TRADUCTOR-TRANSLATE

EVIDENCIA DE COSAS OCULTAS 26: Vertiendo agua sobre el altar, Joseph Herrin






Cuando el Señor nos instruyó que pusiéramos ambos pies en el agua, y luego Él me confirmó la instrucción con la historia de ReesHowells en la cola para comprar boletos, sentí que el Señor probablemente nos llevaría hasta el alambre antes de manifestar Su provisión para nosotros. Rees Howells tenía dos personas en la cola delante de él cuando Dios colocó la provisión en sus manos. Sospeché que podríamos llegar hasta un par de días antes de que fuera la hora de mudarse, antes de que Él nos mostrara a dónde íbamos a movernos.

El 23 de abril nos quedaba una semana hasta que venciera nuestro contrato de alquiler, y todavía no teníamos ni idea de dónde debíamos ir. Tenía una sensación creciente de que nos moveríamos hacia el sur, hacia la comunidad de Montezuma, Georgia donde la comunidad residía actualmente. Nos dijeron repetidamente, sin embargo, que la propiedad de alquiler en la zona era muy escasa. Siendo una comunidad rural que no había crecido apreciablemente en muchos años, el mercado de la vivienda era muy lento. Mi esposa me había preguntado si deberíamos pedirles a los miembros de la iglesia que nos ayudaran a ubicar un lugar para alquilar. Oré sobre esto, y sentí que el Señor no deseaba que nosotros hiciéramos eso.

Mientras contemplaba la obra del Señor al traernos a la comunión con este cuerpo de creyentes, entendí que deseaba que los alentáramos en su fe ante Dios. Sabía que la gente que estaba buscando levantar iba ser un pueblo marcado por una peculiar confianza en la habilidad de Dios para protegerlos y liberarlos. Nuestro traslado a la comunidad sería para ser un ejemplo de la capacidad de Dios para mantener a sus hijos cuando solo lo miran a Él para cumplir Sus propósitos, porque la batalla pertenece al Señor.

Al considerar esto, escuché que el Espíritu me decía que echara agua sobre el altar. Yo estaba recordando a Elías derramando agua sobre el altar cuando estaba en batalla con los profetas de Baal y Astarot. Miré la Escritura y leí lo siguiente.

I Reyes 18: 33-35
Luego arregló la madera y cortó el buey en pedazos y lo puso sobre la madera. Y el
dijo: "Llenen cuatro jarras con agua y viértanla en la ofrenda quemada y sobre la leña". Y él dijo: "Háganlo por segunda vez", y lo hicieron por segunda vez. Y él dijo:
"Háganlo por tercera vez", y lo hicieron por tercera vez. El agua corría alrededor del altar y también llenó la zanja con agua.

Elías tenía tanta confianza en Dios que sabía que no podía hacer la prueba demasiado difícil para Él. Verter agua sobre el altar fue solo una señal de la gran confianza de Elías en la habilidad de Dios para lograr lo que dijo que haría. Cuando Dios encuentra a un santo con gran confianza en Él, a veces le permitirá derramar agua sobre el altar, lo que trae mayor gloria para el Padre. Nunca antes me había dado tal oportunidad. Había seguido muchas veces al Señor en la fe, pero no tuve la paz y la confianza necesarias para ir más allá de las exigencias de lo que Dios requería, vertiendo agua en el altar.

Cuando el Espíritu me habló acerca de derramar agua sobre el altar, entendí que en nuestro caso, verter agua en el altar equivalía a decirles a nuestros amigos en la iglesia que no buscaríamos un lugar para vivir. El Señor quería demostrarles que podía traernos la provisión a nosotros mismos. El 23 de abril asistimos a una reunión de la noche del miércoles en la iglesia y un hermano preguntó sobre nuestra situación. Le dije que estaríamos fuera de nuestra casa el día 30, y por el momento no estábamos seguros de dónde íbamos a mudarnos, pero que sabía que Dios nos movería. Me preguntó si podían ayudarnos a buscar un lugar, y yo respetuosamente rechacé su ayuda. Compartí con él que queríamos saber que la provisión provenía del Señor y sentía que debíamos descansar y confiar en Él.

El domingo siguiente mi esposa estaba hablando con una señora de la iglesia, y ella también preguntó si podía ayudarnos a buscar un lugar para nosotros. Mientras estaba parado cerca, una vez más derramé agua en el altar diciéndole que no era necesario que ella ayudara de esta manera.

El 29 de abril llegó y todavía no teníamos perspectiva de un lugar para mudarnos. En todo este tiempo; sin embargo, el Señor nos había permitido conocer una paz inusual que no habíamos previamente experimentado. El día comenzó con una oración individual, y luego nuestra familia se juntó. Nos recordamos todo lo que el Señor nos había hablado, alentándonos unos a otros en nuestra fe. Luego oramos y le pedimos a Dios que manifestara Su provisión rápidamente.

Algunas personas de la iglesia se habían organizado para reunirse y ayudarnos a mudarnos, y se iban a encontrar en nuestra casa la mañana del 30. Ya habíamos metido todo en cajas, y tenía la mayor cantidad posible de nuestras pertenencias apiladas y listas para sacarlas por la puerta. Estaba considerando cuán cerca del límite el Señor nos estaba llevando. Estábamos en el día en que personas de la iglesia aparecerían para movernos, y todavía no teníamos ni idea de adónde nos moveríamos.

Después de orar, Tony fue y revisó su correo electrónico, y luego ella me llamó emocionada desde la habitación. En su bandeja de entrada había un correo electrónico de una señora de la iglesia, contándonos sobre una casa que ella había escuchado que estaba disponible, y estaba cerca de la comunidad y del edificio de la iglesia y sonaba como si fuera una buena opción para nuestras necesidades. Tony estaba emocionada, sin embargo, experimenté reservas. La hermana cristiana que había enviado esta información por correo electrónico fue una que le pedimos que no saliera a buscar un lugar para nosotros, y subió en mi espíritu que si ella hubiera ido y encontrado este lugar para nosotros, no sería un testimonio tan fuerte para la iglesia sobre la capacidad y la voluntad del Señor de manejar las cosas por Sí mismo. No quería que ningún hombre o mujer reclamaran que nos habían proporcionado un lugar. Yo deseaba que la gloria fuera para Dios.

Durante aproximadamente una hora luché con este problema. Consideré lo cerca que estábamos del fin de nuestro tiempo y no teníamos otras perspectivas. Si rechazaba esto, y nada más se materializaba, nos veríamos como grandes tontos e incluso podría llevarnos a la falta de vivienda para nuestra familia. Sin embargo, si aceptaba esta casa sin tener una conciencia clara ante Dios de que había actuado en fe, entonces sabía que Dios no sería honrado y perderíamos una gran bendición. Después de luchar con este problema llamé a nuestra familia y le dije a mi esposa que tendría que llamar a esta señora y decirle que si ella había ido y encontrado esta casa para nosotros que no podíamos aceptarla. Al hacerlo, estaba vertiendo agua sobre el altar por tercera vez.

Tony salió a hacer la llamada, y cuando regresó tenía noticias para compartir. Ella nos contó que esta mujer había querido buscar un lugar para nosotros, pero su esposo le dijo que tenía que cumplir mis deseos de no buscar un lugar. Ella le había obedecido al marido y no había buscado un lugar. Luego compartió cómo dos personas diferentes la llamaron el día anterior para decirle que este lugar estaba disponible, no sabiendo sobre nuestra situación en absoluto. Una joven pareja se mudaba de una casa doble en medio de los pastizales en la granja familiar, y los padres del joven estaban buscando si alguien en la comunidad sabía de una familia que necesitara un lugar para vivir. Las personas que tenían la propiedad ni siquiera eran miembros de la iglesia que visitábamos, y ellos no tenían conocimiento de nosotros. La señora que nos contactó confirmó que ella no había estado buscando un lugar.

Sentí una liberación de mis reservas sobre el hogar cuando Tony me contó estas cosas. En mi espíritu, sentí que habíamos derramado agua sobre el altar por tercera vez haciendo la llamada esa mañana, y a cambio de eso Dios honró nuestra fe y dio a conocer Su provisión. Si no hubiéramos hecho la llamada y le hubiéramos dicho a la gente que no podíamos aceptar la propiedad si habían ido a buscarla, entonces Dios no habría honrado la actitud de nuestro corazón. Es cierto el principio que "todo lo que no proviene de fe es pecado".

Todavía teníamos que hablar con los propietarios y ver si nos iban a alquilar, y todo el día
esperé para escuchar algo, y no llegó palabra. A las 8:30 esa noche todavía estábamos en la situación de no haber escuchado nada y tampoco teníamos dinero para alquilar el lugar. A las 9:00 finalmente pude contactar al dueño de la propiedad, y por teléfono se comprometió a alquilarnos sin ni siquiera reunirse con nosotros o solicitar referencias. Mejor aún, el hombre dijo que no necesitaba ningún depósito, ni siquiera la firma de un contrato de alquiler, y el alquiler era menos de la mitad de lo que habíamos pagado los dos años anteriores. Diez minutos más tarde nuestro propietario anterior condujo hasta nuestra casa para traer a nuestro hijo que estaba jugando con el suyo, y él me dijo que nos devolvería nuestro depósito completo por la mañana. Entonces en 15 minutos tuvimos un lugar para mudarnos, y un compromiso de que tendríamos el dinero para pagar la renta.

Dios no podría haber esperado mucho más para manifestar Su provisión. Fue solo 12 horas antes de que la gente de la iglesia apareciera para ayudarnos a movernos. Dios nos había probado severamente, y en este último día luché por mantener una actitud de paz; sin embargo, se me dio la gracia de no murmurar o quejarme contra el Señor.

No vimos la casa antes de mudarnos. Algunas personas nos preguntaron cómo sabíamos
si la casa sería adecuada. Algunos preguntaron si tenía electrodomésticos de los que carecíamos, una cocina y un refrigerador. Les dije que como el Señor estaba manejando los arreglos yo estaba seguro de que todo estaría bien.

Efectivamente, todo fue una combinación perfecta para nosotros. Las habitaciones eran más grandes de las que teníamos antes. La casa era más linda y estaba en mejor estado. No había nada en el lugar que nos decepcionara. Toda nuestra familia solo caminó por el lugar y expresó su satisfacción con cada detalle. Como familia, sentimos que habíamos pasado por una batalla prolongada y habíamos salido del otro lado victoriosos. Sin embargo, la victoria no nos pertenecía a nosotros, sino al Señor. No solo demostró ser fiel en Su provisión, sino que además nos alentó en numerosas maneras a todos en el camino. Él deseaba que tuviéramos paz mientras esperábamos en Él. Él anhelaba que nosotros tuviéramos éxito y descansáramos en Él. Verdaderas son las palabras de la Escritura:

Isaías 40:28-31
28 ¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno, Yahweh, el cual creó los confines de la tierra, no desfallece, ni se fatiga con cansancio? Su inteligencia es inescrutable. 29 Él da vigor al cansado, y acrecienta la energía al que no tiene fuerzas. 30 Los jóvenes se fatigan y se cansan, los valientes flaquean y caen; 31 pero los que esperan a Yahweh tendrán nuevo vigor; levantarán el vuelo como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.

Haber comenzado esta relación con este cuerpo de creyentes de esta manera, me dio una gran esperanza por las cosas que el Padre haría entre ellos. Él anhela probarse a Sí mismo en tales formas magníficas para todo el cuerpo de Cristo, incluso para el mundo entero. Días de grandes hazañas se avecinan para el Cuerpo, para aquellos que confían en Yahweh. ¡Realmente servimos a un Salvador resucitado que está en el mundo hoy!


http://www.heart4god.ws/books-by-joseph-herrin.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario