TRADUCTOR-TRANSLATE

Cap. 10 - LA REPRENSIÓN DE REFÁ (Rephah) (Las Lágrimas de mi Padre), Dr. Stephen Jones






Natán respiró profundamente y lo soltó lentamente. "Como Samuel le dijo, cuando tenía doce años, ya se había extendido por todas las tribus la palabra de que Ofni y Finees estaban seduciendo a las mujeres jóvenes cuyos padres estaban ofreciendo sacrificios por el pueblo en Silo. Así que Dios habló a mi padre en un sueño, diciéndole que le diera una palabra de reprensión a Elí por negarse a disciplinar a sus hijos y declararlos como inaptos para el sacerdocio. Esto fue antes de que Elí oyera la misma severa advertencia de Samuel. Dios envió a mi padre para decirle que su familia había sido rechazada por Dios y que su línea sería cortada. 84 Su familia ya no ministraría más como sumos sacerdotes en Israel, a pesar de que Dios había prometido a su antepasado Finees, hijo de Eleazar, que de su línea vendrían los sumos sacerdotes indefinidamente. 85 La familia de Elí fue descalificada.

"Además", dijo Natán, "la señal de que esto era verdaderamente una Palabra de Dios fue que ambos hijos de Elí morirían el mismo día, porque Dios tenía la intención de levantar un fiel Sumo Sacerdote para tomar su lugar".

-"¿Y cuál fue su reacción?" -pregunté.

"Estaba perturbado y enojado, pero no se atrevió a reprender a mi padre, porque parecía saber que la Palabra era verdad. Sin embargo, debido a que sus hijos negaron las acusaciones, se vio obligado a organizar una audiencia formal. Él no confió este caso a Abdón, sabiendo que sus hijos sin duda perderían el caso, por lo que decidió juzgar el caso por sí mismo, alegando que era una cuestión sacerdotal interna".

-"Entonces" -continuó Natán-, "Elí se sentó en juicio sobre sus propios hijos, lo que difícilmente podría dar lugar a un veredicto imparcial. Nadie se atrevió a testificar contra los hijos del Sumo Sacerdote, y se susurra que los testigos fueron amenazados. Tampoco las jóvenes que estaban involucradas querían admitir su pecado, para no ser apedreadas. Así que no hubo testigos que testificaran contra Ofni y Finees".

-"¿Qué, entonces?" -pregunté. "¿No fue Dios testigo de su pecado?"

-"Sí" -respondió Natán-. "Dios dio testimonio a través de mi padre, y Elí lo sabía. Pero eligió desechar el testigo divino como insuficiente, porque mi padre no podía probarlo legalmente. Después de todo, la señal que probaría la Palabra aún no había llegado, ya que Ofni y Finees estaban todavía vivos y de pie en la corte.

"¿Entonces qué? ¿Cuál fue la decisión de Elí?", pregunté de nuevo.

"Como juez, Elí afirmó que estaba obligado a hacer cumplir la Ley contra Falsos Testigos. 86 Además, afirmó que mi padre había maldecido e injuriaba a los gobernantes de Israel. 87 Porque maldecir a la familia del Sumo Sacerdote que representa a Dios, añadió, era blasfemar contra Dios, así que condenó a mi padre a muerte.

"¿Qué?" Exclamé. "¿No apeló el caso a la Corte Divina para juicio? Puesto que él era el padre de los muchachos, él debió haber designado a otro para juzgar el caso imparcialmente. Pero si quería juzgar el caso, sabiendo en su corazón que la acusación era verdadera, debería haber apelado el caso a Dios mismo y dejar que Dios juzgara a tu padre".

-"No lo hizo" -dijo Natán-. Ni tampoco permitió que mi padre apelara el caso a la Corte Divina, pues estaba muy ansioso por ejecutar a mi padre, para que no difundiera el descontento entre el pueblo.

"Entonces, ¿qué pasó?", pregunté.

"Ofni y Finees, alegando ser víctimas de una acusación falsa, fueron los primeros en lanzar las piedras".

-"Lamento mucho oír eso" -dije. "Tu padre era un hombre de Dios y recibiría gran recompensa por la Palabra de su testimonio. Esta sería una experiencia muy dolorosa para ti".

"Así fue, y para todos los que conocían la verdad. Pero Dios me consoló con una canción que nació, por decirlo así, del dolor del parto". Natán cogió el arpa, cerró los ojos y, tras un momento de silencio, comenzó a cantar:

Llevé su presencia conmigo
A donde la hierba y las flores crecen,
Él me llevó a Su pabellón,
Donde las palabras de vida pueden fluir.
Un lugar donde crece el árbol,
Prohibido por los Querubines,
Cuyo fruto sin embargo es gratuito,
Para los dignos de Efraín.
Éstos pasan la prueba de fuego-
Los Vigilantes con la espada-,
Éstos vienen con traje puro,
Con Él de común acuerdo.
Tomó mi corazón quebrantado,
Y me sanó con Su toque,
Nunca estaré separado;
Su consuelo significó tanto.
En la oscuridad, quietud expectante,
En un lugar donde no podía ver,
Lo vi en Su plenitud,
Y sentí Su amor por mí.

La canción transformó la sucá en un dosel sagrado, un refugio de las tormentas de la vida, un refugio para los que huyen de la injusticia, una torre fuerte para los que están en peligro. La mesa era nuestro Árbol de Vida, en la que se había extendido un banquete, una fiesta de frutos espirituales vivificantes y carne fuerte, para que pudiéramos llegar a la madurez y estar equipados para hacer la obra para la cual habíamos sido creados.

Era un dosel de amor para aquellos que buscan conocer a Dios íntimamente, para entender Su corazón y Sus caminos, para fundir el Cielo y la Tierra, y para entrar en plena unión con Él. En ese momento todos sentíamos la profunda presencia de Dios, y nos deshicimos, abrumados por Su gozo y tristeza, con Su santa risa y con Sus sagradas lágrimas, mezclados como uno solo.

Estábamos atónitos en silencio, incapaces de decir nada que pudiera añadir a la reconfortante Palabra que Dios le dio a Natán. No hay nada como la música para arreglar los corazones tristes. Las lágrimas caían una a una a la fría tierra de la santa sucá.

En ese momento sabíamos que no podíamos separar el dolor de la alegría, porque venían como un solo cuerpo, contrastando los opuestos. Uno no podía ser conocido sin el otro. Uno no tenía sentido sin el otro. Y en la luz que brilla en la espesa oscuridad de la deidad oculta, le vimos. El Creador mismo había sufrido dolor -cada dolor por las heridas infligidas por el mundo a lo largo de los siglos de historia- porque Él también, de alguna manera, si era posible, buscaba alcanzar una mayor alegría.

Tal vez, Él, ya siendo la encarnación misma del gozo, no tenía ningún modo de aumentar Su propia experiencia, sólo podía aumentar Su gozo a través de otros que estuvieran en unión con Él. Tal vez la Ley de la Unidad era la clave de todas las cosas en el Cielo y en la Tierra. Quizás la alegría era su propósito original, y ese dolor era el único camino para tal alegría realzada.

Durante mucho tiempo nos sentamos en tierra santa a los pies del Creador, visiones y palabras inspiradas que fluían libremente desde los cielos abiertos por el arpa de Natán. Por fin, el torrente del río celestial se desaceleró en un silencioso arroyo y finalmente en un hilo reverente, y rompí el silencio.

"Le dije a Elí hace muchos años que sobreviviría a sus hijos, y que por esta razón no lo tendrían en ese oficio. Pero ahora entiendo por qué. La muerte de sus hijos será la señal de que ha sido rechazado como Sumo Sacerdote, y debía vivir para ver esa señal. Elí mismo morirá poco después de recibirla. Dios juzgará a los tres en el mismo día, junto con el mismo Silo. El Arca de Dios será removida de Silo y nunca más volverá. De hecho, Su presencia dejará la tribu de Efraín y se le dará a Judá para ver si esa tribu es una anfitriona más digna".

"Si los hijos de Elí fueran asesinados, ¿quién lo reemplazaría como Sumo Sacerdote?", preguntó Natán.

"Ninguno de los hijos de Finees", le dije, volviéndonos hacia él, "pero su nieto, Ahías, el hijo de Ahitob, reemplazará a Elí. Morirá joven, y su hermano menor llevará el efod hasta que muera injustamente por hacer el bien. Después de esto, sólo una generación más llevará el efod, y entonces la familia de Elí no será más".

-"A causa de la muerte prematura de tu padre"- le dije a Natán-, Yahweh está dispuesto a revelarte uno de Sus secretos. Samuel reemplazará a Elí como el verdadero Sumo Sacerdote de Dios, pero esto no se conocerá, ni será reconocido Samuel en la Tierra, sino como profeta y juez. Sin embargo, ante los ojos de Dios, Samuel será el verdadero Sumo Sacerdote de una Orden desconocida para la mayoría de los israelitas, la Orden Melquisedec".

"Habrá muchos cambios cuando Silo sea derrocada", continué. "Antes de que se dé el Arca a Judá, Samuel servirá como profeta, sacerdote y juez ungido de Dios. Como fiel sacerdote, prefigura al Mesías venidero en todos los sentidos, excepto como rey, porque el tiempo de los reyes aún no ha llegado".

"Conocer tales cosas futuras es esclarecedor, pero puede ser peligroso. ¿Debemos guardar esto en secreto de Samuel, viendo que él es nuestro buen amigo?", preguntó Natán.

-"Sí"- respondí. "No se lo digas. Dios se lo dirá a su debido tiempo, porque Él ya ha puesto en su corazón el deseo de ver la gloria de Dios en el Lugar Santísimo. Pero tú podrás ver cómo se desarrolla. Los hombres ya lo conocen por su don profético, y ahora comienza sus deberes como sacerdote".

"Él también sabe", añadí, "que también será juez, porque le dije esto después de haberlo redimido de los filisteos. Sansón comenzará a librar a Israel de los filisteos, pero Samuel completará esta tarea cuando este cautiverio de cuarenta años esté completo. Así que no hay mucho que él no sepa ya. Lo único que debes guardar en secreto es su papel como Sumo Sacerdote de Dios, porque Dios mismo debe nombrarle y revelarle ese llamado. Hay un tiempo para cada revelación, y a menudo nos preocupamos cuando nuestra curiosidad se satisface demasiado pronto. Lo mejor es no conocer las cosas futuras antes de que estemos listos para escucharlas".

-"Hay otro asunto de gran importancia que debo decirte" -dijo Natán-. "Fue poco después de que mi padre fue condenado y apedreado que Dios dio a Samuel el mensaje similar para Elí. Samuel fue el segundo testigo de mi padre para establecer la verdad. Elí fue sacudido por esto, porque sabía en su corazón que había cometido un terrible error y había traído vergüenza a la Casa de Dios".

"Samuel me dijo que la gloria de Dios se apartó del Lugar Santísimo. En el siguiente Día de Expiación, las manos de Elí temblaban y parecía asustado al entrar en el Lugar Santísimo. Era como si no esperara sobrevivir a la presencia de Dios en la ceremonia".

-"¿Qué hizo?" -pregunté.

"Samuel dijo que las manos de Elí estaban temblando y su rostro inexpresivo estaba ceniciento cuando los sacerdotes ataron la cuerda alrededor de su tobillo y pusieron las campanas en su manto. Era como si estuviera seguro de que al ver la gloria de Dios, sería muerto, y los sacerdotes tendrían que arrastrar su cuerpo fuera del Tabernáculo".

-"Pero todavía vive" -le dije-, "obviamente, eso no sucedió".

"Sí, y ahí es donde la historia se vuelve aún más seria", dijo Natán. "Samuel dijo que aunque Elí sobrevivió a la ceremonia, parecía estar en estado de shock cuando emergió para dar la bendición a la gente. De hecho, apenas podía hablar, y cuando lo hizo, su voz temblaba de emoción, tal vez de miedo".

"¿Qué cree Samuel que fue la causa de esto?", pregunté de nuevo.

"Él cree que la lámpara de Dios había salido de la Casa de Dios. 88 Adonde se fue, nadie pudo decirlo; pero Elí no hablaba de eso, porque si los hombres descubrieran la verdad, inmediatamente sabrían que él y sus hijos habían sido rechazados por Dios. Pronto se darían cuenta de que habían apedreado a mi padre injustamente. Así que no había manera de que Elí pudiera admitir la verdad sin destruir a su familia y a la Casa de Dios".

Se me ocurrió que la gloria de Dios, que rondaba el santuario en el desierto, había sido vista diariamente por todo el pueblo. Sin embargo, después de llevar el Arca en medio del río Jordán, la gloria de Dios permanecía sólo entre los querubines. Por lo tanto, cuando el Tabernáculo fue establecido en Silo, ya no se veía la gloria sobre la casa. Sólo el Sumo Sacerdote vería la shekinah una vez al año en el Día de la Expiación.

"Así que nadie sabía lo que había sucedido", le dije, "porque nadie podía mirar en el Lugar Santísimo. Nadie sabía que la gloria se había ido, ni lo saben hasta hoy, aunque tal vez algunos podrían sospecharlo si tenían ojos espirituales para ver más allá del velo".

"Eso es lo que cree Samuel, y estoy de acuerdo con su conclusión", dijo Natán. "Hemos estado preguntándonos por los últimos años qué pasó con la shekinah".

-"Bueno, eso explica por qué Elí no murió cuando entró en el Lugar Santísimo con un corazón indigno -respondí. -Quizá Dios se compadeciera de él cuando se marchó antes de la entrada de Elí".

-"No había pensado en eso" -dijo Natán-. "¡Ciertamente, la misericordia de Dios está más allá de la comprensión!"

Eleazar y Pegaso llegaron en ese momento con hermosas ramas, y les ayudamos a construir una extensión para la sucá que incluyera a los caballos durante la lectura de la Ley. Pero cuando estábamos poniendo la última rama en el techo, oí una voz familiar detrás de mí.


Notas a pie de página


  1. Números 25:11-13. Dios le prometió "un sacerdocio eterno" (KJV), o "sacerdocio perpetuo" (NASB). Sin embargo, la palabra olam se refiere a un período de tiempo indefinido, oculto o desconocido, no a un tiempo interminable. La palabra raíz es alam, "ocultar o encubrir". Por lo tanto, su sacerdocio si podría terminar.
http://gods-kingdom-ministries.net/teachings/books/my-fathers-tear/chapter-10-rephahs-rebuke/

No hay comentarios:

Publicar un comentario