TRADUCTOR-TRANSLATE

Libro: EL PODER DE LA LLAMA (Novela), Dr. Stephen Jones


135 Páginas



El ministerio de Sansón como juez fue colorido y trágico. Esta novela le enseñará mucho sobre la religión de los filisteos y cómo sus creencias se entrelazaron con la historia de Sansón. Esta novela cubre los últimos 20 años del cautiverio filisteo.

EL PODER DE LA LLAMA

Crónicasde Anava - Libro 4, Dr.Stephen E. Jones


EL PODER DE LA LLAMA - Cap. 33 (último): REGRESO AL FUTURO, Dr. Stephen Jones


Sólo los purificados completamente pueden entrar al Reino



Nos despertamos para ver al gran cisne mirando fijamente en nuestras caras. Asustados, ambos nos levantamos de nuestra cama de hierba.

-"Buenos días" -dijo Pléyades con agrado-. "Me preguntaba si alguna vez te ibas a despertar".

-"¿Dónde estamos?" -preguntó Séfora.

-"Estamos en casa" -respondió Pegaso. "Es bueno sentir la hierba suave y familiar de nuestro pastizal. El jefe está haciendo el desayuno para vosotros. Tal vez deberías ir a su casa y lavar tus ojos de los insectos".

"Eso suena maravilloso", dijo Séfora.

Llamamos a la puerta de la casa del jefe, y su esposa nos saludó y nos invitó a entrar. Nos tomamos el tiempo para tomar una verdadera ducha, disfrutando de las comodidades modernas que se nos habían negado por tantas semanas. Luego nos sentamos para un desayuno caliente con el jefe y con José, que también había llegado a esa hora.

"Así que cuéntanos tu historia", dijo el Jefe mientras sorbía su café caliente. Hace días que no te vemos. ¿Qué pasó, y qué aprendiste mientras estabas fuera?"

-"Bueno, en primer lugar, encontramos a Naoki. Fue enviado a entrenar a Sansón en las artes marciales. Sansón encontró esa formación bastante útil en su primera gran batalla con los filisteos. Pero al final, la vida y el ministerio de Sansón fueron una historia de tragedia y de victoria", comencé.

"También es una historia de amor y de traición", añadió Séfora.

Yo continué. "Vimos el ascenso y la caída del hombre fuerte de Israel, Sansón, un juez que era muy dotado, pero que llegó a depender demasiado de su fuerza. Él pensó que era invencible, y anduvo libremente entre los filisteos que lo temían y trató de vencerles por cualquier medio posible. Al final, aprendió que el Reino de Dios no puede ser establecido por el poder de la carne".

"Fue traicionado dos veces por mujeres que amaba", dijo Séfora. "Al final, fue vencido, no por Dagón, el Poderoso, sino por Atargatis, la Seductora. Cayó, no por la fuerza de las armas, sino por la seducción del amor maldito, que creía real. Le faltaba el discernimiento necesario para distinguir el amor maldito del amor divino".

"El mundo hoy sufre de un problema similar", dijo el Jefe.

-"Sí" -respondí. "Si hemos de establecer el Reino de Dios hoy en día, debemos hacerlo mediante el genuino amor -amor que refleje el corazón de nuestro Padre celestial. Debemos proveer al pueblo con líderes que amen, para que un verdadero estándar pueda ser evidente y que todos lo vean. El amor verdadero debe desplazar al amor maldito que seduce y traiciona a la humanidad".

-"El amor maldito profana a la gente" -observó el jefe-. "Justifica el pecado en nombre del amor. Pero el amor divino nos limpia, porque el que ama es de Dios. 156 El amor Maldito cubre el pecado escondiéndolo o justificándolo, pero el amor divino es un fuego que cubre una multitud de pecados a través del perdón que viene por la limpieza". 157

"Tu sueño sobre la muchacha del cielo que nació de la gota de oro se cumplió en una muchacha filistea llamada Eglah", dijo Séfora. Ella era con la que Sansón tenía la intención de casarse. Fue asesinada por una multitud enojada de Timnat, pero Dios lo resolvió para siempre. Ella llegó a conocer al Creador y Su amor, y debido a que su nombre significaba una novilla, ella desempeñó el papel de la novilla roja en la Ley para traer la limpieza al sacerdocio de Israel".

"Sus cenizas fueron colocadas debajo de un roble justo fuera de la frontera de Israel", agregó Séfora. "Esto también profetizó del tiempo en que la gente de todas las naciones vendría a la Jerusalén celestial para aprender los caminos de Dios. 158 Las cenizas de la vaquilla roja están disponibles para limpiar a todos los que buscan al Creador".

En ese momento, Chen y Atsa entraron en la casa. Les saludamos calurosamente, y se unieron a nosotros para el desayuno y el compañerismo.

-"¿Te pusiste bien la túnica y la corona?" -preguntó Chen.

-"Sí" -respondí. "Teníamos la intención de dárselos a Sansón y Eglah en su boda, pero las cosas no funcionaron muy bien con ellos. Esa boda fue cancelada. Sin embargo, hubo una segunda boda que estableció un nuevo pacto entre Natán y Débora".

"Natán se veía verdaderamente regio cuando fue a reclamar a su novia en la casa de Elcana", dijo Séfora. Llevaba la túnica real y cabalgaba en Pegaso. Entonces fuimos llevados ante el Trono de Dios, y los recién casados pasaron su primera noche en Su presencia".

"Al observar su boda y la subsiguiente bendición de Dios, nos sentimos honrados de ver un cuadro de las cosas por venir", concluí. "Muchas gracias por ese maravilloso regalo".

Atsa entonces se echó a reír, diciendo, "¡Parece que Natán fue capaz de atrapar cada tronco que caía!"

"Sí, ciertamente". Le respondí: "Él estaba bien preparado para criar hijos piadosos y protegerles mientras aprenden a volar. Su hijo profetizará ante los reyes sin temor".

"¿Cuál fue, entonces, la lección general que aprendisteis de esta misión?", preguntó el Jefe.

"Aprendimos", respondí, "que aquellos que desean entrar en el Reino de Dios deben pasar a través de la espada flameante de los Querubines. Los ojos de Dios están en los Querubines, y ningún engaño se les escapa. La única manera de tener una paz perfecta es poner a este guardián en su lugar, para que ningún enemigo pueda entrar con la intención de hacer daño al pueblo de Dios".

-"Parece" -dijo el jefe- "que este ángel llameante -el Poder de la Llama, como tú lo conoces- nos ha sido dado para este propósito. Eso es muy importante. Las piezas se están uniendo ahora. Pero como la Tierra ya está llena de gente descalificada, ¿cómo vamos a manejar esa situación con amor?"

-"Tal vez" -respondí-, aprendamos la respuesta a esa pregunta en nuestra próxima misión.

Notas a pie de página


  1. https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/power-of-the-flame/chapter-33-back-to-the-future/

EL PODER DE LA LLAMA - Cap. 32: MIRANDO HACIA EL FUTURO, Dr. Stephen Jones





"Nuestro trabajo ha terminado aquí", le dije a Samuel esa noche después de regresar a Mizpa. "Es hora de que nos vayamos".

Samuel asintió con la cabeza. "Tú has sido de gran ayuda y aliento para mí", dijo Samuel, "pero en la última hora he percibido una tristeza divina en mi corazón, y sé que ahora debemos separarnos. ¿Crees que nos veremos de nuevo?"

-"Es posible" -dije-. "Todavía tienes mucho trabajo por delante. Aún ungirás dos reyes en Israel. Tal vez Yahweh nos permita ser testigos de aquellas ocasiones históricas en Su Reino".

-"Lo espero" -dijo Samuel con un suspiro-. "Mucho del futuro todavía está escondido de mí. Hoy hemos ganado nuestra libertad, pero ¿cuánto durará esto? Los corazones de los hombres les engañan. ¿Cuánto tiempo podrá Israel abstenerse de la idolatría?"

"Israel seguirá teniendo problemas", respondí. "La gente ahora adora al Dios verdadero, pero ellos todavía no le conocen realmente. Le temen, pero la mayoría no le aman verdaderamente. Ellos no conocen Su mente ni Sus caminos. Sólo han percibido Sus poderosos actos. Ellos lo conocen como un gran Rey, pero aún no lo conocen como a su Padre celestial".

"¿Qué puedo hacer para cambiar eso?", preguntó Samuel.

"Sólo Dios puede cambiar el corazón", le dije. "La piedra que has establecido hoy es un testimonio del poder de Dios y de Sus actos, pero hay un mayor Ayudador que aún está por venir -Aquel que tiene el poder de cambiar los corazones. 154 Mientras tanto, tú debes contentarte con cumplir tu comisión y dejar el resto para otra generación y otro tiempo.

"Me siento tan impotente", dijo Samuel.

"Ninguno de nosotros puede tomar el lugar de Dios", dije, "ni podemos hacer lo que sólo Él puede hacer. La gente se sentía desamparada hoy también, hasta que Dios intervino y peleó la batalla por ellos. Así es con nosotros. Sólo podemos seguir Su dirección y seguir el camino que Él ha establecido para cada uno de nosotros. Dios no tiene prisa, y Su plan es desvelado durante muchas generaciones. Esto da a muchas personas la oportunidad de participar en Su plan y hacer Su voluntad. Uno ara, otro siembra, y otro riega la semilla”. 155

-"Entonces haré mi parte de la mejor manera posible" -dijo Samuel-. "No puedo hacer más. Debo guiar a estas personas incluso en sus debilidades y su falta de entendimiento".

"Sí", dije, "y verás que como su líder, tendrás que someterte a su voluntad incluso cuando esté equivocada. La espina del liderazgo es que deben representar al pueblo. Cuando unjas al primer rey, verás lo que quiero decir. Ese rey será un reflejo del corazón del pueblo. Sólo puedo decirte que les des la Palabra de Yahweh y les adviertas cuando demuestren señales de rechazar a Yahweh como Su Rey".

-"Ese es un buen consejo" -dijo Samuel-. "Cuando miro la oscuridad de lo que está por venir, me siento viejo por dentro. Lo que más temo es que no podré retener la libertad de Israel, que el pueblo me respetará, pero no escuchará la Palabra de Yahweh que yo les doy.

"Un nuevo tipo de esclavitud vendrá sobre ellos", dije, "no como el cautiverio filisteo, sino algo más profundo. El poder de la carne es nuestro peor amo, y está siempre presente, incluso cuando Israel parezca ser libre. La esclavitud de la religión es la forma más sutil e insidiosa de esclavitud, porque tiene apariencia de piedad, y los hombres son incapaces de reconocerla por lo que es".

-"Sí" -dijo Samuel-. "A menudo he reflexionado sobre si es posible o no inculcar en los hombres un amor por Dios mismo. Es fácil inculcarles un amor por la religión, el sacerdocio, el Tabernáculo, e incluso el Arca de Dios, porque son cosas que pueden ver y sentir. Quieren ser gobernados por hombres que puedan ver y oír, pero temen ser gobernados por un Dios que ellos realmente no conocen".

"El tiempo siempre revela los corazones de la gente", le respondí. "Me gustaría darte consuelo a este respecto, pero los corazones de los hombres no cambian fácilmente. Sin embargo, Dios ha prometido hacer de todos nosotros Su pueblo y ser el Dios de todas las naciones. Aunque no es impulsado por un sentido de urgencia, El cumplirá Su palabra a Su debido tiempo. Mientras tanto, es alentador saber que Él ha llamado a unos pocos, un remanente de gracia, que son los primeros frutos de Su promesa".

-"Eso ciertamente me consuela" -dijo Samuel-. "Siempre estaré agradecido por las oraciones de mi madre que me trajo a este mundo por la gracia de Dios".

Dormimos tranquilamente esa noche y nos despertamos en un nuevo lugar.

Notas a pie de página

  1. El Espíritu Santo (Juan 16:7)

EMBARAZO ESPIRITUAL: DEL EMBRIÓN AL NACIMIENTO A TRAVÉS DE LAS FIESTAS DE ISRAEL, Dr. Stephen Jones

 

 

Nacido de lo Alto

Jesús le dijo a Nicodemo en Juan 3:3 (NASB),
3 Respondió Jesús y le dijo: "De cierto, de cierto os digo, que el que no naciere de nuevo [griego: gennethe anothen, "engendrado de lo Alto"], no puede ver el reino de Dios"
El término, "nacido de nuevo", como se dicte por la NASB y la Biblia King James, no es lo suficientemente preciso para nuestros propósitos Cabe traducirlo "engendrado de lo Alto", es decir, engendrado por Dios, el Padre, por medio del Espíritu Santo.
La palabra griega, gennethe, viene de la palabra raíz gennao. El Dr. Bullinger nos dice en sus notas sobre Mateo 1:2,
"engendró. Gr. Gennao. Cuando se usa del padre = engendrar, y cuando se utiliza de la madre significa dar a luz en el mundo".
Los hombres engendran, las mujeres dan a luz. Y así, en Mateo 1:2, donde leemos que Abraham engendró a Isaac, es evidente que Abraham no dio a luz a Isaac. Abraham simplemente engendró a Isaac en el vientre de Sara, quien más tarde dio a luz a Isaac.
En Mateo 1:20 , el ángel del Señor se le apareció a José y le dijo que tomara a María como su esposa, a pesar de que ella estaba embarazada y era tomada como una adúltera por muchos. El ángel le explicó, "por que lo que ha sido engendrado en ella es del Espíritu Santo". La palabra griega traducida como "engendrado" es gennethen, de gennao. Es evidente que Jesús todavía no había nacido en Belén. Vemos que aquí la palabra se utiliza para la concepción, en lugar de para dar a luz. El Espíritu Santo había actuado como el Padre al engendrar o generar un embrión dentro de María.
Entonces, ¿qué significa todo esto para nosotros? ¿Cómo se aplica esto a Juan 3:3, donde Jesús dijo a Nicodemo que tenía que "nacer de nuevo?" Esto demuestra que cuando el Espíritu de Dios entra a morar en nosotros, somos engendrados desde Arriba; técnicamente aún somos no "nacidos". El término, "nacido de nuevo" no es totalmente exacto, ya que implica que somos hechos totalmente a la imagen de nuestro Padre. El hecho es que un embrión aún no ha tomado la forma completa. Todavía se está realizando y formando a la imagen de su padre y su madre. La enseñanza de que los cristianos son ahora "nacidos de nuevo" ha llevado a muchos a pensar que ahora han llegado a la meta final de la vida en la Tierra, y que hay poco más que hacer excepto esperar para ir al Cielo. Mientras tanto, el único objetivo real que el cristiano parece tener en la Tierra es testificar a los demás y apoyar a su iglesia con su presencia y con sus ofrendas.
Uno de los principales objetivos de este libro es desafiar esa mentalidad y mostrar a la gente que tiene que avanzar a través de las etapas de desarrollo reveladas por los días de fiesta de Israel, con el fin de llegar al destino final.
La otra palabra que se usa en Juan 3:3, que todavía no hemos explicado, es anothen, traducida como "nuevo", como en "nacer de nuevo". El Diccionario Expositivo de Vine dice que "significa desde Arriba, o de nuevo". Si Juan hubiera querido decir "de nuevo" u "otra vez", habría utilizado la palabra griega deuteros, como lo hizo en Juan 9:24,
24 Así que por segunda [deuteros] vez se llamó al hombre que había sido ciego, y le dijeron: "Da gloria a Dios; nosotros sabemos que ese hombre es un pecador".
Concluimos, entonces, que Juan 3:3 instruyó a Nicodemo (y a nosotros) de que necesitamos ser "engendrados de lo Alto", en lugar de ser "nacidos de nuevo". Lo primero es lo primero. Primeramente debemos ser engendrados antes que podamos ser llevados al nacimiento completo.


Las fiestas manifiestan el embarazo

Una mujer puede concebir en la mitad de su mes. Así nos encontramos con que la Fiesta de la Pascua se produce en la mitad del primer mes. El óvulo fertilizado se implantará en la pared del útero en los días siguientes; esa implantación está representada por la Ofrenda de la Gavilla poco después de la Pascua. Esto completa la procreación o engendramiento de la nueva vida.
Siete semanas más tarde, en la fiesta de Pentecostés, el nuevo embrión ha desarrollado todos sus dedos de las manos y de los pies y ahora se parece a un pequeño ser humano. El niño ya ha tomado forma.
Meses más tarde, en el día primero del séptimo mes, la Fiesta de las Trompetas, la audición del niño se desarrolla. Hay que escuchar el sonido de la trompeta.
En el décimo día del séptimo mes, el Día de la Expiación, el suministro de sangre del niño es distinto al de su madre. El niño ahora puede producir sus propios glóbulos rojos.
A mediados del séptimo mes, la Fiesta de los Tabernáculos, los pulmones se han desarrollado lo suficiente, de modo que el niño pueda sobrevivir fuera del vientre de la madre y también respirar por sí mismo. Si el niño naciera antes de tiempo, tiene una buena oportunidad de sobrevivir. Así también, los que son traídos a la luz en la Fiesta de los Tabernáculos serán los que tienen sus pulmones espirituales desarrollados lo suficiente como para respirar el aliento de Dios; es decir, que son lo suficientemente maduros como para soportar el soplo del Espíritu Santo en su plenitud.
Aun así, hay otra fiesta que tal vez puede encajar en este escenario. Es la Fiesta de la Dedicación, o la Fiesta de las Luces, comúnmente llamada Hanukkah. Es una fiesta pos-mosaica, que conmemora los acontecimientos del año 165 a.C. Es una fiesta de ocho días, a partir del 25 día de Kislev, el noveno mes del calendario hebreo. De acuerdo con la Nueva Enciclopedia Funk y Wagnalls Vol. XII, leemos:
"Hanukkah conmemora la nueva dedicación del Templo de Jerusalén por Judas Macabeo en el 165 a.C., después que el Templo había sido profanado por Antíoco IV Epífanes, rey de Siria y señor de Palestina. En el año 168 a.C., en una fecha que corresponde al 25 de diciembre en el calendario gregoriano, el templo fue dedicado a la adoración de Zeus Olimpo por orden de Antíoco. Un altar a Zeus se creó en el altar mayor. Cuando Judas Macabeo reconquistó Jerusalén tres años más tarde, después de haber limpiado el templo y poner un altar nuevo en lugar del profanado. El templo fue dedicado de nuevo a Dios con las festividades que duraron ocho días. Según la tradición talmúdica, sólo se pudo encontrar una vasija del aceite puro de oliva, sellada por el sumo sacerdote, que era necesaria para el ritual rededicatorio, se pudo encontrar, pero la pequeña cantidad duró milagrosamente por ocho días".
Tal vez esta Fiesta de las Luces completa el ciclo de parto normal, de nueve meses de una manera profética, donde el bebé recién nacido sale a la luz del día. También es posible que esto pueda implicar proféticamente que algunos nacerán en Tabernáculos en la Primera Resurrección, mientras que la mayoría serán dados a luz más tarde, en la Resurrección General de los muertos. En otras palabras, algunos estarán listos un poco temprano en la Fiesta de los Tabernáculos, pero la gran mayoría de los creyentes entrarán en la luz de la presencia total de Dios al final de los mil años.
Así llegamos a la conclusión de que los días de fiesta de Israel estaban destinados a retratar el desarrollo de un embrión desde la concepción hasta el nacimiento. Como las fiestas también fueron diseñados para mostrarnos el camino del desarrollo espiritual aquí en la tierra, es evidente que nuestra justificación por la fe (la Pascua) no es el nuevo nacimiento, sino la nueva concepción de que en última instancia conducirá a nuestro nuevo nacimiento. La concepción fue por el Espíritu Santo, porque Dios es nuestro Padre. A pesar de que un embrión en un primer momento parece en nada a los padres, a medida que pasa el tiempo, el niño cada vez más viene a ser a la imagen de su padre. Así también es con nosotros en nuestra experiencia cristiana.

(Extracto del cap. 14 de "Las Leyes de la Segunda Venida") 

Artículo relacionado:

DE ORUGA A MARIPOSA (UNGIDO PARA LA SEPULTURA), Administrador

EL PODER DE LA LLAMA - Cap. 31: EL ARREPENTIMIENTO Y LA LIBERACIÓN, Dr. Stephen Jones




"¡Shalom!", dijo una voz detrás de nosotros.

Me volví para ver a Samuel que venía hacia nosotros. "Shalom, mi amigo. Así que oíste que el Arca venía aquí a Quiriat-jearim".

-"Sí" -contestó Samuel-. "Esto es una buena señal, especialmente cuando hemos llegado al final de los cuarenta años de cautiverio. Nunca he vivido en una nación libre, como ustedes saben, porque nací cuando este cautiverio empezó.

-"Lo recuerdo" -respondí. "¿Realmente han pasado 35 años desde que te rescatamos de niño de tu cautiverio filisteo y te devolvimos a tu madre y a tu padre?" 143

"Ha pasado mucho tiempo para mí, aunque aparentemente no para ti", respondió. "Pero no importa. Mi preocupación actual es invertir la causa de este cautiverio, para que podamos ser verdaderamente libres. Es hora de que Israel saque sus ídolos y vuelva a las Leyes de Yahweh".

"Ahora que Sansón se ha ido", dije, "tu tiempo ha llegado. Debes terminar lo que él empezó. Ahora hay un vacío espiritual que debe ser llenado. Elí y sus hijos han muerto, y Silo ha sido quemada. Es una maravilla que Ahías haya sobrevivido, sin embargo, es joven y no ha tenido tiempo de ganar el respeto de la gente. Tú eres el que la gente seguirá, porque eres ampliamente reconocido como profeta".

-"Sí, sé que ya es hora de que entre en mi llamado" -replicó Samuel, asintiendo con la cabeza-. "He convocado una reunión pública para los presentes aquí reunidos. 144 Si el pueblo oye la Palabra de Yahweh, aceptarán desechar sus ídolos, y enviarán corredores por todo Israel para hacer lo mismo en todas partes. Esto debe hacerse rápidamente".

"Esta nueva ciudad representa ahora el corazón de Israel", le recordé. "La decisión del pueblo de hoy reflejará el corazón de toda la nación. Creo que ellos tomarán cuidado de tus palabras, porque el tiempo ha madurado para que Dios abra sus ojos".

El resto del día se dedicó a la preparación de la reunión nocturna. Toda la gente sabía lo que Samuel estaba a punto de decir, y lo discutieron entre ellos mientras esperaban que fuera anunciado oficialmente.

Cuando finalmente llegó el momento, Samuel se paró en una plataforma y se dirigió al pueblo. Él leyó la parte de la Ley que decía cómo Dios pondría a Israel en cautiverio a naciones extranjeras si rehusaban Su Ley. Luego leyó las bendiciones de la obediencia que Dios prometió a Israel si se arrepentían de su pecado.

"Oh Israelitas" -dijo Samuel en voz alta Samuel145-, "para quienes los filisteos siguen siendo enemigos duros, pero a quienes Dios comienza ahora a tener misericordia, es bueno que vosotros deseéis ser libres, pero también debéis adoptar los métodos adecuados para conseguirlo. Ni tampoco os contentaréis con una inclinación a liberaros de vuestros señores y señores mientras retengáis los ídolos que os trajeron vuestro cautiverio hace cuarenta años. Haz lo que es correcto, entonces, y echa a un lado tu maldad".

-"Si obedecéis a Su voz" -continuó Samuel-, "prosperaréis y seréis bendecidos por Yahweh. Vosotros seréis liberados de la esclavitud, y obtendréis la victoria sobre vuestros enemigos. Esa victoria no es posible por las armas de guerra, ni por la fuerza de las armas, ni por una multitud de guerreros. Si os volvéis a Yahweh con todo vuestro corazón, y si quitáis de vosotros a los dioses ajenos, y dirigís vuestros corazones para servir solo a Yahweh, Él os librará de la mano dura de los filisteos.

Samuel les recordó las anteriores cautividades y cómo Dios les había librado. La gente gritó su aprobación. Aquellos que se habían abstenido de la idolatría, lloraron e inclinaron el rostro hacia el suelo; fueron vencidos por la emoción, viendo a sus compañeros israelitas arrepentirse. ¡Habían rezado durante tanto tiempo!

"Entonces reunámonos dentro de diez días en la Atalaya", 146 continuó Samuel. "Reuníos en Yom Kippur, y humillaos, y guardad el ayuno de Yahweh. 147 Enviad corredores por todo Israel. Decidle a la gente que se deshaga de sus ídolos y que los hombres se reúnan para oír la Palabra de Yahweh".

Y así fue que la gente se reunió en Mizpa, en la Atalaya, en medio de mucha emoción, cuando la palabra se extendió por toda la Tierra. Pero tal entusiasmo no podía ser ocultado a los filisteos, cuyos gobernantes gigantes comenzaron a movilizar al ejército para aplastar la rebelión.

En Mizpa Samuel volvió a alentar al pueblo, ofreció sacrificios y les enseñó de la Ley, para que el pueblo recordara los mandamientos, estatutos y juicios de Yahweh, que definen Su naturaleza, la cual Él pretendía que fuera la ley justa de la Tierra.

La gente entonces guardó el ayuno en Yom Kippur, mientras que Samuel los animó y profetizó el final de su cautiverio. Al día siguiente, sin embargo, cuando la gente miró desde la alta montaña de Mizpa con vistas al valle de Ajalón, vieron al ejército filisteo a lo lejos.

-"Han interpretado nuestra reunión como una revuelta" -dijo Samuel-. "Pero no temáis, porque Dios los ha despertado y ha hecho que nos amenacen, para derrotarles y poner fin a su dominio sobre Israel".

-"Pero no se han purificado con las cenizas de la vaquilla roja" -observé. "Han venido por otra ruta y han ignorado el requisito legal para entrar en esta Tierra. El Poder de la Llama no puede dejarlos pasar en paz"-

Muchos de los hombres tenían miedo, diciendo: "No tenemos armas ni armadura.¿Cómo podemos derrotarles con sus armaduras bien equipadas? ¿Cómo podremos vencer a sus espadas de hierro? No estamos en igualdad de condiciones con ellos, porque estamos totalmente desprevenidos para la batalla".

Pero Samuel dijo: "Esta batalla no es vuestra, porque no puede ser ganada por la fuerza humana. Sólo Dios peleará por ti, como lo hizo en los días de Josué, cuando el sol se detuvo. ¡Recordad cómo Dios derrotó a los cinco reyes de los filisteos en ese mismo lugar! ¡Dios lo hará de nuevo! Ahora reuníos y salid a encontraros con los filisteos. Pero vosotros no tendréis que luchar esta batalla. ¡Vosotros debéis ir para que veáis la obra de Dios mientras pelea por Israel!"

"¿No deberíamos llevar el Arca a la batalla?", preguntó otro.

"El Arca no debe ser tratada como un encantamiento de buena suerte", dijo Samuel. "¿No recordáis lo que pasó la última vez que los hombres trataron de hacer eso? Además, la presencia de Dios está con nosotros y en nosotros. Tened fe en Dios, y seréis Su arca.

"Entonces, por favor, no ceséis de clamar a Dios para que nos salve de la mano de los filisteos", gritó alguien de entre la multitud. 148

"¡No tengáis miedo!" Gritó un hombre de la multitud. "¡Dios está con nosotros!" Reconocí su voz, porque era Natán. Estaba acompañado por su amigo Obed. Ambos habían escuchado el llamado para reunirse en Mizpa. Aunque habían llegado tarde, se habían ido abriendo camino entre la multitud para unirse a Samuel en el altar.

Un cordero fue traído, y Samuel lo ofreció apresuradamente como un holocausto sobre el altar del sacrificio en Mizpa en favor de Israel, clamando a Dios por Su misericordia. En el momento en que se completó la ofrenda, el ejército filisteo se había acercado lo suficiente para que pudiera oírse el sonido de los pies marchando a lo lejos. 149

Entonces Obed dio un paso adelante y gritó: "¡El Dios de Israel está con nosotros hoy! ¡Sed fuertes y de buen valor! ¡Venid, celebremos nuestra victoria! ¡Seguidme!"

Me sorprendió ver que Obed llevaba el arpa de Natán, porque yo nunca lo había oído cantar, ni lo había visto tocar ningún arpa. Pero parecía que Natán había dado finalmente a Obed su arpa, y el hombre de Judá comenzó a cantar con voz clara y alta:

El lugar de descanso que Dios ha buscado,
Era una colina santa –pensaba la mayoría de la gente;
Pero luego encontró un lugar en mí.
Una casa de fe donde Él era libre
Ser él mismo y yo también;
Ahora el amor ha encontrado un lugar para morar.
La llama de fuego vista en sus ojos
Era el amor y la pasión de los cielos;
Su llama purificadora enviada aquí
No está contenta hasta que todo el miedo
Haya sido sustituido por la fe y el amor
Y sólo Dios gobierne desde lo alto.
Aquí viene el fuego que todo lo consume,
Pasión implacable en la pira,
Para salvar de cada enemigo
Que les atormenta por la esclavitud.
La espada ardiente en la mano del Querubín
Purificará todo pecado y sanará nuestra tierra.

De repente, las nubes oscuras aparecieron, aparentemente de la nada. El viento tomó polvo y lo arrojó a los rostros de los filisteos. Pronto una gran tormenta estaba lanzando a los filisteos, no sólo con lluvia, sino también con gran granizo. Corrientes de agua descendían de las laderas, convirtiendo su camino en un río de barro. 150

Entonces un gran terremoto golpeó, sacudiendo la tierra y haciendo imposible que los filisteos se pusieran de pie sobre el barro resbaladizo. Abismos se abrieron en la tierra, y muchos filisteos cayeron en los abismos. Los israelitas escucharon sus gritos, observando la escena desde la elevación más alta, donde el sol continuaba brillando y donde no sentían los efectos del terremoto.

Después de una hora, las nubes empezaron a disiparse, el rayo se detuvo y la lluvia cesó. El sol reveló la extensión de la destrucción que había afligido a todo el ejército filisteo. Se podía ver a los supervivientes huyendo hacia su propia tierra.

-"¡Venid!" -gritó Samuel. -"¡Id tras ellos! Recoged sus espadas y perseguidles hasta vuestra frontera".

-"¡Aquí!" -le dije a Samuel-. ¡Monta a Pléyades a la cabeza del ejército israelita! Yo iré contigo en Pegaso!" Séfora estaba más que feliz de prestar su caballo a Samuel, porque ella no tenía ningún deseo o inclinación a montar para la batalla.

Con un gran grito, los israelitas siguieron a los caballos y a sus jinetes, corriendo rápidamente hacia el campo de batalla. Recogiendo las espadas de hierro que habían sido echadas a un lado, persiguieron al remanente que huía del ejército filisteo hasta la frontera de Israel en Bet-horón. 151 Samuel llamó a un alto, poniendo fin a la batalla.

-"No se olvidarán pronto de este día" -dijo Samuel-. "Dios ha peleado de nuevo por Israel, como en los días de Josué. 152 Debemos conmemorar este lugar y establecer un marcador de piedra entre Israel y los filisteos".

Una piedra grande fue encontrada en la subida de la colina, y los hombres la desalojaron. Bajaron la colina y la posaron al pie de Bet-horón. Allí Samuel la ungió y la consagró, estableciendo el marcador de la frontera.

Esta piedra se llamará Ebenezer, la Piedra de la Ayuda”, proclamó, “porque Dios nos ha ayudado hoy a asegurar la victoria sobre los filisteos”. 153

"Esta piedra da testimonio de otro Ayudante que todavía está por venir", reflexioné. "Él nos librará de la carne y de todo mal".

Notas al pie

  1. El discurso es de Josefo, Antigüedades de los Judíos, VI, II, 1.
  2. 1 Samuel 7:10 menciona sólo un trueno, pero Josefo dice que fue una gran tormenta, acompañada de un gran terremoto (Antigüedades de los Judíos, VI, II, 21).
  3. Bet-car (1 Samuel 7:11) es Bet-horón, de acuerdo con Josefo.
  4. Josué luchó aquí anteriormente, cuando el sol se detuvo (Josué 10:12).
  5. 1 Samuel 7:12

    https://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/power-of-the-flame/chapter-31-repentance-and-deliverance/