TRADUCTOR-TRANSLATE

COMUNIÓN (2) - Primera Corintios 10 (8), Dr. S. E. Jones


25 de mayo de 2017



Comunión (koinonía) es un acto externo que tiene consecuencias espirituales. En el pensamiento hebreo, comer y beber con los demás significa unidad (común unión o comunión) entre las personas. Cuando se realiza en un entorno religioso, significa amistad y pacto entre Dios y el pueblo, así como entre las propias personas individuales.

Por esta razón, Pablo dice en 1 Corintios 10:16 que el vino de la copa de bendición en la comunión es una koinonía en la sangre de Cristo. Se nos identifica con Cristo y nos hace participantes en la Cruz. Pablo dice en otra parte que fuimos “plantados juntamente con él en la semejanza de su muerte (Romanos 6:5) y otra vez “que nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con él (Romanos 6:6).

La Copa de Bendición, siendo la primera copa de la Cena de Pascua, significaba ser sacados (o tomados) de Egipto, como Éxodo 6:6 dice. En otras palabras, nos sacó de la comunión con el faraón y nos colocó en comunión con Cristo. La experiencia de Israel bajo Moisés profetizaba de mayores cosas bajo Cristo. Beber de la Copa de Bendición es una declaración que dice: “Ya no estoy en comunión con el mundo y sus leyes de pecado y muerte. Mientras que el mundo y la carne me mandaban pecar, ahora estoy siguiendo la Ley de Dios (Romanos 7:25), que me ordena que me conforme a la imagen perfecta y la ley de Cristo “. Koinonia significa “comunión” y, a menudo se traduce de esa manera. Por esta razón, en 1 Corintios 10, Pablo hace hincapié en la transferencia de una comunión a otra en lo que respecta a la Copa de Bendición.

La segunda copa, que es la Copa de Plagas, significa el juicio divino sobre nuestra carne, como Dios trajo juicio sobre Faraón por negarse a dejar ir a Israel. Aunque los creyentes están ahora en comunión con Cristo, la carne no se rinde tan fácilmente.

Lo mismo puede decirse de los sistemas políticos que no son del Reino y los gobiernos que no reconocen a Jesucristo como Rey, o no están de acuerdo con Sus leyes. Estas manifestaciones de la carne también vienen bajo el juicio en la Copa de Plagas. Las naciones bestia han sido juzgadas, una por una a través de los siglos, y el juicio final sobre el Misterio de Babilonia se está acercando. El patrón que se observa en el libro de Éxodo es que Dios endurece el corazón del faraón con el fin de completar las diez plagas. Diez es el número de la Ley completa.

La Copa de la Redención se ha cumplido parcialmente, pero la redención plena viene sólo cuando el viejo hombre carnal (“Faraón”) es totalmente muerto, para no levantarse más. Pablo se refiere a este momento como la redención de nuestro cuerpo (Romanos 8:23). Se cumple el Primer día de la Fiesta de los Tabernáculos, cuando los vencedores son “tranformados” (1 Corintios 15:52), vistiéndose de incorrupción y de inmortalidad (1 Corintios 15:53 KJV). En el Medio de la Fiesta de los Tabernáculos, Jesucristo regresará, y la Cabeza se unirá al Cuerpo para dar los toques finales al Cuerpo de Cristo, tanto individual como colectivamente. A continuación, esta Hombre de la Nueva Creación será presentado al Padre en el Octavo día de Tabernáculos, de acuerdo con la Ley (Éxodo 22:29,30).

La presentación final del cuerpo de Cristo al Padre es representada en la última copa de vino llamada la Copa de Alabanza.


El pan de la comunión
Pablo también nos dice en 1 Corintios 10:16,17,

16 ... ¿No es el pan que partimos no es comunión [koinonia, “comunión, compañerismo”] en el cuerpo de Cristo? 17 Dado que hay un solo pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; porque todos participamos de un solo pan.

Durante muchos años, me imaginaba el pan de la comunión como el cuerpo de Jesús que era “roto” en la Cruz. Esto es cierto, pero Pablo dice que somos el Cuerpo de Cristo. Por lo tanto, cuando comemos el pan de la comunión, no sólo estamos recordando la muerte de Cristo en la Cruz, sino que también declaramos que somos pan roto. La disposición de Cristo a morir por nosotros era parte de Su Pacto con nosotros. Así que la comunión también muestra nuestra propia voluntad de morir por los demás como parte del mismo Pacto. Nuestro pacto es con Jesús, pero también con Su cuerpo. La Ley de la unidad hace que sea imposible separar a Cristo de entre el cuerpo de muchos miembros. ¿En base a qué? Pablo dice: pues todos participamos de un solo pan.


La copa de los demonios
El apóstol continúa hablando acerca de la comunión en el resto del capítulo 10 y durante todo el capítulo 11. Sin embargo, en 1 Corintios 10:18 cambia su enfoque a la historia de Israel en el desierto con el fin de recordarnos de su tema general acerca de cómo evitar la descalificación como un vencedor. En otras palabras, no hemos de seguir el mal ejemplo de Israel, que provocó que murieran en el desierto sin entrar en la Tierra Prometida.


18 Mirad a Israel según la carne; no son los que comen los sacrificios partícipes del altar? 19¿Qué quiero decir, entonces? Que una cosa sacrificada a los ídolos es algo, o que un ídolo es algo? 20 No, pero yo digo que lo que los gentiles sacrifican, lo sacrifican a los demonios y no a Dios; y yo no quiero que se hagan partícipes con los demonios. 21 No se puede beber la copa del Señor y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor y de la mesa de los demonios.

No hay duda de Pablo se refería principalmente al pecado de Israel en participar en el culto a Baal-Peor con los moabitas en Números 25. Eso, por supuesto, era un pecado grave, porque al comer la carne que había sido sacrificada a Baal-Peor, hicieron convenio con los idólatras y se convirtieron en un solo cuerpo con ellos. Israel no tenía derecho a hacer esto, porque ya estaba en pacto con Dios (Cristo). Se habían casado con Cristo en el Monte Horeb, donde tomaron sus votos matrimoniales.

Por lo tanto, unirse a los moabitas idólatras fue un acto de fornicación con una ramera, como Pablo nos dijo anteriormente en 1 Corintios 6:15,16,

15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Debo entonces quitar los miembros de Cristo y hacerlos miembros de una ramera? ¡En ninguna manera! 16 ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: “Los dos serán una sola carne”.

Pablo dice en 1 Corintios 10:20 que los gentiles (ethnos, “naciones”) sacrifican a los demonios. Los ídolos de ellos son nada, dice Pablo, porque son representaciones artísticas de entidades espirituales que normalmente son invisibles a simple vista. El problema no es realmente el ídolo físico, que sirve como intermediario, sino el espíritu detrás de él.

Pablo llama a estas entidades espiritual daimonion, o “demonios”. Algunos creen que los “demonios” son simplemente una metáfora hebrea para la enfermedad física o de alguna condición mental(es decir, del alma). Tal punto de vista no entiende la diferencia entre el alma y el espíritu, así como la relación entre el cuerpo y el alma. El alma es carnal, porque la Ley dice (literalmente) que el alma de la carne está en la sangre (Levítico 17:1).

Los demonios son entidades espirituales, no anímicas. A pesar de que no se originan en el alma, sin duda pueden esclavizar al alma. De hecho, pueden llegar a estar tan arraigadas en el alma que, de hecho, es fácil pensar que son sólo aspectos del del mal comportamiento del alma o de enfermedad mental. Sin embargo, cualquier persona que tenga experiencia con seres demoníacos o que haya hecho algún ministerio de liberación, sabe que los demonios son entidades espirituales reales que desean controlar las mentes y los cuerpos de las personas. Liberar a la gente requiere tratarlos como Jesús los trató. Ellos deben ser tratados como entidades reales y echados en el nombre de Jesús.


Sacrificios a los demonios
En la Canción de Moisés, leemos acerca de la idolatría de Israel en Deuteronomio 32:16,17,

16 Le despertaron a celos con dioses ajenos; con abominaciones le provocaron a ira. 17 Sacrificaron a los demonios [shayd] que no eran Dios, a dioses que ellos no habían conocido, dioses nuevos que vinieron recientemente, a los que sus padres no temían.

Moisés equipara los demonios con los dioses. La palabra hebrea traducida como “demonios” es shayd, que la Septuaginta traduce (en griego) como daimonios. Esto demuestra que daimonois deben ser definidos por la palabra hebrea shayd. La palabra viene de la palabra raíz hebrea shud, “ser fuerte o poderoso”. El contexto es tal vez más importante, porque Moisés les llama esencialmente elohim, o “dioses”. Eso sugiere que son entidades espirituales que ejercen el poder más allá de la mera presencia de un ídolo de madera o de piedra.

En las Leyes de Sacrificios, que afectan directamente a la comunión en el Nuevo Testamento, leemos en Levítico 17:7,

7 Y ellos ya no sacrificarán sus sacrificios a los demonios cabra [sa'er, o sátiros] tras de los cuales fornican. Esto será un estatuto permanente por todas sus generaciones.


La Escritura usa una palabra diferente aquí, pero no obstante, sirve al mismo propósito. Tal vez sea mejor para describir la preocupación de Pablo acerca de los creyentes que se unían a las prostitutas. En cualquier caso, es ilegal que los creyentes “se prostituyan” sacrificando a los demonios. Pablo deja claro que Israel hizo esto cuando se unieron a los moabitas en su culto a Baal-Peor.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario