TRADUCTOR-TRANSLATE

ENTRENADO POR DIOS / APARIENCIA DE PIEDAD, C.H. MACKINTOSH


PREPARADO POR DIOS

A Moisés, toda la “sabiduría” de los egipcios no le habría hecho apto para el servicio al cual debía ser llamado. Habría podido seguir una brillante carrera en las escuelas de Egipto y salir de ellas cubierto de honores, con la inteligencia enriquecida con vastos conocimientos, y el corazón lleno de orgullo y vanidad. Habría podido tomar sus títulos en las escuelas de los hombres, sin haber aprendido aun el A, B, C, en la escuela de Dios. Porque la sabiduría y la ciencia humana, no pueden hacer a un hombre un siervo de Dios, ni dar la aptitud necesaria para cumplir un deber cualquiera en el servicio divino. Los conocimientos humanos pueden hacer capaz al hombre no regenerado para llenar un papel importante delante del mundo, pero es necesario que aquel que Dios quiere emplear en Su servicio, esté dotado de cualidades bien diferentes, que sólo se adquieren en el santo retiro de la presencia de Dios.

Es Él quien sabe llamar los obreros, y quien sabe también prepararlos. En ninguna manera es esta la obra del hombre. Sin Su disciplina, sin esa experiencia en secreto, nosotros nunca seremos más que unos teóricos estériles y superficiales.

Pero ver a un tal hombre, tan bien dotado e instruido,  ser llamado a abandonar su alta posición para ir a apacentar ovejas detrás del desierto, es una cosa incomprensible para el hombre, algo que humilla su orgullo y su gloria hasta el polvo, manifestando a todos los ojos que las “ventajas” humanas tienen poco (o ningún) valor delante de Dios, menos que esto, todas las ventajas son consideradas como estiércol ante los ojos del Señor y ante los de aquellos que han aprendido en Su escuela.

HAY UNA INMENSA DIFERENCIA ENTRE LA ENSEÑANZA HUMANA Y LA DIVINA. LA PRIMERA TIENE POR FIN EL CULTIVAR Y ENALTECER LA NATURALEZA HUMANA (LA CARNE, EL YO), MIENTRAS QUE LA SEGUNDA EMPIEZA POR SECARLA Y CONSUMIRLA.

NOTA: La primera escuela es del mundo y dirigida por el príncipe de este siglo, teniendo como fin que las personas en ella ejercitadas sigan sus propios caminos, hagan su propia voluntad, anden en pos de la vanidad y de la mentira, de lo perecedero.

Haga Dios que tú, querido lector, puedas conocer por tu propia experiencia lo que significa estar detrás del desierto, en ese lugar sagrado, donde la humana naturaleza es abajada hasta el polvo, y donde Dios es exaltado.

El tumulto aturdidor, la agitación, y la confusión de Egipto, no penetran en ese lugar retirado; no se oye el ruido del mundo comercial y financiero; el ambiente no está impregnado de ambiciones; la tentación de la gloria mundana desaparece y la sed de oro no se deja sentir. Los ojos no son oscurecidos por la concupiscencia; el corazón no se hincha de orgullo, la adulación de los hombres no envanece, ni sus censuras desaniman. 

C.H. MACKINTOSH.

1Co 1:19  Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y reprobaré la inteligencia de los entendidos. 20  ¿Qué es del sabio? ¿Qué del escriba? ¿Qué del filósofo de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo?26  Porque mirad, hermanos, vuestra vocación: que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles; 27  antes lo que es la locura del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo que es la flaqueza del mundo escogió Dios, para avergonzar lo fuerte; 28  y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios; y lo que no es, para deshacer lo que es, 29  para que ninguna carne se jacte en su presencia.



EL ESPÍRITU DE JANES Y JAMBRES (Apariencia de Piedad)

2Ti. 3:1  Esto también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: 2 Que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, maldicientes, desobedientes de sus padres, ingratos, impuros. 3  Sin afecto natural, desleales, calumniadores, sin templanza, sin mansedumbre, sin bondad, 4  traidores, arrebatados, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios; 5  teniendo apariencia de piedad, pero negando la eficacia de ella; y a éstos evita. 6  Porque de éstos son los que se entran por las casas, y llevan cautivas las mujercillas cargadas de pecados, llevadas de diversas concupiscencias; 7  que siempre aprenden, y nunca pueden acabar de llegar al conocimiento de la verdad. 8  Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos acerca de la fe. 9  Mas no prevalecerán; porque su locura será manifiesta a todos, como también lo fue la de aquellos. 

De todo esto aprendemos que la resistencia más diabólica al testimonio de Dios en el mundo viene de aquellos que, si bien imitan los efectos de la verdad, no tienen más que la apariencia de piedad, negando la eficacia de ella.

Estemos alerta; porque este es el carácter especial de la resistencia opuesta a la verdad en los últimos tiempos; este es el espíritu de Janes y Jambres. Cuan necesario nos es comprender esta importante verdad. ¡Cuánto importa recordar que de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así esos hipócritas amadores de sí mismos, del mundo y de los placeres, resisten la verdad!

Estos hombres aborrecen la eficacia de la piedad, porque esto significa el renunciamiento a sí mismos. La eficacia de la piedad implica el reconocimiento de los derechos de Dios, el establecimiento de Su Reino en el corazón. Pero la apariencia, encubriéndoles, les permite vivir sin someterse, y esto es lo que causa el placer del formalista hipócrita. Él no se cuida de subyugar sus tentaciones, de interrumpir sus placeres, de dominar sus pasiones, de poner en regla sus afectos, de que su corazón sea purificado. Solamente necesita la indispensable cantidad de religión para poder sacar el mejor partido posible de la vida presente y del mundo venidero. No sabe lo que significa abandonar el mundo presente, porque se ha hallado la vida venidera.

Es natural que el hombre, como ser caído y corrompido que es, sea egoísta, avaro, vanidoso, altivo, amigo de los deleites más que de Dios, pero que sea todo esto bajo la forma hermosa de la apariencia de piedad, denota la energía especial de Satanás empleada en su resistencia a la verdad en los postreros días. Nada tiene de extraño que el hombre mundano manifieste abiertamente esos vicios, concupiscencias y pasiones repugnantes, que son el resultado forzoso de su alejamiento de la fuente de santidad y pureza, y es natural que así sea.  Pero, por otro lado, cuando se ve asociado el santo Nombre del Señor Jesús con la perversidad y maldad implacable del hombre; cuando los principios santos se ven unidos con prácticas impías; cuando se ven todas aquellas cosas que caracterizan la corrupción de los gentiles, tal como nos lo describe el primer capítulo a los Romanos, cubiertas con la apariencia de piedad, entonces en verdad puede decirse: He aquí el carácter horrible de los postreros días, la resistencia de Janes y de Jambres.

La insensatez de todos aquellos que no poseen más que la apariencia será igualmente manifestada. No solamente serán incapaces de imitar del todo los efectos de la vida y de la potencia divina, sino que vendrán a ser el objeto de los juicios que resultarán de la resistencia a esta verdad, rechazada por ellos mismos.

ESTO DEBE LLEVARNOS A CADA UNO DE NOSOTROS A EXAMINARNOS SERIAMENTE Y A DARNOS CUENTA DE SI REALMENTE RENDIMOS TESTIMONIO A LA VERDAD VIVIENDO SEGÚN LA EFICACIA DE LA PIEDAD, O SI SOMOS UN OBSTÁCULO A ELLA, NEUTRALIZANDO SUS EFECTOS Y NO TENIENDO MÁS QUE SU APARIENCIA.

C.H.MACKINTOSH.

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 14: REDENCIÓN, Dr. Stephen E. Jones




07/12/2016



La NASB en Oseas 3:1 dice:

1 Entonces el Señor me dijo: "Ve otra vez, ama a una mujer amada por su marido, aunque adúltera, así como el Señor ama a los hijos de Israel, los cuales miran a dioses ajenos y aman tortas de pasas.

Hay diferentes opiniones sobre esto. La formulación más bien oscura e imprecisa lleva a algunos a creer que la mujer aquí no es Gomer, sino otra. El Dr. Bullinger sostiene este punto de vista, diciendo en sus notas sobre el versículo:

"Una mujer. No 'Gomer' (1:3) de nuevo, sino otra; por lo tanto, debemos creer que Gomer había muerto; y que se trataba de un segundo matrimonio con su propio significado especial".

Por otro lado, El Wycliffe Bible Commentary nos dice:

"Oseas fue instado a amar a la mujer que le había dejado a él por la compañía de los demás. Ella fue amada de su compañero, es decir, su amante. Oseas fue llamado a amar a una adúltera, que había sido infiel".

Entonces, ¿quién es esta mujer que Oseas fue a comprar (o redimir)? ¿Era Gomer u otra adúltera? ¿Había muerto ya Gomer, como Bullinger cree? Si Gomer había muerto, y si esta hubiera sido otra adúltera, entonces tendríamos que decir que la historia representó la muerte nacional de Israel en el desierto, y que ella iba a ser resucitada como una nueva criatura, -en efecto una mujer diferente desde el punto de vista legal. Puede que así sea como hemos de interpretarla.

Pero si la mujer en cuestión era Gomer, como la mayoría de los maestros de la Biblia creen, entonces, el énfasis estaría en la redención del mismo pueblo que había sido divorciado y echado fuera de la antigua tierra de Israel. Incluso esto no excluiría a los que no eran israelitas de esta redención, porque otros estaban reunidos con ellos cuando Israel fuera rehecha en otro reino (Isaías 56:8).


¿Quién era su actual marido?
Quizás una pregunta más grande es la identidad de "su marido" (como se lee en la NASB). ¿Se esta haciendo referencia a Oseas o al actual marido de la mujer? Oseas debía "amar a una mujer amada por su marido"... La KJV hace que lea, "ama a una mujer amada de su compañero". ¿Es el hombre un marido o un amigo? La palabra hebrea es rea, "amigo, compañero, compañera, otra persona". La palabra rea aparece 188 veces en la Escritura, y la KJV la traduce "marido" sólo una vez. Por lo general se traduce como "vecino" (102 veces), "amigo" (42 veces), o "otros" (23 veces).

El hecho de que ella fuera "amada por su marido" o "amada por su compañero" hace que algunos crean que el "marido" o "amigo" era el propio Oseas. ¿Quién más podría realmente amarla? Según este punto de vista, es el amor de Oseas, lo que lo lleva a buscarla para redimirla de la esclavitud.

El peso de la evidencia, sin embargo, muestra que la mujer pertenecía a otra persona que no era Oseas, como lo demuestra el hecho de que Oseas tuvo que comprársela a él. Pero, ¿la otra persona ese "vecino" -en realidad amaba a la mujer? ¿Era realmente "amada"? Esta formulación parece ser un ejemplo de ironía, en lugar de una declaración de hecho. Creo que Oseas estaba usando el término para describir cómo muchos en el mundo definen el amor. Porque el amor del mundo es a menudo sinónimo de sexo, como "hacer el amor". ¿La amaba a ella? La había mantenido como una esclava sexual, es decir, una prostituta personal, por lo que, obviamente, que la deseaba. Pero eso no es amor como Dios define el término.

Al mismo tiempo, se le llama "adúltera", que puede ser una referencia a sus anteriores acciones mientras estaba casada con Oseas, o puede ser que ella se había vuelto a casar y su marido la había vendido a otra persona sin darle una orden adecuada de divorcio.

Hay tanto que no sabemos a ciencia cierta. Lo que sí sabemos es que Oseas compró una esclava con el fin de representar la redención de la Casa de la Israel adúltera por Cristo. Si esta fue la misma Gomer u otra mujer es una cuestión secundaria. De cualquier manera, la mujer en cuestión representa claramente a la Casa de Israel. Los detalles son oscuros debido a que la manera de redención no debía ser aclarada hasta que Cristo viniera a redimirla en la cruz.

Mi paráfrasis de Oseas 3:1 es la siguiente:

1 Entonces el Señor me dijo: (Oseas), "Ve por segunda vez a encontrar una esposa. Ama a una mujer cuyo marido la quiere como su esclava sexual, una mujer que también es una adúltera. Tu amor por ella significa el amor que el Señor tiene a los hijos de Israel, a pesar de que aman a otros dioses y se comen las tortas de pasas en los sacrificios paganos".


El precio de compra
Oseas 3:2 continúa diciendo:

2 La compré entonces para mí por quince siclos de plata y un homer y medio de cebada.

El precio de un esclavo en aquellos días era de 30 siclos de plata. José había sido vendido a un precio ganga de 20 siclos de plata, debido a que los compradores tuvieron un riesgo al comprarle (Génesis 37:28). No sabían si José había sido secuestrado o si él era realmente un esclavo. Años después, Jesús fue vendido por 30 piezas de plata (Mateo 26:15), como fue profetizado en Zacarías 11:12,13.

Oseas compró la mujer en cuestión por 15 piezas de plata y un homer y medio de cebada. El valor de la cebada se da en Levítico 27:16,

16 Si un hombre consagra al Señor parte de las tierras de su propiedad, entonces, su valoración será proporcional a la siembra necesaria para ellas; un homer de semilla de cebada a cincuenta siclos de plata.

Así un cuadrangular y medio de cebada valía 75 piezas de plata. Este precio, añadido a las 15 piezas de plata, significa que Oseas la compró por el equivalente de 90 piezas de plata, o tres veces el precio normal de un esclavo. Nos dice que el actual marido de la mujer era reacio a desprenderse de ella, o que era lo suficientemente astuto para discernir que Oseas la quería mucho y la compraría por cualquier precio que le pidiera.

En cualquier caso, el precio exorbitante sugiere el alto precio que Jesús pagó para redimir a Israel y el mundo.


El Estatuto de la esposa Redimida
Oseas 3:3,4 dice,

3 Entonces le dije, "Te quedarás conmigo por muchos días. Tu no fornicarás, ni tendrás otro varón; lo mismo haré yo contigo". 4 Porque los hijos de Israel quedarán muchos días sin rey, sin príncipe, sin sacrificio, sin estela y sin efod o ídolos domésticos".

En otras palabras, Oseas no tenía intención de hacerla su prostituta personal. Él no la trataría como su antiguo amo la había tratado. Ella debía permanecer soltera. Oseas le dijo, "lo mismo haré yo contigo". ¿Por qué no se casó con ella? La respuesta se da en el siguiente versículo. Israel debía "permanecer muchos días sin rey o príncipe". Así también, la mujer debía permanecer muchos días sin un marido.

¿Cuánto tiempo pasaría antes de que pudiera estar casada? Oseas 3:5 nos da la respuesta:

5 Después volverán los hijos de Israel y buscarán a Yahweh su Dios, y a David su rey; y acudirán con temor a Yahweh y a su bondad en los últimos días.

Ya sea en realidad que Oseas se casara con ella o no, no se dice. Ni siquiera sabemos a ciencia cierta si la mujer era Gomer o una segunda mujer que representa una casa resucitada de Israel. Sin embargo, lo que sí sabemos por esta profecía es que Dios no tenía la intención de acometer este segundo matrimonio. Tenía la intención de esperar hasta que la nación (en su conjunto) se arrepintiera de sus falsos dioses e ídolos domésticos. Esto iba a pasar "en los últimos días".


La lección profética
Cuando Jesús pagó el precio de compra de su segunda esposa, Él no se casó con ella inmediatamente. Él le dio solamente una promesa de matrimonio. Podríamos ver el día de Pentecostés en Hechos 2 como el compromiso, no como el matrimonio mismo. Apocalipsis 19:7 habla de un tiempo después de la caída de Misterio Babilonia, que nos dice que "las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado".

Ese es el cumplimiento de la profecía de la novia comprada de Oseas. La novia de la Nueva Alianza de Cristo requiere una mujer profética que es incorruptible e inmortal como Él. Cristo no tiene intención de casarse con una mujer adúltera de nuevo. No tiene intención de casarse con una novia carnal. Su primer matrimonio, dice Pablo, fue con Agar, que representa el Antiguo Pacto en el Monte Sinaí, matrimonio que terminó en un desastre y divorcio. En los últimos días Él se casará con una novia espiritual que se representa como Sara. Esta será una novia de la Nueva Alianza, y Él se casará con ella cuando "se ha preparado".

El primer cuerpo de personas, o "nación" en estar listo será el Cuerpo de Vencedores. Estos serán levantados en la Primera Resurrección (Apocalipsis 20:4,5,6) o, en el caso de los vencedores que vivan en ese día, simplemente serán transformados a Su imagen sin pasar por la muerte. Estos formarán la primera Compañía de de la Novia que se casará con Cristo, uniéndose con Él en la comunión y en pleno acuerdo.

La Compañía de la Novia se ampliará más adelante en la Resurrección General, cuando el resto de los creyentes serán resucitados a la vida inmortal (Juan 5:28,29).


Por último, en el Jubileo de Creación, después de que todas las cosas hayan sido sometidas al gobierno de Cristo, el resto de la Creación será traída también, para que Dios sea "todo en todos" (1 Corintios 15:28).

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

EL PODER DEL PERDÓN, God's Kingdom Ministries





7/12/2016

El 21 de octubre el año 2016 Nigel Bigpond llevó a 1000 representantes de las tribus nativas norteamericanas a Washington DC para perdonar oficialmente al gobierno de Estados Unidos por el maltrato de las tribus en los últimos siglos. Escribí sobre esto aquí:
Esto, creo, comenzó a poner fin al hambre de oír la palabra, lo que nos ha plagado desde el principio. Recordamos que llevamos a cabo una campaña de oración para revertir esta hambre en septiembre de 2013.
A continuación, un grupo de veteranos se unió a los manifestantes en Standing Rock el 2 de diciembreEso parece haber sido la gota que colmó el vaso. Dos días más tarde, el 4 de diciembre de 2016, el presidente Obama anunció que el oleoducto en Dakota del Sur iba a buscar una ruta alternativa. Esta fue una victoria para la protesta de Standing Rock que ha estado ocurriendo durante mucho tiempo.
Los manifestantes recibieron la orden de abandonar el 3 de diciembre de 2016.
Sin embargo, un día antes, los veteranos militares de Estados Unidos se comprometieron a protegerlos.
Llegaron antes del 4 de diciembre.
El mismo día el gobierno de Estados Unidos se negó a conceder una servidumbre de paso para el gasoducto que se construye a través de Oahe Lake, que era una cuestión clave detrás de la protesta.
Esta fue una gran victoria para el movimiento de protesta, y que vino en nuestra gran fecha de reloj  4 de diciembre de 2016 a la vez que los primeros ministros de Italia y Renzi, John Key, de Nueva Zelanda anunciaron sus renuncias.
La última noticia es sobre Wes Clark (hijo del general Wesley Clark) pidiendo perdón al Jefe Leonard Crow Dog por el maltrato perpetrado por el Ejército de Estados Unidos sobre las naciones tribales a lo largo del pasado.
Parece que el perdón está saliendo por todo lugar. Hay un tremendo poder en perdonar y muchos beneficios en ser perdonados. Esa es la razón por la que la misericordia triunfa sobre el juicio (Santiago 2:13). Si contemplamos el poder espiritual del perdón, está claro que hay buenas noticias por venir. El lado oscuro no puede funcionar en un ambiente de perdón. El perdón sofoca la oscuridadPor lo que considero que éstas señales sugieren que grandes cambios están por venir, que la marea ha cambiado, y que la luz de la grieta está empezando a extenderse hacia el cosmos.
Categoría: Comentario Noticias

Dr. Stephen Jones

"FIJACIÓN BAJO LA LEY": 16- Cuando Dios cambia el menú, Joseph Herrin



La pregunta surge a menudo en cuanto a si los cristianos han de observar las sombras de la Antigua Alianza. ¿Deben los cristianos guardar las fiestas de Yahweh? ¿Debemos descansar en el día de reposo? ¿Es la voluntad del Padre para los que están en Cristo comer sólo aquellos alimentos que la Ley de Moisés declaró ser limpios?

En este artículo, quiero mirar específicamente a las normas dietéticas contenidas en la Ley de Moisés. Hay denominaciones enteras, como los Adventistas del Séptimo día, y la Iglesia de Dios Universal, que anuncian que las Leyes Dietéticas del Antiguo Testamento todavía están en vigor. Los que son observantes de la Torá hacen de las Leyes Dietéticas una parte clave de sus instrucciones para los santos. ¿Qué enseñaron los apóstoles de Cristo? ¿Está el cuerpo de Cristo aún sujeto a las regulaciones alimentarias que se encuentran en la Ley?

Para aquellos que han entendido y recibido las cosas escritas hasta ahora en esta serie, la respuesta debería ser obvia. La Ley de Moisés no tiene jurisdicción sobre los que están en Cristo. En virtud de la unión con Cristo, los creyentes han muerto a la Ley para que puedan ser unidos a Otro. Hay un nuevo sacerdocio, una nueva Ley, una nueva manera de vivir en el Espíritu. "Las cosas viejas pasaron. He aquí todas son hechas nuevas". Las sombras han dado paso a la sustancia.

Colosenses 2:16-17, Por tanto, nadie os juzgue con respecto a comida o bebida, o en cuanto a días de fiesta, lunas nuevas o días de reposo -cosas que son una sombra de lo que está por venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Al mirar todo el consejo de los apóstoles de Cristo, nos encontramos con que la observación de las sombras relacionados con la alimentación, los días de fiesta, lunas nuevas y sábados no se requiere. Por otra parte, la observancia de las sombras no está prohibida, o condenada. El consejo de los apóstoles es que cada hombre debe esforzarse por mantener una conciencia limpia delante de Dios.

Todos los cristianos deben tratar de seguir la dirección del Espíritu Santo. Los cristianos tienen diferentes grados de conocimiento de la mente y los caminos de Dios. Uno cuyo conocimiento es maduro puede darse cuenta de que nada es inmundo en sí mismo, y todas las cosas se pueden comer con acción de gracias. Uno que no tiene este conocimiento, cree que sólo puede comer lo que Moisés permitió.

Hay quienes sostienen que, puesto que Dios es eterno, y Él no cambia, que Sus leyes no cambian. En la superficie, esto suena razonable. Sin embargo, no resiste el menor análisis. La Biblia está llena de ejemplos del Dios inmutable cambiando la forma en que se relaciona con los hombres. Yahweh ha alterado con frecuencia Sus instrucciones para la humanidad. Esto lo vimos en un capítulo anterior, donde miramos repetidamente la frase de Cristo: "Habéis oído ..., pero yo os digo …".

Los argumentos a favor de la continuación de las Leyes Dietéticas apelan al sentido de justicia del hombre natural, pero no son compatibles con las Escrituras. Si fuera cierto el argumento de que las instrucciones de Dios (Torá) para el ser humano no cambian porque Él no cambia, entonces tendríamos que encontrar pruebas de corroboración de esta declaración en la Biblia.

¿Qué, pues, vamos a hacer con el hecho de que el Señor ha cambiado varias veces sus instrucciones para el ser humano con respecto a lo que puede comer, y está profetizado que Él va a hacerlo de nuevo durante el Reino Milenario de Cristo? Vamos a examinar la evidencia bíblica.

Cuando Dios creó a Adán y Eva, les dio sólo frutas y verduras y los frutos de la tierra para su comida.

Génesis 1:29, Y dijo Dios: "He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla, os serán para comer".

Incluso los animales comían una dieta vegetariana. No había carnívoros cuando se formó la Tierra.

Génesis 1:30, y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, he dado toda planta verde para alimento". Y fue así.

¿Son estas instrucciones que Yahweh entregó al primer hombre y a la mujer idénticas a las previstas para Moisés? ¡Absolutamente no! Moisés permitió a los hombres comer carne animal. La carne animal se prohibió a Adán y Eva. Vemos entonces que la Torá (instrucción) de Dios cambia.

El primer menú que Dios le dio al hombre duró aproximadamente 1.700 años. Desde Adán a Noé el hombre tuvo sólo las plantas para comer. Después del Diluvio el Señor declaró que el hombre podía comer carne.

Génesis 9:1-5, Así que Dios bendijo a Noé y a sus hijos, y les dijo:. "Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra ... Todo lo que se mueve y vive, os será para mantenimiento así como las legumbres y plantas verdes, os lo he dado todo. Pero vosotros no comeréis carne con su vida, es decir, su sangre.

Vemos que a Noé y sus descendientes se les permitió comer "todo lo que se mueve y vive". Si un cerdo se movía podía ser comido. Cangrejos y camarones se movían, por lo que se podían comer. "Todo lo que se mueve ..." era el único criterio que figuraba en la instrucción de Yahweh a Noé. La prohibición sólo estaba en contra de comer la sangre, porque la vida (literalmente "alma") del animal está en la sangre.

Noé comprendió que ciertos animales se consideraban limpios, y algunos impuros, porque había hecho una distinción entre ellos cuando los metió en el arca. De todo animal limpio, los llevó de siete en siete al arca, un macho con su hembra. De cada animal impuro llevó de dos en dos al arca. Después que la inundación cedió, leemos que Noé ofreció al Señor un sacrificio de todos los animales limpios que habían sido llevados en el arca. Sin embargo, el Señor no hizo ninguna distinción entre puro e impuro al decir a Noé lo que podía comer. Por el contrario, la instrucción fue, "Si se mueve, se puede comer". Esta instrucción dietética estuvo en vigor desde Noé hasta Moisés, un lapso de aproximadamente 800 años.

Durante 430 años de este período, los descendientes de Abraham hicieron conforme a las leyes de Noé, porque la Ley Mosaica no se había dado. Se permitió a los descendientes de Abraham comer los cerdos y los mariscos, y todo lo que se movía sobre la tierra. No hubo ninguna prohibición con respecto a estas cosas hasta que la Ley fue entregada a Moisés. La Ley se introdujo 430 años después de que el Señor hizo el Pacto de la Promesa a Abraham, y 2.500 años después de Adán.

Pablo declaró, "donde no hay ley, tampoco hay transgresión". Al ver que no había ninguna ley contra el consumo de ciertos tipos de carne hasta que se dio la Ley Mosaica, los que comieron animales impuros no transgredieron. Aquellos que argumentan que "Dios no cambia" y que por lo tanto las leyes que Él da a los hombres no cambian, están fallando en trazar correctamente la Palabra de Dios.

¿Perciben que antes del Diluvio era una transgresión de la voluntad de Dios para el hombre comer carne animal? Después del Diluvio podían hacerlo y no transgredir. Desde Noé hasta Moisés, el hombre podía comer cualquier cosa que se moviera. Un hombre podía comer un cerdo desde la pezuña hasta el hocico, incluyendo la grasa. La única cosa prohibida era la sangre. No había transgresión.

¿Por qué es tan increíble entonces concebir que las instrucciones (Torá) que Yahweh dio a Moisés eran también para una duración limitada? Yahweh destinó la Ley de Moisés a estar en vigor hasta que la semilla prometida viniera.

Gálatas 3:19, ¿Por qué entonces la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, que fue promulgada mediante ángeles por mano de un mediador, hasta que viniera la descendencia a quien fue hecha la promesa.

Hubo un período de 1.500 años desde Moisés hasta Cristo (la Semilla de Dios). Durante este tiempo el pueblo de Dios tenía muchas prohibiciones relativas a la alimentación, ya no podían comer cualquier cosa que se moviera; ahora, estaban limitados a aquellas criaturas de la Tierra que tuvieran una pezuña hendida y rumiaran el bolo alimenticio. Relativo a las que habitaban en el mar, los ríos y lagos, ya no era todo lo que se movía, sino sólo las que tuvieran aletas y escamas. Hasta los pájaros y los insectos fueron divididos en los que podían ser comidos, y los que no se podían comer.

Más allá de estas restricciones, se introdujeron nuevos límites sobre el consumo del hombre.

Bajo la Ley Mosaica hombre no podía comerse la grasa, ni siquiera grasa que se encuentra en los animales declarados como limpios. La grasa y la sangre se debían ofrecer a Yahweh. Estaba prohibido a hervir un cabrito en la leche de su madre. Durante la semana de Pascua, la levadura no podía ser utilizada en la cocina.

Las regulaciones que se encuentran en la Ley todas sirven como parábolas proféticas. En cada una se presagiaba algo de verdad espiritual. El tiempo no me permite escribir de lo que significaban estas normas dietéticas.

Cuando Cristo vino, el tiempo de prueba de la humanidad, siendo vigilada y gobernada por la Ley de Moisés, finalizó. En consecuencia, la instrucción que Dios dio a la humanidad con respecto a lo que habría de ser comido cambió.

Hechos 15:28-29, Porque ha parecido bien al Espíritu Santo, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias: que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de inmoralidad sexual. Si os guardáis de estas cosas, bien haréis.

Una vez más el hombre podía comer todo lo que se movía, pero la antigua prohibición de comer sangre se mantuvo. Cuando se estrangula un animal, la sangre permanece en la carne. La instrucción de abstenerse "de sangre" y "de ahogado," fueron las únicas instrucciones registradas relativas a los alimentos para los que están en Cristo. No parecía "bien al Espíritu Santo" para formar a los convertidos a Cristo de entre los gentiles "imponerles" toda la "carga" de la Ley. De la gran cantidad de normas dietéticas en la Ley, "ha parecido bien al Espíritu Santo" cargar a esas nuevas criaturas en Cristo sólo con la prohibición de la dieta de abstenerse de comer sangre.

Los apóstoles y los líderes de los judíos que creían en Cristo, se reunieron en Jerusalén para examinar la cuestión específica de si los nuevos conversos gentiles debían ser instruidos a guardar la Ley de Moisés. Pedro resumió la conclusión de los ancianos con estas palabras:

Hechos 15:10, Ahora, pues, ¿por qué tentáis a Dios, poniendo un yugo sobre el cuello de los discípulos, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar?

El yugo del que Pedro hablaba era un yugo de esclavitud. La Ley trataba a los hombres como esclavos. Dios al ver que el hombre era un esclavo del pecado, lo trató como a un esclavo, colocándolo bajo la Ley. Los que están en Cristo están libres de la esclavitud del pecado. Por lo tanto, el Señor los trata como hombres libres. Al hombre de la nueva creación se le da libertad.

Gálatas 5:1-2, Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. De hecho yo, Pablo, os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.

Los ancianos y los apóstoles consideraron cuidadosamente este asunto y llegaron a la conclusión de que, de las 613 leyes entregadas a Moisés, sólo tres tenían que ser transmitidas a los cristianos gentiles (Estoy combinando las dos que tratan de sangre). No hay instrucciones con respecto a las aletas y escamas, pezuñas hendidas y rumiar, que fueran colocadas sobre los cuellos de los gentiles. Se les enseñó a andar por el Espíritu. Una lista excesiva de ordenanzas carnales llevaría sus ojos lejos del Espíritu de Cristo como Su guía.

Vemos entonces que desde Adán a Noé el hombre sólo comía una dieta de materia vegetal. De Noé a Moisés, el hombre comió materia vegetal y cualquier cosa que se moviera. Desde Moisés hasta Cristo, el pueblo de Dios comían lo que la Ley declaraba limpio. Desde Cristo hasta hoy, el pueblo de Dios es instruido a no comer la sangre, pero no tiene ninguna otra ley de prohibición. Las palabras de los ancianos y los apóstoles no son la instrucción final de Yahweh respecto a la dieta. Se va a cambiar de nuevo. Las Escrituras declaran que durante el reino milenario de Cristo aquellos animales que son carnívoros se convertirán en herbívoros.

Isaías 11:6-7, "El lobo habitará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito, el novillo y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño pequeño los conducirá. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas. Y el león comerá paja como el buey.

Estas palabras del profeta Isaías describen un retorno a las condiciones del Edén. En el Edén a los animales se les dio toda planta verde. Para la alimentación del hombre también era toda planta verde, y cada árbol frutal. Esta será la condición de la Tierra una vez más.

¿Pueden ustedes imaginar los argumentos que el devoto a la Torá hará en el período del milenio? “¿Qué quiere decir que no puedo matar una vaca y cocinar su carne? Moisés dijo que podían hacerlo. ¿Por qué no puedo retorcerle el pescuezo a ese pollo? ¿No sabe que la Ley no cambia?" A pesar de que un argumento tan hipotético parece tonto, demuestra el error de aquellos que suponen que la Ley es una ordenanza eterna. Toda obra de Dios tiene un tiempo y una época le fue asignada.

Eclesiastés 3:1, Todo tiene su tiempo, un tiempo para cada cosa bajo el cielo ...

Al mirar hacia atrás a la historia de los tratos de Yahweh con el hombre, vemos que grandes cambios se produjeron durante la vida de Noé. Otras grandes alteraciones se produjeron durante la vida de Moisés. Sin embargo, el cambio más grande de todos en el camino de Yahweh para hombre se produjo durante la vida terrena de Su Hijo. Al ver que las instrucciones de Yahweh para la humanidad se alteraron con Noé y Moisés, no es difícil de concebir un cambio una vez más con Cristo.

Mientras que tengo su atención centrada en el período del Milenio, permítanme compartir lo siguiente. Los santos no deben suponer que ellos pueden apresurarse hacia un estado más perfecto y edénico mediante la adopción de una dieta vegetariana ahora. Cristo caminó perfectamente ante el Padre, mientras que estaba en la Tierra, y comió carne. En numerosas ocasiones se hace constar que comía pescado, así como alimentó con él a Sus discípulos. Incluso se le registra como haber comido pescado dos veces después de Su resurrección. Los que optan por comer sólo verduras están autorizados para hacerlo, pero sus opciones de alimentos no son más justas que las del hombre que elige comer carne. Cristo declaró que no es lo que entra en la boca del hombre que lo hace impuro. Es lo que sale de la boca del hombre lo que contamina.

Marcos 7:18-23, Y les dijo: "¿Tan faltos de entendimiento sois? ¿No entendéis que todo lo que entra en el hombre desde fuera no le puede contaminar, porque no entra en su corazón, sino en el vientre y se elimina?"

Por lo tanto Él declaró limpios todos los alimentos. Y decía, "Lo que sale del hombre, eso es lo que contamina al hombre". Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las avaricias, la maldad, así como el engaño, la lascivia, la envidia, la calumnia, el orgullo y la necedad. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre". El enfoque de Yahweh siempre ha estado sobre la creación de un corazón limpio (alma) en el hombre. Los alimentos no contaminan el alma del hombre, sólo afectan al cuerpo.

Las regulaciones de la Ley relativas a los alimentos no se dieron con la idea de hacerlos justos, se les dieron como tipos y sombras de la verdad espiritual. A través de Su Hijo, Dios hizo limpio lo que anteriormente era impuro.

Hechos 10: 9-16, al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta. Entonces se puso muy hambriento y quería comer; pero mientras disponían, cayó en trance y vio el cielo abierto y un objeto como un gran lienzo atado de las cuatro puntas, descendía hacia él y era bajado a la Tierra. En él había toda clase de animales cuadrúpedos de la Tierra, fieras, reptiles y aves del cielo. Y vino una voz a él, "Levántate, Pedro; mata y come". Pero Pedro dijo: "¡No sea así, Señor! Porque nunca he comido nada profano o impuro". Y una voz le habló por segunda vez, "Lo que Dios limpió, no lo llames impuro". Esto se repitió tres veces. Y el objeto fue llevado al cielo de nuevo.

Soy consciente de que la experiencia de Pedro sirvió como un mensaje para declarar que los gentiles habían sido declarados limpios por Dios. Sin embargo, otras Escrituras revelan que los alimentos que eran inmundos bajo la Ley, fueron limpios también. El apóstol Pablo declara que esto es así en varias cartas a diferentes grupos de personas:

I Timoteo 4:3-5, … los hombres que prohíben el matrimonio y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias todos los que creen y conocen la verdad de que todo lo creado por Dios es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque es santificado por medio de la palabra de Dios y la oración.

Hablando específicamente de los alimentos (véase el versículo 13) Pablo declara lo siguiente:

Romanos 14:14-15, yo sé y estoy convencido en el Señor Yahshua que no hay nada impuro en sí mismo; pero aquel que considera que algo es inmundo, para él es inmundo.
I Corintios 8:8, Si bien la vianda no nos hace más aceptos a Dios; no somos peores si no comemos, ni mejores si comemos.

En estas últimas palabras de Pablo, encontramos un eco del versículo que examinamos en el artículo anterior. "Ni la circuncisión, ni la incircuncisión valen nada, sino una nueva creación". No somos ni peores si no comemos (circuncisión, sujetos a la Ley), ni mejores si nosotros comemos (incircuncisión, libres de la Ley). Como declaró Yahshua, lo que entra por la boca no contamina al hombre. Por otro lado, el consumo de alimentos "sagrados" no hace al hombre justo.

Este capítulo no estaría completo a menos que hablara del papel del Espíritu en lo que respecta a la dieta. Si el hombre se libera de la Ley, pero no queda bajo el dominio del Espíritu de Cristo, está sin Ley. El hecho de que Dios ha dado sólo la prohibición de comer sangre para los que están en Cristo, no implica que el hombre haya de ser auto-dirigido en lo que come.

El principio del ministerio de Cristo comenzó con Su Padre, por medio del Espíritu que moraba en Él, dándole Sus instrucciones en relación con el consumo de alimentos. El Padre le dijo a Su hijo que debía ayunar de todo alimento durante cuarenta días. Si Cristo se hubiese llevado por la Ley de Moisés, Él podría haber argumentado que Moisés permitió comer comida diaria y mientras eligiera alimentos limpios, no había necesidad de que ayunase. Cristo no fue dirigido por la Ley, sino por el Espíritu. Su Padre le reveló Su voluntad de que Cristo ayunase durante cuarenta días, por lo que la obediencia requería la sumisión a esta revelación.

Como hijos de Dios, también nosotros encontraremos que el Padre nos da instrucciones específicas con respecto a nuestra dieta. A veces Él nos llevará a ayunar. Otras veces nos dirigirán a evitar ciertos alimentos, o añadir ciertos alimentos a nuestra dieta.

Hace algunos años, cuando tenía mucho sobrepeso, el Padre me dio instrucciones para cortar las grasas y los azúcares de mi dieta. La Ley de Moisés no dice nada con respecto al azúcar, pero el Espíritu es capaz de hablar con nosotros específicamente, guiando a cada individuo a la perfección. El Padre me ha disciplinado mucho a mí en el área de la alimentación, pues tuve apetitos sin restricción la mayor parte de mi vida. Yo sabía que mi Padre tiene interés en lo que como. Él tiene una opinión sobre el asunto, y hago bien en tratar de conocer Sus pensamientos y cumplir con ellos.

El hecho de que el santo no tenga ningún código escrito hoy para instruirle en lo que debe comer, no implica que el Señor no tenga instrucciones que darle en la materia. Nuestra instrucción viene de un canal diferente. Somos instruidos por el Espíritu que nos fue dado para habitar en nosotros. El siguiente principio se le da al cuerpo de Cristo.

I Corintios 10:31, Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.


Esa es la conclusión del asunto.

Publicaciones Heart4God :