, que resuena dentro de él.

A estos vencedores se concede el derecho "a comer del árbol de la vida". Porque oír la palabra es comer de Él. Es por eso que a los profetas se les dijo que "comieran" el libro. Esto era un acto espiritual y no tenía nada que ver con el consumo de papel y tinta. Fue un acto de asimilación, porque somos lo que comemos y asimilamos.

Comer del Árbol de la Vida, entonces, debe ser interpretado como comer de la Palabra. La Palabra es el Árbol de la Vida. En otro nivel, Cristo es el Logos, la Palabra hecha carne, cuya carne es para comer (Juan 6:56). Por lo tanto, Él es la encarnación del Árbol de la Vida. Cuando Adán y Eva comieron del otro árbol, comieron de los conocimientos, que no estaba mal, pero todavía no era Cristo. Se podría decir que el árbol del conocimiento era la Biblia, pero no era la Palabra. La Biblia sin la Palabra trae las tradiciones de los hombres, porque carece de verdadera revelación, pues es únicamente conocimiento carnal.


Es totalmente apropiado que el mensaje del Espíritu a Éfeso terminara con la recompensa de comer del Árbol de la Vida. Es sólo mediante la superación del espíritu denominacional y tener una relación directa con Dios que uno puede realmente "comer del árbol de la vida". Este es el Paraíso en la Tierra, como todos los que han probado de su fruto saben.

Categoría: enseñanzas

El Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario