TRADUCTOR-TRANSLATE

OSEAS, PROFETA DE LA MISERICORDIA – CAP. 7: ¿QUIÉNES SON ESOS HIJOS?, Dr. Stephen E. Jones




23/11/2016



La esperanza de que Oseas da a Israel continúa en el segundo capítulo. Oseas 2:1 dice,

1 Decid a vuestros hermanos, "Ammi", y a vuestras hermanas, "Ruhama".

El profeta probablemente no está hablando a sus hijos, sino a Israel en general. Sabemos de los dos hermanos y una hermana entre sus hijos, sin embargo, él profetiza de su cambio de nombre, el cual explica veintidós versículos más adelante. Dejando caer el Lo de sus nombres, quita el "no" y muestra el lado positivo de las profecías. Por lo tanto, este versículo refuerza los dos versículos anteriores, en los que vemos que ese voto de la Nueva Alianza de Dios no fallará.


La contención
Una vez establecido esto, Oseas entonces comienza a profetizar del juicio que los israelitas tendrían que aguantar hasta el cumplimiento de la promesa de Dios. Oseas 2: 2,3 dice,

2 Contended con vuestra madre, contended, porque ella no es mi mujer, y yo no soy su marido; aparte, pues, sus prostituciones lejos de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos, 3 no sea que yo la desnude y la exponga como el día en que nació. También voy a hacerla como un desierto, la dejaré como tierra de desierto, y la mataré de sed.

No dice, "contended con mi esposa," sino más bien "contended con vuestra madre". Se da la razón: "Ella no es mi mujer, y yo no soy su marido". Esto es un registro escrito de divorcio, una "orden judicial de divorcio", y la declaración sería probablemente una cita directa escrita respecto de los papeles normales del divorcio. El propósito de una orden de divorcio era dejar claro que el marido había renunciado a todos los derechos legales sobre ella y ya no podría reclamarla como su esposa. Esto era importante, porque así una mujer divorciada podría volver a casarse sin temor a que un exmarido celoso tomara acciones legales contra ella y su nuevo marido (Deuteronomio 24: 2 KJV).

La afirmación de Oseas fue que ella era una adúltera. Sin duda, esto se expone en el escrito de divorcio como la razón del divorcio. Ya que Oseas era un intercesor para la Casa de Israel, estaba representando el papel de Dios y su fallido matrimonio con Israel. Se requirió que el profeta experimentara lo que Dios estaba experimentando y sintiera lo que Dios estaba sintiendo. Sin embargo, las lágrimas de los intercesores terminan con alegría cuando su intercesión se ha completado. Si la intercesión es completa, hasta que se consiga la victoria y la alegría cuando se restaure.

La recompensa de la intercesión es la autoridad espiritual, que siempre se da como parte de la Ley de Derechos de las Víctimas. Las víctimas tienen derecho a recibir la justicia y la restitución, pero también se les concede el derecho a perdonar, un derecho que incluso el juez no tiene. Oseas fue la víctima en este caso. La pena por adulterio era la muerte (Deuteronomio 22:22), pero Oseas simplemente se divorció de ella. ¿Tenía este derecho? Sí, lo hizo, porque él era la víctima. Si hubiera decidido ponerla a muerte, la Ley de Dios habría apoyado su decisión. Pero eligió reducir su sentencia al divorcio, tal vez sabiendo que si se la ponía a la muerte, la misma sentencia caería sobre todos los israelitas que eran culpables de idolatría, es decir, de adulterio espiritual.

El profeta le dice al pueblo de Israel que contienda con su "madre", es decir con los líderes religiosos y políticos de la nación. Gomer representa a la nación. Si estos líderes no quisieron escuchar a Dios (el esposo de Israel), entonces tal vez podrían escuchar a los hijos. Oseas dice a los hijos de Israel que contiendan con sus líderes, "no sea que yo la desnude, y la exponga como el día en que nació".

La metáfora de la desnudez en hebreo significa que ella sería expuesta totalmente, al no tener excusa o justificación para sus acciones (Hebreos 4:13).

El profeta refuerza su declaración con otras metáforas en Oseas 2:3. Él dice: "También la haré como un desierto, la dejaré como la tierra del desierto". Tal es la tierra desnuda, y sin árboles que la cubran, la tierra está "desnuda" desde tan lejos como el ojo puede ver.

Ella también iba a ser sacrificada por la sed. Esta es una referencia a la Ley de la Tribulación en Deuteronomio 28:47,48, que dice:

47 Por cuanto no serviste al Señor tu Dios con alegría y un corazón alegre, por la abundancia de todas las cosas, 48 pues, vosotros serviréis a vuestros enemigos que Yahweh enviará contra ti, con hambre, con sed y con desnudez, y en la falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta que te haya destruido.


No sabemos si la misma Gomer fue privada de agua durante su tiempo de esclavitud como una ramera (después de su divorcio). Lo importante es que la puesta en cautiverio y colocada bajo "un yugo de hierro". Durante este tiempo de servidumbre, Israel estaba sufriendo "sed". Amós 8:11,12 nos dice la naturaleza de la sed:

11 "He aquí, vienen días", declara el Señor Dios, "en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír las palabras del Señor. 12 Y la gente escalonará de mar a mar, y desde el norte hasta el oriente; van a ir de aquí para allá a buscar la palabra del Señor, pero no la encontrarán".

Así como Gomer fue privada de la Palabra del Señor cuando fue enviada fuera de la casa de Oseas, así también Israel fue privada de la Palabra cuando fue enviada a Asiria. Los profetas bíblicos fueron los de Israel y de Judá, por lo que los que estaban lejos sólo podían recibir hilos de información de vez en cuando, cuando viajeros pasaran por la zona.

Sin embargo, incluso más allá de esto, cuando los hombres rechazan cualquier porción de la Palabra del Señor, se vuelven ciegos y sordos en aquellas zonas de la verdad. Incluso aquellos que tienen sed de verdad permanecen bajo esta maldición en su conjunto, aunque para las personas esta maldición puede ser levantada por la oración y el ayuno. Dios siempre tiene sus testigos en cada generación, pero en general, cuando los israelitas fueron enviados al cautiverio, empezaron a "ir de aquí para allá a buscar la palabra del Señor, pero no la encontrarán".

Levítico 26:18 dice que su cautiverio de yugo de hierro debía durar 2.520 años, o "siete veces" (360 x 7 años). La cautividad de Israel vino en un período de 24 años, comenzando con el cautiverio de las tres tribus del lado este del río Jordán, en el 745 aC. Se completó el cautiverio cuando Samaria, la capital, cayó en el año 721 aC.

Los 2.520 años, entonces, se cerraron desde el 1776-1800 dC, y esto coincidió con la fundación de los Estados Unidos en 1776 y la construcción de la capital del país en 1800. Esto puso fin a la época del yugo de hierro de la casa de Israel. Por desgracia, eso no era todavía el fin de la edad. América se encontró bajo un yugo de madera en 1914, que el libro de Apocalipsis llama Misterio Babilonia. Llegó cuando WOODROW (madera) Wilson firmó el Acta de la Reserva Federal el 23 de diciembre de 1913. Véase mi libro, La Historia profética de los Estados Unidos (En castellano: http://josemariaarmesto.blogspot.com.es/2015/06/libro-la-profetica-historia-de-los-eeuu.html)


Los hijos de prostitución
Oseas 2:4,5 dice,

4 Además, no tendré compasión [lo-racham] de sus hijos, porque son hijos de prostitución. 5 Porque su madre se prostituyó; ella la que los concibió se deshonró. Porque dijo: "Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida".

Esto cumple con el significado de Lo-Ruhama, "sin compasión". Dios dice: "No voy a sentir lástima por ellos". Los israelitas individuales son los hijos de Gomer y son "hijos de prostitución". En otras palabras, Dios los repudia diciendo, "no son mis hijos".

Esto sugiere que incluso el propio Oseas puede haber tenido dudas de que Lo-Ruhama fuera su propia hija. Tal vez la paternidad de sus otros "hijos de prostitución" era también cuestionable. Tal es a menudo el problema cuando la mujer adultera y luego tiene hijos. Si los hijos no se parecen a su marido, entonces es probable que los niños tengan otro padre.

Oseas no nos da ninguna descripción de sus tres hijos, pero toda la situación sugiere que tenía algunas dudas de que fueran verdaderamente sus hijos. Del mismo modo, los israelitas se suponía que eran los hijos de Yahweh, pero en su lugar, se parecían en sus acciones a los becerros de oro que habían sido creados como dioses de la nación.

El concepto hebreo de "niños" e "hijos" va más allá de la descendencia física. También vemos esto en el Nuevo Testamento, donde la metáfora se usa muchas veces. Hay "hijos del trueno" (Marcos 3:17), "hijos de luz" (Lucas 16:8), "hijo del infierno" (Mateo 23:15), “hijos del diablo” (Juan 8:44), " hijos de Abraham" (Juan 8:39), e incluso la sabiduría tiene sus propios hijos (Lucas 7:35).

El principio detrás de la metáfora se expresa mejor en Juan 8:39, "Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham".

Para ser un hijo de Abraham no es necesario ser su descendiente físico. Los que hacen lo que hizo Abraham son sus hijos. Así también, dice Pablo en Gálatas 3:7,

7 Sabed por tanto, que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.

Abraham es conocido como "el padre de todos los que creen" (Romanos 4:11), es decir, el padre de los que tienen fe en Cristo.

Por lo tanto, los hijos de Gomer-Israel no fueron engendrados por el Señor, el Dios verdadero de Israel. Y los propios hijos de Oseas también eran cuestionables.

La conclusión es que los hijos de Dios son aquellos que son a Su imagen y semejanza. En otras palabras, actúan como Él. No se puede afirmar que se es un hijo de Dios únicamente por el hecho de ser un israelita. Uno no puede mirar hacia atrás al Monte Sinaí y afirmar que debido a que Dios se casó con Israel, los descendientes de Israel son hijos de Dios. Ese es el mensaje de Oseas, especialmente cuando nombró a su segundo hijo, Lo-Ammi, "no es mi pueblo".

El único camino para los israelíes de ser hijos de Dios es por venir a ser Su imagen y semejanza. Y siempre que actúen como un becerro de oro, son hijos de prostitución. Y cuando los de cualquier otra etnia son como Jesús, ellos también han demostrado ser hijos de Dios. Solo estos cumplen la profecía de Ammi, "Mi pueblo". Sólo éstos son el pueblo elegido.

Esto se demuestra en la discusión de Pablo sobre el remanente de gracia en Romanos 11: 1-7, donde leemos que sólo 7.000 israelitas, una pequeña minoría, eran los "elegidos" o "escogidos". El resto eran Lo-Ammi, las personas que Dios había rechazado, diciendo, "no son mis hijos, porque si lo fueran, serían como yo".


El camino está abierto para que cualquier hombre sea un hijo de Dios. De esa manera está abierto a todos, ya sean de Israel, de Judá, o de cualquier otro grupo étnico. Cuando desechó Dios a Israel, y los rechazó como Lo-Ammi, estableció un camino por el cual ellos (y todos los demás) pudieran ser reinstalados como Ammi. Ningún israelita biológico puede denominarse "Ammi" aparte de la fe en Jesucristo y la adhesión a la Nueva Alianza. Todas las personas gozan de igualdad de oportunidades, como la Ley de Dios demanda y, como los profetas afirman.

Etiquetas: Serie Enseñanza
Categoría: Enseñanzas

Dr. Stephen Jones

No hay comentarios:

Publicar un comentario